Corazón de la Iglesia: palabra, adoración, comunidad, servicio

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
El anuncio del Evangelio de Marcos, proclamado el domingo 9 de septiembre, de la curación del hombre que sufría de sordera, acompañada por un impedimento del habla, revela la misión del Señor Jesús y de la Iglesia. “El Verbo se hizo carne y vivió entre nosotros” (Prólogo del Evangelio de San Juan). En este milagro único, la humanidad y la divinidad de Jesús brillan. En resumen, Jesús respondió a la súplica de la multitud bulliciosa al separarse con el hombre para lograr su cura. Jesús tocó sus oídos y escupiendo, tocó su lengua y mirando al cielo, gimió y dijo: “que sean abiertos”. En ese momento el cielo y la tierra estaban en armonía y la curación física conducía a alabanzas de gratitud que no podían ser silenciadas.
Desde el principio, la misión de la Iglesia, con la mente y el corazón de Jesucristo y en el poder del Espíritu Santo, trajo su mensaje salvador a todos los que tenían oídos para escuchar. De la carta de Santiago, también de las escrituras del último fin de semana, escuchamos que las divisiones surgieron al principio en la incipiente comunidad cristiana. A los ricos se les dio un tratamiento de primera clase y los pobres se quedaron en los márgenes de la comunidad reunida. Inmediatamente, el Espíritu de Dios convenció e iluminó a los discípulos para cambiar su forma de pensar y actuar. En virtud de la sangre salvadora del Señor que une a los que están lejos y los que están cerca (Efesios), todos los bautizados tienen igual dignidad alrededor de la mesa del Señor, ricos y pobres, judíos y griegos, hombres y mujeres, esclavos y libres (Gálatas) Los primeros cristianos aprendieron rápidamente en Jerusalén, cuando recordamos los Hechos de los Apóstoles, que la orden de los diáconos se estableció por Diakonia – servicio amoroso – para satisfacer las necesidades crecientes de la comunidad de Jerusalén. La acción del Señor en la Última Cena, cuando lavó los pies de sus discípulos, fomentó la visión de los primeros cristianos quienes se cuidaban unos a otros de una manera totalmente desconocida en el Imperio Romano. En contraste con la cultura brutal del primer siglo, el cristianismo y los primeros cristianos fueron cálidos, acogedores, amables y generosos y la cultura cristiana primitiva fue profundamente personal. Extendieron el toque salvador y sanador del Señor sin costo para muchos al margen de la sociedad
La palabra, el culto, la comunidad y el servicio marcaron a estos primeros cristianos y, de hecho, se abrieron los oídos para escuchar la Palabra salvadora, las bocas se unieron en alabanza y las manos en servicio amoroso. Con el tiempo, a los diáconos se les confió la administración de los recursos materiales de la Iglesia, y el rapaz Imperio Romano pensó que podría enriquecer sus arcas confiscando la propiedad y la riqueza de los cristianos. A mediados del siglo III, el Diácono Lawrence, quien en su martirio se convirtió en el patrón de Roma, recibió la orden de entregar la riqueza de la Iglesia al gobernador. Reunió a los pobres, a los cojos, a los ciegos, a los leprosos, etc. y los exhibió ante el gobernador, anunciando que éstos eran la riqueza y la fortuna de la Iglesia. Esto no lo impresionó y martirizaron a Lawrence sobre un carbón ardiente. De maneras creativas, en diferentes momentos y escenarios mundiales, la Iglesia ha encarnado la misión de Jesucristo de tocar el mundo con la curación, la esperanza y una nueva vida en el Reino de Dios.
El viernes 7 de septiembre por la noche, Jim Caveizel hizo una aparición especial en Jackson en nombre de Caridades Católicas (Catholic Charities, por su nombre en inglés) e inspiró a todos por su profundo compromiso con el Señor y su fe católica. Comenzó su presentación con un clip de la Madre Teresa en el discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz en 1977. La piedra angular de su inspirador discurso fue que nunca habrá paz mientras el aborto haga estragos a la vida en el útero. Eso hizo que más de unos pocos en el público se sintieran incómodos en esa ocasión, pero Santa Teresa de Calcuta no se disculpó porque la dignidad de la vida está en todas las etapas. Ella capturó la imaginación de todo el mundo cuando se adentró en la suciedad y la miseria de los peores barrios de Calcuta, India. Cada día que se despertaba, trabajaba con los olvidados, con los más pobres entre los pobres, las víctimas del HIV, y los cuidaba como si fuera el mismo Jesús. A partir de esta introducción, Jim Caveizel resaltó el trabajo de Caridades Católicas como un ejemplo vivo que respira lo que significa pertenecer a Jesucristo y aceptar su misión. Escuchar y seguir el llamado del Señor, observó Caveizel, puede tener un gran costo, pero ¿de qué sirve ganar todo el mundo y perder el alma? Cuando el Señor nos toca, entendemos los versículos finales de las escrituras del último domingo de la carta de Santiago, “somos llamados a ser ricos en fe, herederos del Reino, que Dios prometió a los que lo aman”. Durante estos días de angustia por muchas víctimas de abuso sexual y sus familias, y por aquellos que aman a la Iglesia, que nuestras oraciones gimientes dirigidas al cielo y nuestras acciones de servicio amoroso abran los corazones y las mentes de todos los que sufren y reciban la curación del Señor, la esperanza y la paz.

