Obispo reflexiona sobre aniversario

Por Opisbo Joseph Kopacz
Escribo la columna de esta semana en el fin de semana del 40 aniversario de mi ordenación sacerdotal, el 7 de mayo de 1977. Durante momentos más tranquilos y mientras estoy en el altar durante las celebraciones litúrgicas, me impresiono por la gracia y la maravilla de que han pasado 40 años y el buen pastor me ha guiado a través de las interminables montañas del noreste de Pennsylvania en la Diócesis de Scranton hacia el sur profundo en la Diócesis de Jackson, Mississippi. Después de casi treinta y seis años y medio allá y cerca de tres y medio aquí, estoy feliz de estar vivo y bien, con buena memoria y gratitud, y capaz de servir con motivación y propósito.
El año 40 y los 40 días de tiempo en la Biblia representan tiempo sagrado, kairos, cuando Dios y su gente caminaron juntos (o flotaron en el tiempo de Noé) en el desenvolvimiento de la historia de la salvación. Es un tiempo de purificación, regeneración y la gozosa esperanza de algo nuevo en el horizonte. Para el cristiano, las aguas del diluvio prefiguran las aguas purificadoras del Bautismo y un período de 40 días que está estrechamente asociado con la temporada de cuaresma. Una vez en tierra el arco iris a través de las nubes era el signo del pacto entre Dios y la humanidad, y la promesa de una nueva vida. En mi breve tiempo aquí, un nuevo día ha amanecido y he conocido la vida abundante que el Buen Pastor prometió en la lectura del evangelio de este fin de semana. Además, con las ruidosas tormentas que he experimentado desde que me mudé al sur, multiplicado por 40 días y noches, podría imaginar la construcción de un arca en cada esquina.
En la experiencia del Éxodo tenemos dobles períodos de tiempo de 40 años y 40 días. Los israelitas vagaron durante 40 años en el desierto y Moisés pasó 40 días y 40 noches en el Monte Sinaí que trajeron consigo el don de los Diez Mandamientos, el corazón del Tora, y el signo y la sustancia de la evolución de la alianza entre Dios y los israelitas. \Estas tablas de piedra fueron hechas y adoptadas en los comienzos de la permanencia en el desierto y fijó el estándar para la creación de relaciones que Dios exigía de los israelitas antes de abrir la puerta a la tierra prometida a Abraham y a Sarah y a sus descendientes. Y así he reflexionado sobre los 40 años de preparación que los israelitas sufrieron, y de una manera muy real puedo saborear todas las experiencias de mi sacerdocio como pábulo para el molino que el Señor ha utilizado para fortalecer mi relación con él, y para servir ahora como el 11º obispo de Jackson. Una lección aprendida es que Dios puede redimir y transformar todas nuestras labores fieles y esfuerzos vanos para cumplir su voluntad.
