Nuevo Año de Esperanza para Movimiento Familiar Cristiano

By Berta Mexidor
RICHLAND – Alrededor de unas 35 parejas de matrimonios, muchos de ellos con sus hijos, se reunieron el viernes de 6 de septiembre en el Centro Comunitario para comenzar en asamblea un nuevo año de actividades del Movimiento Familiar Cristiano Católico (MFCC). La asamblea fue dirigida por los presidentes Juan y Maribel Melo. Anteriormente, el 3 de agosto los coordinadores y consejeros espirituales ya se habían reunido en la Catedral de San Pedro para recibir el curso básico que permite capacitar a sus miembros y para analizar los próximos pasos que puedan conllevar a la promoción y crecimiento del MFCC.

RICHLAND – Durante el trabajo en grupo, el viernes de 6 de septiembre, el obispo Kopacz acompañó a varias parejas mientras estos compartían sus experiencias y expectativas. (Fotos por Berta Mexidor)

En la asamblea de apertura el obispo Joseph Kopacz recordó la difícil situación migratoria por la que están pasando varias familias, algunos miembros del MFCC. El obispo les dijo ”…la cárcel, la separación son muy difícil, hay mucho sufrimiento en esta vida, pero hay mucha esperanza también, en las comunidades de fe y en la gente que ayuda.”
En la asamblea, dando la bienvenida a los nuevos miembros estuvieron presentes los delegados federales, Francisco e Isabel Mazy y los vicepresidentes Miguel y Lizet Cruz junto a los asesores espirituales: hermana Maria Josefa García Álvarez y el hermano Theodore (Ted) Dausch, CFC; este año se une al equipo de asesores el padre Juan Chavajay, pastor de Santa Teresa en Jackson. El padre Odel Medina, también asesor, no pudo estar presente y la hermana Maria Elena Mendez deja de ser asesora por estar en la diócesis de Alabama. Estuvo presente además Charlene Bearden, coordinadora del Ministerio Familiar de la Diócesis.
El movimiento cuenta con 16 parejas que fungen como coordinadores de las cuatro etapas por las que pasan todos los matrimonios que se integran al mismo. En cada una de estas etapas los integrantes realizan distintas tareas y eventos, que los ayudan a comprender el sentido del matrimonio, bajo la luz del evangelio. Cada etapa es un paso para la mejora espiritual del individuo en función de la comprensión y el amor de la pareja, que se extenderá a los hijos y por ende a la familia en general.

Los presidentes del MFCC, Juan y Maribel Melo, lideraron la asamblea de apertura el viernes de 6 de septiembre y agradecieron la presencia de nuevas parejas que se unen a ellos.

El MFCC se enfoca además en extender estos conocimientos y crear una relación de amistad entre las parejas. Esta amistad que se va forjando por años tiene como resultado un lazo de Hermanda en cristo que puede extenderse por el resto de la vida de los integrantes. El MFCC trabaja para salvar y hacer fuertes a las parejas, hijos, individuos, familias y crear un lazo fuerte de sentido de comunidad cristiana.
Varias de las actividades que realizan fueron resumidas en la reunión por la pareja de Jaime y Herlinda Martínez, cuando explicaron los cinco pilares básicos y que llevan a “oportunidades de crecimiento”. El matrimonio Martínez fue detallando cada uno de estos puntos para el conocimiento de las nuevas parejas que se integran y para reforzar los mismos en los actuales miembros.

La asamblea del MFCC, realizada el viernes de 6 de septiembre, reconoció el trabajo de todos los coordinadores de las diferentes etapas.

Jaime y Erlinda definieron los cinco puntos como” el camino para lograr una transformación en las familias”. Cada uno de estos cinco puntos permiten una estructura y a la vez una gama de actividades que ayudan a la diversidad formativa y hacen atractivo al Movimiento:
El evento culminó con trabajo en grupos, reunidos por etapas. En cada una de las mesas de trabajo los matrimonios contaron con la asesoría y participación de asesores espirituales y los líderes del MFCC. Como ya es común en esta gran familia la hermandad fue compartida con tristeza al recordar a los que por ahora no pueden acompañarlos y la alegría por comenzar un nuevo año.

