Tome nota

Vírgenes y Santos

Fiesta de la presentación del Señor. 2 de febrero
Día de la Candelaria. 2 de febrero.
Nuestra Señora de Supaya. Patrona de Honduras. 3 de febrero
Nuestra Señora de Lourdes. 11 de febrero
San Valentín. 14 de febrero
Dia de los Presidentes. 17 de febrero
Cátedra de San Pedro. 22 de febrero
Miércoles de Ceniza. 26 de febreroConvocatoria

La Oficina de Ministerio Familiar de la Diocesis de Jackson invita a todas las parejas a celebrar un aniversario significativo en el Día Mundial del Matrimonio 2020, que se llevará a cabo el 9 de febrero de 2020 a las 3:00 pm en la Catedral de San Pedro Apóstol. Para más detalles, llame a su parroquia.

Católicos unen esfuerzos para ayudar en Puerto Rico

Por Mark Pattison
WASHINGTON (CNS) – El huracán María fue un duro golpe para Puerto Rico en 2017. Luego vino la serie de terremotos y réplicas que comenzaron el 29 de diciembre, con uno de magnitud 6.4 el 11 de enero, que ha resultado en dos muertes y pérdidas incalculables en daños a la propiedad.
El arzobispo Roberto González Nieves, de San Juan dijo “Vi a varias personas en Ponce ahora con sus maletas y buscando un lugar para encontrar refugio”. El arzobispo González agregó que la gente duerme en tiendas de campaña y pasa la mayor parte de sus horas de vigilia al aire libre, notó, temiendo que una réplica pueda causar que más casas se derrumben. Otro temor es la gente que no sabe de dónde vendrá su próxima comida.

A woman in Guayanilla, Puerto Rico, walks in front of a damaged church Jan. 9, 2020, after an earthquake struck the area two days earlier. (CNS photo/Marco Bello, Reuters)

Fe para cargar la Cruz

Por Roberto Mena, ST
FOREST – Hay una parábola que habla de un pastor y su rebaño. El pastor es Cristo y la oveja extraviada es cada uno de nosotros. En la vida, ¡qué fácil es vivir con la sensación de estar perdidos! Tarde o temprano el desencanto, la decepción, pueden invadir nuestro corazón. A veces pensamos que fuera del redil vamos a encontrar la verdadera felicidad, mejor comida, mejor techo, mejores condiciones, y nos olvidamos que sólo en el redil estaremos seguros. Cristo, el pastor, guarda las noventa y nueve ovejas buenas y va a buscar a su oveja perdida. Lo hace a través de sus sacerdotes.
El Cardenal Alvaro Ramazzini vino para estar cerca de guatemaltecos en medio de la difícil situación que enfrentan. Una visita de un cardenal de nuestro país es muy importante para ellos, … vino para dar esperanza y fortalecerlos; decirles que Dios no los abandona; muchos de ellos están confundidos.
Están tristes. Están enojados con la situación, porque no saben exactamente qué les va a pasar a ellos y a sus familias. Además, la muestra de que Dios siempre es providente es que una red de organizaciones, incluidas Caridades Católicas, ha estado ayudando a proporcionar alimentos, alquileres y servicios públicos a las familias que perdieron sus ingresos durante las redadas en las que más de 600 personas fueron detenidas, de las cuales más de 200 personas continúan en los centros de detención de ICE.
Celebrando la Eucaristía dio animo a los fieles a seguir dando testimonio de su fe y mantener sus tradiciones religiosas aquí en Estados Unidos. La actitud del Cardenal contrasta con la del presidente Jimmy Morales, quien recientemente se reunió con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha proferido comentarios refiriéndose a los migrantes como criminales.

JACKSON– El Padre Roberto Mena, ST. recibió a su coterraneo, el Cardenal Ramazzini y durante su visita lo acompañó en varios lugares del periplo. El Padre Roberto aprovechó la oportunidad para agraderle por su visita, exponerle los retos futuros para la comunidad Guatemalteca en Mississippi y presentarle además toda la ayuda recibida de parte de la comunidad católica a nivel nacional. (Foto por Berta Mexidor)


