Debate y votación sobre documento eucarístico encabezará agenda de próxima reunión de obispos de EE. UU.

Por Julie Asher
WASHINGTON (CNS) – Cuando los obispos de Estados Unidos se reúnan para su asamblea de otoño en Baltimore del 15 al 18 de noviembre, ésta será la primera reunión en persona del cuerpo completo de obispos desde noviembre de 2019.
La pandemia de COVID-19 forzó la cancelación de la reunión de primavera de junio de 2020, asamblea de otoño de noviembre de 2020 y la reunión de primavera de junio de 2021 y que se hicieron en formato virtual.
Encabezando la agenda de la reunión habrá un debate y votación sobre un documento propuesto sobre la Eucaristía, “El misterio de la Eucaristía en la vida de la Iglesia” y sobre una iniciativa de avivamiento eucarístico.
Parte del ímpetu para el trabajo de los obispos en este documento y un avivamiento eucarístico para aumentar la comprensión y conciencia de la Eucaristía por parte de los católicos fue un estudio de Pew en el otoño de 2019 que mostró que solo el 30% de los católicos “tienen lo que podríamos llamar un comprensión de la presencia de Cristo en la Eucaristía.”
El avivamiento eucarístico se iniciaría en la fiesta del Corpus Christi en junio de 2022. El esfuerzo de tres años incluirá eventos a nivel diocesano como procesiones eucarísticas en todo el país junto con adoración y oración.Esto culminaría en un Congreso Eucarístico Nacional en el verano de 2024.
La asamblea de Baltimore de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos comenzará con un discurso del arzobispo Christophe Pierre, nuncio papal en los Estados Unidos. Los obispos también escucharán al arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la USCCB. La agenda también incluye: un informe del Consejo Asesor Nacional, un grupo compuesto por religiosos y laicos principalmente para consultas sobre temas de acción e información.
Otros puntos de acción en la agenda que requieren debate y votación serán:
– Actualización de las “Directrices de inversión socialmente responsable”; una propuesta para agregar a Santa Teresa de Calcuta al “Calendario Adecuado para las Diócesis de los Estados Unidos” como un memorial opcional el 5 de septiembre; una resolución sobre informes financieros diocesanos; nuevas versiones en español e inglés de la Orden de Iniciación Cristiana de Adultos; una traducción de “Sagrada Comunión y Adoración del Misterio Eucarístico fuera de la Misa”; “Estatutos Nacionales del Catecumenado” en inglés y español y el presupuesto 2022 de la USCCB.
– Votación por un tesorero electo para la USCCB, así como por los presidentes electos de cinco comités permanentes: Clero, Vida Consagrada y Vocaciones; Adoración Divina; Justicia Doméstica y Desarrollo Humano; Laicado, matrimonio, vida familiar y juventud; y Migración.
– Votación por los miembros de la junta de Catholic Relief Services, la agencia de ayuda y desarrollo de los obispos de EE. UU. en el extranjero.
– Elección de un nuevo secretario general de la USCCB.
– Consulta a los obispos sobre las causas de santidad de Charlene Marie Richard y Auguste Robert “Nonco” Pelafigue. Ambos tienen el título de “Siervos de Dios” de la Diócesis de Lafayette Louisiana, donde se ha inaugurado oficialmente sus causas de santidad.
– El Sínodo de los Obispos 2021–2023.
– El trabajo de CRS, Catholic Charities USA y Catholic Legal Immigration Network Inc., o CLINIC.
– El 50 aniversario de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano, el programa nacional contra la pobreza de los obispos de EE. UU.
– El proceso “Caminando juntos” de diálogo y encuentro intercultural.
– La aplicación e implementación del “Marco Pastoral para el Ministerio del Matrimonio y la Vida Familiar en los Estados Unidos: Llamados a la Alegría del Amor”.
– La iniciativa “Caminando con mamás necesitadas” del Comité de Actividades Pro–Vida de la USCCB.

(Las sesiones públicas de la asamblea general se transmitirán en www.usccb.org/meetings y en las redes sociales pueden usar el hashtag # USCCB21; en Twitter, @USCCB; en Facebook, www.facebook.com/usccb; e Instagram, https://instagram.com/usccb.)

Mundo

Los fieles llevan una estatua de María y el Niño Jesús durante una Misa frente a la Capilla del Pino de la Virgen en la isla canaria de La Palma, España, el 19 de octubre de 2021. La gente rezaba para que el volcán Cumbre Vieja pare la erupción. Corrientes de lava al rojo vivo han engullido casi 2,000 acres de tierra, destruyendo casi 2,000 edificios y desplazando a más de 6,000 personas desde que comenzó la erupción el 19 de septiembre (foto del CNS / Susana Vera, Reuters)
Trabajadores forenses y empleados de una funeraria llevan un ataúd, frente a una lápida con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, antes de enterrar un cuerpo no reclamado, durante el entierro masivo de víctimas de violencia en el cementerio de San Rafael en Ciudad Juárez, México, 14 de octubre de 2021 (Foto del CNS / José Luis González, Reuters)
Migrantes centroamericanos caminan en una carretera en una caravana en Tapachula, México, el 24 de octubre de 2021, mientras se dirigen a la Ciudad de México para solicitar asilo y estatus de refugiado. (Foto del CNS / José Torres, Reuters)
Durante el Congreso Eucarístico Diocesano, en la foto se ven las ostias en bandejas, antes de la Misa del 8 de octubre de 2021, en el Centro de Convenciones Renasant de Memphis, Tennessee. (Foto de CNS, Karen Pulfer Focht)

La Esquina del Papa

Reunión de papa y Biden será oportunidad para abordar preocupaciones compartidas

Por Dennis Sadowski

Catholic News Service

La próxima audiencia del presidente Joe Biden con el papa Francisco presenta una oportunidad para que el pontífice inspire al líder estadounidense a trabajar más diligentemente para encontrar soluciones a preocupaciones compartidas como el cambio climático, la distribución de la vacuna COVID-19, y la reducción de la pobreza y los conflictos en países vulnerables, expresó un ejecutivo de Catholic Relief Services.