Los desafíos de una parroquia multicultural

Por Padre Roberto mena, ST
FOREST – El catolicismo estadounidense siempre ha incluido una diversidad cultural sustancial, pero hace más de medio siglo, cuando el reverendo Martin Luther King Jr. describió el domingo por la mañana como la hora más segregada de la semana, las parroquias católicas también operaban como comunidades separadas (pero desiguales).
Sin embargo, en la década de 1980, en las llamadas “ciudades de entrada” donde los inmigrantes comenzaron su viaje en los Estados Unidos, muchos católicos habían comenzado a adorar en parroquias con múltiples grupos culturales, a menudo conocidos como “parroquias compartidas”. En la década de 1990, a medida que los nuevos inmigrantes de América Latina y Asia se establecieron en todo el país, tales parroquias proliferaron en todas partes.
Según un estudio de 2018 el 43 por ciento de los feligreses en parroquias con ministerio hispano son católicos anglos. En lugares como Los Ángeles y Miami, hasta tres cuartos de las parroquias de una diócesis celebran misa en más de un idioma.
Después de décadas de grupos culturales, étnicos y raciales que comparten parroquias, podríamos preguntarnos cómo van las cosas.
Por un lado, el número de ministerios para grupos desatendidos y el número de parroquias católicas que sirven a congregaciones multiculturales ha aumentado constantemente. Por otro lado, la investigación muestra que la mayoría de las parroquias de la nación aún atienden principalmente a católicos blancos y de habla inglesa; un porcentaje menor hace el ” pesado trabajo multicultural”.
Por un lado, para muchos católicos estadounidenses, viajar junto a otros grupos culturales ha comenzado a sentirse normal. Por otro lado, muchos católicos no inmigrantes se quejan vociferantemente de los signos de diversidad cultural en su medio, de las misas en español o vietnamita, de las “ofrendas” del Día de los Muertos o del olor a comida desconocida en la cocina de la parroquia.

FOREST – En foto de archivo, el padre Roberto reparte la eucaristía, en su Misa de instalación como ministro sacramental, el 7 de octubre de 2018 en la parroquia de San Miguel (Foto por Berta Mexidor)

La polarización política y las formas más ruidosas de oposición a la presencia de inmigrantes indocumentados, la mayoría de los cuales son católicos, han exacerbado estas tendencias en nuestro tiempo. Sensibles a tales divisiones, las autoridades eclesiásticas a veces minimizan la abrumadora realidad del cambio demográfico, tanto que muchos católicos tienen ideas poco realistas sobre el tamaño o la influencia de grupos distintos al suyo.
Incluso, donde las parroquias han abrazado la diversidad de sus comunidades, los feligreses se evitan mutuamente de manera rutinaria. Eventualmente, sin embargo, los grupos deben negociar los detalles de la vida parroquial: compartir salas de reuniones, planificar liturgias multiculturales e incluso navegar en el estacionamiento entre las Misas.
Las tensiones y desigualdades sociales interfieren en estas negociaciones. La gente viene a la iglesia con dolor de discriminación. Asumen que las dificultades, por ejemplo, para asegurar un trabajo o un préstamo de vivienda favorable se traducirán en dificultades para obtener espacio para reuniones para sus ministerios. Los inmigrantes recientes a menudo se sienten intimidados e impotentes al tratar de negociar la vida parroquial con los residentes de toda la vida. Las comunidades étnicas o raciales que envejecen, incluidos muchos católicos blancos, se sienten superadas en número y, por lo tanto, agraviadas, lo que los lleva a aferrarse a los privilegios dentro de sus parroquias.
Aun así, no pocas comunidades han tenido un éxito relativo al compartir la vida parroquial. Entre quienes lo hacen, parece haber cuatro factores que marcan la diferencia.
Primero, tales parroquias aprenden a equilibrar la necesidad de “espacio seguro” para los diferentes grupos con oportunidades de experimentar la vida parroquial juntos. No insisten en una asimilación rápida, que de todos modos no es posible. Los feligreses regularmente rezan y ministran según su propio idioma y cultura, pero también trabajan juntos vendiendo tamales o hamburguesas en el festival parroquial.
Segundo, las parroquias compartidas exitosas trabajan para ser justas y justas en las relaciones entre comunidades. En una parroquia, un Caballero de Colón blanco fue quien notó que las decoraciones navideñas, tan hermosas como eran, fueron arregladas por un comité totalmente anglo según las tradiciones navideñas euroamericanas; eso tuvo que cambiar.
Tercero, las parroquias compartidas exitosas dejan espacio para el dolor de las personas por los cambios demográficos y de otro tipo, pero no se resisten al cambio.
Finalmente, la investigación en parroquias compartidas muestra que la visión y la autoridad del pastor de la parroquia hacen una verdadera diferencia. En una parroquia, por ejemplo, el pastor trabajó duro para confundir a las personas sobre a qué grupo favorecía. Nunca perdió la oportunidad de hablar sobre la parroquia como una comunidad de comunidades, y él, o su personal, intervendría cuando un grupo intentara dominar o necesitara más atención.
Si bien el papel del pastor es importante, la investigación sugiere que los católicos deben ser cautelosos de poner demasiado en los pastores y su autoridad para juzgar las tensiones multiculturales. Muchos sacerdotes ya están sobrecargados, y el Papa Francisco nos recuerda que todos los bautizados tienen la responsabilidad de la vida parroquial.
Especialmente en estos tiempos más polémicos, los católicos necesitan trabajar juntos para formar comunidades parroquiales donde cada persona, independientemente de su raza, etnia o cultura, tenga un lugar en la mesa eucarística.

