Los obispos piden libertad para servir

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Recientemente la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) designó la semana del 22 al 29 de junio como la Semana de la Libertad Religiosa, la cual ha evolucionado a partir del surgimiento del Fortnight for Freedom (Quince días por la libertad) en 2008, precisamente en una temporada que culmina con la celebración de la fundación de nuestra nación, cada 4 de julio.
Este marco de tiempo guarda gran relevancia con el tema, tanto para nuestra sociedad al aproximarnos a la celebración anual de la libertad, como para nuestra Iglesia, pues da inicio en el día de santo Tomás Moro y san Juan Fisher, mártires por la libertad religiosa y concluye en el día de san Pedro y san Pablo, prototipos de los mártires en pro de la consciencia religiosa y de la integridad de la fe. «Pero ha sido difícil —afirma el presidente de la Comisión para la Libertad Religiosa de la USCCB, arzobispo Joseph Kurtz de Louisville — al nadar contracorriente en esta cultura. Algunas personas piensan que la libertad religiosa es una amenaza, pero la semana dedicada a la libertad religiosa gira en torno al Evangelio y tiene como propósito inspirar la cultura.” La libertad religiosa es la piedra angular de nuestra nación. La primera enmienda a la Constitución inicia con las siguientes palabras: “El Congreso no hará ley alguna respecto al establecimiento de la religión o a la prohibición de su libre ejercicio…”
Hablando en nombre de la Conferencia de Obispos Católicos, el arzobispo ha instado a los estadounidenses a orar y a “actuar apoyando la libertad religiosa dentro de esta nación y en el extranjero.” El arzobispo continuó: “La libertad religiosa permite el espacio a las personas de fe para servir a otros en el amor de Dios en ministerios tales como en la educación, adopción y tutela temporal, en la salud y en los servicios de inmigración y asilo.
Animamos a las personas de fe a reflexionar sobre la importancia de la libertad religiosa la cual hace posible que dispongamos del espacio para llevar a cabo nuestra misión de servicio y misericordia, e invitamos a todos a orar por nuestros hermanos y hermanas que enfrentan intensa persecución en otras partes del mundo.”
El tema en conmemoración de este año: “Sirviendo a otros en el amor de Dios” representa la naturaleza de la Iglesia por casi dos milenios. Comenzando con el Señor Jesús quien vino, no a ser servido sino a servir, es evidente en sí, en la Biblia y en nuestra tradición que la Iglesia es mayormente fiel a su Señor cuando lleva el manto del servicio a lo largo del camino a la salvación.
La Palabra, la alabanza, la comunidad y el servicio son los estándares de toda comunidad cristiana, y su libre ejercicio es la capacidad de correr a toda potencia, dentro de las estructuras de la Iglesia y como ciudadanos activos en la sociedad por el bien común a través de los servicios y ministerios de la Iglesia. El mandato del Señor es ir y hacer discípulos de todas las naciones, enseñándoles todo lo que les he mandado, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28). Frecuentemente, son nuestros ministerios y servicios los que atraen a las personas a la belleza, la verdad y la luz del Señor crucificado y resucitado, insuflando vida a nuestra evangelización, enseñanza y predicación.
Servir a los otros es central a nuestra visión diocesana y en ocasiones una bendición al echar una mirada larga y amorosa a lo que es real, al panorama de ministerios, trabajos y servicios que se desarrollan en diferentes ámbitos de nuestra diócesis. Esa visión está encarnada en nuestras parroquias y en la educación, en la salud y a través de Caridades Católicas. Es la generosidad de los fieles la que hace posible que esta visión se materialice, y esta abundante y generosa donación ocurre a diario, por medio de eventos destinados a recaudar fondos y a través del Service Appeal (Llamamiento al servicio) que se hace anualmente. En este sentido quiero agradecer a miles de personas a lo largo de toda la diócesis de Jackson quienes generosamente apoyan nuestro Catholic Service Appeal (Llamamiento católico anual al servicio). Este constituye un salvavidas para nuestra misión, visión y para los ministerios de las diversas estructuras diocesanas que representan a nuestra comunidad católica, así como en muchos otros rincones de nuestro estado como signo visible del amor de Cristo por todos. Puede estar seguro de que su apoyo le permite a la diócesis inspirar la cultura mediante el Evangelio, para dar lugar al Reino de Dios, y para servir a los demás en el amor de Dios. Este es el libre ejercicio de nuestra fe católica, en la temporada dedicada a la libertad religiosa o fuera de ella, en nuestras iglesias y en la sociedad. No nos cansemos nunca de ser discípulos y ciudadanos fieles en nombre de la vida, de la justicia y de la paz.
(Translated into Spanish by Mora & Iglesias, LLC, www.moraiglesias.com)

