Las asignaciones abren la puerta a una “nueva vida” para los pastores

Por Obispo Joseph R. Kopacz, D.D.
Con la imagen del Buen Pastor ante nosotros y con su voz resonando en nuestros corazones y mentes, al centro del tiempo Pascual, encomendemos los sacerdotes de nuestra diócesis a nuestro crucificado y resucitado Señor, aquellos que se esfuerzan por seguir sus pasos, especialmente aquellos que anticipan cambios en el tiempo que se avecina.

En particular, pedimos la bendición de Dios sobre el Diácono Andrew Bowden, a quien ordenare al sacerdocio de Jesucristo para la Diócesis de Jackson, este sábado 14 de mayo en nuestra Catedral de San Pedro Apóstol.

Obispo Joseph R. Kopacz

Durante el último fin de semana del cuarto domingo de Pascua, que siempre está dedicado al Buen Pastor, una cohorte de nuestros sacerdotes se dirigió a sus congregaciones para informarles que serían transferidos, para pastorear otros rebaños que necesitan un pastor ya sea por jubilaciones o salidas en la Diócesis de Jackson.
Algunos están empacando y mudándose físicamente en una variedad de períodos de tiempo, mientras que otros permanecen en su lugar pero se esfuerzan generosamente para pastorear comunidades parroquiales adicionales. Como muchos saben, los cambios significativos en la vida no son fáciles y requieren mucho tiempo y energía.

El fin de semana pasado, con la imagen del Buen Pastor ante mí, reflexioné sobre las transiciones, durante los últimos 45 años, en mi vida como sacerdote y pude recordar los sentimientos que me atravesaron durante los cambios de asignación, incluso después de muchos años.

Hay un morir que ocurre, con cada cambio de lo que era, también con un sacerdote cuando deja una parroquia, donde conoce a muchos por su nombre y cuyas voces resuenan con los recuerdos de las experiencias pastorales del nacimiento y la muerte, y cada etapa intermedia. Lo desconocido que aguarda puede evocar sentimientos de ansiedad e incertidumbre.

Recuerdo un cambio en una asignación en la que la gente me dio una gran despedida una noche y a la mañana siguiente, el monaguillo de la Misa en la nueva parroquia me miró con curiosidad y me preguntó: “¿Cuál es tu nombre, por favor?” Sonreí interiormente en ese momento y dije: “sí, es un nuevo día.”

Es el ciclo de morir y resucitar que experimentamos en la muerte y resurrección del Buen Pastor. Para el sacerdote trasladado puede haber duelo en la separación y sin embargo un cambio de destino parroquial abre la puerta a una nueva vida en el pastoreo de las personas, familias y comunidades de fe que el Señor nos confía.

Con cada “dejarse llevar” y partir, aguarda una nueva vida. Aún así, no es fácil y lleva tiempo que todos se adapten, el nuevo pastor y la gente, para establecer relaciones de confianza, respeto y amor.

Que nuestra oración se eleve al cielo por todos nuestros sacerdotes a quienes el Señor llama para ser buenos pastores.

San Pedro exhortaba a los líderes pastorales de su época con las siguientes palabras: “Cuiden de las ovejas de Dios que han sido puestas a su cargo; háganlo de buena voluntad, como Dios quiere, y no forzadamente ni por ambición de dinero, sino de buena gana.” (1 Pedro 5:2)

En cualquier parroquia y circunstancia que nuestros sacerdotes y líderes pastorales nos encontremos, que podamos servir con el corazón y la mente de Jesucristo.

La voz del Señor es para todos los bautizados.

“Todo estará bien …… y todo tipo de cosas estarán bien”.

Lady Julian de Norwich y la lección de la esperanza

Por Melvin Arrington

La aclamada mística inglesa conocida como Lady Julian o Dame Julian (o Juliana) de Norwich (c. 1342 – c. 1416) fue, con toda probabilidad, una monja benedictina cuyo nombre de nacimiento se ha perdido en la historia. Lady Julian vivió durante el siglo XIV, una época que la historiadora Barbara Tuchman en su estudio clásico A Distant Mirror caracterizó como “calamitosa”. Esos fueron en verdad tiempos oscuros y peligrosos asediados por plagas, guerras, pogromos, hambrunas y cismas. Sin embargo, a pesar de todos los trastornos sociales, así como de sus propias tribulaciones personales, Julian se mantuvo sorprendentemente optimista y esperanzada.

