Recordando a un profeta estadounidense

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Este próximo fin de semana se extiende para muchos con la fiesta nacional en honor a Martin Luther King Jr., quien dio su vida por los derechos civiles, la igualdad racial y la dignidad humana de todas las personas. En menos de tres meses la nación conmemora el 50º aniversario de su asesinato el 4 de abril de 1968, y en la evolución de nuestra nación su voz profética y testimonio de libertad y justicia para todos aún enfrenta nuestra conciencia colectiva e individual. El 9 de diciembre de 2017, en el estado de Mississippi, hemos captado la atención de la nación con la apertura del Museo de Derechos Civiles cuya misión es documentar, exponer la historia, y educar al público sobre el movimiento de derechos civiles estadounidense en Mississippi, entre 1945 y 1970.
A nivel nacional, el nuevo museo Smithsonian, inaugurado el 24 de septiembre de 2016, cerca del Monumento a Washington, y ha recibido a más de 1 millones de visitantes hasta la fecha. Es el único museo nacional dedicado exclusivamente a la documentación de la vida Afro-Americana, su arte, historia y cultura. Se trata de comprender la historia americana a través de la experiencia afro-americana.
Martin Luther King Jr. singularmente encarna el movimiento por los derechos civiles como un discípulo de Jesucristo, una voz profética, un mártir y testigo del hambre insaciable del espíritu humano por la verdad, la libertad y la justicia.
Las palabras pronunciadas por Dios al profeta Isaías fueron grabadas en el alma de Martin Luther King. “Yo, el Señor, te han llamado para la victoria de la justicia. Te he tomado de la mano; te he formado para que seas señal de mi pacto con el pueblo, luz de las naciones, para abrir los ojos de los ciegos, para sacar a los presos de la cárcel, del calabozo donde viven en la oscuridad, quienes viven en la oscuridad”, (Isaías 42, 1ss). Podemos ver esta sabiduría profética y la fuerza que sólo puede venir de Dios en la capacidad de Martin Luther King de sufrir y en su filosofía de la resistencia no violenta frente a la injusticia.
En 1960 reflexionó sobre su experiencia de sufrimiento para la publicación Siglo Cristiano. “He conocido muy pocos días tranquilos en los últimos años. He sido arrestado cinco veces y puesto en cárceles de Alabama. Mi casa ha sido bombardeada dos veces. Raramente pasa un día que mi familia y yo no recibimos amenazas de muerte. He sido víctima de un casi fatal apuñalamiento. Así, en un sentido real he sido azotado por las tormentas de la persecución”.
Raramente habló de sus propias luchas porque él no tenía un complejo de mártir, y de todos modos, todo el mundo sabía de ellos, pero comprendió la realidad del Siervo doliente en la cara de la injusticia. “Hay algunos que todavía consideran la cruz como un escollo, y otros la consideran como una simpleza, pero estoy más convencido que nunca que es el poder de Dios para la salvación individual y social. Así como el apóstol Pablo, yo humildemente y orgullosamente puedo decir que “yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. Más que nunca, estoy convencido de la realidad de un Dios personal”.
