Nuestras vidas son obra de amor en Dios

Por Obispo Joseph R. Kopacz, D.D.
Después que Dios puso el mundo en movimiento, mediante la obra de la creación, formó al hombre y la mujer del polvo de la tierra a la imagen y semejanza divina y les confió la tarea de desarrollar esta gran obra.
Entonces y ahora, Dios quiere que no perdamos de vista su presencia divina cuando usemos nuestros talentos para construir un mundo que dé gloria al creador, dignidad a la vida humana en todas partes y un asombro profundo por la belleza de nuestro planeta.
Para mayor motivación e inspiración, nosotros, como discípulos del Hijo de Dios, recordamos las palabras de la Sagrada Escritura que proclaman, “En él Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, tanto lo visible como lo invisible, así como los seres espirituales que tienen dominio, autoridad y poder. Todo fue creado por medio de él y para él. Cristo existe antes que todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden.” (Colosenses 1: 15-17) A través de la fe sabemos que el amor es nuestro origen, el amor es nuestro llamado constante y el amor es nuestra plenitud en el cielo.
También sabemos que mientras vivamos hay mucho por hacer. Quizás este Día del Trabajo nos recuerda más que nunca que a lo largo de nuestras vidas el trabajo de construcción y reconstrucción es constante. Recuerde las palabras aleccionadoras pero esperanzadoras de la carta de San Pablo a los romanos. “La creación espera con gran impaciencia el momento en que se manifieste claramente que somos hijos de Dios. Porque la creación perdió su verdadera finalidad, no por su propia voluntad, sino porque Dios así lo había dispuesto; pero le quedaba siempre la esperanza de ser liberada de la esclavitud y la destrucción, para alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que hasta ahora la creación entera se queja y sufre como una mujer con dolores de parto.” (Romanos 8: 19-23)

Obispo Joseph R. Kopacz

Hemos estado alguna vez quejándonos en estos días, mientras la pandemia avanza en muchos rincones de nuestra sociedad y el mundo; quejas por nuestros hijos, ya sea académicamente y desde el punto de vista de su desarrollo; o quejas por la pérdida de vidas y el sufrimiento que sobreviene con esto. Será necesaria una reconstrucción considerable.
La bendecida Madre Teresa comprendió bien la tarea de toda la vida, de construir una comunidad religiosa que sirva a las urgentes necesidades del momento presente y que perdure para las generaciones venideras en un mundo donde no hay garantías. En un poema atribuido a su autoría y titulado “De todos modos”, ella reflexionó, “Aquello que pasas años creando, otros lo pueden destruir de la noche a la mañana. Crea de todos modos.”
Claramente está diciendo que cuando sea necesario, reconstruya y cree algo mejor. Podemos aplicar su sabiduría a los impulsos destructivos inherentes a la humanidad o al poder abrumador de la naturaleza. Parece que dondequiera que miremos, demasiados están atrapados entre la espada y la pared, Escila y Caribdis, los bajíos rocosos o el remolino agitado.
Por un lado, está el poder destructivo de la naturaleza en el virus que acecha silenciosamente, en los incendios furiosos, en los huracanes aulladores, en las inundaciones imprevistas o en los terremotos. Por otro lado, la destrucción brota del abismo de la naturaleza humana, alienada de nuestro amoroso creador, en actos de violencia, terrorismo y guerra. Lo que una vez fue, ya no existe y la gente se ve presionada a elegir. O mira hacia adelante y reconstruye de una forma u otra o mira hacia atrás y se deja llevar por la inercia. El Libro de Eclesiastés nos recuerda que en el ciclo de la vida, “Un momento para destruir y un momento para construir.” (3: 3) Como hijos de Dios, queremos estar ocupados viviendo.
Este fin de semana es el vigésimo aniversario del 11 de septiembre que arrasó con muchas vidas, destruyó estructuras icónicas, causó estragos en la psique de nuestra nación y desató una guerra de 20 años cuyo final oficial sigue derramando sangre. De hecho, toda la creación gime. Sin embargo, esta crisis reveló de inmediato la bondad y el coraje de los socorristas y muchos otros que dejaron de lado la preocupación por sí mismos con la esperanza de rescatar a su vecino y al extraño. Se necesitaron 14 años para que el majestuoso One World Center se construyera en el lugar de las Torres Gemelas que fueron destruidas. Los que experimentaron directamente este horror tardarán toda una vida en sanar. Oramos para que la obra de reconciliación no cese nunca.
El Hijo de Dios, aquel a través de quien y para quien llegó a existir toda la creación, reveló la inevitable vulnerabilidad de la vida en el Calvario. Sin embargo, el Domingo de Resurrección, el amanecer de lo alto amaneció sobre nosotros, quienes caminamos en la sombra de la muerte y que ahora caminamos por fe, trabajando con un propósito todos los días de nuestra vida, porque Cristo vive.
En las grandes preguntas sobre nuestra vida y en nuestras tareas cotidianas y familiares, sepamos que, en Dios, nuestras vidas son un trabajo de amor, ya sea que estemos construyendo algo nuevo con gran confianza o reconstruyendo ante la pérdida. En el Prólogo de San Juan, sabemos de dónde viene el poder para recuperar nuestro equilibrio y nuestra esperanza. “En el principio ya existía la Palabra; y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Por medio de él, Dios hizo todas las cosas; nada de lo que existe fue hecho sin él. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no han podido apagarla”.

Nación y Mundo en fotos

NACIÓN

ALEXANDRIA, Va. (CNS) – Con varios estados del noreste que ahora se unen a las principales regiones metropolitanas de la costa del Golfo como áreas de desastre relacionadas con el huracán Ida, las agencias de Caridades Católicas están utilizando sistemas de implementación virtual refinados durante la pandemia de coronavirus para maximizar su alcance a las personas en necesidad. Los cortes de energía prolongados o las inundaciones récord están haciendo que el acceso rápido a la respuesta ante desastres a las áreas de Nueva Orleans y la ciudad de Nueva York sea una imposibilidad luego de los restos del huracán Ida hacia el norte después de tocar tierra el 29 de agosto en Louisiana. Como lo hizo durante el huracán Katrina, se espera que Caridades Católicas en la Diócesis de Baton Rouge, Louisiana, sirva como el papel central de apoyo en los esfuerzos de recuperación en Nueva Orleans y Houma-Thibodaux.

WASHINGTON (CNS) – Los “males actuales de nuestra economía” invitan a los católicos a reflexionar sobre formas de proponer respuestas nuevas y creativas a las necesidades humanas vitales en un mundo post-pandémico, dijo el arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, presidente de la Comité de Obispos de EE. UU. sobre Justicia Doméstica y Desarrollo Humano, en la declaración anual del Día del Trabajo de los obispos de EE. UU. Pero a pesar de las señales de recuperación económica, dijo en comunicado del 2 de septiembre, millones de estadounidenses continúan luchando financieramente debido al desempleo, la pobreza y el hambre agravados por la pandemia del coronavirus. El arzobispo Coakley reconoció y agradeció a los muchos trabajadores “que han mantenido nuestro país funcionando durante estos tiempos difíciles. También oramos por aquellos que perdieron o continúan sin recursos o ingresos.”