Melvin Arrington, Jr

En 1373 enfermó de muerte, una condición por la que realmente había orado en un esfuerzo por unirse a Cristo en el sufrimiento. El 8 de mayo de ese año, mientras estaba cerca de la muerte, Juliano recibió 16 visiones (o “apariciones”) de Nuestro Señor, comenzando con la Corona de Espinas. Aunque afirmaba ser una “simple criatura iletrada” (probablemente una referencia a no saber latín), escribió, poco después de su recuperación, un volumen de meditaciones basado en estas visiones. Esta obra, Revelations of Divine Love, ahora considerada un clásico de la espiritualidad occidental, también se destaca por ser el primer libro en inglés escrito por una mujer.

Julian produjo dos versiones de las Revelaciones, ambas escritas en inglés medio: el “Texto corto”, que contiene 25 capítulos, compuesto poco después de recibir las “proyecciones”, y el “Texto largo”, que consta de 86 capítulos, escrito durante un período de veinte años. Este último ofreció un relato más detallado como una forma de explicar y aclarar el significado de las visiones.

Después de su roce con la muerte, se retiró del mundo y vivió el resto de su vida como anacoreta o una reclusa urbana, confinada en una pequeña habitación parecida a una celda adjunta o “anclada” a el muro exterior de la Iglesia de San Julián en Norwich, Inglaterra, la misma iglesia por cuyo nombre la conocemos hoy. Pasó esos últimos años meditando en las 16 revelaciones y ofreciendo consejos espirituales a todos los que venían a buscar su consejo.

Me interesé por primera vez en la vida y los escritos de esta santa mujer el otoño pasado mientras me recuperaba de una enfermedad que amenazaba mi vida. A diferencia de la enfermedad de Julián, que ella le había pedido a Dios, la mía me fue impuesta. Recuerdo que el médico de la sala de emergencias me dijo: “Bueno, parece que vas a sobrevivir”. ¿Qué? ¡Espera un minuto! ¿Sobrevivir? ¡Mi situación no podía ser tan grave! Pero así fue, y como pronto supe, me enfrentaba a varios meses de terapia con medicamentos y tiempo de recuperación. Más adelante en esa conversación, el médico comentó que no podía entender cómo había llegado vivo al hospital. Aquí está mi explicación: Dios debe haber intervenido en mi nombre y realizó un milagro porque tenía algo más para mí. Los milagros ocurren, y cuando ocurren, es por una razón. Me hago eco de todo corazón del presidente Reagan, quien, después del atentado contra su vida, dijo: “Ahora sé que los días que me quedan le pertenecen a Él”.

Para el observador moderno, el hecho de que Julian orara por una enfermedad que le causaría un sufrimiento terrible y la llevaría a las puertas de la muerte es más que desconcertante. ¿Se hizo esta petición inusual en un esfuerzo por purgar algún pecado mortal? no lo sabemos, Pero claramente, ella creía que a través de su agonía podría acercarse más a Jesús y, por lo tanto, llegar a ser más como Él. En cuanto a mí, mi terrible experiencia me acercó a Nuestro Señor de una manera que nunca antes había conocido y me dio un renovado sentido de esperanza. Él verdaderamente puede sacar algo bueno de una mala situación. (Romanos 8:28)

Según el Catecismo, por la virtud teologal de la esperanza “queremos el reino de los cielos y la vida eterna como nuestra felicidad, confiando en las promesas de Cristo y confiando no en nuestras propias fuerzas, sino en la ayuda de la gracia del Espíritu Santo.” (CCC 1817) Además, esta virtud “guarda al hombre del desánimo; lo sostiene en los momentos de abandono; abre su corazón a la espera de la bienaventuranza eterna”. (CCC 1818) El Catecismo añade que la esperanza “nos da alegría incluso en la prueba”. (CCC 1820) Durante el encuentro cercano de Juliana con la muerte, ella pudo reclamar esta alegría por las palabras tranquilizadoras que Nuestro Señor le había dicho, las mismas palabras con las que la recordamos hoy: “Todo estará bien, y todo estará bien, y todo estará bien.”

Aunque a veces se le conoce con el título de “Santo” o “Bendito”, este notable místico inglés nunca fue canonizado ni beatificado oficialmente. Sin embargo, la iglesia la conmemora el 13 de mayo; además, el Catecismo (CCC 313) la cita como autoridad. Las lecciones importantes que ella nos puede enseñar se pueden resumir de la siguiente manera: todos tenemos una cruz que debemos llevar, y sin importar el peso de esa cruz, sin importar las pruebas y tribulaciones que enfrentemos, la gravedad de la aflicción o la intensidad del dolor que tenemos que soportar, en resumen, no importa lo malo que sea: “Todo estará bien”. Como dice el arzobispo Sheen, “Nunca debemos temer el resultado de la batalla de la vida; nunca necesitamos preguntarnos si ganaremos o perderemos. ¡Por qué ya hemos ganado, solo que la noticia aún no se ha filtrado!