En la sala de mi casa había un cuadro que representaba la orilla de una playa. Estaban dibujadas cuatro huellas de pies sucesivamente y luego las dos huellas de la izquierda iban desapareciendo. Estaba escrita una oración que decía: “Señor cuando yo era pequeño tú estabas a mi lado para que cargarme, pero a medida que fui creciendo tú te fuiste alejando”. Pero Cristo respondía: “Cuando tú eras pequeño yo te llevaba de la mano, pero ahora que has crecido yo te llevo en mis brazos, las huellas que ves son las mías, no las tuyas”.
No tengamos miedo de cargar con nuestra cruz porque Cristo la cargó primero. “No tengáis miedo”, nos repetía el papa Juan Pablo II. No huyamos de los problemas. Hay que cargar con la cruz porque Cristo está en ella. Detrás de una gran obra hay caminos duros y trabajos fatigosos. Seguir a Cristo no va a ser cómodo y dulce. Su cruz será una fuente de paz y serenidad, de alegría y entusiasmo. Hermanos, los invito a cargar con amor nuestra cruz de cada día. Jesús va a nuestro lado, cargando también la suya para salvar al mundo entero. !Que así sea!.

Semana Nacional de la Migración promueve una Iglesia y un Mundo para todos

Por Berta Mexidor
JACKSON – Como ya es tradición, en enero, la oficina de Caridades Católicas de Vardaman en el noreste de Mississippi realiza la Semana Nacional de Migración, en coordinación con los líderes pastorales del decanato V de la Diócesis de Jackson. Este año, durante los días 9 al 11 de enero, el tema “Promoviendo una Iglesia y un Mundo para Todos” fue tratado por la hermana Norma Pimentel, Misionera de Jesus.
La hermana Pimentel, MJ. es la directora ejecutiva de Caridades Católicas de Rio Grande en Texas y recipiente del premio “Laetare Medal” de la Universidad de Notre Dame. Su trabajo de servicio a los inmigrantes, a través del “Humanitarian Respite Center in McAllen”, Texas y los retos de éste, cerca de la frontera con Mexico, la han puesto más de una vez en la palestra nacional. El programa incluyó conferencias a las comunidades de Vardaman y Tupelo. El viernes 10 de enero, en Vardaman, asistieron entre otros, Wanda Thomas Directora Ejecutiva de Caridades Catolicas de Jackson, el padre Fred Ruse desde Florida, representantes de la Universidad de Mississippi de Oxford, y el profesor Robert Stewart, retirado de Delta State University y presidente de la Junta de Asesores de Caridades Catolicas en Vardaman.

VARDAMAN – El obispo Joseph Kopacz oficio Misa el viernes, ene. 10, concelebrada con los sacerdotes: (al fondo de i-d) Raj Xavier, pastor de St. Francis of Asisi de New Albany, Adolfo Suarez, sacerdote asociado en St. James de Tupelo y Tim Murphy, pastor de St. James de Tupelo y de St. Christopher de Pontotoc. (Foto cortesia de Danna Johnson)


Steward definió a la Hna. Pimentel como “…una mujer tranquila, que parece casi tímida, pero que tiene un aura de estabilidad y fuerza. Ella habla en voz baja pero claramente audible. Ella dice mucho,” y explica que “…Me impresionó su preocupación tanto por las personas cansadas y asustadas que buscan asilo en los Estados Unidos asi como por los diversos funcionarios del gobierno, incluidos los agentes de ICE y la Patrulla Fronteriza. Ella entiende que todos los involucrados pagan un precio emocional. “
Danna Johnson, coordinadora de Caridades Católicas en Vardaman, expresó que la celebración del evento”… fue un éxito en el esfuerzo al llamado, a todos los católicos y personas de buena voluntad, a tener un mejor entendimiento y apreciación de este importante tema que nos afecta a todos.”

Visita del cardenal Ramazzini trajo mensaje de amor y esperanza

Por Berta Mexidor y Joanna King
JACKSON – “Dios no te abandona” fue el mensaje del cardenal Álvaro Ramazzini Imeri durante su visita a la diócesis de Jackson entre el 19 y el 21 de diciembre de 2019. Este mensaje fue recibido por cientos de personas, en su mayoría inmigrantes, que asistieron a sus charlas en las comunidades de Cartago, Canton y Forest que fueron afectadas luego de las redadas de inmigración en agosto de 2019 y que resultaron en más de 700 detenciones, donde muchos de los detenidos son ciudadanos guatemaltecos.
El cardenal Ramazzini, de Huehuetenango, Guatemala y elegido al rango de cardenal en octubre por el Papa Francisco, es conocido por su ayuda y defensa de los derechos humanos para con los pobres de América Central. Durante su gira de amor y esperanza en Mississippi, el cardenal Ramazzini habló sobre la situación económica en Guatemala, que hace que muchos se vayan del país a buscar una vida mejor; y alentó en la fe a los afectados con los que se reunió, mientras que muchos enfrentan el proceso legal de deportación de los Estados Unidos.
En una conferencia de prensa el 20 de diciembre, en la oficina de la diócesis en Jackson, con el obispo Joseph Kopacz, Joe Boland, vicepresidente de misión para Extensión Católica y el padre Roberto Mena, ST de St. Michael Forest, el cardenal Ramazzini explicó su posición con respecto al gobierno de EE. UU. Agradeció a los estadounidenses de todo el país su muestra de solidaridad y toda la ayuda humanitaria recibida de católicos y no católicos, por igual, a los afectados por las redadas.