Asimismo, me siento confiado trazando un paralelo entre los 40 días que Moisés pasó en el monte Sinaí y los cuarenta días que Jesús soportó en el desierto en previsión de su ministerio público con mi ministerio en la Diócesis de Jackson. Cuando Moisés bajó de la montaña él sabía que Dios, quien es misericordioso hasta la milésima generación, era un Dios fiel, y siempre estaría con ellos. El becerro de oro fue un gran bache en el camino, pero fue atravesado exitosamente. Los israelitas tenían ahora una misión y visión sagrada con prioridades pastorales claras. (Ustedes saben a dónde voy con esto.)
Del mismo modo, cuando el Espíritu Santo sacó a Jesús del desierto puso en marcha la misión sagrada de la Nueva Alianza a establecerse en su sangre, arraigada en la profecía de Isaías. “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para predicar el evangelio a los pobres… y anunciar el año de gracia del Señor (Lucas 4:18ff). En el mismo sentido, el Espíritu Santo ha ungido y facultó al Cuerpo de Cristo en nuestra diócesis, con una renovada misión sagrada y visión de futuro que está encarnado en nuestras prioridades pastorales.
Esta es la vida de la nueva alianza en la sangre del Señor para mí mientras viajo y sirvo a través de la diócesis. Dios está renovando mi fervor cuando veo la sabiduría de nuestra visión: servir a los demás, inspirar discípulos, abrazar la diversidad en cada curva en la carretera.
Esta noche será mi 12ª de 23 celebraciones del sacramento de la confirmación y la diversidad de los dones y ministerios en la iglesia, la llamada al discipulado y el mandato de servir están vivos y bien en nuestros discípulos jóvenes. Los recién confirmados son las piedras vivas que representan la mano de obra de la fe, la esperanza y el amor, que sucede a diario en sus familias y parroquias a través de la extensión de nuestros 65 condados en el estado de Mississippi.
La visión también se realiza en nuestras escuelas y programas de formación en la fe, a través de Caridades Católicas y del Hospital St. Dominic, a través de innumerables servicios sociales y la promoción de un orden social más justo. Para mí el trabajo de planificación pastoral en el último año y medio ha permitido al Espíritu Santo llevarnos suavemente hacia adelante con mayor determinación y pasión por la obra del Evangelio en la Iglesia Católica para la salvación de todos. Nos arraiga profundamente en la Biblia y las palabras del profeta Miqueas nos vienen a la mente como una lámpara para nuestros pies. “Dios le ha mostrado, oh mortales, lo que es bueno. Y lo que el Señor exige de vosotros? Actuar con justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con tu Dios.” (6:8).
A los 40 estoy agradecido a todos los que rezan por mí fielmente a diario en la plegaria eucarística en la Misa, a través del rosario, y en una multitud de otras maneras, porque mi celo y deseo de servir permanecen fuertes. Este es un don del Señor, el Buen Pastor, el fruto de la oración. Como nos gusta decir en estas partes, Soy bendecido. “Estoy seguro de esto, que él que comenzó en usted (nosotros) su obra buena la irá llevando a buen fin hasta el día en que Jesucristo regrese” (Fil. 1:6).