La Oficina de Comunicaciones de la Diócesis añade un nuevo miembro

 

Berta Mexidor

Por Maureen Smith
JACKSON – Las oficinas de Comunicaciones y Vocaciones de la Diócesis dan la bienvenida a Berta Mexidor como miembro de su equipo, el pasado julio. Nacida en Cuba, Mexidor ha radicado en Estados Unidos por 17 años. Ella estará coordinando el contenido en español de Mississippi Católico y el trabajo administrativo de la oficina de Vocaciones. Mexidor posee una variada experiencia que incluye ser cofundadora de la Agencia de prensa independiente “Libertad” y el movimiento de Bibliotecas Independientes en Cuba, ser profesora de economía y obtener una maestría en ciencias políticas. Refugiada política, se mudó a Mississippi en el 2005, un mes antes de la devastación del huracán Katrina, para continuar su trabajo con las bibliotecas en su país natal. Ha trabajado además como maestra de español y con estudiantes internacionales y ha traducido para diferentes agencias en el estado.
Su tesoro es ser madre de tres y abuela de dos. Ella es miembro de la parroquia de St. Paul en Flowood donde encontró acogida aún cuando no entendía la misa en inglés. Su fe, creciendo en un país comunista, se fortaleció más que debilitarse. “Jesús te encuentra incluso donde necesitas negarlo, en una isla comunista, bajo un régimen ateo”, afirmó. Fue bautizada como católica al nacer y años después la imagen de San Francisco fue ahogada intencionalmente en el océano de su pequeño pueblo, como demostración de la comunidad del desprecio por la fe.
Para Berta, los acontecimientos de la vida, tener hijos y el encuentro con su cruz la hicieron reconectarse con Dios, en un momento en que estaba prohibido leer la Biblia, y más tarde en la iglesia de San Gerónimo, en Las Tunas, ejerció su fe antes de emigrar. Ella tiene una especial devoción por Nuestra Señora de la Caridad del Cobre; y está agradecida por todas sus experiencias, en Cuba y en Mississippi. “Jesús me encontró hace mucho tiempo”, dice. Ahora ella reconoce que era él quien la sostenía durante las tormentas.

Toma note

Desde ya – Está abierta la matrícula para la Escuela de Ministerio. Las clases comenzarán el 20 de octubre en San Judas en Pearl con el tema” La familia hispana en Estados Unidos, quienes somos y hacia dónde vamos”. Se necesita un mínimo de 35 estudiantes. La Escuela de Ministerio abarca una serie de cuatro temas que incluyen, además:” El ser humano en crecimiento”, “Retos y oportunidades de educación y formación en los Estados Unidos” y “Administración y finanzas”.
Miercoles, 5 de septiembre – Día de Santa Teresa de Calcuta.
Viernes, 7 de septiembre – El actor Jim Cavizel, quien interpreta a Jesús en la película “La pasión de Cristo”, de Mel Gibson, estará en el Thalía Mara Hall de Mississippi a las siete y treinta de la noche.
Sábado 8 de septiembre – La Natividad de la Santísima Virgen María – Virgen de la Caridad del Cobre, Cuba.
Martes, 11 de septiembre – Dia de Virgen de Coromoto, Venezuela.
Viernes, 15 de septiembre – Dia de Nuestra Señora de los Dolores.
– Celebración Día de la Hispanidad. Iglesia St. James, Tupelo. La fiesta incluye selección de la Reina Hispana. Para más información, llamen a Raquel Thompson (662) 402–9599.
Sábado, 22 de septiembre – St. James en Tupelo. Curso” Evangelio de Juan y Cartas.