CANTON– “Ser Cardenal abre ventanas de comunicación con más personas … para servir mejor, en la última etapa de mi vida, y especialmente en servicio a las personas más marginadas del mundo,” dijo el cardenal Ramazzini el viernes dic. 20, 2019, en conversación con Guatemaltecos afectados por las redadas de ICE y parroquianos de Sacred Heart en Canton.(Foto por Berta Mexidor)


En la conferencia, el cardenal Ramazzini dijo que aboga por una “política de migración con rostro humano”, para resolver las condiciones económicas que obligan a muchos a abandonar su país de origen y detener la costumbre donde los inmigrantes son tratados como delincuentes, aún sin tener antecedentes penales.
El cardenal Ramazzini evaluó con el mismo peso a los gobiernos de Barack Obama y Donald Trump al aplicar las leyes de inmigración con “legalidad y poca justicia”. Además, denunció el trato inhumano de los inmigrantes cuando han sido esposados en sus lugares de trabajo frente a colegas y familias.

FOREST – Cientos de parroquianos de St. Michael, religiosos, cuidadanos Guatemaltecos y simpatizantes de immigrates se reunieron para Misa, el sádado dic. 21, 2019. En procesión, el padre Roberto Mena, ST. pastor de St. Michael(frente), el cardenal Ramazzini (centro), quien fue el Homilista y el obispo Joseph Kopacz (atrás) el celebrante. (Foto por Luis G. Espinoza/ La Noticia)


Al mismo tiempo, el cardenal Ramazzini criticó fuertemente al gobierno guatemalteco por su pobre modelo económico que deja a los nativos al borde de la desesperación. Durante su labor de concientización a lo largo de los años, ha explicado a los guatemaltecos el peligro de ponerse a sí mismos y a sus hijos en manos de “polleros” y “coyotes”.
Después de la conferencia de prensa, el cardenal Ramazzini se reunió con feligreses en St. Anne Carthage, Sacred Heart Canton y St. Michael Forest. En cada una de las reuniones, agradeció a los sacerdotes que atendían a sus rebaños: el padre Odel Medina, ST, el padre Michael O’Brien y el padre Roberto Mena, ST. Los sacerdotes también le agradecieron su visita y le explicaron su trabajo con los feligreses y las familias afectadas por las redadas, lo que incluye mucho apoyo financiero ya que muchos no pueden trabajar, además de consolar a los feligreses a través del trauma experimentado por las redadas.

CARTHAGE– Al final de la Posada, el cardenal Ramazzini bendice la casa y a todos los presentes. Al fondo, Joe Boland, vicepresidente de Catholic Extension, organización a cargo de la visita y ayuda a los afectados.