“Se tendrá los dos micrófonos más altos de la comunidad internacional”, señaló Bill O’Keefe — vicepresidente ejecutivo de misión, movilización e incidencia ciudadana de la agencia de desarrollo global y ayuda humanitaria de los obispos de Estados Unidos — sobre la reunión del 29 de octubre en el Vaticano.

“Espero que el Santo Padre le hable como persona y como católico y que la guía del Santo Padre sea muy útil”, dijo O’Keefe a Catholic News Service el 21 de octubre.

“El Santo Padre, con su profundo liderazgo, puede ayudar a movilizar a Estados Unidos, inspirar a la administración, hacer más en esos temas críticos y trabajar juntos, incluso donde hay diferencias obvias entre la iglesia y la administración de Biden. La oportunidad de trabajar juntos sobre estos problemas globales críticos es realmente fundamental para progresar”, acotó.

Biden, el segundo presidente católico de la nación, planea reunirse con el papa Francisco un día antes de asistir a la cumbre de dos días de líderes del G-20 en Roma. Ellos dos se habían encontrado previamente en el Vaticano en 2016, cuando Biden era vicepresidente y habló en una conferencia sobre la investigación de células madre adultas allí.

Sin embargo, su primer encuentro fue en 2015, cuando el Sumo Pontífice asistió al Encuentro Mundial de Familias en Filadelfia.

La primera dama, Jill Biden, acompañará a su esposo en la audiencia del 29 de octubre con el papa.

O’Keefe reconoció que existen diferencias entre el papa y el presidente, más notablemente sobre el aborto. Biden apoya el aborto legal, mientras que la enseñanza católica se opone a quitar cualquier vida humana: desde la concepción hasta la muerte natural.

Sin embargo, él señaló que las diferencias no deberían impedir que la reunión siga adelante. Citó la encíclica del papa de 2020, “Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social”, como un motivo de esperanza.

“El mensaje de ‘Fratelli Tutti’ es de encuentro y de hermandad, por lo que decir la verdad al poder requiere hablar con el poder”, explicó O’Keefe. “Lo que eso significa es tener el coraje de hablar respetuosamente con las personas con las que no estás de acuerdo”.

O’Keefe espera que los dos líderes tengan mucho que discutir.

El papa, por escrito y en comentarios públicos, ha abordado cada vez más el cambio climático, cómo proteger la creación, la creciente desigualdad económica, y el conflicto casi constante de bajo nivel que ha desplazado a cientos de miles de personas y ha cobrado cientos de vidas en África y Asia.

O’Keefe dijo que los mensajes del Sumo Pontífice se han centrado en las necesidades urgentes de las personas más vulnerables del mundo. El papa ha instado en repetidas ocasiones que se tomen medidas para mitigar el cambio climático y ayudar a las comunidades a adaptarse a dicho cambio.

“En todos los lugares en los que trabajamos, el clima está afectando a los más vulnerables”, manifestó O’Keefe. “El Santo Padre es la persona más apropiada para entregar ese mensaje a Biden”.

El funcionario de CRS también señaló que Estados Unidos y el Vaticano comparten preocupaciones sobre un mejor acceso a las vacunas contra el COVID-19 en países pobres. Las naciones ricas y desarrolladas han tenido una distribución generalizada de vacunas, mientras que las naciones pobres — particularmente en África — han recibido envíos de dosis relativamente pequeños.

O’Keefe indicó que, si bien Estados Unidos acordó una exención de los derechos de patente para las diversas vacunas, el proceso “no avanza lo suficientemente rápido” en la Organización Mundial del Comercio. Ahí es donde el papa Francisco puede intervenir, acotó.

“Se necesita un impulso importante en la OMC. Creo que asegurarnos de que la administración de Biden, con los socios europeos, lo haga posible para que podamos cumplir con los compromisos de Estados Unidos de garantizar que las personas más vulnerables de todo el mundo obtengan las vacunas que les corresponden”, expresó O’Keefe.

Con respecto a los conflictos que han perturbado las vidas de cientos de miles de personas en todo el mundo, O’Keefe dijo que espera que el papa aliente a Estados Unidos a apoyar de manera más activa las conversaciones cara a cara que pueden conducir a la paz y la reconciliación en los lugares conflictivos.

La Iglesia Católica, a través de agencias que son miembros de Caritas Internationalis, incluyendo CRS, ha ayudado a negociar la paz en algunas regiones, particularmente en el Sahel, un área de 1.1 millones de millas cuadradas al sur del árido Sahara, que se extiende desde el Océano Atlántico en el oeste hasta el Mar Rojo en el este. Hogar de aproximadamente 84 millones de personas, la región ha sufrido durante años conflictos arraigados en diferencias tribales y religiosas.