Celebración del Día de Santa Ana

Por La Hermana Maria Elena Mendez. MGSPS
CARTHAGE – La comunidad hispana en Cartago celebra cada año a su patrona: Santa Ana, el día 26 de Julio. Antes de la misa, tienen una procesión alrededor de la propiedad de la Iglesia seguida de una misa bilingüe. Después de la misa, celebran todos juntos, como una comunidad de fe, con comida y bebidas tradicionales. En este año, la misa fue oficiada por el Padre Odel Medina ST. Niños, jóvenes y adultos de diferentes culturas disfrutaron de la celebración hispana compartiendo a su “Abuela” como algunos llaman a Santa Ana con respeto. Santa Ana es la madre de la Santísima Virgen María. Santa Ana es patrona de las mujeres en trabajo de parto; está representada sosteniendo a la Santísima Virgen María en su regazo, quien a su vez lleva en sus brazos al niño Jesús. Santa Ana también es patrona de los mineros, Cristo es comparado con el oro, María con la plata.

CARTHAGE – Fieles llevan a Santa Ana en procesión en Cartago, Misisipi. (Foto por hermana María Elena Méndez, MGSPS)

Declaración del Obispo Joseph Kopacz sobre el informe del gran Jurado de Pensilvania sobre abuso sexual del clero:

“El reciente informe del Gran Jurado de Pensilvania que detalla casos de abuso sexual desde fines de la década de 1940 en seis diócesis católicas de Pensilvania, incluyendo Pittsburgh, Greensburg, Allentown, Scranton y Erie, saca a la luz un comportamiento horrible dentro de nuestra iglesia. El informe es un claro recordatorio, para todos a quienes se les confían niños y jóvenes en la Diócesis de Jackson y empezando por mí , que debemos redoblar nuestros esfuerzos para crear entornos seguros para todos los vulnerables de Dios – niños, jóvenes y mayores.
Del mismo modo, debemos comprometernos a exponer los abusos del pasado y alentar a las víctimas a presentarse. Nunca debemos cansarnos de sanar y reconciliar el dolor que las víctimas y las familias han sufrido a través del comportamiento de personal de la iglesia, especialmente los ordenados. Todos los perpetradores de abuso sexual deben ser removidos del ministerio. Debido a que serví en la Diócesis de Scranton durante el período relevante y estoy relacionado con el manejo de tres denuncias de abuso, creo que es esencial, de acuerdo con nuestro compromiso con la transparencia, que les informe sobre mi papel en esos casos.
Fui Vicario de sacerdotes durante ocho años en la Diócesis de Scranton de 1998 a 2006 durante el tiempo en que estalló la crisis de abuso sexual. Como Vicario, era mi responsabilidad responder a todas las denuncias de abuso sexual que involucraban al clero, junto con otros funcionarios diocesanos. Trágicamente, durante ese período, me pidieron que respondiera a muchas acusaciones. De ellas, el informe hace referencia a tres casos de los que se me encomendó la tarea de responder a las quejas de los feligreses.
En la primera referencia, la víctima inicialmente me confió que había sido abusada, pero declaró que quería que fuera confidencial. Mantuve esa confianza y no hice ningún informe. Aunque su solicitud de mantener la confidencialidad de su denuncia fue documentada en un memorando preparado para el gran Jurado, el informe del gran Jurado excluye este hecho. Sin embargo, el informe confirma que una vez que la víctima eliminó la restricción de la confidencialidad, yo y otros funcionarios diocesanos actuamos rápidamente para denunciar el abuso a las autoridades civiles y destituir del ministerio al sacerdote ofensor. En la segunda referencia, que involucra a un sacerdote fallecido que había sido removido del ministerio, la víctima solicitó asesoramiento y yo aprobé que él recibiera consejería. En la tercera referencia, interrogué al exsacerdote infractor y, a pesar de sus negativas (y al hecho de que anteriormente había sido removido del ministerio), informé sobre esta acusación adicional a las autoridades locales.
Forjadas en el fuego de la crisis del abuso, la gran mayoría de las diócesis en los Estados Unidos, incluida la Diócesis de Jackson, han trabajado arduamente durante los últimos 16 años para ser fieles a la Promesa de Proteger y el Compromiso de Sanar, el documento que se conoce como la Carta de Dallas. El documento completo está disponible a través del sitio web de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU.
Es mi gran esperanza que alguien que ha sido abusado por un miembro del clero o un empleado o voluntario de una iglesia se presente. La coordinadora de asistencia a las víctimas en nuestra diócesis, Valerie McClelland, es trabajadora social autorizada y está disponible para ayudar a hacer un reporte. Puede contactarla al (601) 326–3728. Siempre repiro que el sufrimiento no tiene estatuto de limitaciones.
Con mis hermanos obispos, ofrezco mis disculpas por el grave pecado de abuso sexual y me comprometo a continuar el trabajo necesario para crear y mantener un entorno seguro dentro de nuestras parroquias, escuelas y centros de servicio “.