Durante su conversación con las comunidades, algunas familias afectadas compartieron lo que sufrieron en el momento de la detención, la vergüenza y la incertidumbre al momento de enfrentar un tribunal federal; pero también su esperanza para el futuro. También muchos comunicaron al cardenal Ramazzini su gratitud por el trabajo de los sacerdotes, religiosos, voluntarios y organizaciones benéficas católicas, quienes han hecho que esta vez sea un poco menos difícil y, por lo cual, no les ha faltado alimentos, ayuda y pagos financieros para mantener casa y servicios para sus familias.
El cardenal Ramazzini mencionó que muchas personas que han ayudado a las familias afectadas son prueba de que Dios no deja a las personas solas. “En los momentos de prueba, la solidaridad y la ayuda de otros probaron que Dios no nos abandona”, dijo en su visita.
Durante sus conversaciones con cada una de las parroquias en su conjunto, el cardenal Ramazzini comparó la situación de los inmigrantes arrestados en las redadas con Job, quien lo perdió todo y hasta quedó enfermo y solo. “…Este libro de Job puede ayudarnos a todos cuando pasamos por tiempos difíciles. Y Job le pregunta a Dios por qué está sufriendo. Y la respuesta de Dios fue y es ‘No te he abandonado, solo quería ver si eras fiel’ … Cuando todo va bien, nos olvidamos de Dios. No debería ser así, pero somos seres humanos…,” dijo el cardenal, y continuó.
“Debemos estar seguros de que Dios no nos abandona, pero es muy fácil decir esto cuando todo está bien, pero después de estar en la cárcel, o ver a un miembro de la familia atrapado y pasar momentos difíciles, la gente siempre se pregunta en una situación así, ‘Dios, si eres amor, ¿por qué permites que sucedan cosas como esta?’ La tentación de la desesperación, de la falta de confianza en Dios, es muy grande … Le pido al Señor que no te deje caer en esa tentación porque, a pesar del momento difícil, Dios no nos abandona,” enfatizó el cardenal Ramazzini.
Además de las conversaciones comunitarias, el cardenal Ramazzini participó con los feligreses pidiendo Posada en St. Anne Carthage y St. Michael Forest, una tradición antes de Navidad que representa a la Sagrada Familia en busca de refugio, hasta encontrar un lugar en un establo. Fue allí donde nació el hijo de Dios,”…para enseñarnos que entregarnos a los demás nos hace felices”, dijo el cardenal Ramazzini. Agregó que ser cristiano es ser coherente con la fe y ayudarse mutuamente, recalcando “… si usted cree que Dios es amor, ese, es el camino a seguir.”

CARTHAGE – Decenas de peregrinos, de la parroquia de Santa Ana, acompañaron en Posada al cardenal Ramazzini y al padre Odel Medina, ST., el viernes, dic. 12, 2019. Antes y después de la posada hubo oraciones, música, ponche caliente y comida de Guatemala.


Apoyo continuo para familias afectadas
Durante su visita a Mississippi, el Cardenal Ramazzini recibió el compromiso continuo de miembros de Caridades Católicas Jackson, el Centro de Justicia de Mississippi, el Instituto Jesuita de Investigación Social, la Alianza de Derechos de Inmigrantes de Mississippi (MIRA) y otros grupos comunitarios, que han movilizado voluntarios para distribuir ayuda, ofrecer transporte para visitar a familiares detenidos y servicios de traducción para los tribunales.
Extensión Católica, organización sin fines de lucro con sede en Chicago, que patrocinó la visita pastoral del cardenal Ramazzini, anunció, en la conferencia de prensa celebrada en la oficina de la Cancillería en diciembre 20 de 2019, su nueva iniciativa de salud mental a través de su “Fondo Holy Family” para proporcionar asesoramiento y otros servicios a las familias afectadas por las redadas. Esta iniciativa de Catholic Extension es una asociación entre el Southeast Pastoral Institute (SEPI) de Miami y el Fondo Holy Family, un programa de ayuda a las familias en los Estados Unidos que dependen financieramente de un padre que ha sido detenido o deportado por razones de inmigración. A través del fondo, Catholic Extension ha garantizado el flujo de ayuda para apoyar .la entrega de recursos básicos a las iglesias que atienden las necesidades humanitarias y espirituales de las familias en Mississippi afectadas por la crisis causada por las redadas de ICE.
“Las redadas, como la que vimos en Mississippi, causan un caos masivo para estas familias,” dijo Joe Boland, vice presidente de Extensión Católica. “Necesitamos continuar asegurándonos de que obtengan los recursos y servicios que necesitan para abordar el sufrimiento a largo plazo causado por un sistema en el que los padres son separados por la fuerza de sus hijos, y eso es lo que pretendemos hacer.”
La iniciativa de salud mental se creó para aliviar el trauma y la ansiedad persistentes creados para los niños separados de sus padres debido a la detención o deportación. Este esfuerzo incluirá asesoramiento, atención pastoral, ayuda para la salud mental y otros servicios para abordar las consecuencias psicológicas que sufren las familias que han sido separadas.
Durante la conferencia de prensa, Boland describió haber recibido una carta de un niño de 8 años de Morton después de las redadas. La madre del niño había estado detenida durante dos meses antes de ser puesta en libertad. El niño escribió: “Gracias por recordarnos, por no abandonarnos. … En el futuro, no se olviden de nosotros porque son los niños los que más sufren.”
Se pueden hacer donaciones al Fondo Sagrada Familia para ayudar a lanzar y mantener este nuevo programa de salud mental en catholicextension.org/family