Lady Julian de Norwich pudo proclamar “Todo estará bien” porque podía ver el panorama general. Su esperanza se basaba no sólo en esta vida, sino también en el anhelo de unión con Dios y el deseo de pasar toda la eternidad con Él en el mundo venidero. Si tenemos esta misma esperanza, podemos experimentar una alegría y una paz similares que nadie puede quitarnos.

Mundo en fotos

El Papa Francisco saluda a las parejas recién casadas durante su audiencia general en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 4 de mayo de 2022. La gran pancarta es de Nuestra Señora de Guadalupe. (Foto del CNS/Vatican Media)
El padre Paul Obayi sostiene un cráneo humano recuperado de un santuario donde realizó un exorcismo, en esta foto del 19 de abril de 2022 en Nsukka, Nigeria. El padre Obayi, un exorcista designado, está conservando artefactos religiosos tradicionales en un museo para conservar el patrimonio cultural local. (Foto del CNS/Valentine Iwenwanne)
Una mujer sostiene una imagen de la Hermana del Buen Pastor María Agustina Rivas López durante la Misa de beatificación de la Beata Agustina el 7 de mayo de 2022 en La Florida, en la región amazónica central de Perú, en la misma plaza donde fue asesinada por terroristas en 1990. (Foto de CNS/Kurth Mendoza, Conferencia Episcopal Peruana)
Los reclutas de la Guardia Suiza llegan para la ceremonia de inducción de 36 nuevos guardias en la sala Pablo VI del Vaticano el 6 de mayo de 2022. La ceremonia se lleva a cabo el 6 de mayo para marcar la fecha en 1527 cuando 147 Guardias Suizos perdieron la vida defendiendo al Papa Clemente VII en el saqueo de Roma. (Foto del SNC/Paul Haring)

Dias de las Madres

Vardaman – El Padre Cesar Sanchez celebro una Misa dedicada en especial a las madres en su día, el domingo 8 de mayo. Cada una de ellas recibió una rosa y bendición especial. (Foto cortesía de Danna Johnson)

Ayuda a embarazadas

La organización Birthright (Derecho a Nacer) celebró el 8 de mayo, Dia de las Madres, con los parroquianos y el Padre Clem Oya de la Iglesia Católica de la Sagrada Familia. Allí regalaron algunas de las 100 bolsas de regalo para bebés destinadas para futuras madres. En su página de Facebook hicieron un llamado a todas las madres expectantes y en situación de bajos recursos.

La iniciativa se realizó para celebrar, honrar y ayudar a las mamás necesitadas. La organización Birthright (Derecho a Nacer) tiene su oficina en Ridgeland para ayudar semanalmente a las mujeres embarazadas en busca de ayuda. Para hacer una cita debe llamar al 601-371-7711

Trabajadores de la iglesia: Católicos deben apoyar a víctimas en conflictos mineros

Por Barbara Fraser

LIMA, Perú (CNS) — En medio de los conflictos entre las empresas mineras y las comunidades en América Latina, los católicos deben apoyar a las personas cuyas vidas y medios de subsistencia están amenazados por la contaminación y las violaciones de los derechos humanos, expresaron trabajadores de la iglesia.

Las comunidades afectadas por la minería — y las personas de la iglesia que trabajan con esas comunidades — obtienen fortaleza de las espiritualidades que se centran en proteger lo que el papa Francisco llama “nuestra casa común”, según dicen miembros de la Red de Iglesias y Minería, quienes se reunieron aquí del 24 al 28 de abril.

Dicho encuentro reunió a 40 personas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, y Perú, además de Francia, Alemania, y Suiza.

Miembros de comunidades indígenas acampan en la propiedad de la mina de cobre Las Bambas, de propiedad china, en Perú, el 26 de abril de 2022. El 27 de abril, el gobierno peruano declaró el estado de emergencia cerca de la mina de cobre, donde la producción se detuvo durante una semana debido a las comunidades indígenas acampado adentro. (Foto del CNS/Ángela Ponce, Reuters)

Cuando los países latinoamericanos declararon cuarentena durante la pandemia de coronavirus, las minas en muchos países continuaron operando, lo que a menudo exacerbó los conflictos con las comunidades locales, señalaron los miembros de la red en una presentación pública el 27 de abril.