(El padre Roberto Mena, ST es Misionero de la Misericordia, ministro sacramental de St Michael en Forest y residente en St Anne, Carthage)

¿Esclavo o Hermano?

Por Berta mexidor
CANTON – El obispo Kopacz, en misa celebrada el domingo 8 de agosto, recordó a los feligreses que llevaran su propia cruz porque les está llevando a la salvación. Al dirigirse directamente a las familias afectadas por las redadas, el obispo Kopacz acentuó que incluso cuando la gente lleva la cruz, siempre hay alguien dispuesto que viene a ayudar, como Simón de Cirene ayudó a Jesús.

CANTON – La Cruz, y la relación de cada cristiano con su propia cruz y la cruz de los demás hermanos, fue el centro de la homilía del Obispo Joseph Kopacz el domingo 8 de septiembre, en la parroquia del Sagrado Corazón. Las servidoras del altar, Erika Mendoza Rosales y Kelly Basurto Arce preceden al diácono Cesar Sánchez y al obispo Kopacz. (Foto por Berta Mexidor)

El obispo Kopacz, en palabras de solidaridad por las familias afectadas por las redadas, recuerda a San Pablo y a todos los que sufrieron la cárcel, varias veces por proclamar la Palabra de Dios, y siguiendo este ejemplo les dijo “…Incluso en la cárcel, puedes encontrar amor y fe.”
El obispo Kopacz, retomando las lecturas del día, explicó que una vez encarcelado, San Pablo conoció a Onésimo, un esclavo de Filemón, a quien San Pablo había convertido antes. Esclavo de Filemón, Onésimo, fue convertido también por San Pablo, mientras estuvieron los dos en la cárcel. San Pablo luego envió una carta a Filemón para interceder por Onésimo. La carta más corta de San Pablo podría resumirse como una encrucijada, ¿cómo una persona podría tratar a otra persona, “? esclavo o hermano en Cristo? … ¿extranjero o hermanos? una batalla para la conciencia de Filemón y para cada cristiano. El obispo Kopacz menciono que, en la carta a Filemón, no se da la respuesta y estas preguntas están vigentes hasta estos días.
El obispo Kopacz informó que la Diócesis está recibiendo donaciones de 40 estados, todos los donantes son cristianos respetuosos de las leyes y, al mismo tiempo, se preocupan por sus hermanos y hermanas en Cristo, “esta crisis ha revelado los corazones de muchas personas en todo el país,” que como Simón el Cirene vienen a ayudar con la cruz y han abrazado el llamado de San Pablo a Filemón al ver hermanos en otros,” concluyó el obispo Kopacz.

Al final de la misa, voluntarios ofrecieron su tiempo para dar almuerzo a parte de las familias afectadas. Este servicio se ha ofrecido desde los primeros momentos, en los cuales el centro comunitario de la iglesia se ha convertido en un centro de atención en crisis. Las familias afectadas reciben tres comidas diario: desayuno, almuerzo y comida, su parte de las donaciones hechas por la comunidad y ayuda financiera, a través de Caridades Católicas para el pago de renta, agua y electricidad durante este tiempo en el que los proveedores de las familias no pueden trabajar.
Desde Massachussets, la señora Elene Vázquez, vino de vuelta a Cantón a ayudar durante este tiempo. Elena visito cantón, por primera vez en el año 1965, como miembro del Movimiento de los Derechos civiles. Elena quedo admirada de cómo ha cambiado la composición racial del pueblo durante todo este tiempo. Como parte de su visita, fue al ayuntamiento y por primera vez “No tuve miedo de entrar “dijo, luego de recordar que anteriormente, de muy joven, llegaba al mismo lugar a ayudar con la registración de Afroamericanos para votar, bajo un clima de mucha enemistad y represión en contra de los activistas civiles.
Al final de la Misa, y en compañía del Obispo Kopacz y el diácono Cesar, los presentes compartieron un momento de hermandad.