CARTHAGE – El cardenal Ramazzini escuchó varios testimonios de familias afectadas por las redadas de Inmigracion. Después de su conversación, el viernes, dic. 20, 2019, varias madres pidieron al cardenal bendiciones para sus hijos.(Fotos por Berta Mexidor)

Reflexiones sobre la vida y la muerte

En los últimos años, en momentos tranquilos de reflexión, el tío Joe, como Simeón, justo y devoto, expresó su gratitud por muchas bendiciones y su amor por todos en su vida. De hecho, Dios permitió a su siervo ir en paz en la mañana de la fiesta de la Sagrada Familia …

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Durante la mañana de la Fiesta de la Sagrada Familia, el 29 de diciembre de 2019, en el corazón de la temporada navideña, mi tío Joe Calomino murió pacíficamente, en su cumpleaños, a la edad de 96 años. Tuve la bendición de estar, en mis vacaciones anuales al noreste, con la familia en este momento notable cuando cayó el telón sobre el último miembro de esa generación, respetuosamente llamada “la más grande.”
Fueron nueve hermanos del lado de mi madre y siete del lado de mi padre. Mi tío Emil murió el verano pasado a la edad de 94 años y él y el tío Joe desafiaron el tormentoso clima invernal del 6 de febrero de 2014 para estar presente en mi ordenación e instalación como el onceavo Obispo de Jackson. Ambos vivieron vidas de servicio amoroso profundamente arraigadas en la fe en el Señor Jesús y en el amor por él en la Eucaristía. La misa diaria, con el rosario de antemano, fue la piedra angular del día del tío Joe, su pan de cada día y que lo inspiró a aferrarse a nuestro objetivo final de tener comunión con Jesucristo para siempre. Un paseo por el carril de la memoria proporciona los antecedentes de por qué nuestra familia celebró su funeral con alegría, orgullo y un poco de tristeza por una vida bien vivida.
El tío Joe nació en 1923 y se graduó de la escuela secundaria en 1942 cuando se desataba la Segunda Guerra Mundial. Inmediatamente, se alistó en el ejército y fue enviado al sur de Inglaterra para ser parte del esfuerzo que se alzaría con la invasión de Normandía. Eran seis hermanos, en esta rama del clan Calomino, y cinco de ellos sirvieron en la Segunda Guerra Mundial. El sexto estubo desconsolado cuando no pudo alistarse debido a discapacidades físicas descalificantes. Las familias y la nación estuvieron abrumados, en un corazón y una mente, en la década de 1940 en defensa de nuestros aliados y la libertad, tal vez por única vez en nuestra historia.
Después, como muchos otros, el tío Joe regresó a casa para casarse y construir una vida con su amada Angeline, la tía Lena, un matrimonio de 62 años que terminó cuando ella murió en 2009. No fueron bendecidos con hijos, pero la extensa familia habría tenía un gran agujero sin su presencia amorosa. En el funeral, no pudimos contar cuántos ahijados estuvieron juntos, tal vez una docena o más. Después de su retiro a la edad de 65 años, como almacenista de distribuidores de alimentos, comenzó a ofrecerse como voluntario en el puesto de alimentos de la asociación local de juegos, sirviendo a los jugadores de béisbol y fútbol y a sus familias hasta el pasado octubre, cuando terminó la temporada. En el transcurso de esta vida extraordinaria, fue una bendición para la familia, los vecinos, la iglesia, la comunidad y la nación.