Visita pastoral del Obispo Kopacz a la Misión de Saltillo

Por el Monseñor Michael Flannery

La frase “¿Qué pasa?” resume la visita pastoral que el Obispo Joseph Kopacz y yo hicimos a la Misión de Saltillo, México el 30 de marzo al 3 de abril. Podemos informar que el buen trabajo iniciado por el padre Patrick Quinn en 1969 está floreciendo. Los dos sacerdotes mexicanos que sirven en la misión, padres Davíd y Elevio, tienen espíritus misioneros profundos y están siguiendo los pasos del Padre Quinn.
El padre David, armado con un horario completo, nos saludó en Monterrey y nos llevó a la misión de Saltillo. Nuestra primera visita fue a la iglesia de Cristo Rey, una de las iglesias en la ciudad servida por San Miguel. Visitamos los otros, Los Santos Mártires y San Guillermo, al día siguiente.

El sábado, viajamos a Jalapa, donde los aldeanos se reunieron para saludar al obispo. Después de un servicio de oración con los rancheros y la distribución de bolsas de harina de maíz, fuimos al pueblo de Animas, donde compartimos otra comida con los aldeanos. Esa tarde, viajamos en coche durante cinco horas hasta el pueblo más lejano, El Tapón. Allí se le pidió al obispo Kopacz que bendijera las semillas de maíz y frijoles pintos que se utilizarían para la siembra. También se le pidió que brindara protección bendeciendo a dos rebaños de cabras. Después de la bendición, Obispo Kopacz se le ofreció un cabrito como un regalo. Le expliqué a la señora amable que hacía la oferta que estaríamos solamente en el país cinco días y es prohibido traer cabras a los Estados Unidos. En vez, ella ofreció al obispo un
paquete de tortillas que aceptó graciosamente.
A la mañana siguiente, con una maleta llena de camisetas del colegio de St. Anthony y 500 bolígrafos del obispo, visitamos el pueblo de Garambullo, donde fuimos recibidos con una presentación de danzas aztecas antes de la misa. El padre David nos mostró el nuevo techo que había puesto en la iglesia. Muchas iglesias en los pueblos están en necesidad de reparación y un techo cuesta unos $3,000.
Cuando llegamos a La Ventura, cerca de 500 aldeanos estaban completando el vio crucis. Por su herencia y cultura, el pueblo mexicano se relaciona muy bien con el Cristo sufriente. El Obispo Kopacz estaba de nuevo frente y centro celebrando la misa y administrando el sacramento de la Confirmación. Después, tuvimos un almuerzo delicioso con los aldeanos. El padre Davíd nos mostró un edificio que consta de dos habitaciones donde los catequistas se quendan para que puedan formar catequistas de la aldea y realizar misiones durante todo el año. Él planea agregar otro piso al edificio, ya que La Ventura es una ubicación central desde donde se sirven otras seis aldeas.
Volviendo a Saltillo, disfrutamos de una maravillosa cena con el obispo de Saltillo, Don Raúl Vera. El Obispo Kopacz compartió con él su plan y visión pastoral para la diócesis de Jackson.
A la mañana siguiente, compartimos un desayuno con el padre David y el padre Evelio, que son grandes visionarios y están atendiendo las necesidades del pueblo. Otro ejemplo de su plan es un proyecto, en su infancia. San Miguel se ha convertido en el hogar de cuatro estudiantes que no pueden pagar habitación mientras estudian en la universidad. A cambio de alojamiento y comida, los estudiantes acompañan a los sacerdotes durante sus ministerios los fines de semanas, un proyecto que cuesta aproximadamente $2,500 por estudiante. Sin embargo, este es un excelente ejemplo de la iglesia ofreciendo sus servicios a los necesitados y cambiando las vidas de la gente para mejor.
Otro programa digno en San Miguel es el programa catequístico. Los catequistas jóvenes son traídos de las aldeas remotas para permanecer en San Miguel por una semana o dos

durante el verano. Los rancheros están muy conmovidos por esta experiencia. Por primera vez en su vida tienen comida servida por otra persona. Además, tienen la experiencia de tomar una ducha. Es un mundo diferente en San Miguel.
Me gustaría terminar con una breve historia de una niña de cuatro años que recibió mi última camiseta de St. Anthony. Estaba tan emocionada con su tesoro, que no se la quitaba. La camisa de talla-12 era tan larga que le llegaba hasta los tobillos. Su madre me dijo más tarde que no se lo quitaría incluso para ir a dormir y lo usó como su pijama. También l

e di el sombrero de golf St. Anthony que llevaba puesto, que ella también llevó a la cama, ya que estaba tan llena de alegría con su regalo. Puedo asegurarles que la gente de Saltillo está muy agradecida de todo lo que la gente de Mississippi hace por ellos y nos pidieron que les expresemos su gratitud. (Monseñor Flannery está escribiendo un libro que detalla la historia de la misión de Saltillo.)