Aniversario

Por Berta del Carmen Mexidor
FOREST – El 15 de agosto, día de la asunción de la Virgen María, es dos veces notable para cuatro Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo, primero por la solemnidad de la fiesta y segundo porque es el aniversario de profesión para las hermanas María Elena Méndez, María Josefa García, Obdulia Olivar y María Eugenia Moreno, MGSpS.
La celebración eucarística, en inglés, español y vietnamita, tuvo lugar en Forest, coincidentemente con la visita de los miembros del equipo de Extensión Católica (Catholic Extension, por su nombre en inglés) a las parroquias en Mississippi. El padre Sergio Romo de la parroquia St. Andrew en Chicago ofició la misa. Parroquianos del lugar participaron en el alegre evento. El aniversario marcó 28 años para la hermana María Elena, 42 años para la hermana María Josefa, 45 para María Eugenia y 44 para Obdulia Olivar. Otro ejemplo del servicio a Dios es la hermana Magdalena Carrillo con 57 años de profesión religiosa, a celebrarlos el 12 de diciembre.
Las Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo tienen su origen en 1914, en Saltillo México y más de 88 años de servicio desde su fundación en 15 de septiembre 1930. Las Misioneras Guadalupanas han estado en Mississippi por 16 años. La hermana María Elena dijo: “Agradecemos a Dios por nuestra hermosa vocación y por su constante fidelidad hacia nosotras. Además, a nuestras familias y a todas las personas que nos ayudan a ser mejores y nos permiten ser parte de sus vidas “.
Cientos de rostros y millas de camino están en los archivos guardados en los corazones de estas hermanas. Su trabajo es reconocido por líderes en parroquias alrededor de Mississippi, pero también por cientos de personas, receptoras de sus esfuerzos que un día, inesperadamente, le muestran su aprecio.
La dulzura en sus voces y los impecables hábitos de color blanco hueso, no son un impedimento para andar por caminos polvorientos o enlodados y ayudar con sus delicadas manos en lugares sucios o estrechar las asperezas de manos trabajadoras. Las mismas manos suaves con las que enseñan, comparten alimentos, limpian lágrimas y sudor y dan consuelo espiritual a mujeres y hombres que necesitan el amor de Dios.

FOREST – Misa a Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo, en su aniversario de profesión, oficiada por el padre Sergio Romo de la iglesia San Andres, Chicago. (Foto Cortesía de la hermana María Elena)

La misión de Extensión Católica destaca trabajo del ministerio hispano

Por Berta Del Carmen Mexidor
GREENWOOD – El pez gato y los calabacines tienen un denominador común en la cocina del sur: alma latina. Esta conexión es notada por el Padre Ted Dorcey, uno de los padres Redentoristas durante una visita a las granjas, mostradas por él, a los visitantes de Catholic Extension (Extension Católica, por su traducción al español) Hay cuatro Redentoristas trabajando en el Delta con la comunidad hispana. El ministerio redentorista fue uno de los aspectos de interés, en esta visita de dos días de Extensión Católica, inmersos en el trabajo del Ministerio Hispano en Mississippi. Los redentoristas han estado en esta área por más de cuatro años, sirviendo a católicos en lugares remotos, especialmente aquellos que trabajan en industrias con un horario difícil para que los trabajadores asistan a misas o reciban sus sacramentos.
Durante el encuentro, Joe Boland, vicepresidente de Extensión Católica, explicó la misión de su organización para financiar los mejores esfuerzos de la iglesia católica en EE. UU. Boland también explicó que la misión se extiende a casos especiales como la crisis de Puerto Rico, el programa latinoamericano de intercambio de hermanas religiosas, la construcción de iglesias en Cuba y el apoyo a los seminaristas, entre otros.

INDIANOLA – (l-r) Father Ted Dorcey, Father Paul Seaman, Fran Lavelle, Father Sergio Romo; Joe Boland and Timothy Muldoon.in conversation with Adolfo Rojas. In the group photo also, Brother Ted Daush, Father Michael Mc Andrew and members of Catholic Extension team.(Photos by Berta Mexidor)

