El Agua, el Espíritu y la Sangre

Por Obispo Joseph R. Kopacz, D.D.
“Dios de eterna misericordia, que en el mismo momento de la fiesta pascual enciendes la fe del pueblo que has hecho tuyo, aumenta, te rogamos, la gracia que has concedido, para que todos capten y comprendan correctamente en qué Fuente han sido lavados, por cual Espíritu han renacido, por cuya Sangre han sido redimidos.”
Esta colecta de apertura del segundo domingo de Pascua (o de la Divina Misericordia) es la oración profunda del sacerdote celebrante en nombre de todos los reunidos para que todos puedan captar y comprendan correctamente el misterio del plan de salvación de Dios como discípulos bautizados en la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Obispo Joseph R. Kopacz

Éste es el Agua, la Sangre y el Espíritu de los que habla San Juan, elocuentemente en su primera carta. Esta es la esperanza de la Pascua que compartió San Agustín en uno de sus Sermones de la Octava de Pascua. “Este es el día de la octava de tu nuevo nacimiento. … Cuando el Señor resucitó, se despojó de la mortalidad de la carne; su cuerpo resucitado seguía siendo el mismo cuerpo, pero ya no estaba sujeto a la muerte. Por su resurrección, El consagró el domingo como el día del Señor.”
Como católicos somos un pueblo de una tradición que se remonta a casi 2000 años en la fuente de la Sagrada Escritura. Esto es evidente en el vínculo entre el Evangelio del Domingo de la Divina Misericordia y el Sacramento de la Confirmación ahora en curso en toda la Diócesis de Jackson.
El Señor crucificado y resucitado se apareció en el aposento alto, con su don de paz y el soplo del Espíritu Santo, a los 11 discípulos, acurrucados por miedo. La Confirmación se confiere con la Invocación del Espíritu Santo sellada en el Sagrado Crisma, y el propio saludo del Señor, “la paz sea contigo”. El Espíritu Santo está trabajando incesantemente en quien hemos renacido como nuevas creaciones para servir al plan divino de misericordia de Dios. Es un don y un misterio que reconcilia y levanta a los que están bajo el yugo del pecado y la vergüenza.
“Como el Padre me envió a mí, así también yo os envío”, así instruye Jesús a sus hermanos adoptivos. Ellos, con razón, podrían haber preguntado ¿a dónde nos envías, Señor? Sus órdenes de marcha eran claras, pero envueltas en misterio. Vaya, predique un Bautismo de arrepentimiento para el perdón de los pecados y haga discípulos de todas las naciones. El Bautismo de Arrepentimiento para el perdón de los pecados es la Fuente en la que hemos sido lavados, nuestra alianza con Dios renovada el Domingo de Resurrección.
La alegría con la que san Agustín se dirigió a los recién bautizados en Pascua es fruto del Espíritu Santo y un don de la paz del Señor. “Les hablo a ustedes que acaban de renacer en el bautismo, mis hijitos en Cristo, ustedes que son la nueva descendencia de la Iglesia, don del Padre, prueba de la fecundidad de la Madre Iglesia. Todos ustedes que están firmes en el Señor son una semilla santa, una nueva colonia de abejas, la flor misma de nuestro ministerio y el fruto de nuestro trabajo, mi gozo y mi corona.”
El Agua, el Espíritu y la Sangre son el cordón de tres hilos que no se pueden deshacer fácilmente. La sangre, el tercer elemento, se esparció por todas partes durante la pasión del Señor y junto con el agua fluyó del costado del salvador muerto en la cruz. En ese momento de la divina misericordia, vemos las aguas fluidas del Bautismo y el Sacramento del Cuerpo y la Sangre del Señor. Por primera vez durante el tiempo pascual, el banquete eucarístico está ahora abierto a los recién bautizados que pueden participar plenamente de los misterios del amor de Dios, fruto de la plena iniciación.
En la vida antes de la pandemia, leíamos sobre encuestas que revelaban que muchos católicos ya no creen en la presencia real del Cuerpo y la Sangre del Señor bajo la apariencia del pan y el vino. Este dogma central de nuestra fe ha sido un obstáculo para muchos desde el Discurso del Pan de Vida de nuestro Señor en el Evangelio de Juan. (Capítulo 6)
Lo siguiente está tomado de las Conferencias Catequéticas de San Cirilo de Jerusalén a los que están a punto de ser bautizados en el siglo IV. “Ya que Cristo mismo ha declarado que el pan es su cuerpo, ¿quién puede tener más dudas? Como él mismo ha dicho de manera bastante categórica, esta es mi sangre, ¿quién se atrevería a cuestionarlo y decir que no es su sangre? Por lo tanto, recibimos con total seguridad el pan y el vino como el cuerpo y la sangre de Cristo. … No consideres entonces los elementos eucarísticos como pan y vino ordinarios. De hecho, son el cuerpo y la sangre del Señor, como él mismo declaró. Lo que sea que te digan tus sentidos; sé fuerte en la fe“.
Como pueblo de tradición, y por la gracia de Dios, debemos asirnos y comprendamos correctamente la duración, el aliento, la altura y la profundidad de nuestra fe Pascual.