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
A principios de este mes, los Obispos Católicos de los Estados Unidos se reunieron para la reunión anual de primavera en Fort Lauderdale para abordar un rango de realidades pastorales que actualmente afectan a la Iglesia y la sociedad de una manera u otra. Los obispos aprobaron las revisiones de la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes, originalmente promulgada en 2002, reafirmando una vez más el compromiso de la Iglesia para proteger a nuestros niños y jóvenes, y para proporcionar sanación y reconciliación a cualquiera que se encuentre en nuestro medio que haya experimentado el flagelo de abuso sexual.
Hubo también una sincera y, a veces acalorada, discusión entre los obispos sobre el Documento de Ciudadanía Fiel que ha sido una herramienta de enseñanza en la formación de la conciencia en nuestra lucha para ser fieles discípulos católicos del Señor Jesús, así como ciudadanos comprometidos con el bien común de nuestras comunidades y nación. ¿Cuáles son los cambios necesarios en el texto para estar al tanto de los ataques actuales contra la dignidad de la persona humana, como la pobreza, el medio ambiente, la inmigración y el racismo? Esto provocó una serie de respuestas apasionadas.
Una expansión en las Directivas de Atención Médica que guían las fusiones actuales y futuras de los Sistemas de Salud Católica recibió la aprobación de los obispos, así como también desarrollos litúrgicos en el Misal Romano. Un documento en proceso durante algunos años, Encontrando a Cristo en Armonía, el cual trata sobre el rápido crecimiento de la población de católicos asiáticos y de las islas del Pacífico en los Estados Unidos, también recibió casi la aprobación unánime. Por último, el Obispo Shelton Fabre de Houma Thibodaux, Lousiana, dio una actualización sobre la carta pastoral sobre el racismo en la que los obispos votarán este año en Baltimore.
Con el telón de fondo de estos dos documentos, la Diócesis de Jackson se está preparando para formalizar la Causa por la Hermana Thea Bowman, FSPA, en noviembre de este año en la reunión anual de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Nuestro equipo diocesano ha estado trabajado diligentemente para seguir el proceso que nos da un espacio en la agenda de la reunión en noviembre que solicitará la aprobación de los obispos por la Causa de la Hermana Thea para su canonización. Esperamos que reciba el endoso incondicional del cuerpo de obispos y esta es una perspectiva emocionante para la Diócesis de Jackson y para la Iglesia en los Estados Unidos.
La Hermana Thea es reconocida ahora oficialmente como Sierva de Dios, el primer paso en el camino hacia la canonización formal. Su voz profética, su espíritu, su corazón y mente y su herencia son muy necesarios en nuestro mundo contemporáneo, en el hogar y en el extranjero mientras luchamos por superar todo lo que nos divide. Ella era una apasionada de su herencia afroamericana, así como de la creciente diversidad cultural en nuestra sociedad. El fruto podrido del racismo, un grupo étnico o racial contra otro, está desgarrando las costuras de nuestra sociedad.
Sin duda, la Carta Pastoral sobre el Racismo que los obispos promulgarán en noviembre está encarnada en la causa de la Hermana Thea, ya que su vida y su testimonio son suscitados por muchos dentro y fuera de la Iglesia. De un artículo del sacerdote redentorista, el Padre Maurice Nutt, el vicepostulador de su causa, nos adentramos en su asombrosa historia. Conozcan a la Hermana Thea Bowman, nieta de un esclavo en el camino hacia la canonización.
“Nació el 29 de diciembre de 1937 en Yazoo City, Mississippi. Su abuelo nació esclavo y ella fue criada en la fe Metodista. Después de que su familia se mudó a Canton, MS, Bowman fue matriculada en la escuela Holy Child Jesus. Allí se sintió atraída por la fe católica y a la edad de nueve años le preguntó a sus padres si podía convertirse. Cuando cumplió 15 años, Bowman se mudó a La Crosse, Wisconsin, y se unió a las Hermanas Franciscanas de la Adoración Perpetua (FSPA), las religiosas que la inspiraron en la escuela Holy Child Jesús. Se convirtió en la primera Hermana afroamericana de esa orden”.
Su testimonio será una fuente de vida nueva para muchos a medida que su historia gane nueva tracción con la formalización de la Causa de Canonización. Los dejo con sus propias palabras que retratan su espíritu y visión. “¿Qué significa ser negro y católico? … Significa que me atraigo a mí misma, a mi ser negro. Todo lo que soy. Todo lo que tengo. Todo lo que espero llegar a ser. Traigo toda mi historia, mis tradiciones, mi experiencia, mi cultura, mi canción y baile afroamericano, y el gesto y movimiento y la enseñanza y la prédica y la curación y la responsabilidad como obsequio a la iglesia … Creo que la diferencia entre mí y algunas personas es que estoy contenta de hacer un poquito. A veces las personas piensan que tienen que hacer grandes cosas para hacer cambios, pero si cada uno enciende una vela, tendremos una luz tremenda”. Después de luchar contra el cáncer de mama, la Hermana Thea murió el 30 de marzo de 1990. Su Causa para la Canonización se inició oficialmente el 9 de febrero de 2018.

