Un niño le pregunta al papa si su padre, que era ateo, irá al cielo

Por Cindy Wooden
ROMA – Después de dar vueltas alrededor de un complejo de viviendas públicas masivas y desmoronadas en las afueras de Roma, el Papa Francisco tuvo un emotivo encuentro con los niños del vecindario. Las sesiones de preguntas y respuestas con los jóvenes son una parte estándar de las visitas parroquiales del Papa Francisco. Y, en la parroquia San Pablo de la Cruz el 15 de abril, hubo las preguntas usuales como, “¿Cómo te sentiste cuando fuiste elegido Papa?”

ROMA – El papa Francisco abraza a Emanuele, un niño cuyo padre murió, durante una visita a la Parroquia de San Pablo de la Cruz en Roma el 15 de abril. Aunque su padre no era creyente, había bautizado a sus cuatro hijos, y el papa le dijo al niño que sin duda su “papá está en el cielo”. (Foto CNS-Paul Haring).

Pero entonces fue el turno de Emanuele. El niño le sonrió al Papa mientras se acercaba al micrófono. Pero luego se congeló. “No puedo hacerlo,” dijo Emanuele.
Monseñor Leonardo Sapienza, un ayudante papal, alentó al niño, pero siguió diciendo: “No puedo.”
“Ven, ven a mí, Emanuele,” dijo el Papa. “Ven y susurra en mi oreja.”
Monseñor Sapienza ayudó al niño a subir a la plataforma donde estaba sentado el Papa. Emanuele estaba sollozando en ese momento, y el Papa Francisco lo envolvió en un gran abrazo, acariciando su cabeza y hablando en voz baja con él.
Con sus cabezas tocándose, el Papa y el niño hablaron en privado el uno al otro antes de que Emanuele regresara a su asiento.
“Si todos pudiéramos llorar como Emanuele cuando tenemos un dolor en nuestros corazones como él,” dijo el Papa a los niños. “Estaba llorando por su padre y tuvo el coraje de hacerlo delante de nosotros porque en su corazón hay amor por su padre.”
El Papa Francisco dijo que le había preguntado a Emanuele si podía compartir su pregunta y el niño estuvo de acuerdo. “Hace un tiempo mi padre falleció. No era creyente, pero bautizó a todos sus cuatro hijos. Era un buen hombre. ¿Papá está en el cielo?”
“Qué hermoso es escuchar a un hijo decir de su padre, ‘Era bueno,’” les dijo el Papa a los niños. “Y qué hermoso testigo de un hijo que heredó la fuerza de su padre, que tuvo el valor de llorar delante de todos nosotros. Si ese padre pudo hacer que sus hijos fueran tan buenos, entonces es cierto, era un buen hombre. Él era un buen hombre.”
“Ese hombre no tenía el don de la fe, no era creyente, pero bautizó a sus hijos. Tenía buen corazón,” dijo el Papa Francisco. “Dios es quien dice quién va al cielo,” explicó el Papa.
Al responder a la pregunta de Emanuele, el Papa dijo que el siguiente paso sería pensar cómo es Dios, especialmente qué tipo de corazón tiene Dios. “¿Qué piensas? El corazón de un padre. Dios tiene el corazón de un padre. Y con un padre que no era creyente, pero que bautizó a sus hijos y les dio esa valentía, ¿crees que Dios podría dejarlo lejos de sí mismo?”
“¿Dios abandona a sus hijos?” el Papa preguntó. “¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?”
Los niños gritaron, “No.”
“Ahí, Emanuele, esa es la respuesta,” le dijo el Papa al muchacho. “Seguramente Dios estaba orgulloso de tu padre, porque es más fácil como creyente bautizar a tus hijos que bautizarlos cuando no eres creyente. Sin duda, esto agradó mucho a Dios.”
El Papa Francisco animó a Emanuele a “hablar con tu padre, reza a tu padre.”
Anteriormente, una joven llamada Carlotta también le hizo al Papa una pregunta delicada, “Cuando nos bautizamos, nos convertimos en hijos de Dios. Las personas que no están bautizadas, ¿no son hijos de Dios?”
“¿Qué te dice tu corazón?” el Papa le preguntó a Carlotta. Ella dijo, ellos también lo son.
“Correcto, y lo explicaré,” le dijo el Papa. “Todos somos hijos de Dios. Todos. Todos.”
Los no bautizados, miembros de otras religiones, aquellos que adoran ídolos, “incluso los mafiosos” que aterrorizan al vecindario alrededor de la parroquia, son hijos de Dios, aunque “prefieren comportarse como hijos del diablo,” dijo.
“Dios creó a todos, ama a todos y pone en el corazón de todos una conciencia para que puedan reconocer lo que es bueno y distinguirlo de lo que es malo,” dijo el Papa.
La diferencia, dijo, es que “cuando fuiste bautizado, el Espíritu Santo entró en esa conciencia y reforzó tu pertenencia a Dios y, en ese sentido, te hiciste más hija de Dios porque eres un hijo de Dios como todos, pero con la fuerza del Espíritu Santo.”