Locura de algo diferente

Por Obispo Joseph R. Kopacz, D.D.
¡Qué año el que ha sido este! En el ámbito público, la cancelación de March Madness (locura de marzo) del año pasado fue la primera ficha de dominó que cayó en el mundo del deporte al comienzo de la pandemia. Un año después, el impacto sigue siendo fuerte, mientras observamos una arena casi vacía en Indianápolis, para el maratón del torneo de baloncesto universitario de este año en su camino hacia los cuatro finalistas. Es un símbolo idóneo de los últimos 12 meses.

Obispo Joseph R. Kopacz

Aunque muchos han prosperado y mientras otros se están adaptando de manera creativa, muchas familias y comunidades en todo el país y el mundo se aferran a sus vidas. Muchos no pueden o no quieren aventurarse al regreso de nuevo a la corriente, mientras que otros presionan para volver a la normalidad. Nos detenemos especialmente para encomendar a Dios a todos a los que el virus se ha apoderado de la vida y a todos los que lloran su muerte. La cruz del Señor es evidente en su sufrimiento y oramos con la esperanza de la resurrección.
Paralelamente al mundo de los deportes, el efecto de la pandemia en nuestros servicios de adoración fue drástico al principio. A excepción de una pandemia mundial, quien podría haber imaginado que el telón caería sobre todos los servicios públicos y ministerios comenzando a mediados de Cuaresma y continuando hasta el Domingo de Ramos, Semana Santa, Triduo, Domingo de Resurrección y la mayor parte de los 50 días de Temporada de Pascua.
Hablando en nombre de todos los fieles de la Diócesis de Jackson, esta fue una locura de marzo, abril y mayo o algo diferente. Comenzamos a adaptarnos creativamente el fin de semana de Pentecostés y hemos mantenido el rumbo desde entonces. Pero nuestras apreciadas celebraciones públicas de fe durante el año pasado reflejan de cerca el mundo de los deportes y mucho más en nuestra nación y el mundo. Se siente como si estuviéramos caminando sobre lodo profundo, o tratando de caminar tentativamente sobre hielo, cuando estamos tan ansiosos por volar en las alas de un águila.
Nuestras iglesias han sido increíbles desde la reapertura en mayo pasado. Gradualmente, más y más fieles han experimentado que equilibramos la reverencia con la vigilancia en nuestra determinación de adorar al Señor Dios y cuidarnos unos a otros. Ahora, que nuestros corazones proclamen la grandeza del Señor al entrar en la más santa de las semanas para conmemorar la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesús.
Todavía somos incapaces de llevar a todos los que llegan a una iglesia completa porque nuestros protocolos deben permanecer en su lugar durante el futuro previsible, mientras el amanecer de una nueva vida está brillando sobre nosotros. La palma será bendecida y distribuida cuidadosamente. La Misa Crismal se celebrará el martes de Semana Santa solo con los sacerdotes de la Diócesis de Jackson, quienes renovarán sus votos de ordenación. Se bendecirá el Óleo de los Catecúmenos y el Óleo de los Enfermos, y se consagrará el Óleo del Crisma, todo lo cual será distribuido a nuestras parroquias de toda la diócesis. La conmemoración de la Cena del Señor el Jueves Santo, su muerte el Viernes Santo y el derramamiento de alegría en la Vigilia de su resurrección, serán una salida del desierto a la tierra prometida.
Hay un hambre profunda de adorar juntos como el Cuerpo de Cristo, de escuchar la Palabra de Dios y de recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor. El salmista expresa este deseo insaciable. “¡Dios mío, tú eres mi Dios! Con ansias te busco, pues tengo sed de ti; mi ser entero te desea, cual tierra árida, sedienta, sin agua.” (Salmo 63: 1) “Solía contemplarte en el santuario, viendo tu poder y tu gloria; porque mejor me es tu gracia que la vida. Mis labios te adorarán“. (Salmo 63: 3-4)
Aunque no es posible que las multitudes se reúnan en este Domingo de Pascua, es importante recordar que la Iglesia Católica celebra el Domingo de Pascua durante ocho días hasta la Octava que culmina con el Domingo de la Divina Misericordia, el segundo domingo de Pascua. Planee celebrar la muerte y resurrección del Señor en una de las Misas entre semana o en otro momento a principios de la temporada de Pascua. No olvidemos nunca que “nuestro Dios, en su gran misericordia, nos trae de lo alto el sol de un nuevo día, para dar luz a los que viven en la más profunda oscuridad, y dirigir nuestros pasos por el camino de la paz.” (Lucas 1:78-79)
¡Sí, el Señor Jesús ha resucitado! Para muchos en nuestro mundo esto es una locura. Para los que creen, es la locura de la Buena Nueva, doce meses al año.

“¡Aleluya! ¡¡Aleluya!! ¡¡¡Aleluya!!!”

Por Padre Clement Olukunle Oyafemi

Si alguna vez ha asistido a la adoración en una iglesia pentecostal, o una iglesia debidamente inculturada en África, o una adoración regular del grupo de renovación carismática (grupo de oracion) en cualquier lugar de los Estados Unidos, probablemente observará el grito constante de “¡Aleluya! ¡Amén!” Aleluya es una expresión hebrea que simplemente significa “¡Alabado sea el Señor!”