Obispo, equipo implementan plan nuevo, estructura de implementación detallada

Por Maureen Smith
JACKSON – Todas las sesiones de lanzamiento para la nueva misión, visión y prioridades pastorales concluyeron el jueves 6 de abril. En total, el equipo del obispo Joseph Kopacz dirigió sesiones de implementación en nueve parroquias seleccionadas con la esperanza de que personas de todas las parroquias pudieran asistir. Durante las primeras siete sesiones, vinieron más de 500 personas que representaban más de la mitad de las parroquias.
El punto de las sesiones era doble. El obispo Kopacz quería que las personas que asistieron a las sesiones de escucha del año pasado oyeran los datos recopilados y aprendieran cómo se convirtió en la nueva misión, visión y prioridades. El otro objetivo era trabajar con los representantes de las parroquias que estarían integrando el material nuevo en su comunitaria parroquial. Los equipos recibieron una sesión de entrenamiento sobre cómo escribir metas SMART y se les dio tiempo para practicarlas.
Además de las presentaciones parroquiales, el obispo Kopcaz y el padre Kevin Slattery, vicario general de la diócesis, presentaron las prioridades a los administradores escolares durante su retiro. Catherine Cook, superintendente de escuelas católicas, dijo que cada comunidad escolar usará la misión, visión y prioridades mientras planean su próximo par de años académicos.
A partir de aquí, los pastores formarán equipos y comenzarán el proceso de escribir y trabajar sobre objetivos específicos de sus comunidades. El obispo Kopacz ha designado a una persona de recursos para cada parroquia que ya ha sido entrenada.
Los miembros del equipo de recursos están disponibles para presentar talleres a los equipos parroquiales, pero no están destinados a dirigir los planes de ninguna manera. Tambien ellos ofrecerán informes regulares al obispo.
Pam Minninger, una de las personas de recursos, dijo que ya está viendo los frutos de este trabajo. “Por supuesto, toma un poco de tiempo para digerir la idea de objetivos SMART y cómo formularlos, pero una vez que el trabajo comienza, los equipos parecen estar realmente energizados y listos para establecer algunos buenos objetivos para sus parroquias. En el mundo de hoy, parece que nos movemos a través de nuestros días, semanas, meses – simplemente hacer las cosas – y olvidarse de establecer metas y vivir nuestras vidas deliberadamente y con el pensamiento.Creo que los equipos están viendo la necesidad, la sabiduría y la potencial en tomar el tiempo de fijar metas y de dirigir deliberadamente la manera que las declaraciones de la visión se pueden vivir,” Minninger agregado.
Este plan está destinado a ser un proyecto de tres a cinco años. Las parroquias pueden decidir concentrar sus esfuerzos en una o dos prioridades. Algunas parroquias más grandes pueden hacer las tres a la vez. Cada equipo parroquial aprendió que deberían soñar en grande, pero concentrar sus esfuerzos en dos o tres objetivos SMART a la vez. Una vez que se encuentran con éstos, el pastor puede convocar a un nuevo equipo o mantener el existente para escribir nuevas metas para otra prioridad. A medida que el equipo de recursos informe al obispo, un nuevo equipo de visualización considerará cómo ajustar las prioridades para el futuro.
Los miembros de los equipos parroquiales recibieron folletos con la visión, misión y las prioridades esbozadas. Los libros incluyen los resultados deseados para la diócesis en su conjunto y páginas donde los miembros del equipo pueden escribir sus pensamientos o metas. Hay libros adicionales disponibles para cualquier parroquia que pueda necesitarlos.
El departamento diocesano de comunicaciones ha desarrollado una sección completa del sitio web donde puede leer la nueva visión, misión y prioridades y encontrar recursos para usarlos en grupos o reflexión individual. El nuevo sitio está disponible en la página principal de la diócesis, www.jacksondiocese.org. Busque Prioridades Pastorales en la esquina superior derecha.