Visita pastoral a la misión de Saltillo

Por Msgr. Michael Flannery
SALTILLO, Mex. – El jueves 12 de abril, el Obispo Kopacz y yo comenzamos nuestra visita anual a la misión en Saltillo, México. Los padres David Martínez y Evelio Casarubias, los sacerdotes de la misión, se reunieron con nosotros en el aeropuerto para llevarnos a la unidad de 70 millas a Saltillo a tiempo para la misa de las 6 p.m. en la Iglesia de la Divina Misericordia, dedicada por el Obispo Kopacz hace dos años. Después de la misa, se sirvió una comida deliciosa en honor a la llegada del obispo Kopacz.
La mañana siguiente (viernes), estábamos en la carretera a las 7 a.m. para visitar los ranchos acompañados de cinco acólitos y tres músicos. Nuestra primera parada fue en el pueblo de San Francisco para celebrar el sacramento de la Confirmación. Es rara vez que los pueblos ven un obispo. Por lo general, un aldeano tiene que viajar a la iglesia catedral para su confirmación, trayendo a familiares y patrocinadores con él/ella y tal vez pasar la noche. Por lo tanto, la visita del obispo es un gran ahorro para las familias. Después de la confirmación, todos compartimos un gran desayuno con los aldeanos y las personas recién confirmadas.
En el transcurso de ese día, dejamos el estado de Coahuila en el estado de Zacatecas, visitando los pueblos de Jalapa, Anima, Sabanilla, Garambullo y Tapon. Tapon es el pueblo más remoto y toma seis horas de viaje para llegar allí. La mayor parte del camino sigue un sendero hinchable, viajando aproximadamente de cinco a siete millas por hora. Nuestra última parada del día fue el Rancho el Cuervo, un famoso campamento de caza donde el amable anfitrión había preparado una deliciosa comida. En total, fue un día completo para el Obispo Kopacz, habiendo celebrado tres ceremonias de Confirmaciones, cuatro celebraciones de la Palabra y la Sagrada Comunión y una bendición de los aldeanos.
El sábado, el obispo don Raúl Vera, obispo de Saltillo, se unió al obispo Kopacz para bendecir la piedra angular de una nueva iglesia, San José. La bendición se llevó a cabo al aire libre bajo una sombra improvisada. La emoción de los 200 aldeanos fue increíble. Ellos participaron en la Misa con gran reverencia y entusiasmo. La realidad de tener su propio espacio de culto estaba a la vista. El obispo Vera predicó la homilía. Él habló de cooperar con los obispos de Texas y los obispos mexicanos cuyas diócesis estaban adyacentes a la frontera con los Estados Unidos. Este grupo recién formado de obispos estaba en el proceso de redactar una carta al presidente Trump en la que le suplicaba que no construyera un muro entre los Estados Unidos y México. El Obispo Kopacz, parafraseando al Papa Francisco, habló de construir puentes como el puente que las diócesis de Biloxi y Jackson han tenido con la Diócesis de Saltillo durante 49 años.
Después de la misa, viajamos a Presa San Pedro para la celebración de la Confirmación para los aldeanos de La Rosa, La Purísima y La Ventura. De nuevo, fue un gran festival de fe. Antes de irse, el Obispo Kopacz hizo una visita a una señora que sufría de parálisis cerebral. Ahora tenía 24 años y no pesaba más de 45 libras. Ella nunca había hablado y solo hacía sonidos guturales. La familia estaba muy agradecida por la visita del obispo.