Timothy Muldoon, director de la Misión Educativa de Extensión Católica, explicó que el propósito de este viaje es proporcionar, a varios sacerdotes, información de las áreas no conocidas del trabajo pastoral. Muldoon intenta conectar, en este caso, a tres sacerdotes de Chicago con el Delta del Mississippi, desde donde son originarias familias afronorteamericanas radicadas en Chicago. Los sacerdotes Sergio Romo de la iglesia de San Andrés, Paul Seaman, de la iglesia de San Clemente y Francis Bitterman de St. Josaphat, todas en Chicago, expresaron estar impresionados por las circunstancias del trabajo y los resultados de la Misión Redentorista en el Delta. El padre Romo señaló que hay una gran diferencia entre su trabajo en una iglesia metropolitana en Chicago con la de una iglesia itinerante con feligreses dispersos por el Delta de Mississippi.
A los miembros de Extension Catolica se unieron representantes de la Diócesis de Jackson, incluyendo a Fran Lavelle, Directora de Educación Religiosa y Formación de Fe, dos Missioneras Guadalupanas del Espíritu Santo, María Elena Méndez y María Josefa García, MGSpS , el hermano Ted Dausch , coordinador del Ministerio Hispano y el Padre Kevin Slattery, Vicario General de la Diócesis
Lavelle hizo notar que la diócesis atiende 95 parroquias y misiones en un estado donde los católicos son minoritarios, pero que están dispersos por todo el territorio. Solo en el Delta, los Redentoristas están llegando a una gran cantidad de familias latinas, pero no es suficiente. El ministerio Hispano de la diócesis está constantemente recorriendo el estado para apoyar el trabajo de las parroquias y misiones de la diócesis.
Como parte de la incursión, el padre Dorcey los invitó a un lugar de cosecha de calabacines y a una planta de procesamiento del pez gato, donde muchos latinos, generalmente mexicanos, son trabajadores temporales bajo un programa de visas de trabajo. Todos los invitados y visitantes presenciaron, de primera mano, las condiciones laborales y las motivaciones de los jóvenes migrantes y de las familias que trabajan en Mississippi. Adolfo Rojas, supervisor de los trabajadores agrícolas respondió a las preguntas del grupo de Extensión Católica, quienes quedaron impresionados por la fe de los trabajadores en aras de mantener su vínculo con la iglesia, incluso después de largas horas de trabajo. Como parte de la delegación de Extensión Católica también estuvieron presentes Karla Ortiz, gerente de programas misioneros, Natalie Donatello, gerente de sociedades entre Iglesias (Parish Partnerships) y Rich Kalonick, gerente creativo, quien tomo fotos y videos.
Después de la visita al Delta, el grupo visitó además Cartago, Camden y Forest.

Equipo empaca Felicidad, Fe y Tradición para V Encuentro

Por Berta Del Carmen Mexidor
JACKSON – Los latinos llevan tradiciones, cultura, idiomas y fe a donde quiera que vayan. Es un rasgo común entre muchas culturas latinas. Encuentro es una secuencia de cuatro años de reuniones parroquiales para debatir, colaborar y compartir experiencias sobre lo que significa ser hispano y católico en los Estados Unidos.
El proceso hacia Encuentro fue resultado del esfuerzo de los Obispos de EE. UU. para comprender y servir mejor a un número creciente de católicos hispanos que trajeron su música, cocina y tradiciones de fe. El primer Encuentro fue en 1972 y condujo a la creación de la oficina nacional de asuntos hispanos.
Esta progresión múltiple de reuniones se organiza de parroquias a regiones y conducen a una reunión nacional final cada cuatro años. Los resultados de esta vuelven a reproducir el mismo ciclo de reuniones parroquiales. La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) ha convocado a 3.000 delegados de todos los Estados Unidos para el V Encuentro pastoral, que se celebrará en Grapevine, Texas, del 20 al 23 de septiembre.

Susana Becerril

La Diócesis de Jackson tendrá cuatro delegados, todas mujeres, Susana Becerril, María Isamar Mazy, Danna Johnson y la hermana María Elena Méndez MGSpS, una de las coordinadoras del ministerio hispano de la diócesis. Las delegadas están guiadas por el obispo Joseph Kopacz. Sus voces representarán la experiencia latina en Mississippi.
La hermana María Elena dice que alrededor de más de quinientas personas han participado en todo el proceso desde el inicio, en 23 grupos parroquiales y dos reuniones diocesanas. “Tenemos el compromiso de trabajar juntos, y nuestras expectativas son actualizar el plan nacional hispano y a nuestro regreso, aplicarlo en las parroquias”, dijo la hermana.
En su búsqueda de facilitadoras, las hermanas María Elena y María Josefa García, MGSP encontraron a Susana Becerril. Susana tiene cuatro hermanos y ha estado trabajando para ayudar a su familia quenes viven por más de siete años en Cleveland, MS. Becerril comenzó a crear pequeños grupos en la comunidad de Nuestra Señora de las Victorias. Uno de los grupos incluía jóvenes y adultos, y ella lo recuerda como una buena experiencia porque, independientemente de la diferencia de edad, el vínculo creado fue excelente. Esta joven tiene grandes expectativas para el V Encuentro nacional “Quiero ver la implementación de programas que puedan ayudar a las familias latinas en mi comunidad, capacitando a más facilitadores y más iniciativas para los jóvenes” dice. Susana explicó que alrededor del 50 por ciento de los latinos en Cleveland no asisten a las actividades de la iglesia, debido al horario de trabajo o la falta de motivación. “Ahora tenemos misa en español, y eso ayuda un poco, pero quisiera que aumente nuestro impacto” concluye Susana.