Padre Clement Olukunle Oyafemi

Cuando veas gente gritando y gritando; “¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya! durante la temporada de Pascua, podrías pensar que están locos. Pero, si puedes imaginarte siendo uno de los apóstoles, que siguió a Cristo muy de cerca, durante los tres años de su ministerio; y lo vio sufrir injustamente en manos de su propio pueblo; colgando de la cruz con sangre por todo su cuerpo magullado; y probablemente lo vio enterrado muy silenciosamente en una tumba prestada; la noticia de su Resurrección te volvería más loco que cualquiera de esas personas.

El cristianismo se basa en la resurrección. Históricamente, los apóstoles se reunían todos los domingos para celebrar el memorial de la Resurrección de Jesús; así, sin resurrección no hay cristianismo.

 ¿Qué celebramos en Semana Santa?

 En Pascua celebramos la victoria de Cristo sobre la muerte. Celebramos la victoria de la luz sobre las tinieblas y también celebramos el triunfo de la esperanza sobre la desesperación. ¿Cuál es el significado de la Pascua en nuestra vida hoy? ¿Qué desafío nos presenta?

Cuando el sacerdote enciende el cirio pascual, del nuevo fuego del Sábado Santo, reza: “Que la Luz de Cristo, elevándose en gloria, disipe las tinieblas sobre nuestro corazón y nuestra mente”. Cristo es la Luz del mundo, y es por eso que la procesión hacia la iglesia oscura lo proclama tres veces como Cristo nuestra Luz. ¡Cristo nuestra Luz! ¡Cristo nuestra Luz!

Este cirio pascual se encuentra en el santuario para que todos lo vean durante los cincuenta días de la temporada de Pascua. El cirio pascual es un símbolo de Cristo resucitado y por eso en cada bautismo encendemos un cirio por el bautizado. Sin duda, una vela es suficiente para disipar la oscuridad en una habitación, y cuando tenemos dos o tres velas así, hay suficiente luz para iluminar toda la habitación. Muy pocos cristianos auténticos y activos son suficientes para llevar la luz de Cristo a las tinieblas de nuestro vecindario, iglesia e incluso de toda la sociedad.

La Pascua celebra la respuesta de Dios a la maldad de los seres humanos. Para quienes vieron a Jesús el Viernes Santo, colgado impotente de la Cruz, puede haber la tentación de pensar que el mal tiene la última palabra; pero, por la Resurrección de Jesús al tercer día, Dios declara absolutamente su última Palabra. El mal nunca… nunca podrá y nunca tendrá la última palabra en la vida de los hijos de Dios. Jesús murió una vez y vive para siempre, por lo que tenemos el desafío de proclamar su resurrección con nuestras propias vidas. La Pascua nos desafía a permitir que Dios responda a una situación en la que todo esfuerzo humano es impotente.

Cabe destacar que hemos manejado muy bien el silencio, la reflexión, la disciplina y la penitencia de la Cuaresma. ¡Tengo la esperanza de que también podamos manejar la alegría, el grito de Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya! durante las siete semanas de la temporada de Pascua.

 Esta es la temporada de Aleluya pero parece ser demasiado para muchos católicos; ¡pero no hay nada de malo en estar loco por Jesús que murió por nosotros! Si los apóstoles y las mujeres de la iglesia primitiva fueran tan poco entusiastas y pasivos, ¡la fe habría muerto en el primer siglo! Nadie puede conocer o experimentar a Cristo resucitado y negarse a ser apasionado y loco por él. Es hora de que evangelicemos, de anunciar a Cristo resucitado, como hizo Pedro en la primera lectura de hoy. Es hora de que salgamos como María de Magdala y las otras mujeres que proclamaron con entusiasmo y pasión que Cristo ha resucitado.

Que el poder interminable de la luz disipe las tinieblas de cada corazón humano. Que la alegría de la Pascua continúe sosteniendo a la iglesia ahora y siempre. ¡El Señor ha resucitado! ¡Aleluya! ¡El Señor ha resucitado! ¡¡Aleluya!! ¡¡¡Aleluya!!!

Los cristianos somos gente de “aleluya” y quisiera concluir esta reflexión con una oración tradicional de la Iglesia llamada Regina Caeli, que en latín significa “Reina del Cielo”, que se recita en lugar del Ángelus en el 6-12-6 a lo largo de la Temporada de Pascua de Resurrección. La Iglesia nos anima a hacer esta oración tres veces al día, y eso nos da la oportunidad de gritar aleluya dondequiera que estemos; ya sea que esté en la iglesia, en su automóvil, en su cocina, en el trabajo, en la granja o en cualquier lugar. Esta oración se dice todos los días desde el Domingo de Pascua hasta el Domingo de Pentecostés. También es muy fácil de memorizar, por lo que puede convertirse en parte de ti.

¡Reina del cielo, regocíjate!

V / ¡Reina del cielo, regocíjate!

R / ¡Aleluya!

V / Porque aquel a quien mereciste llevar,

R / ¡Aleluya!

V / Ha subido como dijo

R / ¡Aleluya!

V / Ruega por nosotros a Dios

R / ¡Aleluya!

V / Alégrate y alégrate, Virgen María

R / ¡Aleluya!

V / Porque ciertamente ha resucitado el Señor

R / Aleluya.

Rezemos:

Oh Dios, que diste alegría al mundo por la resurrección de tu Hijo,

nuestro Señor Jesucristo,

concede, te suplicamos, que por intercesión de la Virgen María, su Madre, obtengamos el gozo de la vida eterna: Cristo nuestro Señor.