El domingo por la mañana, en Saltillo, tuvimos una misa a las 9:00 a.m. en la Iglesia de la Divina Misericordia, que incluyó varios bautismos y un desayuno con las personas mayores. Después de la comida, nos unimos a una procesión a cuatro cuadras de la iglesia liderada por bailarines aztecas, que se dirigían a la Misa más grande del día a la 1:00 p.m. Una vez más, el obispo Kopacz fue el celebrante principal, acompañado por el obispo Vera. Las celebraciones continuaron hasta las 11:00 p.m.
Obispo Kopacz también visitó al sepulcro del padre Patrick Quinn, el fundador de la misión y el seminario local en Saltillo.
El martes viajamos a Aguascalientes para la ordenación diaconal de Adolfo Suárez Pasillas. Después del ensayo, conocimos a su familia encantadora y compartimos una comida deliciosa. El miércoles por la mañana Adolfo nos mostró los sitios históricos de Aguascalientes. La ciudad estaba haciendo preparativos extensos para la Feria de San Marcos, un festival anual de tres semanas que asisten varios millones de personas de todo México. Este festival musical tuvo una tradición ininterrumpida de 190 años. Los locales alegan que se consumirá más cerveza durante este período de tres semanas de la feria que durante el resto del año calendario.
Lo más destacado de nuestra visita fue la ordenación de Adolfo en su ciudad natal, Jesús María, en la iglesia parroquial de Jesús de Nazaret a las 5:30 p.m. Miércoles, 18 de abril. El Obispo Kopacz presidió la misa con una iglesia abarrotada de aproximadamente 500 personas, otras 400 se habían congregado en el patio. El apoyo de los feligreses fue increíble. El Vicario General de la Diócesis de Aguascalientes saludó al Obispo Kopacz y lo recibió en la diócesis. Señaló que la parroquia de Jesús de Nazaret era la parroquia más espiritual de toda la diócesis. La Diócesis de Aguascalientes ordena un promedio de 12 sacerdotes por año y actualmente tiene suficiente excedente que algunos de sus sacerdotes están sirviendo en otras áreas de México. De hecho, el vicario mencionó que podrían compartir algunos sacerdotes con la Diócesis de Jackson.
El padre Kent Bowlds, pastor de la parroquia de Nuestra Señora de las Victorias en Cleveland, donde Adolfo ha servido, dio el testimonio de la buena disposición del candidato. Después de la ordenación, nos dirigimos a un salón cercano donde fuimos recibidos por una banda de Mariachi y la celebración continuó hasta las 11:00 p.m.
En total, fue una semana llena, una tremenda experiencia de compartir la fe y una gran bendición para todos los participantes. En nuestro viaje de regreso a casa, el obispo Kopacz ya estaba haciendo planes para su viaje de regreso para el próximo año, cuando con suerte bendecirá la iglesia recién construida de San José y participará en el jubileo de oro de la fundación de la Misión Saltillo. El buen trabajo iniciado por el Padre Patrick Quinn, el fundador de la Misión Saltillo todavía continúa en su alcance a los pobres.
El diácono Adolfo será asignado a la parroquia de Jackson Santa Tersita durante su año como diácono.

(Mons. Michael Flannery es un sacerdote retirado de la Diócesis de Jackson. Ha escrito un libro sobre la misión de Saltillo, disponible en la Parroquia Madison St. Francis.)
(Nota del editor: una cobertura más amplia de la ordenación del Diácono Adolfo aparecerá en el conjunto especial de ordenación en el Mississippi Catholic en junio.)