Martin Luther King Jr. estaba comprometido a la no violencia y a la justicia racial como lo descubrió en la experiencia de Mahatma Gandhi en la era moderna, y a través de su relación personal con Jesucristo. Él sabía que los muros de la segregación, de la desigualdad racial y el racismo tenían que ser aplastados por el ariete de justicia, pero tenían que ser realizados en forma no violenta.
No todos estaban de acuerdo con él, entonces, y no todo el mundo está de acuerdo con él ahora, pero el tiempo revela dónde habitan la sabiduría y la verdad.
Al reflexionar sobre las implacables luchas en nuestra nación sobre nuestra división racial, la filosofía de Martin Luther King de la no violencia puede renovar la visión y el compromiso por el bien común. “En primer lugar, la no violencia no es un método para cobardes; es resistencia. No es agresiva, pero es dinámicamente agresiva espiritualmente. La resistencia no violenta no busca derrotar o humillar al oponente, sino ganar su amistad y comprensión. El objetivo es la redención y la reconciliación.
Las consecuencias de la no violencia es la creación de la amada comunidad, mientras que las secuelas de la violencia es trágica amargura. Está dirigida contra las fuerzas del mal, y no en contra de las personas que se encuentran atrapados en la telaraña de la maldad. Vamos a vencer la injusticia y no aquellos que son injustos. En el centro de la no violencia se encuentra el principio del amor. A lo largo del camino de la vida, alguien debe tener bastante sentido común y la moral suficiente para cortar la cadena de odio. Amamos, no porque nos gustan todos, pero porque Dios los ama.
Por último, el método de la no violencia se basa en la convicción de que el universo está en el lado de la justicia. Hay algo en el mismo centro de nuestra fe cristiana que nos recuerda que el Viernes Santo puede reinar durante un día, pero, en última instancia, debe dar paso al triunfante compás de los tambores de la Pascua”. En esta profunda filosofía, levantado por su vida, Martin Luther King termina con esta oración y sueño. “Dios concídenos que libremos la lucha con disciplina y dignidad. Mediante el uso sabio y con valentía de este método saldremos del sombrío y desolado de la medianoche de la inhumanidad del hombre para con el hombre en el luminoso amanecer de la libertad y la justicia.” (Siglo cristiano 1957).
La lucha por superar la división racial sistémica intratable que sigue afligiendo el bienestar de nuestra nación debe continuar. Tenemos un largo camino que recorrer por una mejor oportunidad económica y educativa, por la atención universal de la salud y la reforma penitenciaria. Mientras las paredes del racismo y la discriminación son derrumbadas, los puentes hacia la oportunidad y esperanza deben ser construidos y atravesados.
Al conmemorar la fiesta nacional en memoria del Dr. Martin Luther King Jr., podemos comprometernos con los principios de la no violencia y una insaciable hambre por una mayor justicia y paz en nuestra nación. En su visión y sueño la transformación social y la responsabilidad personal se abrazarán para que las bendiciones de libertad y justicia sea un sueño hecho realidad para todos.