Al reflexionar sobre su vida y muerte, me recuerda a Simeón y Anna, que fueron las figuras venerables que aparecen en la narración de la infancia del Evangelio de San Lucas durante la presentación del niño Jesús en el Templo por José y María. Sus vidas fueron un testimonio de fe y esperanza, esperando fielmente y orando activamente por el cumplimiento de la promesa del Mesías. Habría un gran vacío en la historia de Navidad si no fuera por estos ancianos que estaban allí para alentar y apoyar espiritualmente a María y José en el plan de salvación de Dios, para ellos y para todas las naciones.
Recordemos estas palabras inspiradas en el Evangelio de San Lucas. “En aquel tiempo vivía en Jerusalén un hombre que se llamaba Simeón. Era un hombre justo y piadoso, que esperaba la restauración de Israel. El Espíritu Santo estaba con Simeón, y le había hecho saber que no moriría sin ver antes al Mesías, a quien el Señor enviaría. Guiado por el Espíritu Santo, Simeón fue al templo; y cuando los padres del niño Jesús lo llevaron también a él, para cumplir con lo que la ley ordenaba, Simeón lo tomó en brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, tu promesa está cumplida: puedes dejar que tu siervo muera en paz. Porque ya he visto la salvación que has comenzado a realizar a la vista de todos los pueblos, la luz que alumbrará a las naciones y que será la gloria de tu pueblo Israel.» (Lucas 2: 25-32)
En los últimos años, en momentos tranquilos de reflexión, el tío Joe, como Simeón, justo y devoto, expresó su gratitud por las muchas bendiciones y su amor por todos en su vida. De hecho, Dios permitió a su siervo ir en paz en la mañana de la fiesta de la Sagrada Familia, cuando nació en la vida eterna.
Este fin de semana es la culminación de la temporada navideña con el Bautismo del Señor Jesús en el río Jordán a manos de Juan el Bautista. A través de la fe y el bautismo, nos convertimos en miembros del Cuerpo de Cristo y la familia de Dios, hijos adoptados, ya no esclavos del pecado, más bien herederos de la vida eterna.
Somos los hijos de Dios, hermanas y hermanos del Señor Jesús, y Templos del Espíritu Santo. Que no recibamos el don de Dios en vano, derrochando nuestra herencia en las vanidades de la vida. En cambio, estamos invitados a hacer de nuestras vidas algo hermoso para Dios. Que seamos inspirados por otros en nuestras vidas, en cada generación, que responden diariamente al llamado de Dios con sabiduría, conocimiento y gracia.
Requiescat in pace, tío Joe, mientras te unes a la Nube de Testigos que nos alienta a “pelear la buena batalla, mantenernos fiel y terminar la carrera” en la vida eterna. (2 Timoteo 4: 7)