Danna Johnson

Danna Johnson está tomando las inquietudes de una decena de parroquias para entregarlas directamente al V Encuentro. Danna trabaja como coordinadora del ministerio hispano del decanato cinco, en la parte norte del estado. Viniendo de Honduras hace seis años, ella aceptó los desafíos que cada inmigrante tiene, señalando que “solo en la iglesia se encuentra un refugio espiritual”. A Pontotoc, Danna trajo las tradiciones católicas de su familia. Con tiempo, trabajo duro y fe ella comenzó a responder a su pasión por servir; comenzando como catequista ahora es parte del equipo de liderazgo del decanato, trabajando con la formación de la fe, el liderazgo y la liturgia en las parroquias que conforman el decanato cinco.
“Servir a los demás, esa es mi convicción y mi fe se ha enriquecido, este trabajo es un regalo de Dios para mí “, dijo Danna. “Empecé a involucrarme con V Encuentro para informarles a los feligreses” añadió. Participó en el Encuentro regional del sur que se realizó en Miami a principios de este año, donde se vio impactada positivamente por la diversidad cultural de la comunidad latina.
Ella cree que la iglesia necesita abordar las necesidades de los jóvenes en estos tiempos difíciles. “Todos nosotros necesitamos un encuentro con Cristo y estar juntos en ese viaje” añadió Danna

María Isamar Mazy

María Isamar Mazy, una joven de la Catedral de San Pedro Apóstol, ha vivido en Estados Unidos por más de 13 años. Como asistente médico en el Centro Médico de la Universidad de Mississippi, ella es testigo del dolor y del proceso de curación. En la iglesia ella siguió el ejemplo de sus padres. Mazy se involucró en Encuentro al comienzo de este ciclo de reuniones. “Hay mucho que hacer por la comunidad latina en Mississippi”, dijo. Mazy colabora en el ministerio juvenil en la catedral de San Pedro, “Me gusta ayudar a distribuir información, reunir opiniones e implementar programas para ayudar a las familias latinas y, por lo tanto, a las generaciones jóvenes”, agregó.
Ella espera traer a casa ejemplos de programas exitosos implementados en otros estados para ayudar a los estudiantes a ir a la universidad, educación religiosa familiar y más. Agradece las palabras del obispo Kopacz a los delegados de Mississippi porque “me alienta a continuar con este trabajo, … siento que tenemos su apoyo” y concluye entusiasmada “Estoy lista para hacer crecer a esta comunidad”.
En 2013, el Papa Francisco emitió una exhortación apostólica llamada La Alegría del Evangelio en la que llama a la comunidad católica a encontrarse unos a otros y a Jesús. Encuentro es solo una forma más de la Iglesia para hacer este trabajo. “Deseo alentar a los fieles cristianos a emprender un nuevo capítulo de evangelización marcado por esta alegría”, escribió el Papa. La hermana María Elena, Danna, Isamar y Susana respondieron a esta llamada y su felicidad está llenando sus bolsos.
Busque la cobertura de Encuentro en futuras ediciones de Mississippi Católico.