 Amén.

(El padre Clem-alias Clemente de Dios- es Coordinador del Ministerio Intercultural de la Diócesis desde 2020. Padre Clem tiene dos maestrías, una en teología y otra en educación religiosa, y una licenciatura en filosofía. Comparte con la hermana Thea la pasión por el Señor y la música, el P. Clem fundó el Rejoice Ministry of African Worship Songs -AFRAWOS- en 2002.)

Domingo de la Divina Misericordia

Por Padre Clement Olukunle Oyafemi

Hoy, segundo domingo de Pascua, la Iglesia Universal celebra la Solemnidad de la Divina Misericordia. El Papa Juan Pablo II hizo universal esta celebración en el año 2000. La Devoción de la Divina Misericordia, que vino a través de la instrumentalidad de Santa María Faustina, es un gran tesoro y una bendición para la Iglesia de nuestro tiempo. La hermana Maria Faustina Kowalska era una monja polaca que vivió entre 1905 y 1938. En esa época, muchos de los predicadores de la iglesia se centraron más en “fuego y azufre” que en el amor misericordioso y el perdón de Dios. Fue una época en la que mucha gente iba a la iglesia por miedo a ir al infierno; y la misa dominical era más una obligación que una celebración. El Señor Jesucristo se apareció a esta sencilla monja (22 de febrero de 1931) con un mensaje de Misericordia para toda la humanidad. Hoy, nos alegra saber y enfocarnos más en la misericordia de Dios que en nuestras propias debilidades o faltas. La novena y las oraciones de la Divina Misericordia revelan el hecho de que la misericordia de Dios es más grande que cualquier debilidad o pecado humano. Nuestro Dios es un Dios de misericordia y nosotros, como hijos suyos, necesitamos saberlo.

Padre Clement Olukunle Oyafemi

        En el pasaje del evangelio de hoy, el Señor Jesús se aparece a sus discípulos y les muestra las manos y el costado. La Biblia atestigua: “   Y ellos se alegraron de ver al Señor. “. (Juan 20:20) El Jesús resucitado confiere a sus discípulos la misión de la que habló en Juan 17:18 “Como me enviaste a mí entre los que son del mundo, también yo los envío a ellos entre los que son del mundo”. La misión de la Iglesia es perpetuar la obra de salvación divina realizada por medio de Cristo. sopló sobre ellos diciendo: “Reciban el Espíritu Santo. 23 A quienes ustedes perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los perdonen, les quedarán sin perdonar” (Juan 20: 22-23). ¿Cuál es el significado de este mensaje? ¿Cómo se aplica a nosotros hoy?

El Espíritu Santo es el agente de la evangelización. Al soplar el Espíritu Santo sobre los apóstoles, el Señor Jesús les da vida como una nueva creación, así como Dios dio vida al primer hombre, Adán, con su aliento (cf. Gn 2, 7). En otras palabras, al soplar el Espíritu Santo en ellos, Jesús da nueva vida a sus discípulos. Jesús también les da poder y les encarga que vayan y perdonen los pecados. ¿Por qué? El pecado es lo único que puede evitar que las personas experimenten el gozo del Reino de Dios. Jesús murió para destruir la muerte y por eso, al resucitar, nos ha devuelto la vida. Por su muerte y resurrección, Jesús nos ha liberado de las cadenas del pecado. También empodera a su Iglesia para que vaya y lleve a cabo esa misma misión de dar libertad, paz y alegría a cada alma.

Hoy, como Iglesia, tenemos el desafío de continuar predicando y llevar la Divina Misericordia (la misericordia de Dios) a cada alma. Nosotros, que hemos experimentado la misericordia de Dios en Cristo, tenemos el desafío de llevarla a otros. Para aquellos de nosotros que no estamos familiarizados con él, permítanme usar este medio para presentarles la Coronilla de la Divina Misericordia:

La Coronilla de la Divina Misericordia

La Coronilla de la Divina Misericordia se dice en un rosario ordinario. Se anima a decir las intenciones y oraciones de la Novena a las 3:00 p.m. diario. 3:00 pm. se conoce como la hora de la Divina Misericordia. Esa fue la hora en que Jesús entregó su Espíritu.

Comience con la Señal de la Cruz y diga:

Un Padre Nuestro, un Ave María y el Credo de los Apóstoles.

Luego, en las cuentas del Padre Nuestro, diga lo siguiente:

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad

 de Tu amado Hijo, Nuestro Señor Jesucristo,

en expiación por nuestros pecados y los del mundo entero.

En las 10 cuentas de avemaría, diga lo siguiente:

Por su dolorosa Pasión, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

(Repita los pasos 2 y 3 durante las cinco décadas)

Concluya con (tres veces):

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

ten piedad de nosotros y del mundo entero

Jesús, en ti confío.

 (El padre Clem-alias Clemente de Dios- es Coordinador del Ministerio Intercultural de la Diócesis desde 2020. Padre Clem tiene dos maestrías, una en teología y otra en educación religiosa, y una licenciatura en filosofía. Comparte con la hermana Thea la pasión por el Señor y la música, el P. Clem fundó el Rejoice Ministry of African Worship Songs -AFRAWOS- en 2002.)