MUNDO

LES CAYES, Haití (CNS) – Semanas después del terremoto del 14 de agosto en Haití, la península suroeste del país todavía está marcada por funerales, réplicas y una búsqueda diaria de agua potable, comida y refugio. La gente ya estaba estresada por la situación en Haití, y el terremoto ha causado un estrés adicional a la gente además de la difícil crisis política, económica y social que ha hecho que la vida en Haití sea casi insoportable durante los últimos dos años.

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) – El ministerio de migrantes de los obispos mexicanos ha desautorizado una propuesta del Instituto Nacional de Inmigración de México que establecería un campamento para migrantes y solicitantes de asilo atrapados en la ciudad sureña de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. El tema parece haber generado cierta confusión. En un breve comunicado emitido el 2 de septiembre, el ministerio de obispos dijo que la idea de un campamento para haitianos en Tapachula fue propuesta públicamente al ministerio de migrantes durante una conferencia sobre migración “sin que exista ningún acuerdo o aceptación sobre este tema. En respuesta al Instituto Nacional de Inmigración, la oficina de México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados dijo en un tuit del 2 que “el tema de los haitianos es complicado”.

Migrantes y solicitantes de asilo de Centroamérica y el Caribe caminan en caravana en Tapachula, México, el 28 de agosto de 2021. Se dirigen a la capital mexicana para solicitar asilo y estatus de refugiado. (Foto del CNS / José Torres, Reuters)
Las víctimas del terremoto esperan en la fila para recibir alimentos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos en una escuela en Port Salut, Haití, el 24 de agosto de 2021 (foto del CNS / Ricardo Arduengo, Reuters)
Una manta cuelga afuera de una casa Jean Lafitte, Luisiana, 2 de septiembre de 2021, luego de la llegada del huracán Ida. La manta dice “Ida, por favor, ten piedad de Luisiana”. (Foto del CNS / Marco Bello, Reuters)
Los socorristas en Mamaroneck, Nueva York, llevan a los residentes locales en un bote el 2 de septiembre de 2021, mientras rescatan a las personas atrapadas por las inundaciones después de los restos de la tormenta tropical Ida. (Foto del CNS / Mike Segar, Reuters)

Te extraño Papi, te amo (I miss you daddy, love you)” Un mensaje a un ser querido se ve cerca de la piscina reflectante en el Memorial del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2010. (Foto del CNS / John Angelillo, Pool vía Reuters)

Un hombre mira hacia un edificio dañado a raíz de un terremoto en Acapulco, México, el 8 de septiembre de 2021. (Foto del CNS / Edgard Garrido, Reuters)

Quejarse, culpar a los demás es una pérdida de tiempo, dice el Papa en el Ángelus

Por Carol Glatz

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Quejarse es un veneno que causa ira, resentimiento y tristeza, y cierra el corazón a Dios, dijo el Papa Francisco.

“Pidamos en oración la gracia de no perder el tiempo contaminando el mundo con quejas, porque esto no es cristiano”, dijo el Papa a los reunidos en la Plaza de San Pedro el 29 de agosto durante su discurso del Ángelus dominical.

“Jesús en cambio nos invita a mirar la vida y el mundo desde nuestro corazón” porque, al mirar hacia adentro, la gente encontrará “casi todo lo que despreciamos afuera”, dijo.

Cuando la gente le pide sinceramente a Dios “que purifique nuestro corazón, es cuando comenzaremos a hacer el mundo más limpio” porque la mejor manera de vencer el mal es “comenzando a conquistarlo dentro de uno mismo”, dijo el Papa.

El Papa reflexionó sobre la lectura dominical del Evangelio de San Marcos en la que Jesús explica por qué no sigue algunos de los rituales de purificación, diciendo que Dios sabe cuando la gente lo honra “con los labios, pero su corazón está lejos de mí”. Jesús le dijo a la multitud que las cosas que contaminan a las personas no provienen del mundo exterior, sino de dentro de ellos mismos, de sus corazones y de sus “malos pensamientos”.

El Papa Francisco dijo, “esto también nos atañe a nosotros. A menudo pensamos que el mal proviene principalmente del exterior: de la conducta de otras personas, de quienes piensan mal de nosotros, de la sociedad “.

Pope Francis greets the crowd as he leads the Angelus from the window of his studio overlooking St. Peter’s Square at the Vatican Aug. 29, 2021. The pope appealed for intensified prayers and fasting for the situation in Afghanistan. (CNS photo/Vatican Media)

“¡Cuán a menudo culpamos a los demás, a la sociedad, al mundo, por todo lo que nos pasa! Siempre es culpa de ‘otros’ ”, incluidos los que gobiernan, la desgracia, etc., dijo.

Pero todo ese tiempo dedicado a culpar a los demás “es una pérdida de tiempo”, dijo.

“Nos enojamos, nos amargamos y alejamos a Dios de nuestro corazón”, dijo. “No se puede ser verdaderamente religioso al quejarse: quejarse es veneno, te lleva a la ira, al resentimiento y a la tristeza, la del corazón, que cierra la puerta a Dios”.

El primer paso en el camino de la santidad, según los primeros padres de la iglesia, fue “culparse a sí mismo”, dijo el Papa.

“Es sabiduría: aprender a culparse a sí mismo. Intenta hacerlo, te hará bien. Me hace bien, cuando lo logro, pero es bueno para nosotros,” dijo. Rezó para que María ayudara a las personas a purificar sus corazones dejando de lado “el vicio de culpar a los demás y quejarse de todo”.

Después del Ángelus, el Papa saludó a los miembros del Movimiento Laudato Si ’. Les agradeció “por su compromiso con nuestra casa común, particularmente en el Día Mundial de Oración por la Creación” el 1 de septiembre y la Temporada de la Creación que va del 1 de septiembre al 4 de octubre.

“El grito de la tierra y el grito de los pobres son cada vez más graves y alarmantes, y exigen una acción decisiva y urgente para transformar esta crisis en una oportunidad”, dijo.