Dando gracias por aquellos que sirven

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
La celebración del nacimiento del Señor, la Encarnación, literalmente, “el Verbo se hizo carne, y puso su morada entre nosotros” (Juan 1, 14) es un dramático anuncio de fe que Dios está en medio de nosotros y nos persigue implacablemente en la maravillosa historia de la salvación. La traducción literal de la carpa en nuestro medio es tan apropiada porque en cualquier momento el Señor Jesús puede mudarse y caminar con nosotros, o perseguirnos a donde sea que vayamos. Este es el misterio hacia el cual el Papa Francisco nos está dirigiendo en el Evangelii Guadium, la Alegría del Evangelio, cuando nos invita a luchar contra la declaración, “el tiempo es más importante que el espacio”. Cuando nos encontramos con nuestro vivo y amado Señor encarnado, o mejor dicho, cuando nos agarra (Flp 3, 14) podemos gritar con alegría, “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra” (Lucas 2, 14), porque incluso si nos mantenemos en silencio las piedras gritarían. (Lucas 19,40)
Los relatos de la infancia en su sencillez y sofisticación entremezclan las tinieblas y la luz. La violencia y el odio de Herodes, haciendo estragos en nuestro propio tiempo, persigue al Cristo para destruirlo a él y a todos los asociados con él. Sin embargo, él no pudo acallar las voces de los ángeles y los pastores, ni amenazar a los Magos en su búsqueda de la verdad. Esto es cierto para nosotros en nuestra época porque las voces de odio y violencia contra los discípulos del Señor, la Iglesia, a menudo sólo refuerza nuestra determinación, especialmente en la sangre de los mártires. La encarnación del Señor no debe ser separada de su crucifixión y resurrección, y cuando la recordamos podemos ver un hecho similar en la historia de San Pablo. Durante un tiempo, él era Herodes en disfraz implacablemente a la caza de los discípulos del Señor, a fin de destruir la naciente comunidad de creyentes. Joseph Holzner en su libro Pablo de Tarso ofrece un inspirado relato del principio de la conversión de Saúl en el que vemos el propósito de la encarnación divina en acción.
“Él, San Paul, era el cazador impulsado por una insaciable sed de la presa. Sin embargo, en esos días en el camino de Damasco, otro, el maestro de aquellos discípulos que estaba cazando, también se encontraba en el sendero. Pablo pensó que él era el cazador, pero de hecho, él era la presa. Cristo es el Divino cazador, el sabueso de los cielos, y aquí en el camino de Damasco, está persiguiendo una presa muy preciosa que no podrán escapar”. El deseo divino de Dios de abrazar el corazón y la mente de cada ser humano en Jesucristo, la Palabra hecha carne, está en trabajo en la Iglesia en cada momento en todo el mundo. Cada uno de nosotros y todas las personas son preciosas para Jesucristo quien inspira nuestras esperanzas y sueños en su temporada santa. Esta labor se hace evidente a través de la Diócesis de Jackson, en temporada y fuera de temporada. (2Timoteo 4, 2)
Cuando nos detenemos a reflexionar y atesorar todas estas cosas en nuestros corazones, como lo hizo María después de la visita de los pastores, podemos ver y oír el Evangelio vivo en forma ordinaria y extraordinaria, cada día en los 65 condados de nuestra diócesis.
En comparación con otras denominaciones cristianas más grandes, podemos ser pocos en número, pero estamos “anunciando al Señor Jesús al vivir el Evangelio de manera que todos puedan experimentar al Señor crucificado y vivo”. (Declaración de Misión) Estoy agradecido por tantos colaboradores en la viña del Señor quienes sirven en numerosos ministerios y de admirables maneras para traer la Buena Noticia de Jesucristo a los hombres de nuestro tiempo.
Algunos de ustedes han servido durante mucho tiempo. Algunos han instalado sus tiendas de campaña entre nosotros recientemente. En particular, en nombre de toda la Diócesis de Jackson y muchos en el Condado Holmes, quiero dar la bienvenida a la Hermana Mary Walz, DC, a la Hermana Madeline Kavenaugh, DC, y a la Hermana Sheila Conley, SC, quienes llegaron el mes pasado para construir de nuevo la esperanza del Evangelio en las secuelas de la Hermana Paula y la Hermana Margaret quienes fueron asesinadas hace año y medio.
Con sus propios talentos forjados en los fuegos del ministerio pastoral a lo largo de muchos años tomarán el relevo de servicio amoroso en el nombre del Señor Jesús. Durante los últimos días del Adviento, podemos orar para que el camino del Señor en nuestras vidas esté abierto de par en par para celebrar su nacimiento en nuestras vidas a través de la fe.
Feliz Navidad.