Escritura Sagrada, vida de la Iglesia

Obispo Joseph R. Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
El tema catequético para la temporada de formación de fe y evangelización 2019-2020 que comienza este mes es “Quédate con nosotros”. La fuente de este comando inusual, realmente una súplica, es la historia de Emaús en el Evangelio de Lucas 24: 13-35. Después de la crucifixión del Señor Jesús, los apóstoles y discípulos se dispersaron como ovejas sin pastor y sin futuro. Estaban tan abrumados por el dolor, al borde de la desesperación, que no pudieron reconocer a su Señor resucitado incluso cuando estaba a su lado.
Dos discípulos no identificados se alejaban de Jerusalén a Emaús, con pesar en sus corazones, cuando Jesús apareció junto a ellos. Jesús fingió no saber lo que había sucedido el Viernes Santo para recordarles el Antiguo Testamento con todas las profesias en las que se anticipaba al Mesías, su vida, muerte y resurrección. Los dos discípulos se entusiasmaron tanto con su presencia y palabras llenas de esperanza que le suplicaron que se quedara “con nosotros” porque ya estaba anocheciendo. Mientras se sentaba a la mesa con ellos, Jesús tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se los dio. Con eso “en ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesus; pero él desapareció.” Lc 24:31. O bien estos eran dos apóstoles en la Última Cena, o ya sabían acerca de la transformación del pan y el vino en el Cuerpo y Sangre del Señor durante la Cena de Pascua. En cualquier caso, se volvieron el uno al otro y exclamaron: “¿No es verdad que el corazón nos ardía en el pecho cuando nos venía hablando por el camino y nos explicaba las Escrituras?”Lc (24:32)
Este es el relato de la resurrección y la Partida del Pan, que estableció la base de la Eucaristía, aquella que los primeros discípulos celebraron en uno u otro de sus hogares, como se reconoce en los Hechos de los Apóstoles, Hech 2:46. En efecto, en Hech 2:42-47 se definen los cuatro pilares de la auténtica comunidad cristiana: Palabra, Adoración, Comunidad y Servicio. La Palabra se refiere a la proclamación de las Escrituras en la Misa, la evangelización o proclamación del Kerygma a los no creyentes y la instrucción catequética, o formación de la fe, a los bautizados.
Es el sueño de Dios que los corazones de los discípulos de su Hijo ardan en presencia de las Sagradas Escrituras y que en cada nivel de instrucción esté la evidencia de una fe viva que busca el entendimiento. La Sagrada Escritura es el corazón y el alma de toda formación de fe, la piedra angular de nuestra fe en el Señor crucificado y resucitado. Este regalo se reflejó en el reciente Rito de Instalación de Lectores con nuestros candidatos a Diáconos Permanentes en Saint Jude, en Pearl el 7 de septiembre.
Dos extractos del documento La Revelación Divina, del Concilio Vaticano II fueron leídos durante la homilía. “Por esta razón, la Iglesia ha venerado siempre las divinas Escrituras como venera también el Cuerpo del Señor. No cesa de presentar a los fieles el Pan de vida que se distribuye en la mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo.” La Iglesia siempre los ha mantenido, y continúa haciéndolo, junto con la tradición sagrada, como la regla suprema de la fe, ya que, inspirada por Dios y comprometida de una vez por todas a escribir, imparten la palabra de Dios mismo sin cambios, y hacer resonar la voz del Espíritu Santo en las palabras de los profetas y apóstoles…. Dios es el autor de la Sagrada Escritura «Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo» … Por lo tanto, al igual que la religión cristiana en sí, toda la predicación de la Iglesia debe ser alimentada y regulada por la Sagrada Escritura.”
La prioridad del lugar de la Biblia en el ministerio de enseñanza de la Iglesia es evidente en la reciente Exhortación Apostólica del Papa Francisco, Christus Vivit. Se refiere repetidamente a las figuras bíblicas que fueron fundamentales en el plan de salvación de Dios, por supuesto, especialmente con respecto a la Santísima Madre.
La segunda referencia de Dei Verbum es la exhortación a todos los bautizados, laicos y clérigos, como discípulos del Señor para permitir que el Espíritu Santo encienda o mantenga el fuego ardiendo en nuestros corazones y mentes. “Por lo tanto, todo el clero debe aferrarse a las Sagradas Escrituras a través de la lectura sagrada diligente y el estudio cuidadoso, especialmente los sacerdotes de Cristo y otros, como los diáconos y los catequistas que son legítimamente activos en el ministerio de la palabra. Esto debe hacerse para que ninguno de ellos se convierta en ‘un predicador o catequista vacío de la palabra de Dios, expresándola externamente y que no la escuche internamente’ (4), ya que ellos deben compartir la abundante riqueza de la palabra divina con los fieles comprometidos con ellos, especialmente en la sagrada liturgia. El sínodo sagrado también urge y especialmente insta a todos los cristianos de fe, especialmente religiosos, a aprender mediante la lectura frecuente de las Escrituras divinas el “excelente conocimiento de Jesucristo,” Fil. 3:8
“La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo” es la cita contundente de San Jerónimo que completa la referencia de Dei Verbum. San Jerónimo tradujo toda la Biblia en el siglo V del hebreo y griego al latín, comúnmente conocida como la “Vulgata”, o traducción hecha para el pueblo, “el vulgo.” San Jerónimo permitió que la Palabra de Dios lo cubriera y ardiera en lo más profundo.
A medida que comience el nuevo año catequético, que todos permitamos que la Palabra de Dios arda en nuestros corazones para que el Señor “permanezca con nosotros” abriendo los ojos de nuestros corazones para que podamos reconocer su presencia real en su cuerpo, la iglesia, en la asamblea reunida en la misa, en su cuerpo y sangre, alma y divinidad, en el altar, en la partición del pan, en el Cordero de Dios y en la recepción de la Santa Comunión. Esta es nuestra fe católica y estamos orgullosos de profesarla en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Niños de parroquia se unen por el cambio