O’Keefe dijo que crear conciencia sobre los conflictos, desmilitarizar la política en la región e impulsar la ayuda humanitaria puede conducir a la paz. Nuevamente, explicó, el papa puede enfatizar esas preocupaciones a Biden, alentando a Estados Unidos a asumir un papel más importante en la búsqueda de soluciones que prioricen las necesidades de personas vulnerables.

Además de “Fratelli Tutti”, la encíclica del papa Francisco “Laudato Si’, sobre el cuidado de nuestra casa común” proporciona la base para cualquier mensaje entregado a Biden, según O’Keefe.

“Esta es la misión de la iglesia”, dijo.

“El papa puede instar al presidente seguir trabajando con el Congreso para cumplir compromisos críticos”, continuó O’Keefe. “Agregar su fuerte perspectiva moral y pastoral junto con la política ayudará a algunos miembros del Congreso a entender esto de una manera en la que vean que estamos hablando de personas, no de ideología, y estamos hablando de necesidades humanas donde el Congreso de Estados Unidos y el pueblo estadounidense pueden responder con solidaridad”.

Teresa de Ávila, santa de nuestro tiempo y de todos los tiempos

Reflexion sobre la vida

Por Melvin Arrington

A lo largo de los siglos, la iglesia ha producido numerosas santas mujeres llamadas Teresa, entre ellas Teresa de Calcuta (Madre Teresa), Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), la santa francesa Teresa de Lisieux (la Pequeña Flor) y la precursora de todas ellas, Teresa de Ávila.

Mi esposa, Terry, cuenta una historia fascinante sobre cómo fue nombrada. Su santa madre, Stella, tenía una devoción especial por la Pequeña Flor, una que le había transmitido su madre. Cuando era una niña, Stella se enfermó gravemente y entró en coma. Su madre rezó a Therese pidiendo un milagro. Algún tiempo después, Stella recuperó la conciencia y preguntó: “¿Dónde está la dama de las flores?” Parece que había experimentado una visión del santo francés en una pose icónica.

Cuando nació Terry, Stella tenía la intención de ponerle el nombre de Therese, pero de alguna manera el nombre en el certificado de nacimiento aparecía como “Teresa”. Entonces, resulta que su verdadero homónimo no es la santa francesa, sino la española, Teresa de Ávila.

Melvin Arrington

¿Intervención divina? ¿Quién sabe? Pero sí sé que Terry se especializó en español en la universidad y tuvo una carrera maravillosa como profesora de español.

Santa Teresa de Ávila (1515-1582) fue canonizada en 1622 y recibió el título de “Doctora de la Iglesia” en 1970, siendo la primera mujer en ser designada así. Ella es mi santa favorita de octubre, día festivo -15 de octubre, principalmente por su personalidad vivaz, las cualidades convincentes de sus escritos místicos y la forma en que logró, en el espíritu de Santo Domingo, un equilibrio entre la vida activa y la contemplativa.

En una época en la que las mujeres solían permanecer en un segundo plano, Teresa se lanzó con valentía a la vanguardia de la vida española. Era hermosa, talentosa y encantadora, además de astuta, firme y decidida. Tenía habilidades de organización asombrosas y fue bendecida con inteligencia, sentido común, buen humor y un ingenio rápido, como se ve en la siguiente anécdota.

Cuando Teresa se disponía a entrar a la Orden Carmelita, un caballero admirador la ayudó a subir al carruaje. Para dar un paso al frente, se levantó un poco la falda y, al hacerlo, reveló sin darse cuenta la parte inferior de la pierna, una exposición que el joven no pasó por alto. Volviéndose hacia él, dijo: “Adelante, échale un vistazo porque es la última vez que lo verás.”

Desafortunadamente, Teresa estaba constantemente plagada de enfermedades graves, incluidas tuberculosis

y malaria. A los 24 años se volvió cataléptica y durante tres días no mostró signos de vida. Las monjas sellaron sus párpados con cera, envolvieron su cuerpo en un sudario y le prepararon una tumba. Pero cuando vinieron a llevarla para el entierro, se despertó. La recuperación completa de esta aflicción tomó muchos meses.

Al final de su vida, Teresa recordó todos estos episodios de enfermedad y dolor y concluyó que el sufrimiento fue enviado por Dios para acercarla más a Él. A pesar de estas dolencias, mantuvo su característico sentido del humor, como se ve en el comentario: “Bueno, Señor, si así es como tratas a tus amigos, no es de extrañar que tengas tan pocos.”

Santa Teresa soportó dieciocho años de sequedad espiritual en el convento hasta que, alrededor de los 41 o 42 años, experimentó una “segunda conversión”. Después, ya no esperaba la frivolidad y las visitas sociales que tanto habían ocupado su juventud. La nueva Teresa ahora se dedicaría a la oración y al recogimiento mental, lo que implica desapegarse de las preocupaciones del mundo, volverse hacia adentro y enfocarse en la presencia de Dios. Sumergiéndose en el nivel más profundo de la oración, a menudo recibía mercedes (favores) de Dios en forma de visiones, locuciones y raptos. Por supuesto, algunos sospecharon de estos como obras del diablo, pero Teresa no se inmutó.

Con el deseo de vivir bajo una regla más estricta, que permitiera más tiempo para la contemplación, Teresa emprendió su proyecto insignia: la reforma de la Orden Carmelita. Observando una laxitud y ausencia de disciplina en el convento, trabajó sin ayuda con el objetivo de restaurar la Orden a su gobierno primitivo. La reforma fue conocida como las Carmelitas Descalzas, aunque las hermanas rara vez iban sin zapatos, por lo general usaban sandalias toscas.