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Cristian Lopez

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

Photo by Monsignor Michael Flannery

La Pascua invita a la reflexión sobre el Espíritu Santo

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Entre la Pascua y la fiesta de Pentecostés, 50 días, anunciamos las Escrituras que narran la historia del crecimiento de la Iglesia primitiva. Hace casi 2000 años, el Espíritu Santo, el cual resucitó a Jesús de entre los muertos, sacó a los 120 discípulos, reunidos en torno a los apóstoles y María, a las calles y al mundo para llevar la Buena Noticia de la salvación a todas las naciones.
Los Hechos de los Apóstoles, el complementario del evangelio de san Lucas, es la primera entrega de la efusión del prometido Espíritu Santo a ir a los confines de la tierra hasta el final de los tiempos, hasta que Jesucristo regrese.
Cada vez que la unción del Espíritu Santo se celebra en el sacramento de la Confirmación a lo largo de nuestra diócesis y en todas partes, el trabajo de Pentecostés continúa. Ah, pero hemos conocido la acción del Espíritu Santo mucho antes de Pentecostés.
Mientras nuestra nación observa cada año el Día de la Tierra el 22 de abril para celebrar el regalo del mundo natural, nosotros, como hijos de Dios, reconocemos el orden natural de las cosas como el don de la creación. “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.
La tierra estaba sin forma y vacía, y la oscuridad cubría las aguas profundas. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas”, (Génesis 1:1-2). Por otra parte, Job 26:13 dice, “con un soplo dejó al cielo despejado” o “los hizo bellos”, y “el Espíritu de Dios me hizo, e infundió en mi su aliento”, (Job 33:4). Otro ejemplo es el Salmo 104:30 que dice, “Pero si envías tu aliento de vida, son creados, y así renuevas la faz de la tierra”.
El Espíritu Santo, el Ruaj Yahweh, en una forma mucho más personal, es la fuerza y la inspiración en el trabajo de los profetas de Israel. “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha consagrado para predicar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a aliviar a los afligidos, a proclamar la libertad a los cautivos y la libertad a los que están en la carcel” (Isaías 61:1).
Por supuesto, esta ardiente espera del Mesías se cumplió con la obra incesante del Espíritu Santo en María de Nazaret. “El ángel le dijo, el Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo descansará sobre ti como una nube; por eso el que ha de nacer será santo; él será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1:35).
Desde este primer momento de la Encarnación y a lo largo de su vida terrena, su muerte y resurrección, el Espíritu Santo acompañó a Jesús de Nazaret. El Espíritu se cernió sobre las aguas del bautismo del amado Hijo de Dios (Marcos 1:17-11) y a la vez llevó a Jesús al desierto (Marcos 1:12). Del desierto Jesús regresó a su hogar en la sinagoga en Nazaret para proclamar de Isaías que el Espíritu del Señor estaba sobre él, y lo que los profetas y las personas anhelaban fue cumplido al escucharlo a él (Lucas 4: 18).
Durante un momento clave de su ministerio público, Jesús se regocijó en el Espíritu Santo y alabó la grandeza de Dios, su padre (Lucas 10:21). Con su vida terrena al borde de la tortura y la muerte, Jesús les asegura a sus discípulos que “el Consolador, el Espíritu Santo, enviado por el Padre, él os enseñará todas las cosas”. (Juan 14:26)
En su carta a los Romanos, san Pablo describe una creencia fundamental de que el Espíritu de Dios resucitó a Jesús de entre los muertos (8:11).
Como había prometido, Jesús en una de sus apariciones de resurrección, un momento de pentecostés en el evangelio de Juan, sopló a los Apóstoles el don del Espíritu Santo y los envió al mundo a predicar y a bautizar, (Juan 20:22).
La aventura de la salvación, impulsada por el Espíritu Santo, continúa durante el tiempo pascual del 2018 hasta los confines de la tierra, y nuestras celebraciones de confirmación promueven la obra de salvación iniciada en el Nuevo Testamento. “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, judíos o no judíos, esclavos o libres, fuimos bautizados para forman un mismo cuerpo por medio de un solo espíritu y a todos se nos dio a beber de ese mismo espíritu, (1Cor. 12:13).
Cuando siento los dones del Espíritu trabajando en estas liturgias de confirmación recuerdo la profunda elocuencia de San Pablo en la Carta a los Corintios, “Nadie puede decir, “Jesús es el Señor”, excepto por el Espíritu Santo.
Ahora, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo, y hay diversidad de ministerios, pero el mismo Señor. Hay variedad de obras, pero es el mismo Dios quien produce todas las obras en cada persona. A cada persona se le ha dado la posibilidad de manifestar el Espíritu para el bien común, (1Cor 12,1ss). Nuestra identidad está firmemente establecida como hijos de Dios porque somos guiados por el Espíritu de Dios, (Rom 8:14).
A través de la fe y el bautismo, somos la morada del Espíritu Santo, templo de Dios (1Cor 3: 16-17), y los signos vivos de nuestro huésped son los frutos de amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Contra tales cosas no hay ley (Gálatas 5,22-23).
Como un pueblo peregrino que camina en el tiempo y que reside en cada rincón de la tierra habitable debemos seguir el mandato del Señor de predicar, bautizar y enseñarle a todos que él nos ha mandado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28). En un Espíritu conducido por la fe, sus palabras siguen ardiendo en nuestros corazones, y continuamos reconociéndolo en la fracción del pan.
Aunque no somos del mundo, estamos en el mundo, y nuestro espíritu conducido por la fe nos obliga a reconocer que el Reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (Romanos 14:17). Este es nuestro mandato y plantilla para vivir con la mente y el corazón de Jesucristo.