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Si bien las reformas financieras en el Vaticano avanzan de manera constante, los casos de corrupción y malversación en la Ciudad Eterna son “una enfermedad en la que recaemos”, dijo el Papa Francisco. En una amplia entrevista transmitida el 1 de septiembre por COPE, la estación de radio española propiedad de la conferencia episcopal española, el Papa Francisco dijo que los cambios realizados en las leyes financieras del Vaticano han permitido a los fiscales “volverse más independientes” en sus investigaciones. “Esperemos que estos pasos que estamos tomando … ayuden a que estos eventos sucedan cada vez menos”, dijo. Durante la entrevista, se le preguntó al Papa sobre el juicio del Vaticano contra 10 personas y entidades, incluido el cardenal Angelo Becciu, ex prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, por cargos que van desde malversación de fondos hasta lavado de dinero y abuso de poder. Los cargos se derivaron de una investigación del Vaticano sobre cómo la Secretaría de Estado usó 200 millones de dólares para financiar un proyecto de desarrollo inmobiliario en el elegante distrito londinense de Chelsea e incurrió en deudas de millones de dólares. En ese momento, el entonces arzobispo Becciu se desempeñaba como “sostituto”, el puesto número 3 en la Secretaría de Estado del Vaticano. El cardenal Becciu se vio obligado a ofrecer su renuncia al Papa en septiembre de 2020, después de que fuera acusado de malversar unos 100.000 euros de fondos del Vaticano y redirigirlos a Spes, una organización de Caritas dirigida por su hermano, Tonino Becciu, en su diócesis de origen. Ozieri, Cerdeña.

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – En su primera entrevista desde que se sometió a una cirugía en julio, el Papa Francisco criticó los intentos occidentales de imponer la democracia en otros países tras la retirada de Estados Unidos en Afganistán. En una entrevista de 90 minutos con COPE, la cadena de radio propiedad de la conferencia episcopal española, transmitida el 1 de septiembre, el Papa comentó sobre los “20 años de ocupación y luego salida” de Estados Unidos de Afganistán. Sin embargo, atribuyó erróneamente una cita a la canciller alemana, Angela Merkel, que criticaba los intentos de imponer la democracia en otros países; lo dijo el presidente ruso Vladimir Putin. “Es necesario detener la política irresponsable de imponer sus propios valores a los demás y los intentos de construir la democracia en otros países sobre la base de modelos externos sin tener en cuenta los problemas históricos, étnicos y religiosos e ignorando por completo las tradiciones de otras personas”, dijo Putin durante un agosto. 20 encuentro con Merkel en Moscú. “Conciso y concluyente”, dijo el Papa sobre la cita. “Creo que esto dice mucho; y todos pueden interpretarlo como quieran. Pero ahí sentí sabiduría en lo que dijo esta mujer”. El Papa dijo que la situación en Afganistán es una señal más de que “vivimos en un mundo de guerras” y “que como pastor, debo llamar a los cristianos a un momento especial de oración”. “Voy a intentar pedir lo que la iglesia siempre pide en tiempos de gran dificultad y crisis: más oración y ayuno”, dijo. “Oración, penitencia y ayuno, que es lo que se pide en los momentos de crisis”.

Con el fin de la presencia de Estados Unidos en Afganistán, los católicos piden dar la bienvenida a los refugiados

Por Rhina Guidos Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) – Cuando terminó el 30 de agosto en los EE. UU. Y comenzó un nuevo día en una zona horaria diferente en Kabul, Afganistán, el 31 de agosto de 2021, el Comando Central de EE. UU. Publicó una foto teñida de verde de un soldado sobre Subirse a un avión de carga, una coda fotográfica para sellar el momento histórico que puso fin a casi dos décadas de presencia militar estadounidense en Afganistán.

Aunque muchos se apresuraron a llamarlo “el final” de la guerra más larga de Estados Unidos, es demasiado pronto para decir qué participación, si es que hay alguna, puede continuar en la nación ahora controlada por los talibanes, ya que algunos ciudadanos estadounidenses permanecen allí.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que “menos de 200 y probablemente más de 100″ ciudadanos estadounidenses todavía están en Afganistán.”No sacamos a todos los que queríamos”, dijo el general Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos al anunciar la retirada el 30 de agosto en Estados Unidos, recordando a los periodistas que escuchaban que era el 31 de agosto en Afganistán, cumpliendo la fecha en que Estados Unidos se había propuesto la retirada.

Pero hay algunos ciudadanos estadounidenses en el país, dijo, que debido a lazos familiares u otros, no querían salir de Afganistán. Otros no pudieron llegar al aeropuerto a tiempo para el último avión estadounidense.

La administración del presidente George W. Bush envió tropas a Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 que dejaron 2.996 muertos en suelo estadounidense, tratando de detener a militantes de al-Qaida que planeaban el secuestro de aviones, incluido Osama bin Laden, quien Se creía que entraba y salía de Afganistán escondiéndose con la ayuda de los talibanes.

Las tropas estadounidenses permanecieron allí bajo administraciones anteriores de ambos partidos políticos y, en octubre de 2020, el presidente Donald Trump tuiteó que retiraría las tropas estadounidenses de Afganistán para Navidad. El presidente Joe Biden continuó con el plan pero con un cronograma diferente. Sin embargo, los analistas han culpado a las cuatro administraciones anteriores, desde George W. Bush hasta la de Biden, por el drama que se desarrolla. El general McKenzie dijo que el ejército estadounidense había evacuado a 79.000, incluidos 6.000 ciudadanos estadounidenses del aeropuerto de Kabul desde el 14 de agosto, después de que el ejército afgano colapsara tras la inminente retirada de las tropas y contratistas estadounidenses.

 “La evacuación de Kabul está llegando a su fin. Una crisis mayor apenas está comenzando”, advirtió el 30 de agosto el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. “El esfuerzo de evacuación sin duda ha salvado decenas de miles de vidas, y estos esfuerzos son dignos de elogio. Pero cuando el puente aéreo y el frenesí de los medios de comunicación terminen, la abrumadora mayoría de afganos, unos 39 millones, permanecerán en Afganistán. Nos necesitan … gobiernos, trabajadores humanitarios, ciudadanos comunes, para permanecer con ellos y mantener el rumbo “, dijo Grandi en un comunicado.

Los católicos en los EE. UU. se unieron a los líderes religiosos de la Coalición Interreligiosa de Inmigración, quienes, en una carta del 30 de agosto, instaron a Biden a “asumir la plena responsabilidad de proteger las vidas de miles de aliados afganos que trabajaron junto a las fuerzas estadounidenses, así como brindar protecciones sólidas para las poblaciones vulnerables en Afganistán … “

A medida que la administración Biden cambió su futuro en Afganistán de una operación militar a una diplomática, la coalición interreligiosa instó al gobierno de Estados Unidos a ayudar. “Si ‘los derechos humanos deben estar en el centro de nuestra política exterior, no en la periferia’, como usted declaró en (su) discurso al pueblo estadounidense y al mundo, Estados Unidos debe respaldar sus promesas …” dijo la coalición interreligiosa en su declaración.