Seamos un faro de justicia y paz

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
La Palabra de Dios en Adviento se desborda con una visión de justicia y paz, esperanza y reconciliación, solidaridad y comunidad para que este tiempo sea un anticipo de la eternidad. Al comienzo de esta temporada de expectativa y preparación, el primer domingo de Adviento, proclamamos el sueño de Dios para nuestro mundo según el profeta Isaías.
El siguiente pasaje de las Sagradas Escrituras se escuchó en toda la Iglesia Católica poco después que el Papa Francisco habló, con gran emoción, en los memoriales de Nagasaki e Hiroshima, sitios de las pesadillas nucleares que marcaron la culminación de la devastación al final de la Segunda Guerra Mundial:
“Éstas son las profecías que Isaías, hijo de Amós, recibió por revelación acerca de Judá y Jerusalén: En los últimos tiempos quedará afirmado el monte donde se halla el templo del Señor. Será el monte más alto, más alto que cualquier otro monte. Todas las naciones vendrán a él; pueblos numerosos llegarán, diciendo: «Vengan, subamos al monte del Señor, al templo del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos y podamos andar por sus senderos.» Porque de Sión saldrá la enseñanza del Señor, de Jerusalén vendrá su palabra. El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos de pueblos numerosos. Ellos convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción para la guerra. ¡Vamos, pueblo de Jacob, caminemos a la luz del Señor!”
En estos monumentos, donde antes se abrieron las puertas del infierno, el Papa Francisco se solidarizó, una vez más, con la larga lista de profetas del Antiguo Testamento y papas de la era moderna y posmoderna, para clamar por justicia y paz con el ser humano.
San Juan XXIII escribió Pacem en Terris en 1963, menos de dos décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial, abordando, en parte, el terrible desperdicio de recursos en la enloquecedora carrera armamentista, la bestia voraz del complejo militar-industrial, del cual el presidente Dwight D. Eisenhower advirtió en la década de 1950.
El 4 de octubre de 1965 el Papa Pablo VI, primer papa en comparecer ante las Naciones Unidas, habló de los horrores de la guerra y de la absoluta necesidad de la paz mundial. Él suplicó, con profunda emoción en su voz, “¡No más guerra! ¡Guerra, Nunca jamás!!
Dos años más tarde, escribió Populorum Progressio, el Desarrollo de los Pueblos, en el que abordó el terrible costo que el desarrollo, el despliegue y el uso de armas causaron en la familia humana, drenando los recursos necesarios para el desarrollo y matando el espíritu humano. Esta enseñanza apostólica exigía el pleno desarrollo de cada persona y de toda la persona. (n. 14)
El Papa Juan Pablo II y el Papa Benedicto vivieron directamente el infierno de la Segunda Guerra Mundial en Polonia y Alemania y a menudo hablaron con celo profético por la dignidad de la persona humana, la justicia y la paz. En el 50 aniversario de Populorum Progressio en 2017, el Papa Francisco estableció el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, aplicando su pasión a la visión de Isaías, citada anteriormente. El Papa Francisco ama el concepto de integración y ve su necesidad urgente en todas las dimensiones de la vida. El desarrollo no puede restringirse al crecimiento material; significa integrar cuerpo y alma que encuentra su fuente en la Encarnación, el Dios-Hombre, Jesucristo. El desarrollo integral le da gloria a Dios y está en una relación con los demás. Desde lo personal a lo global, nuestro llamado es integrar a los pueblos de la tierra en armonía sostenible. La solidaridad y la subsidiariedad están en el corazón de la integración social de la economía, las finanzas, el trabajo, la cultura, la vida familiar y la religión al servicio de la red de la vida.
El Papa Francisco afirmó elocuentemente que “la vida humana es como una orquesta que suena bien si los diferentes instrumentos están acordes y siguen un puntaje compartido por todos: persona significa relación, no individualismo; afirma la inclusión, no la exclusión, la unicidad con una dignidad inviolable, en lugar de la explotación; libertad no coerción. El desarrollo humano integral es el camino del bien que la familia humana está llamada a recorrer.”
Más tarde, en noviembre de 2017, en Roma, en un simposio internacional llamado: “Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para el desarrollo integral,” el Papa recordó a los participantes que el desarme integral solicitado por el Papa Juan XXIII en Pacem en Terris aún no se ha logrado. El pesimismo sombrío debe dar paso a un realismo saludable. El Papa Francisco declaró y citó la reciente declaración de las Naciones Unidas en 2015 que condena las armas nucleares como un medio ilegal de guerra, uniéndose a las filas de las armas biológicas y químicas prohibidas. Los catastróficos efectos humanitarios y ambientales serían impensables. El Santo Padre insistió en que la implacable carrera armamentista, nuclear y llamada convencional, “desvía recursos de la lucha contra la pobreza, la realización de proyectos educativos, ecológicos y de salud y el desarrollo de los derechos humanos. … No se pueden mantener las relaciones internacionales cautivas de la fuerza militar, la intimidación mutua y el desfile de arsenales. … El progreso que es efectivo e inclusivo puede lograr la utopía de un mundo libre de instrumentos mortales y de agresión, contrario a las críticas de aquellos que consideran idealista cualquier proceso de desmantelamiento.”
En el vuelo de regreso desde Japón, después de visitar Nagasaki e Hiroshima y al hablar sobre el uso de las armas nucleares, el Papa recordó a los periodistas “…Dije nuevamente que el uso de armas nucleares es inmoral; Esto debe ir al Catecismo de la Iglesia Católica. Y no solo el uso, sino también la posesión.”
Estados Unidos es la única superpotencia en este momento de la evolución de la humanidad y tenemos el potencial de ser un faro de mayor justicia y paz que puede guiar a las naciones del mundo en el camino del desarme integral. hacia el desarrollo humano integral, con el anhelo de Isaías, “¡Vamos, pueblo de Jacob, caminemos a la luz del Señor!”