La misión en Saltillo continúa creciendo

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Una amplitud y profundidad de liturgias y fiestas marcaron los cuatro días de mi cuarta visita pastoral a la Misión San Miguel en Saltillo y a sus ranchos en lo alto del desierto con Mons. Mike Flannery. Era el fin de semana del domingo de la Divina Misericordia dentro de la octava de Pascua, un tiempo en que la Iglesia universal está alegremente encontrando al Señor crucificado y resucitado en la efusión de su amorosa compasión. Poco después de haber llegado el jueves por la tarde, celebré la Santa misa en la iglesia de la Divina Misericordia, la cual está funcionando desde su consagración hace dos años. La Novena de la Divina Misericordia, que comienza el viernes Santo, se observa durante toda la octava de Pascua, una semana que hace realidad lo que fue prometido durante la conmemoración de la Semana Santa con el Triduo Sacro. En efecto, nuestro Señor crucificado ha resucitado verdaderamente y su misericordia es eterna. Esta esperanza viva fue evidente en la devoción de los fieles, antes, durante y después de la misa, proporcionando un buen comienzo para la visita pastoral.
El maratón comenzó el viernes con nuestra partida a los ranchos a las 7 de la mañana. La primera de tres Misas de confirmación de ese día tuvo lugar en la Iglesia San Francisco a las 9 a.m. Fue alentador ver a los jóvenes con sus padres y padrinos en la iglesia vistiendo su atuendo formal, despiertos y deseosos de celebrar la confirmación. En la fiesta había una abundancia de comidas recién preparadas y sopa.
De allí salimos hacia el escabroso paisaje del desierto a visitar a las familias de cinco ranchos más para celebrar dos misas de confirmaciones y tres servicios cortos de oración. Como es costumbre, cuando la camioneta se acerca a cada rancho (comunidad) el conductor comienza a tocar la corneta por unos buenos cinco minutos para alertar a la gente que los misioneros han llegado. Al llegar a la iglesia tocan las campanas para dar la bienvenida a cualquier persona que no haya escuchado la corneta para reunirse para orar. Es estimulante el acompañar a estos dedicados sacerdotes, a los catequistas, a los choferes y a los jóvenes que trabajan en los diversos ministerios litúrgicos: servidores del altar, coro, lectores y sacristanes que viajan hacia los márgenes de la diócesis de Saltillo unas pocas veces cada semana. Esto no es una novedad para ellos.
Un día completo de viaje en el alto desierto del estado de Coahuila es una fascinante experiencia que penetra los huesos y la médula ósea. Aquí es donde los caminos no son caminos, sino apenas tramos navegables sobre largos senderos. Pero el paisaje del alto desierto es fascinante y cambiante. En algunas extensiones hay arbustos y cactus cuyas flores en abril ablandan sus defensas espinosas. Una especie de cactus luce un tono rojo que es encantador. Después de un tiempo el paisaje cambia y aparecen grandes árboles de palma con configuraciones creativas que en las sombras del anochecer o amanecer la imaginación podría ver fácilmente contorsiones amenazantes o entretenidas caricaturas. A veces en senderos estrechos uno puede ver en lo alto cordilleras sobresalientes o mirar hacia abajo y ver un terrorífico precipicio en cañón. Siempre había polvo, avivado por el constante trote de los neumáticos sobre superficies rocosas que no favorecieron la lectura o una siesta.