Escucha los ecos en Adviento

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
El primer domingo de Adviento marcó el comienzo de un nuevo año eclesiástico y un tiempo enfocado a la preparación para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Espiritualmente, el Adviento infunde cada Eucaristía en la que los católicos se reúnen. Durante el rito de la comunión después del Padre Nuestro en cada Misa, el sacerdote celebrante ofrece una oración intercesora por todos en preparación para la Santa Comunión con el Señor. “Líbranos, Señor, oramos por todo mal, gentilmente concédenos la paz en nuestros días, que, con la ayuda de tu misericordia, podamos siempre estar libres de pecado y a salvo de toda angustia, mientras esperamos la bienaventurada esperanza y la venida de nuestro Señor Jesucristo”. Rezamos en la gozosa esperanza de que el Señor vendrá otra vez y muy pronto.
A medida que avanza la temporada naturalmente volteamos nuestros corazones y mentes hacia su primera venida en la Encarnación. Normalmente, de cuatro semanas de duración, este año el Adviento será más corto ya que la temporada es de sólo tres semanas y cuatro horas de duración.
El cuarto domingo de Adviento se celebra en la mañana y la víspera de Navidad comienza en la tarde. (La obligación para la Misa del cuarto domingo de Adviento puede ser satisfecha en la noche del sábado o el domingo por la mañana. La obligación de la misa de Navidad puede cumplirse el domingo por la tarde, en la víspera de Navidad, o el lunes, el día de Navidad. No hay ninguna dispensación de dos por uno.) Así como un pequeño barco navegando hacia abajo en el Río Mississippi, el Adviento es propulsado de cabeza en la corriente de la Navidad, así la pascua de Navidad, por así decirlo. En este sentido, el Adviento nos recuerda lo difícil que es encontrar tiempo y espacio para estar en la presencia del Dios vivo, con el fin de cultivar y cosechar las bendiciones de las promesas de Dios.
La Virgen es una lámpara para nuestros pies mientras caminamos a través de Adviento; ella es el estándar de oro para nosotros cuando anhelamos llevar a Cristo a la luz de nuestras vidas en el poder del Espíritu Santo. Ella estaba en el centro de los anawim, los pobres en Israel que permanecieron fieles a Dios en todas las circunstancias, aquellos a quienes Dios preservó. Para recibir el don del Espíritu Santo a través de la fe, la oración es dar carne al cuerpo de Jesucristo. Ella nos enseña la profundidad de la piedad que es posible durante el Adviento, cómo atesorar todas estas cosas en nuestros corazones, cómo tener esperanza en Dios, cómo convertir a los demás en el servicio amoroso, y cómo ofrecer hospitalidad a quienes búscan a su hijo y el estilo de vida del Evangelio.
¿Cuál es el asombro y la maravilla de esta temporada que eleva nuestras esperanzas y sueños a otro nivel para nosotros, para nuestros seres queridos, y para todo el mundo? Puede ser el eco del Evangelio en nuestras mentes y en nuestros corazones, nuestra visión llena de fe para el mundo que todos son hijos de Dios, y que nuestras vidas son un regalo porque estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Es verdad, como dice san Pablo, que toda la creación está de hecho en agonía, y nos quejamos aunque tenemos los primeros frutos del Espíritu Santo. Gruñendo o no, el Espíritu Santo nos lleva lejos del miedo y de la esclavitud del pecado a la libertad como los hijos de Dios.
La siguiente cita es del Obispo Donal Murray en su reciente libro, En un paisaje rediseñado, y presenta un compromiso de Adviento con nuestro mundo. “Todo lo que existe es un don del Creador. Este es el núcleo de la más profunda respuesta, ¿quiénes somos? “Los cristianos no ven el regalo como irrelevante para aquellos que no tienen fe. Cada persona es el resultado del mismo creativo y amoroso don. Los cristianos expresan su convicción, no con un sentimiento de superioridad, sino en la esperanza de que esta gran visión de la dignidad humana pueda encontrar eco en los corazones de todos los seres humanos.
La Iglesia sabe que el Evangelio de la vida que ella ha recibido de su Señor, tiene un eco profundo en el corazón de cada persona, creyentes y no creyentes, porque maravillosamente cumple todas las expectativas de los corazones mientras infinitamente los sobrepasa.” Mientras escuchamos el eco de la llamada del Señor en nuestras vidas durante este tiempo de gracia, que nuestras esperanzas y sueños para este mundo, arraigadas en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo, estén en armonía con la visión de Dios de un mundo de justicia y de paz, hasta que el Señor vuelva. Maranatha!