Abogados, religiosos aprenden sobre la inmigración adolescente

Por Elsa Baughman
JACKSON – La División de Abogados Jóvenes (YLD) de Mississippi y la Comisión de Acceso a la Justicia de Mississippi se unieron recientemente para ofrecer un seminario enfocado en asuntos de la inmigración de niños. 73 participantes, la mayoría abogados y algunos religiosos, escucharon a varios panelistas discutir temas relativas a dos protecciones comunes de inmigración para los niños inmigrantes vulnerables: el estatus migratorio especial de menores y el asilo.
Tiffany Graves, abogada de la Comisión de Acceso a la Justicia de Mississippi, señaló que no hay muchos programas de asistencia legal en el estado que se enfocan en asuntos de inmigración y que tienen suerte de que las Caridades Católicas hagan este trabajo. Dijo que uno de los objetivos del seminario era educar abogados en cómo ayudar pro bono con casos de la inmigración. “Esperamos que se deje inspirado para ayudar en sus comunidades”, dijo, agregando que este tema es una de las mayores necesidades en términos de servicios legales en Mississippi y en el país.
Kaytie Pickett, abogada y miembro de la junta directiva de YLD, dijo que había estado pensando en las oportunidades de pro bono en Mississippi. “La inmigración es algo que quiero dirigir, pero no sé nada al respecto”, dijo. Quería encontrar modos de entrenar abogados en el trabajo de inmigración. Pickett conoció a Amelia McGowan a través de Patrick Fields que trabajó con McGowan en el Centro de Apoyo para Migrantes de Caridades Católicas. Luego se plantaron las semillas para la conferencia. “Los niños que buscan la seguridad: una introducción a los problemas de inmigración de los niños”, fue el tema elegido para el día.
Caridades Católicas y la Escuela de Derechos de la Universidad de Mississippi Clínica de Inmigración también fueron patrocinadores de este seminario. Como resultado de esta presentación, Caridades Católicas espera poner casos de niños necesitados con un consejo pro bono.
La presentación de McGowan sobre “El viaje: Antecedentes sobre la migración de niños y familias de Centroamérica” trató por qué tantos niños emigran a los Estados Unidos, qué tipo de problemas enfrentan en sus propios países y aquí cuando llegan. El setenta y cuatro por ciento de estos niños son de El Salvador, Guatemala y Honduras. Aproximadamente 300 niños llegan cada año a Mississippi. Por lo general son liberados a los miembros de la familia, y si no tienen un miembro de la familia, se colocan con padres de crianza temporal.
“A menudo, los niños representan los casos más graves, representando a los clientes más vulnerables en los tribunales de inmigración”, dijo, explicando que cuando un niño es detenido en la frontera, ese niño es colocado en un proceso de deportación y en la mayoría de los casos no Al consejo adecuado. “Ahí es donde tu participación es importante”, dijo.
El seminario incluyó siete presentaciones que trataron temas como el asilo y su proceso de solicitud. El discurso principal fue presentado por el juez Leslie Southwick del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos 5to Circuito.
Fields, estudiante de derecho en la Universidad de Mississippi, dijo que a menudo, las personas que están fuera de la práctica no entienden la gravedad de lo que muchos de estos niños han vivido y no comprenden la naturaleza profunda de la obstáculos que ya han superado. “Creo que informar a la gente de eso y mostrarles un rostro humano fue algo realmente bueno”. Fields dijo que la visión general que McGowen presentó sobre este proceso puede obligar a los abogados que asisten a buscar en sus corazones en relación de este tema y considerar involucrarse.
Courtney Hunt, abogada del Forman Watkins & Krutz en Jackson, dijo que la conferencia fue una apertura para ella. “He oído hablar de estos temas en las noticias, pero aprender un poco más sobre lo que está causando que los niños vienen aquí es muy importante para mí”, dijo. Su firma tiene una asociación pro bono con Caridades Católicas para hacer el trabajo de inmigración. “Estoy emocionada de poder estar involucrada en un área en la que puedo ayudar un poco.”
“Estoy encantado de vernos llamando la atención sobre los niños que están aquí en este país sufriendo debido a las leyes de inmigración”, dijo el padre Redentorista Michael McAndrew. Llamar la atención a estos niños esperanzadamente enseñará a la gente a mirar también a los muchos niños ciudadanos que tienen padres indocumentados. “Aquí en Mississippi tenemos una necesidad de ver las caras de estos niños y darnos cuenta de que somos un país de inmigrantes y tenemos que valorarlos”, dijo el padre McAndrew, señalando que cualquier oportunidad que ofrezcamos a estos niños, Dios bendecirá a nuestro país .