Y es probable que tanto la guerra en Ucrania como la demanda de minerales para nuevas tecnologías energéticas, como la solar y la eólica, aumenten la presión para la minería en el futuro, lo que generará mayores tensiones con las comunidades, manifestó el padre Dario Bossi, provincial de los Misioneros Combonianos en Brasil y coordinador de la red.

“¿Cuánto más esto va a avanzar así, o peor? Hemos visto que en tiempos de pandemia y de guerra, en lugar de disminuir, (la minería) se expande. El aumento de conflictos y muertes es precisamente porque esto está llegando al límite”, acotó, y agregó que los conflictos son “una señal de que el tiempo se está acabando”.

Los conflictos toman diversas formas en la región.

En Brasil, donde el colapso de las represas de relaves en 2015 y 2019 — en las minas propiedad de la minera Vale — causó destrucción ambiental y mató a cientos de personas, las víctimas aún esperan compensaciones y las comunidades se sienten excluidas de las negociaciones, indicó el hermano franciscano Rodrigo Péret.

Mientras tanto, empresas más pequeñas continúan explorando nuevas áreas, lo que a menudo genera división dentro de las comunidades, dijo.

En la provincia de Chubut, en el sur de Argentina, los planes de Anglo American PLC, con sede en Gran Bretaña, para explotar uno de los depósitos de plata más grandes del mundo continúan, a pesar de la oposición de las comunidades locales, indicó Claudia Huircan, quien coordina el programa de justicia, paz, e integridad de la creación de los Misioneros Claretianos en Argentina, Chile, Uruguay, y Paraguay.

Esta exploración afecta sitios considerados sagrados por las comunidades indígenas mapuches, acotó, y a “defensores de la casa común y de la Madre Tierra” que se oponen al proyecto se los tilda de delincuentes.

Esa es una queja común en las comunidades afectadas por las industrias extractivas en la que se ha convertido la región más mortífera para los defensores del medio ambiente y los territorios comunitarios, según reporta el grupo ambientalista Global Witness. Tres cuartas partes de los 227 asesinatos que registró la organización en 2021 se cometieron en América Latina.

América Latina juega un papel clave en la provisión de minerales al mundo, dijo César Padilla del Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, con sede en Chile, a través de una conexión virtual durante la presentación del 27 de abril. Chile y Perú lideran la región, especialmente en producción de cobre, pero también son importantes otros países, como Bolivia, gran productor del litio que se usa en las baterías de los vehículos eléctricos.

“Somos víctimas de esta abundancia”, expresó Padilla. “El problema más grave es que la abundancia conduce a una narrativa que iguala industrias extractivas con riqueza y bienestar”.

Si bien la minería ha aumentado los ingresos generales en muchos países de América Latina — lo que ha contribuido a reducir las tasas de pobreza nacional — los beneficios no se han extendido a muchas de las comunidades más cercanas a minas en lugares como la Cordillera de los Andes.

En Cajamarca, la zona de Perú que alberga una de las minas de oro más ricas de la región, dos de cada cinco personas viven en la pobreza, según cifras oficiales de 2020. En Huancavelica, centro minero desde la época colonial, la cifra es cercana a uno de cada dos.

Prácticamente todos los nuevos proyectos mineros en la región están acompañados de conflictos, dijo Padilla, ya que los gobiernos otorgan concesiones a las empresas en áreas que incluyen comunidades, lo que genera protestas seguidas de reprimendas por parte de las fuerzas de seguridad.

Los gobiernos continúan enfocándose en la extracción de recursos naturales, que sigue siendo la principal fuente de ingresos para muchos países latinoamericanos, en lugar de dar prioridad a garantizar beneficios para las comunidades, agregó.

Tal extractivismo es un esfuerzo por “convertir la naturaleza en dinero”, dijo el padre Bossi. “Lo que necesitamos es otro tipo de conversión”.

Las comunidades están pidiendo a las iglesias que sean aliadas y los obispos católicos de América Latina han dicho que la evangelización implica el cuidado de la creación, dijo el padre Bossi. Aunque a menudo se le pide a la iglesia que sea un “conciliador” en los conflictos, ese no es su papel, agregó. En cambio, debe ponerse del lado de las víctimas en situaciones injustas.