Sin embargo, con la misión siempre delante de nosotros, todo mereció la pena o, como uno dice en español, vale la pena. La prueba de resistencia del viernes terminó a las 8:30 p.m. en El Cuervo, un hotel de cacería situado en 10,000 acres de tierra, que es el hogar de una gran variedad de vida salvaje del desierto donde los cazadores vienen de todo México para probar sus habilidades en el desierto. Es realmente un hotel muy confortable, donde hemos sido tratados excepcionalmente bien por los propietarios durante los últimos tres años.
Dejamos El Cuervo bien temprano el sábado cuando estaba amaneciendo sobre el desierto para un recorrido de dos horas a la Capilla del Ejido la Brecha. Con el Obispo Raúl Vera, el Ordinario de Satillo, acompañándonos para celebrar la misa, bendecimos y colocamos la primera piedra, el primer paso para una nueva iglesia en el sitio. Nombrada por San José, modelo de los esposos, la fecha escogida para la consagración es el 1 de mayo de 2019, día de la fiesta de San José. Después de otra fiesta nos dirigimos a la Presa de San Pedro donde celebramos la confirmación con 24 candidatos, el mayor número en este año en curso. Al llegar a Saltillo por la tarde el Padre Mike y yo, junto con el Padre David y el Padre Evelio, dedicados sacerdotes de la Misión de San Miguel, tuvimos una agradable cena con el Obispo Raúl Vera.
En la mañana del domingo, la fiesta de la Divina Misericordia, nos quedamos en casa, por así decirlo, y celebramos dos misas festivas para este día de la Pascua de la misericordia. El agua fluyó en nuestra misa de las 9 a.m. con la renovación de las promesas bautismales, seguida del bautismo de siete niños después de la homilía. La celebración de la última confirmación enriqueció notablemente la misa de la 1 de la tarde, y el Obispo Vera, predicó y concelebró. Su profética homilía no será olvidada pronto por todos los asistentes, un apasionado llamado a ungir nuestras sociedades con el aceite mayor de justicia y paz. Descansado ahora y volviendo a pensar en inglés, recuerdo las últimas palabras del Evangelio de San Juan para el Domingo de la Divina Misericordia. “Estos signos de Jesús son grabados para que creáis que Jesús es el Mesías, el hijo de Dios, a fin de que creyendo, tengáis vida en su nombre.” La vida en su nombre abunda en la misión de Saltillo y nosotros, los fieles de Jackson y Biloxi, somos una parte importante de este camino de fe. Gracias a Dios.
Mañana es un día de descanso antes de viajar a Aguascalientes para la ordenación al diaconato de Adolfo Suárez-Pasillas en su parroquia natal. Un agradable cansancio se ha asentado en mí.

Vía Crucis

ABERDEEN – Parroquia de San Francisco, los miércoles a las 4 p.m.