Por Joanna Puddister King
CANTON – El 11 de agosto en la histórica plaza del palacio de justicia de Cantón, pocos días después que muchos hijos de inmigrantes sintieran el temor de no volver a ver a sus padres, los niños de la parroquia del Sagrado Corazón se reunieron y rezaron por un cambio después que las redadas del miércoles 7 de agosto, del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), sacudieron seis comunidades de Mississippi.
Las pancartas que llevaban los niños mientras marchaban incluían mensajes de miedo y reforma. Dos chicas jóvenes llevaban un letrero que decía: “No me sentaré en silencio mientras se llevan a mis padres”. El letrero de otro joven decía: “¡La inmigración no debe ser solo para los ricos! Necesitamos un cambio “, un mensaje que resonó con Dulce Basurto-Arce, de 18 años, quien habló a los participantes desde los escalones del tribunal.
“Es muy difícil venir legalmente a los Estados Unidos”, dijo Basurto-Arce. “La mayoría de las familias que vienen aquí no pueden pagar el proceso legalmente. En la sociedad actual, volverse legal es solo para los ricos. Todos somos humanos. Todos merecemos la misma oportunidad. No debería ser un delito trabajar por una vida mejor, un futuro mejor para sus hijos, algo que no tenían en su país “.
El evento que duró aproximadamente una hora incluyó vueltas alrededor del palacio de justicia con pausas para orar, reflexionar, cantar y llamar por la unidad. La multitud de alrededor de 100 personas salieron a mostrar su apoyo y amor, algunos con sus propios letreros: “La migración es un acto de coraje”.
Para la última vuelta, Mary Hicks, una joven adulta que organizó el evento, pidió a los presentes que marcharan por el cambio y se dieran la mano con algunos de los niños a los que ahora les faltaba un padre. Al final, Hicks agradeció a la multitud por su apoyo y luego habló directamente con los niños. “…Quiero que vean a todas estas personas que no tienen idea de cómo se sienten, pero están aquí para apoyarlos bajo este sol ardiente, en este calor. Están aquí porque te aman y se preocupan por ti… ”
A través de las lágrimas, Hicks concluyó “…Y sé que hay mucho odio en el mundo, pero estas personas se preocupan por ti. Y hay muchos más que se preocupan por ti, así que debes saber que no estás solo.”