Inmigración: Dilema humano, pandemia y esperanza

Por David Agren, Rhina Guidos, CNS
El motivo por el que un gran número de menores – y de migrantes en general – está llegando a la frontera de Estados Unidos en cantidades cada vez mayores sigue siendo un tema de controversia. Los motivos para migrar siguen siendo en gran medida los mismos, según dijeron directores de refugios para migrantes y católicos que trabajan en temas de migración en Centroamérica: pobreza, violencia, y problemas políticos. También estuvo la devastación de los huracanes, Eta e Iota, que dejaron a miles de personas en situación de pobreza, hambre, y falta de vivienda.
La Cámara aprueba dos proyectos de ley de inmigración con disposiciones sobre ciudadanía.
Dos proyectos de ley de inmigración separados, aprobó la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el 18 de marzo, para dos grupos que buscaban un camino hacia la ciudadanía: inmigrantes jóvenes llamados “Dreamers” y trabajadores agrícolas migrantes.
Ambas medidas fueron aprobadas en la Cámara de Representantes, pero se enfrentarán a una mayor oposición en el Senado de los Estados Unidos. Los obispos de EE. UU. se encontraban entre los de varias organizaciones religiosas que expresaron su apoyo a los proyectos de ley.
La Ley de Promesa y Sueño Americano ha gozado de un fuerte respaldo en el pasado, ya que busca brindar a los adultos jóvenes traídos al país ilegalmente cuando eran niños un camino hacia la ciudadanía. Todos los demócratas de la Cámara votaron a favor y nueve republicanos votaron con ellos pasando 228-197. El proyecto de ley beneficiaría de manera similar a los inmigrantes bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS).
La Ley de la Fuerza Laboral de Modernización Agrícola pasó 247-174; 30 republicanos votaron a favor y dos demócratas se opusieron. Permitiría a los trabajadores agrícolas obtener un estatus legal y luego solicitar la residencia permanente mostrando un empleo anterior y trabajo continuo en la agricultura.
Menores solos, pandemia y política se mezclan en la frontera
Durante el último mes, Magdalena Chávez y sus hermanas han pasado sus días orando por su sobrino de 17 años. Han incluido el nombre del adolescente salvadoreño en la lista de intenciones de la Misa, rezan el rosario a diario y piden la intercesión divina para que llegue a EE.UU. sano y salvo.
El adolescente salió del pueblo Las Pilas en el norte de El Salvador el 1 de marzo con un “coyote”, un contrabandista, sin avisar a su familia extendida. El adolescente quería reunirse con sus padres, dos inmigrantes salvadoreños que viven en Estados Unidos sin documentos y que no lo han visto en cinco años, dijo Chávez. Los padres acordaron pagarle al contrabandista $4,500 dólares.
Pronto, el joven podría formar parte de un número récord de menores en la frontera entre México y Estados Unidos. El Washington Post informó recientemente que más de 8.500 niños y adolescentes inmigrantes no acompañados – como el sobrino de Chávez – se encuentran ahora en albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos, esperando que familiares o patrocinadores que viven en Estados Unidos los reclamen, a pesar que un comunicado oficial del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) advierte a padres o familiares de los menores que “el viaje que emprenden los niños solos desde sus países de origen es extremadamente peligroso y agravado por la pandemia de COVID-19.” El obispo de El Paso, Mark J. Seitz, dijo que el flujo ha sido constante en la red local de albergues que ayudan a los inmigrantes y refugiados en la ciudad fronteriza y llegan sin que se les haya hecho la prueba del COVID-19.
Traficantes difunden rumores, continúan factores de confusion en frontera
Los migrantes que viajan en lo alto de los trenes en dirección norte descansan de sus viajes en un centro diurno dirigido por jesuitas en la ciudad industrial de Torreón, situada a unas 500 millas al sur de la frontera entre Estados Unidos y México.
El padre José Luis González, coordinador de la Red Jesuita de Migrantes en América Central y América del Norte, atribuyó parte del éxodo de migrantes a la confusión de mensajes, junto con la desinformación difundida por traficantes de personas que intentan generar negocios.
Incluso cuando la administración de Biden les dice a los migrantes que la frontera está cerrada, los centroamericanos escuchan historias de cambios en la política de Estados Unidos – como extender el Estatus de Protección Temporal a los venezolanos y poner fin al esquema de Protocolos de Protección al Migrante — y se imaginan ya a algunos migrantes y solicitantes de asilo entrando a Estados Unidos, continuó.
“A nivel popular” en Centroamérica, sostuvo el padre González, “la gente sólo ha escuchado que hay un nuevo presidente que es favorable a los migrantes.” Recientemente se formó un campamento de solicitantes de asilo en la frontera de Tijuana. El padre Murphy dijo que la gente está ocupando el campamento “para que puedan ser los primeros en la fila, sin entender que no hay fila” para el asilo.
Católicos y otros grupos religiosos aplauden la decisión de otorgar TPS a venezolanos
Grupos pro-inmigrantes aplaudieron la decisión del 8 de marzo de la administración Biden de proteger a unos 320,000 venezolanos en Estados Unidos bajo un programa de inmigración temporal.
El programa de Estatus de Protección Temporal, conocido como TPS, otorga un permiso de trabajo y un indulto de deportación a ciertas personas cuyos países han experimentado desastres naturales, conflictos armados o situaciones excepcionales para que puedan permanecer temporalmente en los Estados Unidos.
En el caso de Venezuela, el conflicto político y una economía en caída abismal han provocado que unos 5 millones de personas huyan de la nación. La crisis de refugiados en Venezuela es la más grande del hemisferio occidental y está en camino de superar a Siria.