BROOKHAVEN – Parroquia de San Francisco, estaciones y bendición viernes a las 5:30 p.m., seguido por una comida de cuaresma

CLARKSALE – Parroquia de Santa Elizabeth, viernes a las 2:15 p.m. (con estudiantes) y a las 5:30 p.m.

COLUMBUS – Parroquia de la Anunciación, viernes a las 5:30 p.m. seguido por una comida de pescado frito

GLUCKSTADT – Parroquia de San José, los miércoles a las 6 p.m. seguido por la misa

GREENVILLE – Parroquia del Sagrado Corazón, viernes a las 6 p.m. con misa y vía crucis
Parroquia de San José, viernes a las 5:30 p.m. Los Caballeros de Colón ofrecerán una comida de pescado frito en el salón parroquial el 23 de marzo de 5 a 7 p.m., $ 10 por persona

GRENADA – Parroquia de San Pedro, viernes a las 6:15 p.m. seguido por una cena de sopa y ensalada, a excepción de una cena de pescado frito el 23 de marzo

HERNANDO – Parroquia del Espíritu Santo, viernes a las 6:30 p.m. seguido por una cena de sopa. $ 1.00 de donación por persona beneficia a los pobres de la comunidad. Para ayudar, llame a Pat Kuehnel al (662) 996-6622

IUKA – Parroquia de Santa María, Adoración y Estaciones, los miércoles a las 9:20 a.m. Misa a las 10 a.m.

JACKSON – Parroquia de Cristo Rey, viernes a las 6 p.m.
Parroquia de la Sagrada Familia, viernes a las 6 p.m.
Catedral de San Pedro, adoración y estaciones, viernes 4:30 – 6 p.m. seguido por una comida ligera.
Parroquia de San Richard, los viernes a las 2:15 p.m. con la escuela
Parroquia de Santa Teresita, viernes a las 5:30 p.m. (inglés) seguido de una cena de sopa y un mensaje y los domingos, (español) a la 1:30 p.m.

MADISON – Parroquia de San Francisco de Asís, viernes a las 6 p.m., rosario, estaciones y comida de cuaresma

NATCHEZ – Parroquia de la Asunción, viernes a las 5: 30 p.m. Basílica de Santa María, viernes a las 12:05 y 5:15 p.m. seguido por una comida de pescado frito en el centro familiar

PEARL – Parroquia de San Judas, viernes a las 6 p.m. seguido por una comida de pescado frito

SHAW – Parroquia de San Francisco, viernes a las 6 p.m. después de la misa

CIUDAD DE YAZOO – Parroquia de Santa María, los martes a las 5:30 p.m. seguido por la misa

MERIDIAN – Parroquia de San Jose, viernes a las 6 p.m. con una comida de pescado frito

Tome Nota

El programa “Hands ON + Hearts IN” (Manos ENCIMA + Corazones DENTRO) brinda experiencias en Holly Springs, Mississippi de discernimiento de una semana para mujeres que están considerando la vida como hermanas católicas. No hay costo para los participantes. Las próximas experiencias están programadas para el 7 al 11 de mayo, del 21 al 25 de mayo, del 20 al 24 de agosto y del 10 al 14 de septiembre.

Durante cinco días completos, las mujeres estarán acompañadas por hermanas de varias órdenes para proporcionar servicios prácticos a los necesitados como tutoría de niños, ayudar en una despensa de alimentos, limpieza de hogares para personas mayores, reparar casas dañadas o sirviendo comidas en un comedor de beneficencia.

Todas vivirán en comunidad durante la semana, compartiendo oración, cocina, reflexiones, orientación y mucha diversión. Los solicitantes deben registrarse un mes antes del inicio de un programa específico. Acompañados por los Ministros de Vocaciones, la experiencia de lunes a viernes ofrece una oportunidad práctica para ayudar a los necesitados mientras se discierne la vida como una hermana.

Para obtener más información sobre esta oportunidad de discernir la vida como hermana, contáctese con Hermana Sharon Glumb, SLW sglumb@slw.org; 847-577-5972 ext. 233 (oficina); 601-291-6738 (celular).