Teresa comenzó estableciendo San José en la ciudad de Ávila y luego viajó por toda España fundando un total de dieciséis conventos, a menudo en compañía de San Juan de la Cruz, quien ayudó a difundir la reforma también a los frailes. A pesar de la oposición de algunas de las hermanas y varios clérigos de alto rango, ella se mantuvo dedicada a este proyecto y finalmente se impuso.

Hoy en día, Teresa es mejor recordada por dos escritos místicos, Castillo interior y el camino de la perfección, y una autobiografía espiritual, en la que escribe con franqueza sobre la mala salud, las luchas en la oración, la devoción a la vida interior y las experiencias de unión mística. El estilo de escritura es natural y espontáneo, pero a menudo divagante, salpicado de digresiones y difícil de entender. Sin embargo, aquellos que se esfuercen por leer estas obras serán recompensados ​​con creces.

Y así, hoy podemos considerar a Teresa como una santa ejemplar en varios niveles. Ella es claramente un modelo para aquellos dedicados a la renovación y una vida de oración más profunda, pero también alguien a quien aquellos que sufren de enfermedades y dolores pueden orar y apoyarse. Mujeres de todas las edades pueden inspirarse en la vida y los escritos de esta monja española. Y para todos los que creen que el gozo es una parte integral de la fe, nos unimos a ella para decir: “Dios mío, líbranos de los santos de rostro amargado.”

Amasar la fe

Sínodo del Papa sobre sinodalidad para recopilar información de las parroquias locales

Por Fran Lavelle

“… el concepto de sinodalidad se refiere a la corresponsabilidad y a la participación de todo el Pueblo de Dios en la vida y la misión de la Iglesia.”

Si has seguido el pontificado del Papa Francisco, sabes que está profundamente arraigado en su formación jesuita. Es fundamental para la formación de un jesuita comprender el papel del discernimiento en la vida de la iglesia y de todo el pueblo de Dios.

En los últimos años, ha escrito tres documentos actuales que invitan a los fieles a reflexionar sobre el papel de la iglesia en el mundo de hoy: Christus Vivit es una exhortación apostólica “a los jóvenes y al pueblo de Dios” escrita como resumen del Sínodo sobre los jóvenes;  Fratelli Tutti, una carta encíclica sobre la fraternidad y la amistad social y Let Us Dream (Déjennos soñar), un modelo inspirado para un futuro mejor para todos, especialmente considerando el impacto devastador de la pandemia en los pobres.

En los tres documentos, el Papa se basa en la base de su profundo aprecio por el discernimiento, el acompañamiento y la escucha auténtica. Su actual llamado a un Sínodo sobre Sinodalidad: Comunión, Participación y Misión encuentra parentesco en la práctica jesuita de Ver, Actuar, Juzgar. Este proceso es un método para ver intencionalmente un problema y detenerse a reflexionar sobre él antes de actuar. Es una forma diferente de articular la descripción de prudencia de Tomás de Aquino.

Entonces, ¿qué es un Sínodo?, te preguntas.

 El Vaticano II estableció un Sínodo de Obispos, descrito en el Código de Derecho Canónico de 1983 como un grupo de obispos seleccionados de diferentes regiones del mundo que están llamados a abordar un tema en particular. Por ejemplo, se puede convocar un sínodo para considerar cuestiones relacionadas con la actividad de la iglesia en el mundo. Desde mediados de la década de 1960, cuando se estableció el Sínodo de los Obispos, se han invocado una treintena de sínodos. Muchos han pasado desapercibidos. Sin embargo, el Papa Francisco ha dado nueva vida al Sínodo de los Obispos al considerar cuestiones relativas a la iglesia joven, las familias, la Amazonía y otros temas de actualidad.

El Papa Francisco comenzó el Sínodo el fin de semana del 9 al 10 de octubre con una sesión de apertura y una Misa. El obispo Kopacz abrirá el Sínodo en la diócesis de Jackson con una Misa el domingo 24 de octubre. Fase uno del sínodo sobre sinodalidad es la fase diocesana que comienza este mes y concluirá en abril de 2022. En la fase diocesana, recopilaremos aportes de parroquias locales, movimientos laicos, instituciones religiosas, escuelas, universidades, comunidades ecuménicas y otros grupos.

 Luego, el obispo debe sintetizar esos datos en un informe de 10 páginas antes de abril de 2022 para presentarlo a la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. El resumen de la USCCB del trabajo del país se enviará al Vaticano. Esos resúmenes se utilizarán para ayudar a crear un documento de trabajo que será el inicio de las discusiones durante las reuniones del sínodo continental que se llevarán a cabo desde septiembre de 2022 hasta marzo de 2023.

Es fundamental para entender lo que el Sínodo está reconociendo y lo que no es. No es un proceso de planificación pastoral, ni es una sesión libre de quejas. Es una oportunidad para que el pueblo de Dios oremos juntos y nos preguntemos a nosotros mismos como individuos y dentro de la comunidad de nuestra iglesia, adónde estamos llamados en nuestro viaje juntos. Proporciona un momento en el tiempo para que la iglesia universal observe los problemas más importantes que enfrenta el pueblo santo de Dios y se pregunte cómo debemos responder al encarnar el Evangelio.