TOME NOTA

Guarde estos días

PEARL – Conferencia sobre inmigración, “El cambio de cara de la iglesia”, por el Dr. Hosffman Ospino (Boston College) el viernes 24 de agosto a las 2:30 p.m. en la Iglesia San Judas. Invitados especiales: sacerdotes, diáconos, ministros eclesiales laicos.

PEARL – Conferencia, La Iglesia Católica y los inmigrantes en Estados Unidos” Ayer, Hoy y Mañana”, sábado 25 de agosto de 3 a 7 p.m. en la Parroquia San Judas.

MADISON – Conferencia, “Que necesitamos saber para hacer ministerio en la comunidad hispana” (en inglés), el sábado 25 de agosto en el Colegio St. Joseph.
Audiencia: Parte de la conferencia para educadores religiosos.
Invitados: Comunidad Hispana

PEARL – Retiro spiritual para mujeres, sábado 13 de octubre en la Parroquia San Judas. Más detalles pronto.

Fechas que serán determinadas pronto:
Escuela de Ministerio en el Decanato 5, de Sept. 2018 a Marzo del 2019. Topicos: El Nuevo Testamento: Evangelios Sinopticos, el Evangelio de San Juan y sus tres cartas, los Hechos de los Apóstoles, las Cartas Paulinas y el Apocalipsis.

Diacono del Delta ordenado en su parroquia

Por Ruthie Robison
GREENVILLE- El Mississippi Delta es un lugar especial para Mark Shoffner. “Soy muy del Delta y estoy muy orgulloso de este lugar”, dijo el nativo de Greenville. El viernes 8 de junio, Shoffner fue ordenado en el diaconado de transición en su camino hacia el sacerdocio en la ciudad de Delta el cual ama y en su Parroquia St. Joseph.
Shoffner dijo que la experiencia fue muy especial para él, para su familia y sus amigos. El amor de Shoffner por el Delta y su ciudad natal se hizo evidente para el Obispo Joseph Kopacz la primera vez que se encontraron. “Se lanzó directamente al Delta”, dijo el Obispo Kopacz durante la homilía. “Esta era mi primera vez en Mississippi, y me dijo, ‘Bueno, déjeme contarte sobre el Delta’. Y no ha parado desde entonces”. En su infancia en Greenville, Shoffner asistió al Colegio Católico St. Joseph. Le pidieron que fuera monaguillo en el tercer grado. “Empecé a hacer eso, y simplemente disfruté el estar allí”, dijo Shoffner.