“Nuestros textos sagrados nos llaman a amar a nuestro prójimo, acompañar a los vulnerables y dar la bienvenida al extranjero … Nuestros lugares de culto y comunidades de fe están listos para recibir a todos los afganos que necesitan refugio”, agregó el grupo.

Refugiados afganos en el Aeropuerto Internacional de Dulles en Virginia, esperando abordar los autobuses que los llevarán a un centro de procesamiento el 2 de septiembre de 2021 (foto del CNS / Evelyn Hockstein, Reuters).

Otros, como la organización católica Pax Christi USA, criticaron a la administración Biden por un ataque con drones el 29 de agosto contra presuntos terroristas suicidas, que resultó en explosiones que provocaron la muerte de 10 civiles, incluidos niños.”Pax Christi USA pide a la administración de Biden que cese el uso de drones letales”, dijo el director ejecutivo de la organización, Johnny Zokovitch, en un comunicado el 30 de agosto.

“Esas matanzas indiscriminadas solo fomentan el ciclo de violencia, socavan la seguridad humana real y traumatizan a los supervivientes. Lo que estamos viendo ahora después de 20 años de ocupación militar en Afganistán debería, como mínimo, hacer que nuestros líderes se detengan y se pregunten con qué fin más armas, más bombas y más muerte conducirán “. La administración ordenó el ataque después de que explosiones cerca del aeropuerto de Kabul, llevadas a cabo por terroristas suicidas, mataran a 13 miembros del servicio estadounidense el 26 de agosto.

En un discurso televisado al final de la tarde del 31 de agosto, Biden dijo: “era hora de poner fin a esta guerra” en Afganistán hace mucho tiempo. Era algo que los presidentes anteriores habían prometido pero no cumplieron. “Me negué a abrir otra década de guerra en Afganistán”, dijo, y agregó que no quería “enviar otra generación de hijos e hijas estadounidenses a pelear una guerra que debería haberse hecho hace mucho tiempo”.

Los asesores civiles y militares le aconsejaron que pusiera fin a esta guerra, ya que no servía a ningún interés vital para Estados Unidos, dijo, que en un momento se había asegurado de que Afganistán no pudiera ser utilizado por quienes querían atacar a Estados Unidos. “Le hicimos justicia a Bin Laden, Al Qaeda fue diezmada”, dijo. También asumió la propiedad y la responsabilidad de su decisión.

Refugiados afganos en el Aeropuerto Internacional de Dulles en Virginia, esperando abordar los autobuses que los llevarán a un centro de procesamiento el 2 de septiembre de 2021 (foto del CNS / Evelyn Hockstein, Reuters).

“Ahora que cerramos 20 años de guerra, luchas, dolor y sacrificio, es hora de mirar hacia el futuro, no hacia el pasado”, dijo. “Doy mi palabra con todo mi corazón: creo que esta es la decisión correcta, una decisión sabia y la mejor decisión para Estados Unidos”.

Padre Bob Goodyear, S.T. finalista al Premio Lumen Christi. Caminando con el pueblo Choctaw en Holy Rosary Indian Mission

Por Extensión Católica

En 1830, los nativos americanos Choctaw firmaron el Tratado de Dancing Rabbit Creek, que inició su expulsión de Mississippi y el traicionero viaje a Oklahoma por el infame Trail of Tears.

Sin embargo, muchos choctaw se negaron a abandonar su tierra ancestral. Aquellos que optaron por quedarse tuvieron que volverse invisibles para sobrevivir, escondiéndose en pantanos y trabajando como aparceros. En 1884 se envió un sacerdote católico para ver qué se podía hacer para ministrar a los Choctaw, y se estableció la Misión India del Santo Rosario.

Holy Rosary Indian Mission; Father Bob Goodyear; 2021 Lumen Christi Award Finalist; Holy Rosary Indian Mission; Philadelphia, MS

Catholic Extension ha apoyado a Holy Rosary Indian Mission desde 1926. Esto incluye ayudar a construir y reparar dos de sus tres iglesias misioneras: Holy Rosary en Tucker en 1969 y St. Therese en Filadelfia en 1972. Entre Holy Rosary, St. Therese y St. Catherine en Conehatta, esta comunidad de fe en la Diócesis de Jackson se extiende por 87 millas.

Durante 31 años combinados, un sacerdote misionero ha estado ayudando a los Choctaw a acercarse más a Dios en un lugar donde Él está siempre tan presente. El padre Bob Goodyear, S.T., quien se sintió atraído como estudiante de primer año de secundaria por los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, realmente ha respondido al carisma de la congregación religiosa para trabajar por la “ preservación de la fe entre los pobres y abandonados ” en su ministerio.

En 1830, los nativos americanos Choctaw firmaron el Tratado de Dancing Rabbit Creek, que inició su expulsión de Mississippi y el traicionero viaje a Oklahoma por el infame Trail of Tears. Sin embargo, muchos choctaw se negaron a abandonar su tierra ancestral. Aquellos que optaron por quedarse tuvieron que volverse invisibles para sobrevivir, escondiéndose en pantanos y trabajando como aparceros. En 1884 se envió un sacerdote católico para ver qué se podía hacer para ministrar a los Choctaw, y se estableció la Misión India del Santo Rosario.

Catholic Extension ha apoyado a Holy Rosary Indian Mission desde 1926. Esto incluye ayudar a construir y reparar dos de sus tres iglesias misioneras: Holy Rosary en Tucker en 1969 y St. Therese en Filadelfia en 1972. Entre Holy Rosary, St. Therese y St. Catherine en Conehatta, esta comunidad de fe en la Diócesis de Jackson se extiende por 87 millas.

Durante 31 años combinados, un sacerdote misionero ha estado ayudando a los Choctaw a acercarse más a Dios en un lugar donde Él está siempre tan presente. El padre Bob Goodyear, S.T., quien se sintió atraído como estudiante de primer año de secundaria por los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, realmente ha respondido al carisma de la congregación religiosa para trabajar por la “ preservación de la fe entre los pobres y abandonados ” en su ministerio.

“El padre Bob Goodyear tiene tanto éxito en su ministerio porque camina con la gente en cada paso del camino”, dijo el obispo de la Diócesis de Jackson, Joseph R. Kopacz. “El padre Bob se ha mantenido firme en su amor por la gente y en su compromiso de fomentar su fe católica en nuestro amoroso Dios”.

El lenguaje es la puerta del alma

En su formación en el seminario, el padre Goodyear nunca se imaginó sirviendo a una comunidad de nativos americanos. Después de llegar a Holy Rosary Indian Mission en 1975, pasó sus primeros años aprendiendo todo lo que pudo sobre la cultura Choctaw.

Esto incluía el idioma Choctaw, a pesar de que se les dijo que no se molestaran porque los no nativos nunca habían tenido éxito al hacerlo. “Eso es lo incorrecto para decirme”, dijo el padre Goodyear. “Porque ahora voy a intentar”.