El manual de la USCCB en preparación para el sínodo describe el viaje sinodal como una experiencia de “escucha y discernimientos auténticos en el camino de convertirnos en la iglesia que Dios nos llama a ser”. Continúa afirmando que, “El Proceso sinodal es ante todo un proceso espiritual. No es un ejercicio mecánico de recopilación de datos ni una serie de reuniones y debates. La escucha sinodal está orientada al discernimiento.”

 Es nuestro papel como líderes diocesanos llamar a través de la oración y el discernimiento hacia dónde nos está guiando el Espíritu Santo.

El deseo del Papa de escuchar amablemente a todos los grupos demográficos, todas las edades, todas las personas es indicativo de su creencia de que el funcionamiento de la iglesia no es un proceso clandestino que ocurre a puerta cerrada. El Papa Francisco está pidiendo a los líderes de la iglesia que abran bien los brazos, los oídos y el corazón para escuchar la voz profética del pueblo de Dios. El cardenal Mario Grech lo dijo muy bien: “El Concilio Vaticano II enseña que el Pueblo de Dios participa en el oficio profético de Cristo. Por lo tanto, debemos escuchar al Pueblo de Dios, y esto significa salir a las iglesias locales.”

Usted puede empezar a orar por sabiduría y entendimiento. Comience a orar ahora por un fervor renovado para que los corazones y las mentes de las personas en todas partes sean conducidos de regreso al corazón y la misión de Cristo.

Cuando su parroquia se reúna para escucharse unos a otros, que se fortalezcan con el conocimiento de que su voz es importante.

https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/cti_documents/rc_cti_20180302_sinodalita_sp.html

(Fran Lavelle es el Director de Formación en la Fe de la Diócesis de Jackson).

La Esquina del Papa

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Todos, pero especialmente los menos y más frágiles, son amados por Dios y tienen un lugar en la iglesia y en el mundo, dijo el Papa Francisco a un movimiento católico que trabaja con personas con discapacidad intelectual y sus familias. La existencia del movimiento, “Foi et Lumière” (Fe y Luz), es profética, dijo el Papa,

Pope Francis

porque “a menudo las personas más frágiles son descartadas, consideradas inútiles. Tu profecía es aún más importante hoy para combatir la cultura del descarte y para recordar a todos que la diversidad es una riqueza y nunca debe convertirse en un motivo de exclusión y discriminación”, dijo en su discurso al grupo en el Vaticano el 2 de octubre. Fundada hace 50 años durante una peregrinación de personas con discapacidad intelectual, sus amigos y familia a Lourdes, el movimiento “Fe y Luz” y sus comunidades están presentes en muchos países de los cinco continentes hoy, dijo el Papa. El movimiento lleva “un mensaje de amor y bienvenida”, que es el núcleo del mensaje del Evangelio, dijo. “Nos recuerda que todas las personas, incluso y especialmente las más pequeñas y frágiles, son amadas por Dios y tienen un lugar en la iglesia y en el mundo.”

Nación y Mundo en fotos

NACIÓN

WASHINGTON (CNS) – Aquellos involucrados en las “responsabilidades sagradas de la justicia, el servicio público y el trabajo diplomático” deben administrar justicia con un espíritu de misericordia y fraternidad, dijo el 3 de octubre el observador permanente del Vaticano ante las Naciones Unidas durante la 69a. Misa Roja en Washington. “La justicia sin fraternidad es fría, ciega y minimalista. La justicia infundida por la fraternidad, en cambio, nunca permanece como una aplicación abstracta de las normas a las situaciones, sino que se transforma en una aplicación atenta de las leyes a las personas que nos importan”. dijo el Arzobispo Gabriele Caccia, homilista de la Misa en la Catedral de San Mateo Apóstol. “La fraternidad es lo que hace posible que la justicia se perfeccione por la misericordia para todos los involucrados, ya que la restauración de la justicia es siempre en última instancia la resolución de una ‘disputa familiar’, considerando que todos somos miembros de la misma familia humana”, dijo el arzobispo. , observador permanente del Vaticano ante las Naciones Unidas. La Misa Roja está patrocinada por la Sociedad John Carroll, un grupo de hombres y mujeres laicos de la Arquidiócesis de Washington de una variedad de profesiones que participan en actividades religiosas, intelectuales, caritativas y sociales. Se celebra tradicionalmente el domingo anterior al primer lunes de octubre, día en que la Corte Suprema de los Estados Unidos comienza su nuevo mandato después de un receso de verano. La Misa se ofrece para invocar las bendiciones de Dios sobre los responsables de la administración de justicia, así como sobre todos los funcionarios públicos.