Palm Sunday Cathedral St. Peter, 2017

El servicio como diáconos hace mejores sacerdotes

Por Opisbo Joseph Kopacz
Las ordenaciones al diaconado transitorio de Nick Adams y Aaron Williams fueron celebraciones jubilosas para todos aquellos que han cultivado sus vocaciones a lo largo de sus vidas. Principalmente estamos agradecidos a sus familias de origen, y especialmente a sus padres, quienes sembraron la semilla de la fe en el bautismo y los criaron de una forma tan amorosa que estuvieron abiertos a la llamada de Jesús a seguirlo en la vocación del ministerio ordenado. Festejando junto a los recién ordenados diáconos y sus familias en la Iglesia San Patricio en Meridian y en la Catedral de San Pedro Apóstol en Jackson estaban muchos otros que los acompañaron a través de los años: seminaristas y profesores, sacerdotes y diáconos, feligreses de alrededor de la diócesis y amigos, todos parte del cuerpo de Cristo, el pueblo de Dios, quienes los abrazaron con una expresión de alegría de fe, de esperanza y de amor, en las dos liturgias Eucarísticas.
En el camino al sacerdocio el diaconado transitorio pasa rápidamente y los diáconos Nick y Aarón, subsecuentemente serán ordenados sacerdotes para la Diócesis de Jackson. Pero el carácter permanente del diaconado permanecerá como una marca distintiva del sacerdocio. Han sido configurados a Cristo el Siervo como diáconos y se esforzarán cada día por la gracia de Dios a seguir al Señor que vino, no para ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” (Mateo 20:28). Como yo lo he hecho, tú debes hacerlo, (Jn 13:15) son las inmortales palabras de Jesús en la Última Cena, después de lavarle los pies a sus discípulos. Ellos servirán al Señor de una triple manera: en su Palabra, como heraldos del Evangelio y predicadores, como ministros de los sagrados misterios en el altar y como dedicados discípulos de la caridad y de bondad de diversas maneras. Este ministerio de servicio profundizará su llamada a convertirse en sacerdotes que serán siervos-líderes con la mente y el corazón de Jesucristo.
Nicholas Adam fue ordenado diácono el día de la fiesta de San Patricio, 17 de marzo, y el nombre del gran apóstol misionero de Irlanda se agregó a la letanía de los santos. Además de la carne de vaca (corned beef) en un viernes de Cuaresma, el don de las inspiradoras palabras de San Patricio alimentaron la celebración eucarística de la ordenación. Al igual que el misionero irlandés que vino desde otros lugares a evangelizar y servir, así el diácono Nick ha abrazado a la gente de Mississippi, habiendo llegado desde otra tierra al este.
¿Quién soy yo, Señor, y cuál es mi vocación que trabajaste en mí con tal poder divino? Lo hiciste, para que lo que me pase a mí, yo pueda aceptar el bien y el mal igualmente, siempre dando gracias a Dios. Él respondió a mi oración de tal manera que podría ser lo suficientemente audaz como para tomar tan santo y tan maravillosa tarea e imitar en cierto grado a aquellos a quienes el Señor había predicho hace mucho tiempo como heraldos del Evangelio, dando testimonio a todas las naciones.
Mensajeros de buenas noticias en verdad. Al diácono ordenado se le da el Evangelio de Cristo en la culminación de la ceremonia de ordenación para dar testimonio a las naciones en el siglo 21. Recibe el Evangelio de Cristo cuyo mensajero has llegado a ser. Cree lo que lees; enseña lo que crees; practica lo que enseñas.
Al día siguiente el diácono Aaron fue ordenado en la liturgia del sábado por la tarde del tercer domingo de Cuaresma. Como narra el Evangelio de Juan, Jesús se sentó a descansar en el poso de Jacob al mismo tiempo que la mujer samaritana llegó con su balde para el agua. Como sabemos el encuentro transformó la vida complicada de esta mujer. Llegó arrastrando su balde en el calor del mediodía día del cual sabemos un poco en nuestros veranos de Mississippi y partió con pies alados en su nueva vida como discípulo misionero. Ella entendió que el Mesías no necesitaba un balde para sumergirla en el manantial de agua que mana a la vida eterna. Ella es nuestro paradigma durante la Cuaresma mientras anhelamos que el Señor agite las aguas de nuestro propio bautismo, sabiendo que ya está esperando antes de que lleguemos.
Otro Santo excepcional invocado durante la letanía de los Santos en la liturgia de la ordenación es San Efrén, diácono de la Iglesia oriental que vivió en el siglo cuarto. Amaba la liturgia y compuso una enorme recopilación de himnos y poesía que están repletos de sabiduría bíblica y teología. Él es un intercesor apropiado para Aaron que ama la liturgia y también ha escrito piezas litúrgicas. El siguiente es de las obras de San Efrén y reconocemos la armonía con el encuentro de Jesús y la samaritana.
El aliento que emana de alguien venido del paraíso da dulzura a la amargura de esta región, templa la maldición en esta tierra nuestra. Ese jardín es el aliento de vida de este mundo enfermo que ha estado tanto tiempo en enfermedad; ese aliento proclama que un remedio salvador ha sido enviado a sanar nuestra mortalidad.
De esta manera es con otra primavera, llena de perfumes, que sale de Eden y penetra en la atmósfera como una brisa benéfica por la cual nuestras almas se revuelven; nuestra inhalación es sanada por este aliento curativo del paraíso;
las primaveras reciben una bendición de esa bendita primavera que emite a partir de ahí.
Si supieras el don de Dios son las palabras que Jesús habló a la samaritana revelando su profunda sed por su fe y su salvación. Celebramos el regalo de Dios mediante la fe y la esperanza que no defrauda porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. (Romanos 5:5) Qué el Señor renueve nuestra fe durante este tiempo de Cuaresma mientras seguimos a la samaritana de la oscuridad a la luz de un nuevo día.