Con la ayuda de tres Choctaw, pudo aprender el idioma. Después de ocho años de estudio, su educación alcanzó su culminación: la traducción de la misa católica al idioma choctaw. El 1 de mayo de 1983, el padre Goodyear celebró su primera misa en Choctaw en St. Catherine, con un texto aprobado por el Vaticano.

Durante la homilía, entregó este mensaje inspirador: “El lenguaje es más que palabras y cómo se combinan. El idioma te dice tu historia. Te dice tus sueños “.

Finalistas del premio Lumen Christi

Este premio es el mayor honor que Catholic Extension otorga a las personas que irradian y revelan la luz de Cristo que está presente en las comunidades donde sirven.

Las siguientes personas son constructores de fe, comunidad y, lo más importante, esperanza:

      • Las Hermanas María Imelda Quechol y Eloísa Torralba Aquino, M.A.G., sirven a familias inmigrantes en vecindarios pobres en todo el este de Tennessee proporcionando ministerios que forman comunidades de fe, desarrollan líderes y brindan asesoramiento espiritual.

      • El Padre Bob Goodyear, S.T., trabaja para preservar la fe entre los nativos americanos Choctaw en Jackson, Mississippi, ofreciendo recursos para formar líderes laicos en las comunidades donde ministra.

      • La hermana Julia Huiskamp, ​​D.C., ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales y académicas en Griffin Center en East St. Louis, un centro comunitario que fundó hace más de 30 años para brindarles a los niños un entorno seguro y acogedor.

      • El padre Stan Jaszek fortalece las comunidades de fe católica en la Diócesis de Fairbanks mientras ministra en aldeas remotas a lo largo del Mar de Bering y se une al pueblo Yup’ik para vivir un estilo de vida de subsistencia cazando, pescando y recolectando su comida.

      • El padre Brian Oestreich lidera cuatro comunidades parroquiales en el oeste de Minnesota para crear ministerios que satisfagan las necesidades de los pobres, que abarca tres estados y cinco diócesis.

      •  Racheal Jacoby encabezó la restauración de su parroquia en San Angelo, Texas, que fue construida originalmente con la ayuda de Catholic Extension hace más de 100 años, asegurando que la amada iglesia pueda servir a las generaciones futuras.

       • Jenny y Ben Black Bear sirven como pareja casada en la Reserva Rosebud en Dakota del Sur, ayudando a los jóvenes a experimentar la alegría y la esperanza de su fe católica y los valores de Lakota.Las historias destacadas arriba simplemente raspan la superficie de las personas dedicadas que han sido nominadas para el Premio Lumen Christi de este año. Amigo, gracias a usted y su generosidad podemos seguir presentando este premio cada año, y esperamos que lo siga mientras seguimos compartiendo historias y actualizaciones.

Para más información visite

Lumen Christi Award finalists – Catholic Extension

Debemos conocer y decir el nombre de Ana María de Velasco

Por Shannen Dee Williams

El reciente documental del New York Times sobre el valiente periodismo de investigación de Jason Berry ha vuelto a fijar nuestra mirada en la tragedia duradera de la crisis de abuso sexual en la Iglesia Católica Romana.

Además de narrar la cruzada de una década de Berry para exponer el papel de la jerarquía estadounidense en la protección de sacerdotes sexualmente depredadores, la película incluye el testimonio abrasador de Berry sobre los grandes costos emocionales, espirituales y financieros de decir la verdad en la iglesia.

Escuchar a Berry relatar su decisión de alejarse de la peligrosa lucha por la justicia para centrarse en su familia y su bienestar mental es desgarrador. Uno no puede evitar llorar por él y por todos los que se han atrevido a documentar y protestar por las devastadoras historias de pecado de abuso y violencia de la iglesia frente al silencio, la indiferencia y la enemistad.

Esto es especialmente cierto en el caso de las personas negras, víctimas de abuso sexual de la iglesia.

Shannen Dee Williams, assistant professor of history at Villanova University, is seen in this 2018 photo. (CNS photo/John Shetron, Villanova University)

A principios de este año, un panel de eruditos y sacerdotes católicos negros, convocados por la Universidad de Fordham, para confrontar las causas y el legado del abuso sexual por parte del clero argumentó que el racismo sistémico ha agravado la crisis en las comunidades negras, dejando a la mayoría de los sobrevivientes negros invisibles e incapaces de acceder al sistema y mecanismos formales de la iglesia para testificar sobre los abusos sufridos para hacer justicia.

El hecho de que la mayoría de los académicos y periodistas estadounidenses no consideren las raíces de la crisis de abuso sexual en la participación fundamental y principal de la iglesia en la institución de la esclavitud en las Américas también ha ayudado en gran medida a borrar a los sobrevivientes católicos negros.

Si bien se ha prestado una mínima atención académica y popular a la explotación sexual de personas negras esclavizadas y negros libres, por parte de sacerdotes y hermanas, antes de la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos; la iglesia, en los primeros archivos y registros judiciales de las Américas, tiene abundantes ejemplos.

De hecho, uno de los primeros casos que documentan el abuso sexual del clero y su resistencia en las Américas surge de Lima, Perú, que dio a la iglesia la primera santa afrodescendiente del “Nuevo Mundo”, así como una gran cantidad de hombres santos y mujeres negros que trabajaron contra su voluntad en los primeros conventos y monasterios estadounidenses.

El 9 de agosto de 1659, una mujer negra esclavizada llamada Ana María de Velasco presentó una denuncia en el tribunal eclesiástico de Lima contra su sacerdote y propietario, Pedro de Velasco. La denuncia de Ana reveló que el primer clérigo la había “acechado y golpeado y la había obligado a vivir aislada con sus dos hijos pequeños para encubrir su pecaminosa convivencia.”

Antes de esto, Ana estuvo cautiva en un convento local de monjas. Esta mujer católica negra esclavizada no solo luchó contra su abuso, sino que también buscó un remedio legal, específicamente para cambiar de dueño, reducir su precio de compra y en última instancia, asegurar su libertad.

La historia de Ana María de Velasco sacada a la luz en la monografía de 2016, meticulosamente investigada de Michelle A. McKinley, “Libertades fraccionarias: esclavitud, intimidad y movilización legal en Lima colonial, 1600-1700”, demuestra que las mujeres negras esclavizadas estuvieron entre las pioneras de los fieles en utilizar los tribunales para documentar y protestar contra el abuso sexual del clero en la Iglesia Católica en las Américas.

También sirve como un anteproyecto importante para académicos, investigadores y periodistas comprometidos con la recuperación de la historia, aún mayormente oculta, de la esclavitud católica en América del Norte.