Una persona sostiene un rosario y un pañuelo azul mientras la gente participa en una marcha pro-vida en la Ciudad de México el 3 de octubre de 2021, en protesta por la decisión de la Corte Suprema de México de despenalizar el aborto. (Foto del CNS / José Luis González, Reuters)
La gente reza durante la 69ª Misa Roja anual en la Catedral de San Mateo Apóstol en Washington el 3 de octubre de 2021. La Misa busca las bendiciones y la guía de Dios para aquellos involucrados en la administración de justicia. Se celebra tradicionalmente el domingo anterior al primer lunes de octubre, día en que la Corte Suprema de Estados Unidos comienza su nuevo mandato. (Foto del CNS / Andrew Biraj, Catholic Standard)

MUNDO

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) – Miles de manifestantes salieron a las calles de México en marchas promovidas como “pro-mujer y pro-vida” y repudiando una decisión reciente de la Corte Suprema que despenaliza el aborto. Las marchas en al menos 89 ciudades de todo el país se “organizaron con poca antelación”, dijo el obispo auxiliar Alfonso Miranda Guardiola de Monterrey, secretario general de la conferencia episcopal mexicana, que ayudó a promover las manifestaciones del 3 de octubre. “Esperamos que este sea el comienzo de un despertar en nuestra población”, dijo el obispo Miranda a Catholic News Service. “(Es) la derrota de la espiral de la muerte y el silencio; el despertar de la mayoría silenciosa a favor de la vida”. La marcha más grande ocurrió en México, con miles de manifestantes recorriendo las calles del centro de la Ciudad de México y gritando: “¡Sí a la vida!” En el emblemático monumento del Ángel de la Independencia, cantaron el himno nacional y realizaron un mitin. “Queremos proponer un gran acuerdo nacional a favor de la mujer y de la vida”, dijo Irma Barrientos, activista y portavoz de las marchas, leyendo una declaración. “Estamos aquí porque por encima de todas estas dificultades, creemos que podemos ayudarnos unos a otros. Estamos aquí porque queremos dejar atrás el reproche y la división, y queremos construir y unir. Queremos un México unido, no un México dividido”. entre la vida y la muerte “. “Hoy dejamos atrás nuestras divisiones y queremos empezar a construir”.

SANTIAGO, Chile (CNS) – El cardenal chileno Jorge Medina Estévez, quien jugó un papel importante en determinar cómo se hicieron las traducciones actuales de la Misa en inglés, murió el 3 de octubre en Santiago; tenía 94 años. De 1996 a 2002, el cardenal Medina se desempeñó como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, no solo supervisando y aprobando las traducciones de los textos de la Misa, sino también estableciendo pautas sobre cómo se debían hacer las traducciones. El Papa Francisco, en un telegrama de condolencia, describió al cardenal Medina como un “prelado devoto que, durante años y con fidelidad, entregó su vida al servicio de Dios y de la Iglesia universal”. Como prefecto de la congregación de culto, en 1999 el cardenal Medina ordenó una revisión completa de la Comisión Internacional del Inglés en la Liturgia, el organismo patrocinado por 11 conferencias de obispos para redactar versiones comunes en inglés de las oraciones litúrgicas. El cardenal Medina dijo en ese momento que la comisión no estaba dando “a los obispos, a la Santa Sede ya los fieles de habla inglesa un nivel de servicio adecuado”. Y, en 2001, publicó, “Liturgiam Authenticam” (“La auténtica liturgia”), un documento de directrices y principios de traducción subtitulado, “Sobre el uso de lenguas vernáculas en la publicación de los libros de la liturgia romana”. Insistió en traducciones lo más cercanas posible al latín, incluso en la redacción y el orden de las palabras.

El cardenal chileno Jorge Medina Estévez, ex prefecto de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, reza en la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 16 de abril de 2005. El Cardenal Medina, quien jugó un papel importante en la determinación de las traducciones actuales de la Misa en inglés. se hicieron, murió el 3 de octubre de 2021 en Santiago a los 94 años (foto del CNS / Kimimasa Mayama, Reuters)
La gente viaja en su automóvil con un cartel que dice “salvar a la familia” durante la “Caravana por la vida, la familia y la libertad religiosa” en San Salvador, El Salvador, el 2 de octubre de 2021. El evento fue para agradecer al presidente salvadoreño Nayib Bukele, quien descartó cualquier enmienda constitucional que permita la despenalización del aborto, la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo o las medidas para permitir la eutanasia. (Foto del CNS / José Cabezas, Reuters)

Ciudadanos del cielo en el centro de la Semana Nacional de la Migración.

Por Berta Mexidor

Las experiencias y enseñanzas de dos madres estuvieron en el centro de la celebración de la Semana Nacional de la Migración en St James Tupelo, el jueves 24 de septiembre. La Sra. Oyafemi le enseñó a su pequeño niño que cuando alguien le pregunta ¿de dónde eres? debes responder “Soy un ciudadano del cielo”; A 6.375 millas y 25 años de Nigeria, una madre en México, escapó a los Estados Unidos de un esposo abusivo en México con una niña, ocultándole, durante años, la verdadera situación de ciudadanía de ella.

Con la moderación de Fran Lavelle, director diocesano de la Oficina de Formación en la Fe, un panel de diferentes ponentes expuso su interacción, experiencias a la exposición de migrantes y refugiados que incluyó al Padre Clem Oya, director del Ministerio Intercultural, hijo de la madre nigeriana que lo hizo. enamorarse de las enseñanzas de la Biblia, y Guadalupe Meyer, la niña que vino sin visa, hoy beneficiaria de DACA, solo porque la intuición de su madre, en su desesperación, le dijo “eres ciudadana del cielo”.

 Durante al menos cincuenta años, la Iglesia Católica en los Estados Unidos ha estado celebrando y reconociendo la creciente población de inmigrantes, víctimas y sobrevivientes de la trata de personas y refugiados, no solo en el país sino en todo el mundo.

El Vaticano también ha aumentado su campaña para educar a los católicos sobre la realidad de las personas obligadas por las circunstancias a abandonar sus países natales para comenzar una nueva vida en una nueva tierra y cultura.