Extensión Católica anuncia ayuda

Por Catholic News Service
CHICAGO (CNS) – La organización Extensión Católica, (Catholic Extension, por su nombre en inglés) ayudará en Mississippi a familias que fueron dejadas sin su principal apoyo financiero, aquellas que perdieron el principal sostén de la familia después que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos llevó a cabo redadas masivas el 7 de agosto.
La organización católica, con sede en Chicago, dijo que enviaría ayuda de inmediato, pero también comenzaría a recaudar fondos para beneficiar a los necesitados a través de su “Fondo de la Sagrada Familia”, un programa que lanzó a principios de este año para ayudar financieramente a esposos, esposas e hijos que se quedaron sin su principal sostén por razones de detención o deportación.
La ayuda será administrada por la Diócesis de Jackson. “El programa busca traer algo de estabilidad a lo que es un momento terriblemente desestabilizador para las familias”, dijo la organización en un comunicado de prensa del 8 de agosto.
Extensión Católica es el principal defensor nacional del trabajo misionero en las partes más pobres y remotas de todos los Estados Unidos..

Parroquia realiza vigilia solidaria

By Joanna Puddister King
FOREST –Líderes y simpatizantes religiosos, laborales y de derechos de los inmigrantes se unieron para una vigilia de oración solidaria de apoyo a los trabajadores y las comunidades locales de inmigrantes rurales el sábado 17 de agosto en la parroquia de San Miguel.
Miembro fundador de Sacerdotes por la Justicia para Inmigrantes y asesor de la Universidad Dominicana en Chicago, el Padre Brendan Curran presidió el evento, ofreciendo palabras de amor y aliento, así como traduciendo las historias de los inmigrantes.

En nombre de Sacred Heart Canton, Blanca Rosa Peralta, Directora del Ministerio Hispano, agradeció a los presentes por su apoyo a todas las parroquias afectadas y contó a la multitud sobre un viaje a las instalaciones de ICE en Louisiana para recoger a una madre detenida, que había sido separada de sus hijos. Rápidamente, la idea de celebrar su liberación se desvaneció, ya que el “corazón de la madre fue destruido” por el pensamiento de todas las otras madres aún separadas de sus hijos. Había “demasiada tristeza”. Pero Peralta insistió en que la “comunidad de fe católica es grandiosa” y aplaudió los esfuerzos de aquellos que trabajan tan incansablemente para servir a los necesitados.
Varios de los presentes en la vigilia de oración se levantaron y compartieron con valentía sus historias al ser detenidos en las redadas de ICE. Una joven madre, con un brazalete de tobillo monitoreando su ubicación, dijo que ella como su esposo fueron detenidos y que “no pensaba que ir a trabajar fuera criminal”.
Un hombre compartió que aunque no fue afectado por las redadas, sintió que la comunidad inmigrante estaba destrozada por el racismo.
Otro compartió que las redadas afectaron no solo a los detenidos, sino incluso a aquellos que estaban en el país legalmente, ya que muchos fueron despedidos por las compañías, para que no tuvieran que lidiar con los desafíos de emplear inmigrantes.
Rodger Doolittle y Milton Thompson con el Local 1529 de United Food and Commercial Workers (UFCW) ofrecieron ayuda a las familias afectadas. “El Local 1529 respalda a todos los trabajadores de esta comunidad”, dijo Doolittle, “nunca había visto una redada tan mala,”y luego prometió 45 mil dólares en alimentos y suministros para ayudar en todas las comunidades afectadas.
Daisey Martínez, Martínez ofreció su apoyo a los afectados e instó a otros a que si conocen a lpersonas que necesitan ayuda”. Hazlo y da libremente. Dios deja que brille la luz y nos muestra algo positivo”, dijo Martínez.

La paz de Cristo tiene Precio

Por Padre Roberto Mena ST
FOREST – Hermanas y hermanos:
Algunas palabras del Evangelio de pueden dejarnos inquietos: “¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? Pues no, ¡yo he traído la división!” ¿No es verdad que este Jesús no se parece al que conocíamos? Ante el niño Dios, recién nacido en Belén los ángeles cantaron: “paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. Y en su vida pública Jesús mismo proclamó: “Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios”. Y después de resucitar nos dejó el regalo más codiciado: “La paz os dejo, mi paz os doy”. ¿Jesús se está contradiciendo a sí mismo?
Queridas hermanas y hermanos:

  1. La respuesta es ¡No! Jesús es el constructor de la paz y nos invita a construirla con Él. Pero ¡atención! La paz de Jesús no es la vida tranquila del bienestar material; no es la tranquilidad de la falta de compromiso, no es la cómoda aceptación de la injusticia, de la prepotencia, de los vicios que degradan la vida humana. No es la rendición ante el mal. La paz que Cristo nos trae es el fruto de una lucha continua y dura contra el mal que busca crecer en nosotros y a nuestro alrededor. La paz que Cristo nos trae es la serenidad de saber que estamos en las manos de Dios, en amistad con Él y con nuestros hermanos.
  2. La fe cristiana es una contestación al mal que quiere imponerse en nuestra vida. Cristo no nos dice: “¡Tranquilos! No pasa nada” sino que nos invita a la conversión, a cortar de raíz el pecado. Es verdad que Dios es misericordioso, pero también quiere que nos convirtamos. Dentro de nosotros llevamos dos mundos en lucha: el hombre viejo y el hombre nuevo. Pasar del uno al otro se llama conversión y esta es la verdadera revolución interior, la más urgente de todas.
  3. Jesús habla también de división y de espada. Se está refiriendo al trato que recibirán sus seguidores a lo largo de la historia. “Bienaventurados cuando os insulten y persigan, vuestra recompensa será grande en el cielo”. Los cristianos que aceptan la invitación de Jesucristo están destinados a cambiar el mundo con su contestación pacífica y fuerte. Se han dedicado a los pobres, a los enfermos, han defendido a las viudas y a los huérfanos, han liberado a los esclavos, han creado una sociedad en donde se han podido proclamar los derechos del hombre, de la mujer y del niño. Y a cambio de todo ello han sido injustamente maltratados. Y esta persecución continúa hasta nuestros días.
    Hermanos: Estamos en medio de un mundo que aprecia otros valores, que razona con una mentalidad que no es la de Cristo y que muchas veces reacciona con indiferencia, hostilidad, burla, e incluso con una persecución más o menos solapada ante nuestra fe. Sólo tenemos una cosa que proponer al mundo: la cruz de Cristo que hay que seguir sin componendas. Seremos signo de contradicción, pero cambiaremos el mundo, como Cristo nos prometió, construyendo la civilización del amor.

Fiesta y Tristeza de Santa Ana en Carthage

Por Berta Mexidor
JACKSON – El 28 de julio se celebró la fiesta de Santa Ana, patrona de esta comunidad. La celebración incluyó procesión y Misa, celebrada por el obispo Joseph Kopacz, asistido por el padre Odel Medina, SP, párroco local. La fiesta anual de Santa Ana en Carthage es una muestra de fe, hermandad en Cristo y alegría a las que los parroquianos están acostumbrados.
La fiesta local esta basada principalmente en Santa Ana, y el obispo recalcó que San Joaquín es parte importante de la celebración. La palabra del domingo fue la de Jesús enseñando la oración del Padre Nuestro a los discípulos, Lucas 11, 1-13. El obispo recordó que Jesus enseñó que la oración es un puente a Dios, “…Jesus no solo enseño la oración universal, también mostró con su ejemplo que Dios está con nosotros en cada momento,” predicó; Jesus también se apartó para rezar, para estar en comunión con Dios dejando el ejemplo a sus discípulos de cómo debe ser” …el ejemplo de oración, las palabras de oración y el espíritu de oración.”
El obispo enfatizó la importancia del ejemplo de los adultos para los niños y recordó a sus propios padres y la costumbre que estos tenían de rezar por las noches.

CARTAGE – Parroquianas de Santa Ana y afectadas por las redadas muestran, el domingo 11 de agosto, los brazaletes electrónicos que portan. Otras, aunque sin brazaletes, esperan también por un día en la corte para defender su caso. Muchas tienen hijos nacidos aquí, otras son solteras y otras llegaron a Carthage con niños pequeños. (Foto por cortesía de la página Apoyo Latino en Misisipi)