Santos de noviembre ofrecen luz en días oscuros

Por Obispo Joseph Kopacz

Obispo Joseph Kopacz

El mes de noviembre ya ha comenzado con la profundización de la oscuridad al final del día, y, espiritualmente, con las fiestas de Todos Los Santos y los Santos Difuntos que nos recuerdan que la Luz del Mundo siempre brilla en la oscuridad. Mucho más ardientemente en noviembre y principios de diciembre la Iglesia Católica mira más allá de lo visible a lo que es invisible cuando la vida eterna se desarrolla en su plenitud. En última instancia, nuestra ciudadanía está en los cielos, y la vida eterna nos envuelve. Sin embargo, en cada temporada la Iglesia nunca da un paso para dejar vivir el Evangelio con la mente y el corazón de quien vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. De hecho, en noviembre y diciembre con la llegada de las fiestas, la Iglesia junto con muchas otras organizaciones y personas de buena voluntad, aumenta sus esfuerzos para servir a los pobres y marginados y a ser solidarios con todos.
Tenemos algunos maravillosos santos en noviembre que son una lámpara para nuestros pies para caminar con el Señor más fielmente en nuestra generación. San Martín de Porres es uno de estos discípulos del Señor, cuya fiesta es el 3 de noviembre de cada año, que puede inspirar a muchos en nuestro mundo a levantar aquellos atrapados por la oscuridad. Martín nació en Lima, Perú, el 9 de diciembre de 1579.
Él era hijo ilegítimo de un español y una esclava liberada desde Panamá, de ascendencia africana o posiblemente americana nativa. El padre de Martin lo abandonó en su niñez, junto con su madre y su hermana menor, dejando a Martin creciendo en la más profunda pobreza. Después de pasar dos años en la escuela primaria, Martin fue colocado con un peluquero/cirujano donde pudiera aprender a cortar el pelo y aplicar las artes médicas. Mientras crecía Martin experimentó un gran ridículo por ser de raza mezclada. En el Perú, por ley, todos los descendientes de africanos o indios no estaban autorizados a ser miembros de de las órdenes religiosas. No obstante, ni siquiera las penurias implacables y el abandono podría separar Martin del amor de Jesucristo.
Gradualmente su firme compromiso a derramar su vida en las huellas del Maestro superó su cultura y los prejuicios y el racismo de la Iglesia. Hasta el momento de su muerte a los 60 años de edad en 1639, fue elogiado por su atención incondicional a todas las personas, independientemente de la raza o la riqueza. Él tomó el cuidado de todos, desde los nobles españoles hasta los esclavos africanos. A Martin no le importaba si la persona estaba enferma o sucia y les daba la bienvenida en su propia casa. La vida de Martin refleja su gran amor por Dios y por todos los dones de Dios. Esta es la Iglesia en trabajo, como la Madre Teresa, en cada rincón del mundo, el Señor encarnado lavando los pies de sus apóstoles y derramando su vida en la cruz.
En las lecturas bíblicas en la Misa de ayer, San Pablo en la primera carta a los Tesalonicenses, la primera palabra escrita que existe en el Nuevo Testamento, alrededor del año 50 D.C., revela el carisma evangélico que ha transformado la vida de las personas y las culturas por casi 2000 años. “Hermanos y hermanas: fuimos suaves entre vosotros, como una madre que amamanta cuida de sus hijos. Con tal afecto por ustedes, estábamos decididos a compartir con ustedes, no sólo el evangelio de Dios, sino a darnos a nosotros mismos, tan queridos han llegado a nosotros. Ustedes recuerdan, hermanos y hermanas, nuestros esfuerzos y fatigas. Trabajando día y noche para no ser una carga para nadie, les proclamamos el evangelio de Dios.” (1Tes 2, 7b-9)
El testimonio de san Pablo y San Martín, de la Madre Teresa, y de todos los santos, católicos y no católicos, canonizados o no, es la levadura del servicio amoroso en nuestra Iglesia y en nuestro mundo que superará el odio y la violencia, la codicia y la lujuria que continúan envenenando el alma de nuestra nación y el mundo. Con un mayor sentido de urgencia ante la invasión de la oscuridad, en la naturaleza y en las manos de aquellos impulsados por el mal, y junto con las innumerables oportunidades de generosidad y solidaridad que nos atraen en el tiempo futuro, que podamos escuchar la llamada del Señor a vivir el evangelio y a valorar las cosas que realmente son importantes.

El obispo Kopacz habla en solidaridad con los soñadores

El Obispo Joseph Kopacz hizo la siguiente declaración el jueves 2 de noviembre en apoyo de los “soñadores,” personas traídas a los Estados Unidos cuando eran niños y que desean seguir un camino hacia la ciudadanía. Mientras el presidente Donald Trump y los miembros del Congreso luchan contra los problemas de inmigración, los obispos y otros líderes religiosos alzan la voz a favor de la compasión, la razón y una reforma significativa. El obispo envió copias de esta declaración a las parroquias que sirven a las poblaciones hispanas en la diócesis de Jackson, ofreciendo a los pastores la opción de compartirla con sus comunidades.