Deacon Mark Shoffner

Shoffner recuerda que cuando era niño le dijeron: “Vas a ser un gran sacerdote, Mark”. Pero para un niño en los años 90, su futuro era amplio con posibilidades ilimitadas. “Podría ser lo que quisiera ser”, dijo Shoffner. “Quería ser un capitán de barco de vapor, un médico, un abogado, un ingeniero”. Cuando estaba en el noveno grado, su familia se mudó de Greenville a Ft. Walton Beach, Florida. Allí, se involucró en el ministerio juvenil, y su llamado al sacerdocio fue cada vez más claro.
“El siempre ha sido un joven reverente y se preocupa por la iglesia”, dijo su madre, Eva. “Nos mudamos a Florida por un tiempo, y él entró directamente a la iglesia”. Después de graduarse de la escuela secundaria y un año de universidad, la familia de Shoffner regresó a Greenville. En ese momento, dijo que sabía que quería una carrera que le permitiera ayudar a las personas. Pensó en enseñar, pero decidió enfermería. Shoffner asistió a Mississippi Delta Community College, donde recibió una licenciatura en enfermería. Comenzó a trabajar en la unidad de cuidados intensivos cardiovasculares en el Centro Médico Regional Delta en Greenville.
“Pensé que en enfermería realmente podría ayudar”, dijo. “Eso duró aproximadamente un año antes de que comenzara a tener esos momentos en el hospital”.
Pronto, Shoffner pasó de tener sentimientos sobre su vocación a hablar activamente de ellos cuando comenzó a hablar con el Padre Kent Bowlds, pastor de la iglesia católica Our Lady of Victories en Cleveland y ex director de vocaciones.
“No puedes discernir una vocación por ti mismo”, dijo Shoffner. “Tiene que tener una comunidad”. Durante este tiempo, Shoffner estaba en el trabajo un día ayudando a un anciano en el hospital cuando tuvo un pensamiento – uno que eventualmente lo llevaría a entrar en el seminario. “Sólo recuerdo haber pensado en la madre Teresa y el Padre Richard Ho Lung (quien fundó la orden religiosa conocida como los Misioneros de los pobres en Kingston, Jamaica) y cómo hicieron lo mismo que yo estoy haciendo ahora, pero sin recibir pagó. ¿Cuál era su motivación? La motivación era el amor, dijo. “Comencé a pensar en los Misioneros de los pobres en Kingston, Jamaica, y cómo vivieron felices vidas que los hacían felices, y eso me inspiró”.
La madre de Shoffner dijo que no se sorprendió cuando su hijo le dijo que se sintió llamado a ser sacerdote.
“Estoy tan contenta y llena de felicidad”, dijo Eva Shoffner después que su hijo fue ordenado al diaconado. “Fue simplemente hermoso, y estoy tan feliz que logró hacerlo y ahora puede comenzar a profesar la fe del Señor y ayudar a los demás. ”
La ordenación de Shoffner se celebró en la fiesta de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. “Esta es una fiesta hermosa, porque es una fiesta del corazón palpitante de Jesús – ese corazón que no deja de latir por amor a nosotros”, dijo el Obispo Kopacz.
Durante la homilía, el obispo leyó un fragmento de la proclamación oficial del Papa León XIII cuando declaró la consagración al Sagrado Corazón en 1899.
Shoffner fue conferido por su compañero de clase y seminarista Adolfo Suárez, quien recientemente fue ordenado diácono en su ciudad natal en México.
Al final del servicio, Shoffner, de pie cerca de una ventana grande de vidrio con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, dijo, “yo era un enfermero en la unidad cardiovascular de cuidados intensivos. Yo era enfermero del corazón. Así que hay otra conexión. Yo estaba tratando de curar corazones que estaban fisicamente enfermos y ahora, a través de la misericordia del Señor puedo curar espiritualmente a los corazones heridos”.
El diácono Shoffner, producto de la comunidad de St. Joseph, pasará su año de transición en otra parroquia, St. Joseph en Gluckstadt.