Los católicos en Estados Unidos pueden ayudar en ese esfuerzo apoyando políticas que protegen a las comunidades indígenas y otras comunidades tradicionales en lugares como la cuenca del Amazonas y boicoteando los productos de empresas cuyas prácticas resultan en daños ambientales o violaciones de los derechos humanos, expresó el Padre Bossi a Catholic News Service.

Destacó “la urgencia de levantar una voz desde afuera, por tantos casos de criminalización, muerte, y silenciamiento de personas que defienden sus territorios. Necesitamos la indignación internacional por lo que está pasando en América Latina. Eso ha funcionado en muchos casos. Pidan a los católicos que se unan a nosotros para hablar”.

Funcionarios condenan violencia, amenazas después de filtración sobre caso de aborto

Por Rhina Guidos

WASHINGTON (CNS) — Los funcionarios de la administración de Joe Biden emitieron una declaración contra actos violentos el 9 de mayo, después de protestas frente a las casas de dos jueces de la Corte Suprema en el área de Washington, así como vandalismo y una serie de disturbios dirigidos a lugares donde se encuentran organizaciones que se oponen al aborto. Algunos de ellos incluyen iglesias católicas.

Etiquetando la cuenta oficial de Twitter del presidente de Estados Unidos, @POTUS, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, manifestó que el presidente Joe Biden “cree firmemente en el derecho constitucional a protestar”.

“Sin embargo, eso nunca debería incluir violencia, amenazas, o vandalismo. Los jueces desempeñan una función increíblemente importante en nuestra sociedad y deben poder hacer su trabajo sin preocuparse por su seguridad personal”, tuiteó.

La declaración se produjo después de que agencias de noticias informaran sobre protestas frente a la casa del juez Brett Kavanaugh en Chevy Chase, Maryland, y la casa cercana del presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. Otros dijeron que otro juez y su familia tuvieron que ser llevados a un lugar no revelado debido a amenazas, pero estos rumores resultaron ser infundados.

Después de que el sitio de noticias en línea Politico publicara un informe a fines del 2 de mayo sobre un borrador de opinión filtrado que indica que la mayoría de los jueces de la Corte Suprema parecen dispuestos a revocar Roe v. Wade — la decisión que legalizó el aborto — los que se oponen a que se revoque han protestado. El vandalismo que muestra descontento con el fallo potencial también parece estar en aumento.

El periódico The New York Times informó el 7 de mayo que parte de la pared de la sede de Wisconsin Family Action, en Madison, fue incendiada, dejando un grafiti que decía: “Si los abortos no son seguros, ustedes tampoco”.

En una declaración del 9 de mayo, el obispo de Madison, Donald J. Hying, calificó el vandalismo como “un acto descarado de violencia, que todos los ciudadanos deberían condenar, como un ataque al respeto y la preocupación que nos debemos unos a otros en la búsqueda del bien común”.

Funcionarios de la Oficina de Libertad Religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos indicaron que documentaron nueve incidentes similares el fin de semana posterior a la filtración, que se extendieron desde Nueva York hasta Los Ángeles.

La mayoría fueron interrupciones o destrucción de propiedad como el incidente reportado por The Denver Channel en Colorado, una filial de ABC, donde el personal de la Iglesia del Sagrado Corazón de María, en Boulder, tuvo que eliminar grafiti, pintura, y vidrios rotos durante el fin de semana del Día de la Madre.

Aunque el borrador filtrado no es definitivo, el presidente del tribunal, Roberts, confirmó su autenticidad y pidió una investigación. El borrador, según el informe de Politico, muestra la alineación de cinco jueces en contra de Roe v. Wade, lo suficiente como para anularlo. La decisión final del tribunal podría anunciarse en los próximos dos meses.

Las autoridades de Washington, cansadas después de lo ocurrido durante los ataques del 6 de enero de 2021 en el cercano Capitolio de Estados Unidos, han erigido cercas altas y difíciles de escalar alrededor de la Corte Suprema, donde se han producidos algunos conflictos y donde crecen las tensiones entre grupos que no están de acuerdo.

Católicos en EE.UU. acogen reliquias de beato venezolano

Por Tom Tracy

WESTON, Fla. (CNS) – Cientos de personas, incluyendo muchos venezolanos que viven en Estados Unidos, llegaron a este suburbio de Fort Lauderdale el 1 de mayo para saludar al cardenal de Caracas, Venezuela, y para ver las reliquias del beato José Gregorio Hernández, conocido cariñosamente como el “doctor de los pobres”, a quien el papa Francisco beatificó en 2021.