Cristo está en el centro de la formación de la fe

+ Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
En temporada y fuera de temporada, el Señor nos llama a crecer en sabiduría, conocimiento y gracia, como sus discípulos. Este es el trabajo de la conversión, la formación de la fe y, en última instancia, la santidad. En un horario continuo durante esta temporada del año, nuestras Escuelas Católicas, Certificación de Formación de Fe para Adultos, programas de Educación Religiosa, R.C.I.A., preparación Sacramental, cursos de las Escrituras, Días de Formación de Fe, retiros, capacitación en Ambiente Seguro y más, continúan con gran celo y esperanza.
Nuestra visión diocesana de discípulos inspiradores, sirviendo a los demás y abrazando la diversidad se renueva una vez más. Esta manifestación externa de la actividad de la colmena se basa en un verano lleno de merecido descanso, revisión del año pasado y planificación para la nueva temporada.
El trabajo de formación en la fe es una misión de 12 meses y estoy eternamente agradecido a todos los que permanecen en el camino escuchando el llamado del Señor Jesús, el Camino, la Verdad y la Vida.
A principios de este año, el 19 de marzo, el Papa Francisco abrió una puerta para todos los que están comprometidos en la misión de evangelización y formación de fe con su Exhortación Apostólica, “Guadete et Exultate( Regocijate y sé feliz), el llamado a la santidad en el mundo moderno”. Esta exhortación inspiradora y legible comienza con los santos que nos animan y nos acompañan, y los santos de la puerta de al lado.
Por supuesto, el primer grupo es la Nube de Testigos que ya está alrededor del trono de Dios, como se describe en la carta a los hebreos y el libro del Apocalipsis, y el último se refiere a miembros de la familia, vecinos, feligreses y amigos. Una de las gemas de este documento es la sección sobre las Bienaventuranzas que es una brújula para que todos los discípulos abracen la mente y el corazón del Señor.
Nuestras Escuelas Católicas han elegido las Bienaventuranzas como centro para el enfoque de este año. Otra oportunidad de oro para el liderazgo diocesano es nuestra convocatoria de otoño, cuyo tema es “Formar discípulos intencionales”.
Sherry Weddell, autora del libro de referencia sobre los discípulos intencionales y conferencista nacional en demanda, aceptó nuestra invitación a nuestra convocatoria de tres días por nuestra visión diocesana de Inspirar a discípulos- Servir a los demás- Abrazar la diversidad. Felicitaciones a nuestro Comité de Formación Continua por este resultado excepcional.
Lo anterior es un notable paquete de formación de fe y evangelización, pero quiero reflexionar sobre lo que para todos nosotros es la fuente y la cumbre de toda formación, evangelización y santidad, la Misa.
Durante las últimas cinco semanas, la Iglesia en todo el mundo católico ha proclamado el discurso del Pan de Vida del sexto capítulo en el Evangelio de San Juan. Hoy fue el diálogo culminante entre Jesús y aquellos que estaban luchando por comprender sus impactantes palabras. “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo los resucitaré en el último día. Porque mi carne es comida real y mi sangre es bebida verdadera. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en ellos. Así como el Padre viviente me envió y yo vivo por el Padre, así también el que se alimenta de mí, vivirá por mí. Este es el pan de vida que bajó del cielo. Sus antepasados comieron el maná y murieron, pero el que se alimenta de este pan vivirá para siempre “.
La Eucaristía, Palabra y Sacramento, la presencia real de Jesucristo, el Hijo de Dios es una formación permanente para todos los discípulos. Nosotros en el mundo católico tenemos el don y el misterio de la fe eucarística, que ha sido nuestro alimento para el viaje en el camino a la vida eterna. Yo los animo a todos en la formación de la fe a que nunca se cansen de integrar plenamente a todos en la vida sacramental de la Iglesia, especialmente en la Eucaristía.
Palabra, adoración, comunidad y servicio son el paquete total de lo que significa pertenecer a Jesucristo, el Pan de Vida, el Maestro, quien nos lleva al Padre en el poder del Espíritu Santo.
A medida que la miasma de la crisis de abuso sexual envuelve a la Iglesia una vez más, no olvidemos que una de nuestras prioridades pastorales críticas es el mandato del Evangelio de perdonar, sanar y reconciliar a las comunidades.
La evangelización y la formación de la fe no son posibles sin arrepentimiento y conversión. Gracias a Dios, la Iglesia ha plantado muchas de estas semillas que han crecido y continúan floreciendo en todos nuestros ministerios.
Las víctimas de abuso sexual y sus familias son la prioridad para recibir sanación y reconciliación y nunca debemos cansarnos de restaurar la vida a través de la misericordia de Dios y la justicia al pie de la Cruz.
Gracias a todos los que diariamente fomentamos entornos seguros para nuestros niños y jóvenes y a los que acompañan a las víctimas que están en el camino de la curación y la esperanza. Nada es imposible para Dios, porque Dios es Amor.