(Ruthie Robison es reportera del periódico Greenwood Commonwealth y miembra de la Parroquia Inmaculado Corazón de María en Greenwood)

Catholic Charities quiere construir una red de abogados

By Maureen Smith
JACKSON – Si bien la Diócesis de Jackson actualmente no está cuidando a ningún niño separado de sus padres en la frontera, el Centro de Apoyo a Inmigrantes de Caridades Católicas está anticipando un aumento en las solicitudes de asilo.
La directora de programas del Centro de Apoyo a Migrantes de Caridades Católicas, Amelia McGowan, visitó a centroamericanos que están solicitando asilo – principalmente mujeres y niños- en la frontera de Estados Unidos y México en Nogales, México, y escuchó sus desgarradoras historias de huir del abuso y la violencia de pandillas en sus países de origen para buscar seguridad y refugio en los Estados Unidos. En Mississippi, un aumento en las redadas de inmigración, que incluyen el arresto de personas sin antecedentes penales, ha destrozado a familias, parroquias y comunidades de Mississippi.
El Centro de Apoyo para Migrantes de Caridades Católicas defiende a las comunidades inmigrantes al proporcionar representación a los inmigrantes más vulnerables de Mississippi, incluyendo a los solicitantes de asilo y a niños sin acompañantes, y participa en la comunidad para difundir la conciencia y el apoyo a los inmigrantes dentro del estado.
En Mississippi, los solicitantes de asilo, especialmente los niños no acompañados, se encuentran en una posición particularmente vulnerable, ya que deben enfrentar un proceso legal complejo y desalentador, a menudo sin asistencia legal. Como escribió el Cardenal Daniel DiNardo, “el asilo es un instrumento para preservar el derecho a la vida”, y el Centro de Apoyo para Migrantes ha respondido a este llamado, prevaleciendo en más de 25 casos de asilo para clientes de ocho países.
Sin embargo, con solo dos abogados, el Centro de Apoyo para Migrantes no tiene la capacidad para ayudar a todos los que necesitan representación de asilo en Mississippi. La agencia ha organizado una recaudación de fondos en línea con la esperanza de capacitar y asesorar a una red de abogados en todo el estado para defender, sin cobrar, a las familias y a los niños de Mississipi que huyen de la persecución en sus países de origen, y aumentar el alcance y la educación de comunidades inmigrantes en todo el estado. Las donaciones se pueden hacer en línea a través de la página de Facebook de Caridades Católicas de Jackson o llamando a la agencia al 601-355-8634.
McGowan también recomendó las siguientes agencias que brindan asistencia directa a las familias en la frontera:
– Kino Border Initiative (una organización jesuita que proporciona suministros y apoyo en ambos lados de la frontera): https://www.kinoborderinitiative.org/
– Samaritanos de Tucson (colaboran estrechamente con Kino): http://www.tucsonsamaritans.org/
– Proyecto de Detención Familiar de CARA (un consorcio de proveedores de servicios legales que incluye la Red Católica de Inmigración Legal que brinda servicios legales a las familias detenidas): http://caraprobono.org/
– Niños necesitados de defensa (representan a niños en procedimientos de deportación): https://supportkind.org/

Movimiento Familiar Cristiano closes year with gathering

TUPELO – Lupe y Steve, una de las 12 parejas del Movimiento Familiar Cristiano (MFCC) en Tupelo, dan su testimonio sobre los logros que han alcanzado en el grupo. Durante la última reunión del año todas las parejas recibieron un diploma y dieron su testimonio. Lupe dijo que ella y su esposo se han beneficiado mucho con las charlas y reuniones, notando que han mejorado mucho la comunicación entre ellos dos. “Ahora hablamos más sobre nuestras cosas”, dijo. Steve no es católico, dijo Lupe, pero va a la iglesia con ella y siempre hace una oración antes de comer, aún en lugares públicos. “Y, primeramente Dios este año va comenzar a tomar las clases para ser católico, y añadió que en agosto van a empezar a invitar a otras parejas a que se unan a “esta gran familia que es el Movimiento Familiar Cristiano para que ellos también hagan un cambio en sus vidas y para que aprenda un poco más de nuestro padre Dios.”