MIAMI DADE – Los venezolanos en Doral, Florida, reconocen al gobierno de Biden el 9 de marzo de 2021 por anunciar el día anterior que se otorgaría un período de 18 meses de Estatus de Protección Temporal a unos 320.000 venezolanos en Estados Unidos que huyeron del colapso económico de su país. (Foto del CNS / Marco Bello, Reuters)

Salud, conciencia tranquila y amor al projimo

Por Maureen Pratt
WASHINGTON (CNS) – Un grupo de prominentes académicos católicos considera que es moralmente aceptable recibir cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 actualmente disponibles en Estados Unidos.
“Los católicos, y de hecho, todas las personas de buena voluntad que abrazan una cultura de la vida para toda la familia humana, nacida y no nacida, pueden utilizar estas vacunas sin temor a la culpabilidad moral” por el aborto, dijeron los ocho académicos en una declaración difundida el 5 de marzo a través del Centro de Ética y Políticas Públicas en Washington.
En una declaración el Vaticano “ha dejado claro que todas las vacunas contra el COVID reconocidas como clínicamente seguras y eficaces pueden ser utilizadas con la conciencia tranquila.”

Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna COVID-19 de Sinopharm en Lima, Perú, el 9 de febrero de 2021. Los obispos peruanos están indignados de que se estén administrando vacunas a los VIP en lugar de a los trabajadores esenciales. (Foto del CNS / Sebastián Castañeda, Reuters)

¡Esté atento!

Por Padre Clement Olukunle Oyafemi
JACKSON – Hace años, cuando estaba creciendo en Nigeria, había un grupo de seguridad llamado “Vigilante.”acuñado de la palabra latina vigilia, que significa noche, este grupo tenía la responsabilidad de velar por la ciudad durante la noche.
En otras palabras, estas personas “guardan la noche”. Si alguno de ellos se duerme, el ladrón viene y se abalanza sobre él; por lo tanto, lo último que hará un justiciero es dormir o dormitar.
Hoy en día, los ricos, con propiedad cerrada, también tienen vigilancia nocturna o porteros que vigilan su propiedad para evitar robos. El vigilante nocturno o el portero nunca puede dormir porque si lo hace, arriesga su propia vida y la de las personas a las que cuida.
En un pasaje evangélico de Marcos, el Señor Jesús nos pide que estemos atentos, alertas, vigilantes. (Mc 13:33-35).
¿Por qué debemos estar atentos? Porque nadie sabe la hora en que vendrá el Maestro. ¿Cuál es el significado de este mensaje? ¿Y cómo nos afecta?
La metáfora de la vigilancia es tan importante para los cristianos de hoy. ¿Por qué? Es un mundo ajetreado. La gente trabaja “veinticuatro siete”. A veces, no hay tiempo para comer; no hay tiempo para divertirse; no hay tiempo para la familia; no hay tiempo para descansar; no hay tiempo para rezar.
El Señor Jesús nos pide que velemos, como el justiciero. No podemos permitir las tentaciones; las distracciones y los trucos de un mundo ajetreado nos superan.
Al comenzar la temporada de Adviento, la Iglesia nos recuerda profundamente la inminencia de la “segunda venida” de Cristo. ¿Cuándo va a pasar? Nadie lo sabe. El mismo Señor nos dice que volverá en un momento en que nadie lo espera, (Lc 12: 40; Mc 13: 35); por tanto, debemos estar preparados en todo momento. Eso significa que no podemos dormir en absoluto.
¿Por qué no podemos dormir? La razón es que el sueño te quita la conciencia. Durante el sueño puede pasar cualquier cosa. No tienes control sobre ti mismo ni sobre tu entorno.
El mundo en el que vivimos puede tentarnos a perder el enfoque en nuestra identidad y misión. Los primeros cristianos siempre fueron conscientes de su identidad: discípulos de Jesús esperando el regreso del Maestro. Y eso es exactamente lo que somos.
La espera de Cristo es una parte constante e integral de la vida cristiana. En las próximas dos semanas, la liturgia de la Iglesia dirige nuestra mente a reflexionar sobre la “segunda venida” de Cristo. Entonces, ¿cómo nos preparamos para eso? Cuando espera la visita de un dignatario, desea mantener una comunicación constante y efectiva con esa persona. Quieres estar preparado en cuanto a comida, hospitalidad, cuidados, seguridad, protocolo, etc.
Como cristianos, nuestra comunicación es la oración. Necesitamos mantener una comunicación constante, activa y efectiva con el Maestro. El protocolo se encuentra en la Biblia, donde el Maestro nos enseña el mayor mandamiento, resumido en “el amor a Dios y al prójimo” ( Mt 22: 34-40). Siempre que él viene, estamos listos, porque constantemente hacemos lo que él nos pide que hagamos.
Pido que todas y cada una de las familias experimenten el gozo de la expectativa de Cristo. Pido que el Señor nos ayude a estar alerta y vigilantes mediante la oración y las buenas obras.