El abusado clama al cielo por justicia

+ Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
A lo largo de la Iglesia Católica en los Estados Unidos muchos están agonizando por las revelaciones de los crímenes, del Cardenal Theodore McCarrick contra menores, el flagrante abuso de poder y el comportamiento sexual desenfrenado con seminaristas y otros. Dolor, ira y vergüenza están ensombreciendo a los fieles y viejas heridas se reabren. Hay muchas preguntas sin respuesta, pero por más desagradable que sea la verdad, pues solo la verdad pondrá a las víctimas, sus familias y a la Iglesia en el camino hacia la sanación, la justicia y la nueva vida. La revelación del comportamiento pecaminoso de un prelado de alto rango en la Iglesia no resta valor a todo el buen trabajo que la Iglesia Católica ha hecho para proteger a los niños y jóvenes desde 2002, pero es un retroceso horrible en los esfuerzos para restaurar la confianza.
La vasta mayoría de las diócesis católicas en Estados Unidos han trabajado muy duro durante estos 16 años para ser fieles al documento conocido como La Carta de Dallas, titulada “ Promesa de Proteger y Compromiso de Sanar” (Promise to Protect and the Pledge to Heal; por su nombre en inglés). El fomento de entornos seguros en nuestros ministerios es ahora la norma, y el apoyo firme a las víctimas de abuso sexual que luchan por la sanación y la esperanza en sus vidas, ha sido un compromiso incansable.
Los resultados son dignos de elogio; los protocolos creados por los programas para una Iglesia de ambiente seguro han reducido significativamente los abusos a menores por miembros del personal de las iglesias. De igual manera sabemos que toma entre 20 y 30 años, como promedio, para que una víctima se decida a dar un paso adelante y cuente su trágica historia. Este fue el caso de las víctimas del Cardenal McCarrick. Muchos nunca revelan su herida porque es demasiado doloroso el hacerlo. Esta es la razón por la cual difundimos repetidamente la declaración que alienta, a todas las víctimas de abuso sexual por parte del personal de la Iglesia, a presentarse sin importar cuánto tiempo haya pasado desde ocurrido el abuso. El sufrimiento no tiene estatuto de limitaciones.
El abuso sexual es un mal y un crimen que causa estragos, destrucción y desesperación, por tanto el enemigo, el maligno se regocija en esto porque el abuso está envuelto en tinieblas, mentiras y vergüenza. El abuso desata el poder del infierno sobre las víctimas y sus familias y con frecuencia se propaga de una generación a otra, a menos que el ciclo se rompa a la luz de la verdad, la curación y la reconciliación.
Al principio de mi sacerdocio, durante un período de 15 años, tuve la oportunidad de enseñar Desarrollo Humano a adolescentes en tres de nuestras escuelas primarias en la Diócesis de Scranton. El don de la sexualidad está floreciendo a esta edad, y el saber que hay personas en la Iglesia que se aprovechan de estos jóvenes, adolescentes y de los menores en cada etapa de su desarrollo es un ataque desmedido contra la dignidad humana.
En la Diócesis de Jackson nos comprometemos a fomentar ambientes seguros en nuestras Escuelas Católicas, en nuestros Programas de Educación Religiosa y en nuestros Ministerios de la Juventud para que los niños y jóvenes que nos han sido confiados puedan alcanzar el potencial dado por Dios en cada aspecto de sus vidas.
Además, serví como Director de Formación durante 14 años en nuestro Seminario Universitario en Scranton, Pensilvania y escuchar de la explotación de jóvenes que están discerniendo una vocación por aquellos en autoridad y supuestos a nutrirlos, también clama al cielo por justicia. La transparencia y el cultivo de una cultura de confianza, respeto y responsabilidad son las normas de los seminarios donde nuestros seminaristas de Jackson están formándose: Saint Ben’s (Colegio Seminario St. Joseph) en Covington, Luisiana; Notre Dame en Nueva Orleans y el Sagrado Corazón en Hales Corner, Wisconsin.
Durante los dos últimos años, como miembro de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB; por sus siglas en inglés), he estado sirviendo en el Comité para la Protección de Niños y Jóvenes. Esto me sitúa en el centro de la resolución permanente de la Iglesia de proteger y sanar, tal como se establece en La Carta de Dallas y de aplicar estos esfuerzos y mejores prácticas a nuestra propia red de Ambientes Seguros en nuestra Diócesis.
La Carta dirige la acción en los siguientes asuntos:
• Crear un ambiente seguro para niños y jóvenes;
• Sanación y reconciliación de víctimas y sobrevivientes;
• Hacer una respuesta pronta y efectiva a las acusaciones;
• Cooperar con las autoridades civiles;
• Disciplinar a los culpables;
• Proporcionar medios de rendición de cuentas para garantizar en el futuro que el problema continúe siendo tratado de manera efectiva a través de la Secretaría de Protección de Niños y Jóvenes y la Junta Nacional de Revisión.
Que el Señor Jesús, que dio la bienvenida a los niños y los abrazó en su amor, traiga la verdad que nos hará libres, la justicia que restablecerá las relaciones correctas con Dios y con los demás, la sanación y la reconciliación que son los estándares de todas las comunidades cristianas, su cuerpo, la Iglesia.