Trump firma orden para detener separación de familias

Por Mark Pattison
WASHINGTON (CNS) — El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 20 de junio que suspende la práctica de separar a menores de edad del lado de sus padres, una política de su administración que se ha aplicado a familias que han estado cruzando la frontera entre Estados Unidos y México ilegalmente.
La orden ejecutiva enfrenta un obstáculo por un decreto de consentimiento de 1997 que prohíbe al gobierno federal mantener a los niños en detención dentro de un centro de inmigración más de 20 días, aunque estén con sus padres. La orden ejecutiva ordena al fiscal general que solicite  el permiso de una corte federal para modificar el decreto de consentimiento.
La crisis comenzó cuando el fiscal general de los Estados Unidos Jeff Sessions anunció una política de “tolerancia cero” para los que cruzan la frontera. Según la política, adultos que cruzan la frontera sin documentos se les acusará de un delito grave en lugar de un delito menor. Bajo ley federal, personas acusadas de delitos graves no pueden tener a sus hijos con ellos mientras están detenidos.
El gobierno dijo a principios de junio que 1,995 menores de edad habían sido separados de 1,940 adultos que habían cruzado la frontera entre Estados Unidos y México, aunque algunos menores habían cruzado sin sus padres o parientes adultos.
La política y su resultado provocaron algunas de las reacciones más hostiles de cualquier iniciativa de Trump.

Children of detained migrants play soccer at a tent encampment near Tornillo, Texas, June 18. Image taken from Guadelupe, Mexico. (CNS photo/Jose Luis Gonzalez, Reuters)

Horas antes de que se firmara la orden ejecutiva, el papa Francisco dijo que estaba de acuerdo con los obispos estadounidenses, quienes habían condenado la política de separación de familias, la cual ha llevado a que niños permanezcan en centros de detención del gobierno mientras que sus padres van a cárceles federales. Los obispos de México también criticaron la política.
Todas las primeras damas vivientes, incluso la primera dama, Melania Trump, una inmigrante de Eslovenia, expresaron su tristeza o una emoción más fuerte al ver imágenes de los niños separados de sus padres.
Trump dijo que su esposa, tal como él, tienen sentimientos “fuertes” al ver las imágenes.
“Creo que cualquiera con corazón lo sentiría con fuerza”, dijo Trump durante la ceremonia en la cual firmó el documento el 20 de junio en la Oficina Oval.
Trump dijo que no le gustaba ver a familias separadas, ni los sentimientos que le provocaba
“Esto resolverá ese problema y al mismo tiempo mantendremos una frontera muy fuerte”, dijo.
Aun así, la orden ejecutiva no es necesariamente un remedio. Le permite al Departamento de Seguridad Nacional detener a las familias juntas “bajo las actuales limitaciones de recursos”. La “política de detención temporal” también solo está vigente “en la medida permitida por la ley y sujeta a la disponibilidad de las asignaciones”

Diócesis de Jackson ordena a cuatro

Por Maureen Smith
JACKSON – La Diócesis de Jackson ordenó a cuatro hombres esta primavera, dos como diáconos transicionales y dos como sacerdotes. La gente estaba de pie en cada rincón disponible de la Catedral de San Pedro Apóstol en la Fiesta de la Visitación, el jueves 31 de mayo, para presenciar la ordenación al sacerdocio de Nick Adam y Aaron Williams.
Los dos hombres provienen de orígenes muy diferentes, pero ambos respondieron sí a la llamada a servir a su iglesia. La familia del Padre Adán se mudó varias veces. Él es el más joven de ocho hijos y había comenzado ya una carrera en la televisión cuando por primera vez consideró el sacerdocio. Trabajaba como reportero deportivo en Meridian cuando comenzó a pensar en ser sacerdote. El Padre Frank Cosgrove, su pastor, lo ayudó a través del proceso inicial.

El Padre Williams tiene sólo un hermano, ha vivido en Jackson toda su vida y comenzó a servir en el altar a los cinco años con la esperanza de llegar a donde está hoy. Pidió ser monaguillo a los cinco años, aprendió a tocar el órgano a una edad temprana y fue al seminario justo después de la escuela secundaria.
La familia, sin embargo, jugó un papel muy importante en la vida de ambos hombres. Al final de su primera misa, el Padre Williams invitó a sus sobrinas, Ava y Hadley, a colocar un ramo de flores a los pies de la estatua de María. Luego le entregó a su madre la tela que había usado la noche anterior para limpiarse el aceite de crisma de sus manos, y le explicó a la congregación una tradición que pide que Julia Williams guarde la tela para que sea colocada en sus manos cuando sea enterrada, un símbolo de acción de gracias por el regalo de su hijo a la iglesia. De hecho, el Padre Williams mandó a bordar en la tela un versículo de las Escrituras antes de su ordenación para presentarselo como un regalo personal.
Los siete hermanos del Padre Adam y nueve de sus doce hijos llenaron varias bancas en la catedral para la ordenación y en la Iglesia St. Richard para su primera misa. Los bebés, niños pequeños y grandes sonrieron mientras veían a su tío profesar sus votos solemnes. La madre del Padre Adam murió de cáncer en 2014. Dijo que su familia de la Diócesis de Jackson lo apoyó durante ese momento difícil, algunos de ellos incluso viajaron en autobús para asistir a su funeral en Alabama.
El Padre Williams ha sido asignado como pastor asociado en la Parroquia St. Joseph en Greenville y enseñará en la escuela St. Joseph. El Padre Adam servirá como pastor asociado en la Parroquia St. Richard en Jackson.