La celebración de la Semana Nacional de la Migración (NMW) ha sido el lugar para conferencias comunitarias, encuentros parroquiales y oradores nacionales que destacan las luchas y logros de los migrantes y refugiados, así como los programas católicos que los ayudaron durante la transición y el establecimiento en el diferentes comunidades que los recibieron.

Este año, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) celebró la semana del 20 al 26 de septiembre para que coincidiera con el Día Mundial del Migrante y Refugiado del Vaticano, el Día Mundial del Migrante, que se celebra cada año el último domingo de septiembre. Cada NMW tiene un tema, este año fue “Hacia un” NOSOTROS “cada vez más amplio”. En su carta para anunciar el tema de este año, el Papa Francisco enfatiza que “este enfoque nos llama a asegurarnos de que“ después de todo esto, ya no pensemos en términos de ‘ellos’ y ‘esos’, sino solo de ‘nosotros’. ( Fratelli Tutti, n. 35). Y este NOSOTROS universal debe hacerse realidad, ante todo dentro de la Iglesia que está llamada a cultivar la comunión en la diversidad “.

Durante el NMW, cada año, la Diócesis crea una actividad diferente que incluye oraciones, educación y acciones de solidaridad hacia inmigrantes y refugiados. La Diócesis de Jackson se encuentra entre ellos, celebrando la diversidad que los migrantes aportan a la Iglesia Católica a un estado donde los católicos son un grupo religioso minoritario, y donde Catholic Charities llama la atención no solo a la población católica sino también a la población desatendida, incluidos los migrantes y refugiados, sin mirar a su afiliación religiosa.

TUPELO – Parroquianos de todas las edades y orígenes se reunieron para intercambiar en persona con varios oradores en St James Tupelo el jueves 24 de septiembre a instancia de los coordinadores de la Semana Nacional de la Migración, de la cual Tupelo se ha convertido en la sede diocesana y que ha atraído por ya varios años a personalidades locales y nacionales. (Fotos de Berta Mexidor)

TUPELO. Una luz de esperanza en el norte

Para el alto porcentaje de hispanos que asintieron en el Decanato cinco, el liderazgo apasionado del Padre Murphy en St. James y Danna Johnson, para Catholic Charities en el área, St. James es el centro durante años del NMW en la diócesis. Han acogido a varios visitantes, conferencistas nacionales y locales, exponentes del arduo trabajo con los migrantes promoviendo una cultura cálida de acogida a los extranjeros.

Este año, como de costumbre, por invitación del Padre Tim Murphy, el ministerio hispano de la parroquia, representado por Raquel Thompson y Danna Johnson, Coordinadora de Caridades Católicas de Vardaman, y Coordinador del Ministerio Hispano de San Cristóbal Pontotoc, la Semana Nacional de la Migración se celebró nuevamente en St James. . En esta ocasión el público, principalmente angloparlantes, tuvo la oportunidad de intercambiar con el padre Clem Oya, Guadalupe Meyer, activista por los migrantes, y Josh Blackmon, joven empresario, y el abogado Brad Prewitt, vicepresidente de Circadence, una empresa de ciberseguridad, ambos reconocidos. en la comunidad de Tupelo y miembros activos de la parroquia de St James.

Antes de la sesión, el padre Tim dirigió la lectura de la oración a la hermana Thea Bowman, sierva de Dios y promotora del entendimiento intercultural, quien “en tiempos de intolerancia e ignorancia, traigo sabiduría, conciencia, unidad y caridad”. Al finalizar el encuentro, dos presentaciones de danzas folclóricas destacaron la Herencia Hispana, que la parroquia celebró el pasado domingo 19 de septiembre.

VARDAMAN. Batatas de su campo a tu corazón

 Orgullosos de su tierra, tradiciones y hospitalidad, los líderes religiosos y comunitarios se reunieron la mañana del 25 de septiembre en el Vardaman Catholic Charities Center para conversar con el padre Clem Oya, director de la oficina del Ministerio Intercultural de la Diócesis.

La audiencia conoció las ideas y declaraciones del Papa sobre los migrantes y refugiados, bien explicadas por el padre Clem Oya, y sobre las luchas de los niños traídos al país por sus padres, sin documentos. Los soñadores, representados por Guadalupe Meyer, quien explicó el dilema de los jóvenes como ella siente que Estados Unidos es su propio país porque no conocen otro, y cómo se siente una contradicción nacional-extranjero.

A última hora de la tarde el padre, Clem Oya y Lupe se reunieron con un grupo de mujeres que se reúne regularmente para crear actividades que las unan y en las que puedan ayudarse mutuamente.

La Junta de Caridades Católicas con el liderazgo de Danna Johnson ha puesto a Vardaman en el punto culminante diocesano y nacional con el trabajo silencioso y tenaz con los migrantes, encargados de poner las batatas en la mesa de los misisipianos y a nivel nacional. Vardaman está atrayendo a inmigrantes en busca de trabajo y superveniencia. Los lugareños ven a los migrantes ir y venir y también están tratando de comprender el fenómeno y cómo algunos extranjeros sienten y comparten el mismo amor por los campos y la gente en Vardaman.

Semana de la migración en Mississippi

El Centro de Apoyo al Migrante de Catholic Charities en Mississippi ha sido el coordinador principal todos los años durante esta semana, ofreciendo conferencias, una clínica legal gratuita y un espacio para la oración y la comprensión.