Reuniones comunitarias de prioridades pastorales

El Obispo Joseph Kopacz y su equipo de envisionamiento desarrollarán la nueva visión, misión y prioridades pastorales para la diócesis de Jackson en una serie de reuniones comunitarias a lo largo de marzo y abril de este año. Todos están invitados, pero se invita especialmente a los miembros de los consejos pastorales y de finanzas a asistir. Las reuniones no son parroquiales, por lo que cualquier persona puede asistir a cualquier reunión.

Domingo 26 de marzo, 5 pm – Southaven, Christ the King
Lunes 27 de marzo, 6 pm – Oxford, St. John the Evangelist
Martes 28 de marzo, 6 pm – Cleveland, Our Lady of Victories
Martes 4 de abril, 6 pm – Meridian, St. Patrick
Jueves 6 de abril, 6 pm – Tupelo, St. James

*** CORRECCIÓN: La lista del mes pasado tuvo una reunión adicional en Meridian. Sólo hay una reunión en Meridian. Lamentamos el error. ***

El equipo del Obispo desarrolla prioridades pastorales

Por Maureen Smith
JACKSON – Un grupo de cien personas se reunieron en el St. Dominic Centre en Jackson el domingo 19 de marzo para iniciar el proceso de implementación de la nueva visión, misión y prioridades pastorales de la diócesis. Los participantes vinieron de las parroquias a través del área del decanato 1 con algunos visitantes del decanato 2. El obispo Joseph Kopacz había esperado dirigir todas las sesiones,

JACKSON - El padre Kevin Slattery, a la derecha, presenta a los miembros del equipo de recursos. (Foto de Elsa Baughman)

JACKSON – El padre Kevin Slattery, a la derecha, presenta a los miembros del equipo de recursos. (Foto de Elsa Baughman)

pero él tuvo que faltar los primeros dos debido a la muerte de su hermano.
El Padre Kevin Slattery, vicario general, comenzó la sesión revisando los datos recolectados durante las sesiones de escucha del año pasado. Luego presentó la nueva visión, misión y prioridades.

Maureen Smith, directora de comunicaciones, presentó cómo el proceso avanzará. Cada parroquia convocará a un equ

ipo para considerar las prioridades. Se espera que escriban un nuevo conjunto de metas para su comunidad parroquial basadas en las nuevas prioridades. Cada parroquia recibirá un recurso diocesano que les guiará a través del proceso de escribir y ejecutar metas SMART para ayudarles a apoyar la nueva misión, visión y prioridades.