Celebrando las ordenaciones

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Homilia de la ordenación del Diácono Nick Adam y Deacon Aaron Williams el 31 de mayo de 2018, la Visitación
“Hijos mios ustedes van a ser ahora avanzados a la orden del presbiterado. Deben aplicar sus energías en la tarea de enseñar en el nombre de Cristo, el jefe maestro. Mediten sobre la ley de Dios: crean lo que lean, enseñen lo que creen, y pongan en práctica lo que enseñan. Dejen que la doctrina que enseñan sea alimento puro para el pueblo de Dios. De la misma manera deben llevar a cabo su misión de santificar en el poder de Cristo. En el memorial de la muerte y resurrección del Señor, hagan todos los esfuerzos posibles para morir al pecado y caminar en la vida nueva de Cristo. Cuando bauticen traerán a mujeres y hombres al pueblo de Dios. En el sacramento de la penitencia perdonarán los pecados en nombre de Cristo y de la Iglesia. Con el aceite santo aliviarán y consolarán a los enfermos. Orecer alabanza y gracias a Dios durante todo el día, orando, no sólo por el pueblo de Dios, sino por el mundo entero. Recuerden siempre el ejemplo del Buen Pastor, que no vino para ser servido, sino para servir y para buscar y rescatar a quienes estaban perdidos”.
* Desde el rito de la ordenación
Permítanos acompañar a María e Isabel mientras se encuentran la una a la otra en uno de los momentos más alegres en toda la Escritura. Las generaciones se encuentran cuando una mujer de edad bendice a las más jóvenes.
Decir que están entusiasmadas está muy lejos de la realidad. Son dos mujeres que el Espíritu Santo ha abrazado, y están en fuego por Dios. Han aceptado el plan de Dios en sus vidas y están liberadas. María está con todos aquellos que son llamados cuando están muy joven y Elizabeth con los llamados después que han pasado su juventud. Cantan hoy por todas los grandes mujeres olvidadas que han convertido a la eternidad a tiempo.
En este drama divino de salvación, pasamos a los diáconos Aaron y Nick que han aceptado la invitación del Señor Jesús a ser discípulos, amigos y sacerdotes de Jesucristo, sacerdotes de la Nueva Alianza para la Diócesis de Jackson en nuestros días. Como María, su “sí” a la llamada del Señor fue moldeada en sus familias a lo largo de muchos años, de muchas maneras ordinarias. Le agradecemos a sus familias por construir fuertes cimientos sobre los que construir. Como María e Isabel, han adaptado sus vidas con el plan de Dios para ellos, y poniendo un poco de nerviosismo aparte, proclaman la grandeza de Dios, y se regocijan en Dios su Salvador. Llamados por su nombre hemos afirmado su rotundo sí a estar aquí. Están deseoso de servir en la Iglesia para la salvación de todos. Su deseo de entrar en acción es como el caballo, Justificar, que ganó el Derby de Kentucky y el Preakness y pronto va a salir fuera de la puerta en el Belmont. El entusiasmo, la energía y el celo son los signos de una auténtica vocación, haciendo de la vida algo hermoso por Dios, como la madre Teresa solía decir.
Pero como sabemos, no siempre es 75 grados y humedad baja. A veces el índice de calor es más de 100, y sentimos el peso de nuestras responsabilidades. Nuestra primera lectura es una de las muchas que hay en las Escrituras que narra la historia del Antiguo Testamento sin ilusión. Moisés estaba al borde con los Israelitas deambulando en el insoportable calor del desierto sintiendo la enorme carga de sus responsabilidades. “¿Concebí a estas personas que me diste, o las parí? Son demasiado pesadas para mí para cargarlas”.