Diario salvadoreño describe milagro del beato Romero

Por Rhina Guidos
WASHINGTON (CNS) – Representantes de la iglesia en El Salvador dijeron que esperarían un tiempo antes de dar más detalles sobre un milagro, aprobado por el Vaticano, que ha avanzado el camino para la canonización del beato Óscar Romero, pero un periódico salvadoreño publicó el 8 de marzo una nota de una mujer de 35 años que dijo que la oración de su esposo, pidiendo por la intercesión del beato Romero, le salvó la vida.
El periódico El Diario de Hoy, que publica la versión ElSalvador.com por internet, dijo que una mujer llamada Cecilia había tenido en agosto del 2015 problemas con su embarazo. Después de dar a luz, se le diagnosticó el síndrome HELLP, una condición potencialmente mortal que afecta a algunas mujeres embarazadas y daña el hígado.
La nota del periódico dice que un médico le dijo al esposo de Cecilia que su hígado y un riñón estaban dañados y, “si cree en algo, en un dios, pídale por ella, porque, así como está, lo más seguro es que se muera”.
El esposo dijo que se fue a su casa a rezar, abrió una Biblia que su abuela le había dado, vio una tarjeta con la imagen del beato Romero, y aunque había tenido una “aversión” por las oraciones de su abuela al arzobispo salvadoreño asesinado, rezó por su intercesión, según el periódico.
Aunque Cecilia estaba en coma, se recuperó por completo, dijo el periódico.
Los esposos le dijeron al periódico que sabían que era un milagro y decidieron no contarle nada a nadie, pero eventualmente confiaron en su párroco, quien aseguró la documentación para enviarla al Vaticano. El 7 de marzo, el Vaticano anunció que se había aprobado el decreto del milagro atribuido a la intercesión del beato Romero.
El beato Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa tras varias denuncias públicas de violencia contra ciudadanos civiles, incluso muchos pobres, en el país centroamericano. Había hablado en contra de la injusticia hacia los pobres que llevaría a El Salvador a un conflicto que duraría 12 años y dejaría más de 70,000 muertos. Fue beatificado el 23 de mayo de 2015.
En una reunión el 6 de marzo con el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el papa Francisco firmó formalmente el decreto reconociendo el milagro necesario para avanzar la causa de santidad del beato Romero. No se ha anunciado ninguna fecha para su canonización.

Una joven mujer sostiene una imagen del Beato Oscar Romero durante una procesión del 7 de marzo en su honor en San Salvador, El Salvador. El Papa Francisco ha despejado el camino para la canonización del Beato Romero, quien fue asesinado a tiros el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba misa. (Foto CNS / Rodrigo Sura, EPA)

San Martín ofrece apoyo parental como parte del trabajo prioritario

Por Alí y Patricia López
HAZELHURST – Desde octubre de 2017, los padres de la misión San Martín de Tours se han reunido el primer domingo de cada mes para un programa llamado “Escuela para los padres.” Las clases son parte de los esfuerzos de la parroquia para apoyar la prioridad pastoral de la formación de discípulos de toda la vida. Fueron adaptados de un programa ya en uso en América Latina.
El objetivo del programa es apoyar a los padres que tienen hijos inscritos en la educación religiosa, especialmente aquellos que tienen niños que se preparan para la primera comunión este año. Los temas para las clases incluyen la comunicación efectiva dentro de la familia, la autoestima de los niños, los valores familiares, la responsabilidad de los padres de educar a sus hijos en la fe y la importancia de la oración familiar.
Jaime y Herlinda Martínez, quienes asistieron a las clases de capacitación en liderazgo parroquial en la escuela de ministerios ofrecidos por el Instituto de Ministerios Pastorales del Sudeste (SEPI) dirigieron la sesión de clausura, el domingo 4 de marzo. Las clases de SEPI son coordinadas por la Oficina de Ministerio Hispano.

(Alí y Patricia López son miembros de la misión San Martín de Tours)