En ediciones pasadas, católicos y comunidades habían recibido los mensajes de líderes religiosos y comunitarios profundamente involucrados con la asistencia al migrante, en enero de 2020 fue la Hermana Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Río Grande en Brownsville, Texas, quien fundó el Centro de Respiro Humanitario. en McAllen, en enero de 2019, los oradores invitados incluyeron a Carlos Horacio Toro, profesor asistente del Southeastern Pastoral Institute (SEPI), los sacerdotes jesuitas Padre Sean Carroll de la Kino Border Initiative y el Padre Fred Kammer del Instituto Jesuita de Investigaciones Sociales de la Universidad de Loyola en Nueva Orleans, en enero de 2018 la comunidad recibió al Dr. Hossfman Ospino, profesor asociado de ministerio hispano y educación religiosa en Boston College.

En enero de 2017, el evento fue organizado por Amelia McGowan, que ahora trabaja en el Centro de Justicia de Mississippi, quien en ese momento era la directora del programa y una abogada de inmigración.

El Centro de Apoyo al Migrante de Catholic Charities, entre sacerdotes, monjas, personal de parroquias y líderes comunitarios de toda la diócesis, trabajan en la misión de recibir a Jesús en los rostros de cada extranjero que ayudan a establecerse en la nueva tierra de esperanza y libertad.

(Más información sobre los programas para migrantes de la USCCB, visite https://justiceforimmigrants.org/take-action/national-migration-week/)

Preguntas y Respuestas: Oración a San Miguel / Edad de la Confirmación

Por el padre Kenneth Doyle, Catholic News Service

P. He asistido a una iglesia católica cercana durante más de 20 años. Pero ahora he estado conduciendo 40 minutos a otra parroquia debido a cambios para restaurar “viejas tradiciones” en mi parroquia local.

Uno de ellos es la recitación común de la oración a San Miguel Arcángel inmediatamente después de la Misa. Me parece inapropiado hablar de San Miguel y Satanás justo después de que se nos haya encomendado “ir en paz para amar y servir al Señor”. En mi antigua parroquia, me sentí rehén de una pequeña minoría que trató de controlar mis pensamientos y sentimientos posteriores a la Misa en lugar de dejarme salir de la Misa con la alegría de la Eucaristía. (Iowa)

R. La oración a San Miguel fue parte de un grupo de oraciones llamadas oraciones leoninas que se decían en las iglesias católicas después de la misa desde 1884 hasta 1965. Fueron introducidas originalmente por el Papa León XIII y surgieron de una visión que supuestamente tuvo de Satanás. queriendo destruir la iglesia.

La intención por la que se dijeron las oraciones cambió con el tiempo. Originalmente se ofrecieron por la soberanía temporal de la Santa Sede, pero luego comenzaron a decirse por la conversión de Rusia.

Durante el Concilio Vaticano II, una instrucción del Vaticano que implementa la Constitución sobre la Sagrada Liturgia decretó que las oraciones leoninas se suprimieron y dejarían de usarse. Pero la recitación de la oración a San Miguel ha “vuelto”, y varias parroquias ahora están recitando esa oración después de la Misa.

No ha habido una declaración oficial de la iglesia de que esta oración deba resucitar; si su parroquia lo está usando, lo más probable es que sea una determinación del párroco local, aunque podría ser simplemente la elección de un grupo de feligreses que hayan decidido orar juntos después de la misa.

San Miguel Arcángel,

defiéndenos en la lucha.

 Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio.

 Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial,

 con el poder que Dios te ha conferido,

arroja al infierno a Satanás,

 y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo

para la perdición de las almas. Amén.

Oración a San Miguel Arcángel creada por el Papa León XIII)

En cualquier caso, es posible que desee hablar con el párroco de su antigua parroquia para hacerle saber su malestar con esta oración en particular y el hecho de que parece atenuar la alegría con la que debería estar al salir de la Misa.

P. A nuestra clase de religión de séptimo grado le gustaría saber por qué tenemos que esperar hasta la escuela secundaria para recibir el sacramento de la confirmación. Creemos que estamos listos para recibir el don del Espíritu Santo cuando estemos en octavo grado, lo que completaría el proceso de iniciación en nuestra comunidad católica. (Albany, Nueva York)

R. La edad a la que se administra la confirmación varía en los Estados Unidos y la elección la hace el obispo local. El Código de Derecho Canónico de la iglesia dice: “El sacramento de la confirmación debe conferirse a los fieles aproximadamente a la edad de discreción, a menos que la conferencia de obispos haya determinado otra edad” (núm. 891).

En 2000, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos decretó que la confirmación debería administrarse “entre la edad de discreción y alrededor de los 16 años, dentro de los límites determinados por el obispo diocesano”.

En varias diócesis de Estados Unidos la confirmación ahora se confiere a los niños de 7 a 8 años de edad; sólo después de ser bautizados y confirmados, estos niños reciben la primera Comunión. Es evidente que su propio obispo siente que los estudiantes de la escuela secundaria son los más capaces de comprender lo que significa la Santa Cena y cómo debe guiar el futuro de una persona en la comunidad católica. Si siente, como algunos lo hacen, que el octavo grado es el momento más estratégico y menos confuso para que se lleve a cabo ese proceso de pensamiento, debe expresar sus sentimientos a su obispo.

Una mujer reza con un rosario en el santuario mariano en Knock, Irlanda, el 10 de octubre de 2021. (Foto del CNS / Cillian Kelly)