Una sincera oración que resuena en el corazón de cualquiera de nuestras vidas, a veces. De una manera profunda, Moisés anticipa la cruz y el poder de Dios trabajando. Las intenciones de Dios a través de la cruz y la resurrección de su Hijo es que las bendiciones son para sobrepasar las cargas, y que las cargas pueden incluso ser un trampolín para una vida mejor, que tomemos nuestras dificultades y alegrías y oremos por ellas y para nosotros, obispos y sacerdotes, que vivamos el prototipo de Moisés y los setenta ancianos en colaboración y comunión el uno con el otro y con Dios, compartiendo mutuamente los gozos y las cargas.
Para que Dios se propone, a través de la cruz y de la resurrección de su Hijo, que las bendiciones son para sobrepasar las cargas, y que las cargas pueden incluso ser un trampolín para una mayor vida útil, que nos tomamos nuestras dificultades y las alegrías de la oración, y para nosotros, Obispos y sacerdotes, que vivimos el prototipo de Moisés y los setenta ancianos en colaboración y comunión el uno con el otro y con Dios, compartiendo mutuamente los gozos y las cargas.
La segunda lectura, tomada de la carta de san Pablo a los Romanos, retrata los ritmos del Evangelio para un discípulo, incluyendo a los ministros ordenados, infundido con la gracia de Dios: un sincero amor-odio del mal-sosteniendo la buena disposición para servir con celo, no haraganes, fervientes-gozosos perseverantes con generosa hospitalidad, -bendiciéndose el uno al otro como el ejemplo de María y Elisabeth– acompañando a la gente en la alegría y en el dolor, humildes y sabios con sabiduría evangélica. Estas virtudes permiten al ordenado atender a las cosas de Cristo, tener su mente y corazón. Su cultivo nos fortalecerá en nuestras vocaciones para servir al Señor con alegría, incluso en el calor del día.
Sabemos que cada uno de los misterios del rosario: gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos desbordan con vida divina. En el encuentro de la Visitación con Elizabeth, María de Nazaret, Nuestra Señora de la prontitud, simboliza la Iglesia que está pronta a ir donde sea necesario, a servir y a acompañar al pueblo de Dios en nuestras familias, y con el prójimo y el extraño por igual.
María e Elizabeth bailando juntas por el nacimiento de sus hijos, ejemplifican la Iglesia la cual da reverencia a la vida y a la dignidad de la persona humana en todas sus etapas, evidente en las obras de misericordia espirituales y corporales, y en nuestro compromiso con la justicia social.
Proclamando la grandeza del Señor y regocijándose en Dios su Salvador representa la Iglesia que celebra con alegría los sagrados misterios, especialmente en la Eucaristía, la fuente de vida y resurrección del Señor, esta sagrada comida sacrificial en la que celebramos la misericordia de Dios y recibimos la fuerza para el camino en la Palabra y en el sacramento.
Con corazones llenos del amor de Dios acompañamos con alegría al diácono Aarón y al diácono Nick al ofrecer sus vidas en el Rito de la ordenación a abrazar el sacerdocio de Jesucristo.

San Lucas anfitriones de la fiesta

BRUCE - El Padre Michael McAndrew, CSSR, saluda a Christopher Luke, coordinador de la Oficina de ..... en el picnic de Pentecostés de la Parroquia San Lucas. La comunidad generalmente se reune para la Misa en un teatro local pero la diócesis ahora adquirió un terreno de ocho acres cerca del centro de la ciudad y celebraron alli Misa y un picnic el domingo 20 de mayo. (Fotos de Maureen Smith)

BRUCE - Para celebrar la fiesta de Pentecostés, miembros de la Parroquia San Lucas colocaron tiendas de campaña en el terreno donde les gustaría construir una iglesia.

El Obispo Joseph Kopacz, de pie en el centro, conversa con las familias durante el picnic en Bruce. El Padre Mike McAndrew, CSSR, ha estado celebrando misa para la comunidad y dijo que la comunidad está creciendo y espera que continue creciendo.

BRUCE - El Obispo Joseph Kopacz conversa con miembros de la Parroquia San Lucas durante el picnic de Pentecostés.