El día de Santa Ana y San Joaquín es celebrado por la Iglesia cada 26 de julio. Santa Ana y San Joaquín son los padres de la Santísima Virgen María y por ende abuelos de Jesus. Santa Ana y San Joaquín son considerados patrones de los abuelos.
Los parroquianos en Cartago sienten y llaman a Santa Ana como a su “Abuela”, con mucho respeto y veneración. El altar de color verde, lleno de rosas, personas de diferentes culturas y cantos de alabanza, del grupo “Sagrado Corazón de Jesus” del ministerio musical, dirigido por Marco Antonio Vázquez, fueron el marco de la celebración que llevó mucho de fe, agradecimiento y alegría.
La misa bilingüe fue una muestra de la diversidad de la parroquia. Durante toda la celebración miembros de las comunidades Afroamericana, Hispana y vietnamita compartieron la alegría en hermandad.
Días más tarde, el miércoles 7 de agosto, numerosas familias hispanas de esta comunidad se verían afectadas por las redadas de ICE. Y esa misma diversidad se reuniría para, junto al padre Odel Medina enfrentar la crisis, ayudar a las familias y recibir la avalancha de voluntarios y ayuda material.
La tristeza en los corazones de los afectados, preocupados por los detenidos y sus futuros se pudo palpar cada día en el centro comunitario, donde se reunieronvoluntarios de diferentes lugares del país, Families belong Together de New Jersey, Tennesse Inmigrant & Refugee Rights Coallition(TIRRC), MIRA y abogados liderados por la abogada de inmigración Amelia McGowan y su grupo de abogados, por solo mencionar a algunos. Santa Ana acompaña el día de la fiesta y los días del dolor a los parroquianos de Carthage.
El día de santa Ana el obispo Kopacz enfatizó en la importancia y el ejemplo de la oración que dejó Jesus. La oración, es desde ya parte esencial de las familias, detenidos, voluntarios y católicos todos para aliviar el dolor, el temor y alimentar la fe de las familias afectadas y los corazones en busca de paz.

Dias Sanación y Liberación

Por Berta Mexidor
JACKSON – Entre oraciones, catequesis polvoreadas de bromas, el padre Theodore Dirk Kranz, y más conocido en el mundo hispano como el padre Teo, estuvo tres días entre parroquianos hispanos de la diócesis de Jackson. El padre Teo fue invitado por el grupo de oración Luz y Vida, de la catedral de San Pedro, liderado por Orlando Marín e Ivan Varela.
La agenda incluyo reuniones en la cancillería, Misas, comuniones dirigidas, conferencias, sesiones de preguntas y respuestas y Hora Santa. El viernes 16 de agosto el padre Teo tuvo el primer encuentro con la comunidad católica de la diócesis en St. Jude en Pearl. Allí el padre Lincoln Dall, Vicario General de la Diócesis de Jackson, le dio la bienvenida a la diócesis. Luego el padre Teo celebró Misa con el padre Lincoln, quien es además párroco de St Jude.
El sábado 17 de agosto, cientos de católicos hispanos se reunieron en el Centro Comunitario de Richland para pasar horas en retiro de oración, alabanza, disfrute de la música de Ballardo Marín y la voz maravillosa de María Del Cid. Aquí se reunieron líderes del Movimiento Familiar Cristiano, Emaus, parroquianos de todo el estado y algunos católicos de estados vecinos. En el retiro estuvo recibiendo confesiones el padre Roberto Mena, ST, quien es uno entre 700, de los sacerdotes Misioneros de la Misericordia, enviados por el mundo por el Papa Francisco para predicar y ofrecer el sacramento de la reconciliación.

La presencia de padre Teo fue muy esperada en la diócesis. Según el sitio web Catoliscopio el padre Teo está en la lista de los diez sacerdotes que más “ruido” hacen en las redes sociales. Este día, los presentes, muchos de ellos seguidores de su canal de youtube y su página de Facebook, llamadas “Padre Teodoro”, pudieron recibir una conferencia sobre la pastoral de sanación y liberación, no solamente física, sino espiritual e intergeneracional. El padre Teodoro dirige con estos fines la fundación San Miguel Arcángel, con la ayuda de laicos comprometidos en su apostolado, de los cuales la Licenciada Susana Godoy le hizo compañía en este viaje.
Luego de la conferencia siguió una sesión de preguntas y respuestas. Le continuó una misa concelebrada con el padre Roberto Mena, ST, se celebró la Hora Santa y al final del día el padre Teo bendijo y exorcizó los sacramentales de los presentes.
La visita concluyó con Misa, Conferencia, sesión de preguntas y respuestas y Hora Santa, el domingo 18 en la Catedral De San Pedro.

(En el proximo número se publicará la entrevista en la Diócesis. La entrevista, las conferencias, sesiones de preguntas y respuestas y demás estarán disponibles en el canal de youtube “Padre Teodoro.”)