(Fragmento del libro Reflexiones Teológicas para Domingos y Solemnidades de Año Litúrgico B, 2011 del padre Clem-alias Clemente de Dios, Coordinador del Ministerio Intercultural de la Diócesis desde 2020. Padre Clem tiene dos maestrías, una en teología y otra en educación religiosa, y una licenciatura en filosofía. Comparte con la hermana Thea la pasión por el Señor y la música, el P. Clem fundó el Rejoice Ministry of African Worship Songs -AFRAWOS- en 2002.)

Viaje papal a Irak influye en musulmanes más allá de las fronteras de Irak

Por Dale Gavlak
AMMAN, Jordania (CNS) – La histórica visita del Papa Francisco a la nación más devastada por el conflicto del Medio Oriente brinda esperanza y consuelo a los iraquíes de todas las religiones, y algunos incluso dirían a los árabes más allá de las fronteras de Irak.
“La visita del Papa ha sido muy bien recibida por los musulmanes de la región. ¿Vio a alguien en las noticias protestando contra su visita? Yo mismo soy musulmán y estamos muy emocionados”, dijo Dania Koleilat Khatib, analista afiliada a la Instituto Issam Fares de Políticas Públicas y Asuntos Internacionales de la Universidad Americana de Beirut.
“Creo que es bien recibido por la mayoría de la gente. No hay una encuesta, así que no puedo decir cuántas personas, pero esta es una impresión que tengo”, dijo al Catholic News Service por teléfono desde Dubai.
Khatib se refirió a un tuit del jeque Ahmad el-Tayeb, gran imán de la Universidad al-Azhar y máxima autoridad en el islam sunita, que le deseó lo mejor al Papa Francisco en Irak. El jeque acogió con satisfacción el “mensaje de paz, solidaridad y apoyo del Papa Francisco a todo el pueblo iraquí” y expresó su esperanza de que “su viaje logre el resultado deseado para continuar por el camino de la fraternidad humana”.
Ambos líderes religiosos firmaron un documento sobre la fraternidad humana y el diálogo interreligioso durante la visita del Papa a Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, en 2019.
Muchos periódicos de Oriente Medio, como el diario Saudi Arab News, y estaciones de televisión por satélite transmitieron en vivo la peregrinación del Papa Francisco a Irak, donde ha instado a la tolerancia interreligiosa y la fraternidad y al rechazo de la violencia y el terrorismo. Khatib también señaló la importancia de la reunión del Papa en Najaf con el clérigo chiíta solitario y reverenciado, el ayatolá Ali al-Sistani. Lo sigue la mayoría de los 200 millones de chiitas del mundo, una minoría entre los musulmanes, pero la mayoría en Irak, y es una figura nacional para los iraquíes cuya voz domina las calles.
Al-Sistani emitió un comunicado diciendo que “afirmó su preocupación de que los ciudadanos cristianos deberían vivir como todos los iraquíes en paz y seguridad, y con todos sus derechos constitucionales.”
El Vaticano dijo que el Papa Francisco agradeció a al-Sistani por haber “alzado la voz en defensa de los más débiles y perseguidos” durante algunos de los momentos más violentos de la historia reciente de Irak. “Nos sentimos orgullosos de lo que representa esta visita y agradecemos a quienes la hicieron posible”, dijo Mohamed Ali Bahr al-Ulum, un clérigo chií de alto rango en Najaf. Khatib dijo que “al-Sistani representa la coexistencia, la aceptación y el respeto del ‘otro'”. Es un paso por delante de la tolerancia. La visita se enmarca en la línea de pensamiento de al-Sistani, que siempre busca la cohesión social y lucha contra el sectarismo, a pesar de la inmensa presión a la que ha sido sometido “.
“Sistani también dice que todos tenemos que vivir juntos y estar juntos. Esto va en contra de los políticos que están polarizando a la gente”, agregó. “Por ejemplo, en medio de un sangriento conflicto entre sunitas y chiítas, un grupo de chiítas se le acercó y se refirió a los sunitas como sus hermanos; él los corrigió diciendo:” No digan que los sunitas son nuestros hermanos, ellos somos nosotros, ” dijo el analista musulmán sunita libanés de al-Sistani. Khatib señaló un cartel con el Papa Francisco y al-Sistani con palomas sobre sus cabezas con el lema: “Somos parte de ti y tú eres parte de nosotros”.
El sacerdote dominicano iraquí Ameer Jaje, experto en relaciones chiítas y asesor del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, dijo a CNS que “existen tensiones entre los chiítas que defienden la escuela de pensamiento de al-Sistani, que se opone al gobierno directo de los clérigos, el sistema en vigor en Irán, y aquellos que son pro-iraníes y que quieren imponer ese sistema en Irak.”

Tome Nota

Requisitos para calificar para DACA

Jóvenes que entraron antes de junio 15 de 2007
Haber nacido después del 15 junio 1981.
Tener menos de 16 cuando entró a Estados Unidos
Tener más de 15 años el día que aplica
Tener menos de 31 años el 15 de junio del 2012.
Necesitan una identificación con foto.
Evidencias de residir en Estados Unidos: Diploma High School
o su equivalencia, registro en escuela o fuerzas armadas.
Tener buena conducta moral, no felonía, DUI o violencia doméstica o haber sido condenados por un crimen grave.

Para solicitudes con Inmigración

Ayuda Gratis: escanea el código QR y llena la encuesta del
Centro de Justicia de Mississippi.