Ya tenemos documentación de sacerdotes franceses que mantenían a mujeres negras como concubinas y engendraban a sus hijos en la Luisiana colonial. También sabemos que los jesuitas en Missouri solían desnudar a las mujeres esclavizadas antes de azotarlas. Sin embargo, se necesita una investigación más sustancial y basada en principios sobre la violencia inherente de la esclavitud católica en los Estados Unidos y Canadá.

A medida que los líderes de la iglesia y fieles continúan teniendo en cuenta la crisis de abuso sexual, especialmente a raíz de la inminente investigación federal de las escuelas residenciales indias dirigidas por sacerdotes y hermanas europeos y estadounidenses blancos, es imperativo que busquemos completamente debajo de la alfombra para exponer y recuperar las historias de todas las víctimas de esta violencia inexcusable, incluso en el contexto de la esclavitud.

También debemos recordar decir los nombres de mujeres católicas negras valientes en la historia de la iglesia como Ana María de Velasco, quien frente a probabilidades aparentemente insuperables documentó y protestó por esta violencia que, a su vez, aseguró libertades y protecciones críticas para ellas y sus hijos durante una de los capítulos más oscuros de la historia católica.

(Shannen Dee Williams es profesora asociada de historia en la Universidad de Dayton, Ohio. Ella escribe la columna de Catholic News Service, “La Cruz de Griot”. Foto del CNS / John C. Shetron, cortesía de la Universidad de Villanova)

Diferentes formas de ser espiritual pero no religioso

Nada se aproxima tanto al lenguaje de Dios como el silencio. Meister Eckhart dijo eso.

Entre otras cosas, está afirmando que hay un profundo trabajo interior que solo se puede hacer en silencio, solo, en privado.

Tiene razón, por supuesto, pero hay otro lado de esto. Si bien hay un trabajo interno profundo que solo se puede hacer en silencio, también hay un trabajo profundo y crítico del alma que solo se puede hacer con otros, en las relaciones, en la familia, en la iglesia y en la sociedad. El silencio puede ser una avenida privilegiada hacia la profundidad del alma. También puede ser peligroso. El terrorista Ted Kaczynski, conocido como el “Unabomber”, vivía en silencio, solo, al igual que muchas otras personas profundamente perturbadas.

Los profesionales de la salud mental nos dicen que necesitamos la interacción con otras personas para mantenernos cuerdos. La interacción social nos sostiene, nos equilibra y ancla nuestra cordura. Miro a algunos de nuestros jóvenes de hoy, que están interactuando con otros, en persona y/o a través de las redes sociales, cada hora de su vida de vigilia y me preocupo por su profundidad, aunque no por su cordura.

Padre Ron Rolheiser, OMI

Nos necesitamos el uno al otro. Jean-Paul Sartre dijo una vez que “el infierno es la otra persona.” No podría estar más equivocado. Al final, el otro en el cielo, la salvación a la que finalmente estamos destinados. La soledad absoluta es el infierno. Además, esta soledad malévola puede acercarte sigilosamente con los mejores disfraces altruistas y religiosos.

Aquí hay un ejemplo: Crecí en una familia muy unida en una pequeña comunidad rural donde la familia, el vecino, la parroquia y estar con los demás significaban todo, donde todo se compartía y rara vez estabas solo. Temía estar solo, lo evitaba y solo me sentía cómodo cuando estaba con otras personas.

Inmediatamente después de la secundaria, me uní a una orden religiosa, los Oblatos de María Inmaculada, y durante los siguientes ocho años viví en una gran comunidad donde, nuevamente, casi todo se compartía y uno rara vez estaba solo. A medida que me acercaba a los votos perpetuos y al compromiso permanente con la vida religiosa y el sacerdocio, lo que más temía era el voto de celibato, la soledad que traería. Sin esposa, sin hijos, sin familia, el aislamiento de una vida célibe.

Las cosas resultaron de manera muy diferente. El celibato ha tenido su costo, es cierto; y hay que reconocer que no es la vida normal que Dios quería para todos. Sin embargo, la soledad que temía (pero por breves momentos) rara vez se produjo, al contrario. Encontré mi vida demasiado llena de relaciones, interacción con los demás, ajetreo total, presiones diarias y compromisos que ocupaban prácticamente cada hora de vigilia. En lugar de sentirme solo, me encontré casi habitualmente anhelando la soledad, el silencio, estar solo, y me sentí bastante cómodo estando solo. Demasiado cómodo de hecho.

Durante la mayor parte de los años de mi sacerdocio, he vivido en grandes comunidades religiosas y ellas, como cualquier familia, tienen sus demandas. Sin embargo, cuando me convertí en presidente de una Facultad de Teología, me asignaron vivir en una casa designada para el presidente y durante un tiempo viví solo. Al principio, lo encontré un poco desorientador, nunca antes había vivido solo; pero después de un tiempo creció en mí. Realmente me gustó. No tengo responsabilidades en casa con nadie más que conmigo mismo.

Sin embargo, pronto percibí sus peligros. Después de un año terminé el arreglo. Uno de los peligros de vivir solo y uno de los peligros del celibato, incluso si vive fielmente, es que no tiene a otros que lo llamen a diario y le hagan todo tipo de exigencias. Tienes la oportunidad de tomar tus propias decisiones y puedes evitar mucho lo que Dorothy Day llamó “el ascetismo de vivir dentro de una familia.”

 Cuando se vive solo, se puede planificar y vivir la vida en sus propios términos con demasiada facilidad, eligiendo las partes de la familia y la comunidad que lo benefician y evitando las partes difíciles.

Hay ciertas cosas que comienzan como virtudes y luego se convierten fácilmente en un vicio. El ajetreo es un ejemplo. Sacrificas estar con tu familia para poder apoyarlos con tu trabajo y eso te aleja de muchas de sus actividades. Inicialmente, esto es un sacrificio; eventualmente, es un escape, una dispensa incorporada de tener que lidiar con ciertos problemas dentro de la vida familiar.

 El celibato jurado y el sacerdocio cortejan ese mismo peligro. Todos conocemos la expresión, soy espiritual pero no religioso, que aplicamos a las personas que están abiertas a tratar con Dios pero que no están abiertas a tratar con la iglesia. Sin embargo, luchamos con esto. Al menos yo lo hago. Como sacerdote célibe declarado, puedo ser espiritual pero no religioso en el sentido de que, por la más alta de las razones, puedo evitar gran parte del ascetismo diario que se exige a alguien que vive en una familia. Sin embargo, esto es un peligro para todos, célibes o casados. Cuando, por toda clase de buenas razones, podemos seleccionar con precisión las partes de la familia y la comunidad que nos gustan y evitar las que nos resultan difíciles, somos espirituales, pero no religiosos.

(El padre oblato Ron Rolheiser es un teólogo, maestro y autor galardonado.