SMART es un acrónimo que significa objetivos específicos y mensurables, motivadores, alcanzables,

JACKSON - Los miembros de la parroquia del Sagrado Corazón de Cantón discuten la nueva misión, visión y prioridades pastorales durante la primera reunión de la comunidad. (Foto de Maureen Smith)

JACKSON – Los miembros de la parroquia del Sagrado Corazón de Cantón discuten la nueva misión, visión y prioridades pastorales durante la primera reunión de la comunidad. (Foto de Maureen Smith)

relevantes y limitados en el tiempo. Los grupos recibieron instrucción sobre cómo restringir conceptos grandes en metas, tareas y plazos. También se reunieron con las personas de recursos que estarán trabajando con ellos.
Luego, el conjunto se dividió en grupos por parroquia y intentaron hacer una meta SMART de muestra. Los grupos parroquiales se reunirán durante los próximos 3-5 años para continuar trabajando en las prioridades. Durante las próximas dos semanas, un equipo de la chancillería viajará a cada decanato para presentar el mismo taller. Aunque estas reuniones están abiertas al público, están especialmente diseñadas para las personas que trabajarán en los equipos parroquiales para escribir y ejecutar las metas SMART. Las reuniones no son específicas del área para que cualquier persona pueda asistir a cualquier reunión.

El trabajo del Encuentro continúa en las parroquias

DSC00798_c

CLEVELAND – El equipo diocesano del V encuentro hizo el entrenamiento para el equipo parroquial en la parroquia de Nuestra Señora de las Victorias en Cleveland en la que se integró también el Plan Pastoral Diocesano. Entre los presentes estuvieron los padres Kent Bowlds (párroco), Scott Katzenberger y Ted Dorcey. C.Ss.R.

Hasta el momento, hay algunas parroquias que ya han iniciado el proceso en sus parroquias y otras a las que nos falta llegar. El 26 de marzo te invitamos a participar al entrenamiento para las parroquias de los decanatos 3 y 4 (que puedan participar): Indianola, Greenville, Greenwood, Batesville, Clarksdale, Cleveland y otras. Sera de 1:00 a 5:40 p.m. en la parroquia de Inmaculada Concepción 700 N. Sunflower Ext. Highway 448

DSC00806_c

CLEVELAND – Susana y Cecilia Becerril comparten la guía mientras se preparan para hacer la práctica de la primera sesión que es “Primerear”, o sea, dar el primer paso como dice el Papa Francisco.

Obispo Kopacz: “Poner fin a la pena de muerte en lugar de ampliar”

El obispo Joseph Kopacz hizo pública la siguiente declaración el lunes 6 de marzo, en la que se oponía a la pena de muerte. La declaración es una reacción a la proyecto de ley de la Cámara de los Representantes (H.B. 638) que pide formas adicionales de ejecución en el estado de Mississippi si el método actual, la inyección letal, es declarado inconstitucional.
La inyección letal ha sido objeto de fuego en los últimos años, ya que algunos presos han parecido sufrir a medida que fueron ejecutados. Los fármacos utilizados también se han vuelto más difíciles de obtener debido a la controversia. Mississippi no ha podido ejecutar a nadie desde 2012 debido a los casos judiciales pendientes. Este proyecto de ley permitiría una cámara de gas o electrocución como métodos alternativos.
Cuando nos ocupamos de los argumentos legales y morales relativos a la pena de muerte, debemos hacerlo no con venganza e ira en nuestros corazones, sino con la compasión y misericordia del Señor en mente. También es importante recordar que las penas impuestas a los delincuentes siempre deben permitir la posibilidad de que el criminal puede mostrar el pesar por el mal cometido y cambiar su vida para mejor. No enseñamos que matar es malo matando a los que matan a otros. El Papa Juan Pablo II ha dicho que la pena de muerte es cruel e innecesaria. Del mismo modo, el antídoto contra la violencia no es más violencia.
Hace casi un año que nuestra comunidad católica sufrió los trágicos asesinatos de la hermana Paula Merrill, SCN, y la hermana Margaret Held, SSSF, que sirvió en una clínica médica en el condado de Holmes. Inmediatamente, en medio de su profunda pérdida, tanto las comunidades religiosas a las que pertenecían como sus familias afirmaron una y otra vez que se oponían a la pena de muerte como un nuevo ataque contra la dignidad humana. Estamos totalmente de acuerdo.
Obispo Joseph R. Kopacz