El cardenal Baltazar Porras, de Mérida, celebró la misa dominical para los feligreses de la iglesia católica de Santa Catalina Drexel, al oeste de Fort Lauderdale. Trajo consigo las reliquias del beato José Gregorio que fueron colocadas para su veneración al frente de la iglesia.

El beato José Gregorio, nacido en 1864, estudió medicina en Europa y ejerció como médico en Caracas, donde a menudo visitaba a los pacientes enfermos sin cobrarles.

Su generosidad con los venezolanos le valió el apodo de “el médico de los pobres”.

Pero en 1919, luego de recoger una medicina para un paciente en una farmacia, el beato José Gregorio fue atropellado por un auto y murió.

Desde entonces, los venezolanos siguen siendo devotos del piadoso médico y atribuyen las curaciones a su intercesión. Es el primer laico venezolano en ser beatificado.

Los años de lucha y agitación política en Venezuela han provocado el éxodo de cientos de miles de venezolanos y el rápido crecimiento de las comunidades de exiliados en Florida y otros lugares de Estados Unidos y América Latina.

Según la información de referencia distribuida por el personal del cardenal, más de un millón de venezolanos han buscado refugio fuera de su patria y 5 millones se han establecido en otros países de América Latina y el Caribe.

El censo estadounidense de 2020 contabilizó 500.000 venezolanos viviendo en EE.UU., con el mayor número de ellos en Florida (más de 273.000), Texas (75.000), Nueva York y Georgia (ambos con unos 23.000) y California (20.000).

La visita del cardenal Porras a Estados Unidos comenzó el 23 de abril en Nueva York; viajó a Washington y Boston antes de llegar al sur de Florida.

“Cuando anunciamos que el cardenal Baltazar vendría, la gente se emocionó, porque es un hombre que habla de derechos y libertades. Siempre fue un hombre que cuida de su pueblo”, dijo el padre Yonhatan Londoño, vicario parroquial de la Iglesia Católica Santa Catalina Drexel y nativo de Colombia. “Es un pastor que quiso venir a saludar a todo su pueblo”.

“Una de sus peticiones es que quiere saludar a todo el mundo y conocer y bendecir a todos con las reliquias”, dijo el padre Londoño a “The Florida Catholic”, periódico de la Arquidiócesis de Miami. “Hay mucha felicidad aquí hoy”.

La gente del sur de la Florida no ha perdido la esperanza de que se produzca un giro en la agitación económica y política de Venezuela, añadió el sacerdote.

“Vienen todos los días a rezar el rosario por la libertad de Venezuela y hacen muchas cosas en la iglesia como recolectar artículos para enviar a Venezuela para ayudar a la gente de allá. Ambas comunidades, la gente en Venezuela y los del exilio, son una sola. Se apoyan mutuamente, se ayudan, se quieren”, dijo el padre Londoño.

Carlota Blanco, que recauda fondos para la Iglesia y para proyectos de caridad en Venezuela, formaba parte de la comitiva que viajaba con el cardenal y las reliquias.

Blanco también está ayudando a la Iglesia a promover e investigar la causa de santidad del beato José Gregorio.

El papa Francisco firmó un decreto en junio pasado aprobando un milagro que se le atribuye, allanando así el camino para su beatificación.

El respectivo milagro fue la curación de Yaxury Solórzano Ortega, una niña de 10 años que recibió un disparo en la cabeza por parte de unos ladrones que intentaban robar a su padre, según la conferencia episcopal venezolana.

Durante la operación, la madre de la niña le rezó al beato José Gregorio. Dijo que sintió una mano en su hombro y escuchó una voz que le decía: “Quédate tranquila, todo saldrá bien”.

Los médicos dijeron inicialmente que Solórzano quedaría discapacitada, y que incluso perdería la capacidad de hablar y ver, si es que sobrevivía a la operación.

Sin embargo, se recuperó completamente 20 días después de la operación.

Una comisión médica de la Congregación del Vaticano para las Causas de los Santos confirmó en enero de 2020 que no había ninguna explicación médica para su curación.

“Estamos aquí para analizar un posible nuevo milagro y viajar con un mensaje de paz y servicio a la gente”, dijo Blanco, señalando que el posible milagro asociado al beato José Gregorio está siendo investigado en Miami.

Después de la misa en Weston, el cardenal Porras viajó una hora hacia el sur para visitar a la comunidad católica en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Doral, no lejos del aeropuerto de Miami. Esa parroquia es considerada el mayor hogar espiritual de los migrantes venezolanos en Florida.

Holy week Juvenil retreat