Puede ser contactado a través de su sitio web www.ronrolheiser.com)

Ahora en Facebook www.facebook.com/ronrolheiser

En aniversario de redadas, problema continua globalmente

Por Berta Mexidor

En un momento de pérdida de vidas por la pandemia, los desastres naturales y el malestar ciudadano, una consecuencia es el aumento de la emigración hacia un lugar de esperanza, escapando de la dura realidad muchos buscan la tierra prometida.

Básicamente, el fenómeno está ligado a países y áreas pobres, el evento ocurre debido a luchas económicas, sociales o insatisfacción política. Esta migración ocurre dentro de cada país, entre regiones y hacia el extranjero. Gente desesperada, traspasa fronteras nacionales e internacionales en busca de mejores condiciones de vida.

Migrantes esperan embarcarse en un ferry hacia el continente desde la isla de Lampedusa, Italia, usando máscaras protectoras durante la pandemia de COVID-19, el 23 de junio de 2021 (Foto del CNS / Guglielmo Mangiapane, Reuters)

Mar Mediterráneo

El día 5 de este mes, una operación de rescate impidió que el frágil barco del norte de África, con más de 550 personas, se hundiera en el mar Mediterráneo. Este fue solo uno de muchos incidentes en el mismo mes, este año, durante más de una década. En cada caso sucede con “embarcaciones inseguras organizadas por traficantes … un puñado de personas en ambas embarcaciones que requieren atención médica de emergencia urgente,” afirmó CNS. Los inmigrantes están en el limbo. Las autoridades locales están tratando de encontrar soluciones, entre las críticas de las ONG y el Vaticano. “Mientras tanto, un centro de recepción en la pequeña isla de Lampedusa estaba en el punto de ruptura con una serie de recién llegados en las últimas semanas, 1.200 personas cuando su capacidad máxima era de 250 personas,” según un reporte de Vatican News. Se había registrado que más de 9.000 personas llegaron a la isla en barco entre julio y principios de agosto, según datos del gobierno italiano,” informó CNS.

Ramón Castro, veterano de la Marina estadounidense, reza frente al muro fronterizo entre Estados Unidos y México mientras participa en la caminata “Camina la Línea – Walk the Line,” para pedir el regreso de los veteranos de guerra que fueron deportados a México, en Sunland Park, Nuevo México, el 21 de julio de 2021. (Foto del CNS / José Luis González, Reuters)

Latinoamérica

Italia está lejos de los Estados Unidos, pero América Latina no, y el Caribe aún menos; cubanos y haitianos viajan hacia el norte cruzando a veces más de tres países -Ecuador, Colombia, Costa Rica, Guyana, Panamá y otros-, uniéndose a nacionales de cada país en marcha hacia la frontera de México con los EE. UU. En ese viaje, se reúnen con africanos, que también llegaron a América Latina provenientes del Congo, Camerún, Sierra Leona, Eritrea y Etiopía.

En la frontera de Estados Unidos con México se fusionan africanos y latinoamericanos con una causa común, pero recibiendo un trato diferente por parte de las autoridades. Los hispanohablantes tienen de su lado el factor de comunicación para sortear todas las dificultades y peligros que enfrentan en cada país de su devenir. Pero todos, en algún momento, sentirán el impacto físico y emocional del duro camino de la emigración. Algunos perderán la vida mucho antes de llegar a la frontera.

CANTON – Blanca Peralta y voluntarios, convocados por el Padre Mike O’Brien, convirtieron el centro comunitario de la parroquia en lugar de reunión para la distribución de la ayuda y dar apoyo emocional, desde los primeros días después de la redada del día 7 de agosto 2019, (Foto por Berta Mexidor)

Mississippi

La frontera México-Estados Unidos está lejos de Mississippi, pero el drama de los inmigrantes no lo está. Miles llegan al estado conservador, comenzarán a trabajar y a tener una vida tranquila y llegarán al punto económico de ayudar a la familia que dejaron atrás.

Hace dos años, el 7 de agosto de 2019, cientos de familias se vieron afectadas por las redadas sorpresa de ICE, principalmente en tres localidades de Mississippi. Hasta el día de hoy, cientos de familiares no se han reencontrado con los deportados. Otros, como la familia de Edgar López, de St Anne Parish Carthage, nunca tendrán esa oportunidad. López fue asesinado en México cuando regresaba a cruzar de nuevo la frontera para reunirse con su familia.

Blanca Peralta, líder comunitaria y Parroquial de la iglesia Sagrado Corazón de Canton, relata que bajo la guía del Padre Mike O’Brien han estado ayudando, a un alrededor de 100 familias afectadas por las redadas, con donaciones de todo el país y programas de colaboración de Caridades Católicas, SEPI y Extensión Católica ( Catholic Extention).

Después de dos años, casi el 40% de los detenidos fueron deportados, el resto está esperando su día en la corte para defender sus casos. La misma situación ocurre en las parroquias de St. Anne Carthage y St. Michael Forest y en la comunidad de Morton, ciudades donde se llevaron a cabo las redadas de ICE. El COVID -19, los altos costos de los abogados y el temor a otra redada, presente en todos los días de sus vidas, han aumentado las secuelas del daño psicológico en todos los miembros de la familia.

Enfoque católico sobre la crisis fronteriza del Mediterráneo y Estados Unidos.

En ambos casos, el drama humano es el mismo, de ahí que las voces católicas pidan lo mismo, respeto humano y valores cristianos.

“Primero como seres humanos, pero sobre todo como cristianos, no podemos dejar de ver la imposibilidad de permanecer en silencio ante este mal continuo, no podemos dejar de recordar la urgencia de actuar contra todo lo que está sucediendo alrededor y en el corazón del Mediterráneo, en nombre de los derechos humanos, la Constitución italiana y el Evangelio,” dijo el arzobispo Corrado Lorefice de Palermo.

 El obispo Mark J. Seitz de El Paso, Texas, alentó a los prelados a reunirse a través de Zoom para la asamblea virtual de primavera de los obispos de Estados Unidos, para encontrar formas de dar la bienvenida a un número creciente de inmigrantes en sus diócesis y servirles de la manera en que servirían a Cristo.  “Me gusta invitar a todas las diócesis a ver cómo sus iglesias pueden participar en la hermosa experiencia de dar la bienvenida a los migrantes y compartir sus historias,” dijo el obispo Seitz el 18 de junio, el último día de la reunión de tres días. “Esta no es una experiencia solo para las diócesis fronterizas, sino que puede ser una invitación para que toda la iglesia reciba a Cristo en el extraño, con compasión, dignidad y hospitalidad,” dijo. “Puede renovar su ministerio. Puede renovar sus parroquias. No tenga miedo de acercarse”.