Bajo costo: Caridades Católicas:
(601) 944-1222

San José, guía en el camino de la vida

Por Obispo Joseph R. Kopacz, D.D.
El 8 de diciembre de 2020, el Papa Francisco decretó que el próximo año en el mundo católico se dedicaría como el Año de San José. Totalmente impregnado de la tradición de la Iglesia, el Santo Padre estaba conmemorando el 150 aniversario de la declaración de Pío IX, quien levantó a San José como “Patrón de la Iglesia Católica.”

Obispo Joseph R. Kopacz

A través de los años, el Venerable Pío XII propuso a San José como “Patrón de los Trabajadores,” San Juan Pablo II como “Guardián del Redentor, y es invocado universalmente como el “patrón de una muerte feliz”.
Patris Corde “Con un corazón de padre” es el adorable título que da la carta del Papa Francisco a la Iglesia Católica para el tributo de este año. Profundizando en las Sagradas Escrituras, reflexionando sobre la tradición de la Iglesia y respondiendo a los desafíos y crisis de nuestro tiempo, especialmente a la pandemia mundial, es el deseo del Santo Padre en esta carta de ofrecer un camino hacia adelante a través del lente de la vida de San José.
Los títulos de los capítulos de esta inspiradora carta desarrollan una enseñanza atemporal sobre este hombre extraordinario, el guardián del Redentor. Es un padre amado, un padre tierno y amoroso, un padre obediente, un padre que acepta, un padre creativamente valiente, un padre trabajador y un padre en las sombras (fuera del centro de atención).
Con el mundo todavía tambaleándose por la pandemia, el Papa Francisco enaltece a innumerables mujeres y hombres que sirven a la manera de San José.
“Personas que no aparecen en los titulares de periódicos y revistas, ni en los últimos programas de televisión, pero que en estos mismos días seguramente están dando forma a los hechos decisivos de nuestra historia. Médicos, enfermeras, tenderos y trabajadores de supermercados, personal de limpieza, cuidadores, trabajadores del transporte, hombres y mujeres que trabajan para brindar servicios esenciales y seguridad pública, voluntarios, sacerdotes, religiosos y religiosas, y tantos otros. Todos ellos entendieron que nadie se salva solo… ¿Cuántas personas diariamente ejercitan la paciencia y ofrecen esperanza, cuidando que no se propague el pánico, sino la responsabilidad compartida? ¿Cuántos padres, madres, abuelos y maestros están mostrando a nuestros hijos, en pequeñas formas cotidianas, cómo aceptar y afrontar una crisis ajustando sus rutinas, mirando hacia el futuro y fomentando la práctica de la oración?, ¿Cuántos están orando, haciendo sacrificios e intercediendo por el bien de todos? Cada uno de nosotros puede descubrir en José, el hombre que pasa desapercibido, una presencia cotidiana, discreta y oculta, un intercesor, un apoyo y un guía en tiempos de angustia. San José nos recuerda que quienes aparecen ocultos o en las sombras pueden jugar un papel incomparable en la historia de la salvación. A todos debemos una palabra de reconocimiento y gratitud.”
Podemos decir con certeza que, así como Dios había preparado a María de Nazaret a lo largo de su joven vida para ser la madre virgen del Salvador, así también Dios había preparado a San José para aceptar los acontecimientos inimaginables que se estrellaron sobre él y que habrían abrumado un hombre de menor fe y coraje.
Las sagradas escrituras brindan una ventana a la rica vida interior de su fe, que se registra como una serie de sueños que lo guían a aceptar a María en su hogar como esposa, a huir a Egipto y a finalmente, regresar a Nazaret después de la muerte del rey Herodes. La fe, el coraje, la obediencia, la confianza, la perseverancia, la oración, la compasión, la fidelidad, la castidad son unas en la lista de virtudes, nacidas de la fe en Dios, que podría continuar para describir al padre adoptivo de Jesús.
El cardenal Herbert Vaughan, fundador de los misioneros Josefitas de Mill Hill en Inglaterra de donde surgieron los Josefitas estadounidenses en 1893, ejerció una influencia considerable al Papa Pío IX para declarar en 1870 el patrocinio universal de San José. (Los Josefitas continúan sirviendo como pastores en Holy Family en Natchez.)
El cardenal Vaughan escribió profundamente que San José era un hombre para todos los tiempos y estaciones. “Si trabajas por tu pan; si tienes una familia que mantener; si soportas privaciones y sufrimientos; si su corazón es examinado por juicios en casa; si te asaltan algunas tentaciones inoportunas; si su fe es duramente probada y su esperanza parece perdida en las tinieblas y la desilusión; si todavía tienes que aprender a amar y servir a Jesús y María como debes, José es tu modelo, tu maestro y tu padre.”
Al concluir la “Patris Corde”, el Papa Francisco ofrece la siguiente oración por nuestra edificación y conversión, especialmente en este momento en que anticipamos la Solemnidad de San José el próximo 19 de marzo, justo en el corazón de la Cuaresma.
Salve, guardián del Redentor,
Esposo de la Santísima Virgen María.
A ti Dios confió a su único Hijo;
en ti María puso su confianza;
contigo Cristo se hizo hombre.
Bendito José, también para nosotros,
Muéstrate como padre
y guíanos por el camino de la vida.
Obtén para nosotros gracia, misericordia y valor,
y defiéndenos de todo mal. Amén.