En tiempos ordinarios y extraordinarios

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
La Palabra de Dios en nuestras celebraciones de sábado por la tarde y domingo a fines del otoño y principios del invierno nos retan con un espíritu de urgencia a considerar nuestras elecciones diarias y el impacto que tienen en nuestras relacione con Dios, los demás y nosotros mismos. El Señor Jesús, en el Evangelio del domingo pasado, abordó el trauma de los desastres naturales y las inevitables persecuciones y martirios que golpearían a muchos de sus fieles discípulos.
¿Son estos los signos reveladores de los últimos tiempos? En realidad, no, Jesús responde, pero tenga la seguridad de que el Espíritu Santo, la promesa de la vida eterna, habita dentro de usted y “con perseverancia salvará sus vidas”. El profeta Malaquías pronuncia audazmente que “para aquellos que temen el nombre del Señor,” surgirá el sol de la justicia con sus rayos curativos “. Nuestra respuesta cantada o hablada siguió:” El Señor viene a gobernar la tierra con justicia.“ ¡Por supuesto!
Mientras tanto, San Pablo, en armonía con las enseñanzas del Evangelio del Señor sobre la perseverancia, instruyó a sus amados hermanos y hermanas en Tesalónica, viviendo en previsión de la segunda venida, que la vida diaria tiene un patrón justo hasta el momento en que el Señor vuelva a llevarse a cada uno de ustedes. “De hecho, cuando estuvimos con usted, le indicamos que, si alguien no estaba dispuesto a trabajar, tampoco debería comer … Oímos que algunos se están comportando entre ustedes de manera desordenada, al no mantenerse ocupados sino ocuparse del negocio de otros.” En períodos ordinarios y extraordinarios, por la gracia de Dios, debemos perseverar en amar todo lo que es santo, bueno y digno de alabanza, hacer justicia y caminar humildemente con nuestro Dios.
Al regresar de la Conferencia Anual de los Obispos en Baltimore, reflexioné sobre la variedad de asuntos urgentes que se abordaron en el transcurso de cuatro días. Mi período de tres años en el Comité para la Protección de Niños y Jóvenes ha finalizado y estoy agradecido por haber tenido la oportunidad de servir con laicos, sacerdotes y obispos de todo el país que están comprometidos con la promesa de proteger y la promesa. para sanar a todos los que han experimentado el crimen y sufren el trauma del abuso sexual como menores. Del mismo modo, estoy orgulloso de la dedicación en toda nuestra diócesis para todos los que abrazan esta causa justa y permanecen atentos, como lo confirmó nuestra auditoría recientemente completada.
Durante la Conferencia, el Obispo Robert Barron ofreció un camino claro para la evangelización en nuestra cultura posmoderna, un asunto urgente, especialmente a la luz del fuerte desgaste de la fe religiosa entre las generaciones más jóvenes. ¿Cuál es la respuesta urgente? Su investigación atestigua que las obras de justicia, la belleza de nuestras liturgias, la arquitectura de la iglesia, la música y el arte, la profundidad, altura y aliento de nuestra tradición intelectual, y el compromiso sabio e inteligente de las redes sociales son, individual y colectivamente, caminos para invitar, a aquellos al margen de la fe religiosa para encontrar al Señor crucificado y resucitado. El bien, la belleza y la verdad fundamentales, después de todo, es una relación personal con el Señor Jesús, el Camino, la Verdad y la Vida, y una vida al servicio del Reino de Dios. Es una forma de vida marcada por el propósito y la promesa, pero también invita al rechazo, la hostilidad y la persecución.
El obispo Barron ofreció esta reflexión a través del lente del Evangelio del domingo pasado de San Lucas. “Amigos, en el Evangelio de hoy, Jesús describe la resistencia violenta del mundo al establecimiento del reino de Dios. Desde los primeros días hasta el presente, la comunidad de Jesucristo ha sido el foco de la violencia del mundo. El viejo principio de ‘matar al mensajero’ se aplica aquí. La Iglesia anunciará hasta el fin de los tiempos, que el viejo orden está desapareciendo, que está surgiendo un nuevo mundo de amor, no violencia y vida. Este anuncio siempre enfurece al mundo del pecado, siempre. El siglo XX lo demostró siendo el más sangriento de la historia y el siglo con más mártires.“
Por lo tanto, en el tiempo ordinario somos testigos, a través del servicio, la adoración, la enseñanza y empleando lo último en comunicaciones. En tiempos extraordinarios, morimos por la fe, sabiendo que la sangre de los mártires, más que todos los demás esfuerzos de evangelización combinados, garantizará que la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, perdure hasta el fin de los tiempos. En el vasto paisaje en el que la iglesia vive, se mueve y tiene su ser, tanto en la longevidad como en nuestra misión múltiple, hay potencialmente un hogar para muchos en el banquete de la vida. Una fe personal que ve la urgencia de una vida bien vivida en el Señor puede manifestarse en su mandato de hacer discípulos a través de la Palabra, la Adoración, el Servicio y la Justicia Social, desde la fundación de la vida en el útero hasta que la eternidad amanezca a través de la puerta de muerte.
Junto con el Obispo Barron, el Obispo Nauman, el presidente del Comité de Pro-Vida habló elocuentemente sobre el compromiso de crear una cultura de vida donde cada niño no nacido pueda encontrar un hogar. Asimismo, el obispo Mark Sis y el obispo Shelton Fabre abordaron la urgente necesidad de una reforma migratoria justa y una nación libre del flagelo del racismo.
Hay muchas fuerzas que trabajan para socavar la perseverancia en la fe, pero hay muchos caminos que conducen a la vida. La mayor seguridad para el creyente es el Espíritu Santo prometido, cuyo poder amoroso perdura para siempre. Que el Señor crucificado y resucitado nos conceda una temporada de refrigerio y esperanza, individualmente, en nuestras familias y en todas nuestras comunidades de fe, un espíritu de perseverancia que nos permitirá salvar nuestras vidas.