Cuba no será la misma después del 11 de julio

Por Tom Tracy (CNS)

Cubanos nacidos en las últimas dos décadas están viendo por primera vez en sus vidas la represión y violencia estatal nunca antes presenciada, a medida que los problemas económicos y la pandemia de coronavirus se amplían en su país, dijo un especialista católico en comunicaciones en Cuba.

Miles de cubanos en La Habana y otros lugares salieron a las calles el 11 de julio para protestar por las dificultades económicas, la falta de libertades básicas y el manejo del coronavirus por parte del gobierno cubano, lo que provocaron las protestas más masivas en décadas.

PeWASHINGTON, DC – Cubanos y personas solidarias con su causa se manifestaron por días frente a la Casa Blanca luego de las protestas del 11 de julio en Cuba contra el gobierno totalitario. En la foto del 18 de julio, se ve el eslogan usado en las redes sociales sobre el caso Cuba. (Foto del CNS / Tyler Orsburn)

Según informes, el gobierno ha respondido en los días posteriores a las protestas con una serie de arrestos, ya que los manifestantes, incluso algunos miembros del clero han sido arrastrados por las calles y sacados de sus hogares. Uno de los casos resultó en un tiroteo policial fatal que tomó la vida de un hombre que participaba en una protesta contra el gobierno.

“Una cosa es segura: Cuba no volverá a ser la misma después de esto, la historia de Cuba tendrá que ser reescrita después del domingo 11 de julio, eso es seguro,” dijo Xavier Carbonell, presidente de SIGNIS Cuba, la Asociación Católica Mundial para la Comunicación con miembros en más de 100 países.

“Algunas personas están comenzando a escribir ’11-J’, el nuevo día de la rebelión nacional,” agregó. Carbonell habló con Catholic News Service en una llamada telefónica el 15 de julio en la que describió una situación interna en Cuba que él cree que los medios mundiales están vendiendo suavemente en el extranjero en términos de severidad y brutalidad.

También habló sobre cómo unos 50 o más medios de la iglesia afiliados a SIGNIS y otros profesionales en Cuba están trabajando para mantener al mundo informado sobre la crisis en el país al mismo tiempo que los medios estatales están dando otra narrativa. Muchos asociados de SIGNIS en Cuba trabajan en puestos de comunicación diocesanos o para publicaciones patrocinadas por la iglesia.

SIGNIS-Cuba emitió un comunicado el 14 de julio con un llamado urgente a la reconciliación, al diálogo y al respeto a la libertad de expresión en Cuba. El grupo también pide la liberación inmediata de las personas detenidas durante las manifestaciones pacíficas en Cuba el 11 de julio. “Nuestras oraciones y nuestras acciones como comunicadores son y serán en solidaridad con todos ellos y con sus familiares y amigos, que viven en la angustia y la incertidumbre de desconocer la situación actual de los detenidos”, dice el comunicado.

Agregó que varios miembros jóvenes de SIGNIS-Cuba fueron detenidos por participar en movilizaciones pacíficas “exigiendo libertades civiles y resolución efectiva a la escasez de alimentos y la falta de atención médica ante la pandemia COVID-19”.

Los hechos recientes no fueron puramente políticos, dijo Carbonell en la entrevista telefónica, y agregó que hay decepción en Cuba porque los obispos católicos y el propio papa Francisco no se han pronunciado con más fuerza contra el uso de la violencia estatal para arrestar, golpear y detener a civiles.

“Muchas personas, incluso yo mismo, pusieron su esperanza en una declaración del papa Francisco que nunca se llevó a cabo, una declaración en contra del llamado a la violencia del presidente (cubano)”, dijo Carbonell, originario de Santa Clara, Cuba, que trabaja para una revista cultural y como corresponsal de SIGNIS a nivel internacional.

“Eso fue doloroso para nosotros, y aunque él habla ahora, el momento ha pasado según la impresión de muchos”, dijo.

Algunos profesionales de los medios de SIGNIS fueron detenidos en secreto pero posteriormente liberados, dijo Carbonell, mientras que otros manifestantes que no están necesariamente involucrados con SIGNIS siguen desaparecidos; sus familias no pueden averiguar su paradero debido a las tensiones actuales.

“Algunos de los integrantes no estuvieron involucrados como integrantes de SIGNIS en este proceso, pero también son nuestra preocupación; no podemos quedarnos en silencio cuando los integrantes de nuestra organización han sido encarcelados, y esta no es la primera vez; uno fue amenazado hace un mes y otro fue encarcelado en La Habana recientemente”, dijo Carbonell. Pocos de los manifestantes han expresado sus puntos de vista de manera violenta y SIGNIS tiene una política formal de oponerse a la violencia y agresión de los gobiernos, del exterior y de sus miembros, agregó.

La policía y el ejército, dijo, están utilizando las redes sociales y las imágenes de video de las protestas para identificar y arrestar a los líderes disidentes a veces durante invasiones nocturnas, que luego son filmadas y compartidas por otros transeúntes cubanos. SIGNIS ha estado compartiendo algunos de los videos y fotos con afiliados en el extranjero.

“Lo terrible de esta situación es que los cubanos somos un pueblo muy pacífico”, dijo Carbonell.

Miembros de la policía detienen a una persona durante las protestas en La Habana el 11 de julio de 2021. Miles de cubanos salieron a las calles para protestar la falta de alimentos y medicinas en la isla mientras el país atraviesa una grave crisis económica agravada por la pandemia de COVID-19 y las sanciones de Estados Unidos. (Foto CNS/Reuters)

“Mi generación nunca han presenciado algo como esto – la última protesta grande fue durante el ‘período especial’ de la década de 1990, con la policía golpeando a la gente y amenazando a la gente con perder trabajos y carreras – eso es algo que nunca antes habíamos visto, en al menos mi generación. Y eso es muy doloroso”.

“También hemos visto que la forma en que habla el presidente (cubano) (en la televisión) ha cambiado mucho desde el primer día: notamos que (los funcionarios del gobierno) están distraídos y no parecen saber qué hacer; no lo esperaban, ya que fue completamente espontáneo”, agregó.

Con respecto a la pandemia de coronavirus, Carbonell dijo que se piensa que ingresó a Cuba a través de la industria del turismo y se propagó aún más por los trabajadores de hoteles y resorts que se infectaron y llevaron el virus a sus respectivos vecindarios. Y aunque Cuba afirma haber desarrollado vacunas, dijo Carbonell, él no ha recibido una vacuna y dijo que muchos cubanos creen que el gobierno está exportando las vacunas a varios otros países mientras la situación en casa empeora.

“Durante este contexto de pandemia, no se pueden pedir las cosas que se necesitan en una tienda, por lo que la gente se ve obligada a hacer filas interminables con moneda que no sirven para nada”, dijo.

“Cuando la gente tiene que salir a trabajar durante la pandemia de COVID, eso significa que la situación económica es peor que el virus, así que eso es realmente decir algo”, agregó.