Queridos amigos en Cristo,
Con el paso del tiempo desde el 5 de septiembre y la decisión de la Acción Diferida para Llegadas en la Infancia, DACA, aquellos que no se ven afectados directamente pueden ser arrullados en el sueño de que esta crisis ha pasado. Todos los que se ven directamente afectados, ya sea personalmente o con un familiar, amigo o vecino, saben de manera diferente. A menos que esta realidad sea abordada justa y exhaustivamente por el Congreso de los Estados Unidos en marzo de 2018, esta decisión presidencial se convertirá en una crisis para todos los Soñadores afectados, así como todas sus vidas se verán negativamente afectadas, especialmente los miembros de la familia.
Como obispo de la diócesis de Jackson, me solidarizo con mis hermanos obispos en todos los Estados Unidos, junto con todos los Soñadores para quienes esta nación es la única patria que conocen. Ustedes han vivido aquí la mayor parte de sus vidas, fueron educados aquí, trabajan aquí, y muchos de ustedes han defendido a nuestra nación en los Servicios Armados, todo lo cual es para decir que han soñado aquí y han estado construyendo una vida para ustedes mismos mientras contribuyen al bienestar de nuestra nación. La diócesis de Jackson se solidariza con ustedes, les da la bienvenida, ora con ustedes y por ustedes, y defenderá una decisión legal justa cuando el Congreso de los Estados Unidos aborde este tema crítico de integridad e identidad nacional. Ustedes son nuestros hermanos y hermanas en el Señor Jesús, miembros de la Iglesia Católica y la familia de Dios, y trabajaremos para mantener su dignidad y el lugar que les corresponde en nuestra nación.
En la paz de Cristo,
Obispo Joseph Kopacz

Santos de noviembre ofrecen luz en días oscuros

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
El mes de noviembre ya ha comenzado con la profundización de la oscuridad al final del día, y, espiritualmente, con las fiestas de Todos Los Santos y los Santos Difuntos que nos recuerdan que la Luz del Mundo siempre brilla en la oscuridad. Mucho más ardientemente en noviembre y principios de diciembre la Iglesia Católica mira más allá de lo visible a lo que es invisible cuando la vida eterna se desarrolla en su plenitud. En última instancia, nuestra ciudadanía está en los cielos, y la vida eterna nos envuelve. Sin embargo, en cada temporada la Iglesia nunca da un paso para dejar vivir el Evangelio con la mente y el corazón de quien vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. De hecho, en noviembre y diciembre con la llegada de las fiestas, la Iglesia junto con muchas otras organizaciones y personas de buena voluntad, aumenta sus esfuerzos para servir a los pobres y marginados y a ser solidarios con todos.
Tenemos algunos maravillosos santos en noviembre que son una lámpara para nuestros pies para caminar con el Señor más fielmente en nuestra generación. San Martín de Porres es uno de estos discípulos del Señor, cuya fiesta es el 3 de noviembre de cada año, que puede inspirar a muchos en nuestro mundo a levantar aquellos atrapados por la oscuridad. Martín nació en Lima, Perú, el 9 de diciembre de 1579.
Él era hijo ilegítimo de un español y una esclava liberada desde Panamá, de ascendencia africana o posiblemente americana nativa. El padre de Martin lo abandonó en su niñez, junto con su madre y su hermana menor, dejando a Martin creciendo en la más profunda pobreza. Después de pasar dos años en la escuela primaria, Martin fue colocado con un peluquero/cirujano donde pudiera aprender a cortar el pelo y aplicar las artes médicas. Mientras crecía Martin experimentó un gran ridículo por ser de raza mezclada. En el Perú, por ley, todos los descendientes de africanos o indios no estaban autorizados a ser miembros de de las órdenes religiosas. No obstante, ni siquiera las penurias implacables y el abandono podría separar Martin del amor de Jesucristo.
Gradualmente su firme compromiso a derramar su vida en las huellas del Maestro superó su cultura y los prejuicios y el racismo de la Iglesia. Hasta el momento de su muerte a los 60 años de edad en 1639, fue elogiado por su atención incondicional a todas las personas, independientemente de la raza o la riqueza. Él tomó el cuidado de todos, desde los nobles españoles hasta los esclavos africanos. A Martin no le importaba si la persona estaba enferma o sucia y les daba la bienvenida en su propia casa. La vida de Martin refleja su gran amor por Dios y por todos los dones de Dios. Esta es la Iglesia en trabajo, como la Madre Teresa, en cada rincón del mundo, el Señor encarnado lavando los pies de sus apóstoles y derramando su vida en la cruz.
En las lecturas bíblicas en la Misa de ayer, San Pablo en la primera carta a los Tesalonicenses, la primera palabra escrita que existe en el Nuevo Testamento, alrededor del año 50 D.C., revela el carisma evangélico que ha transformado la vida de las personas y las culturas por casi 2000 años. “Hermanos y hermanas: fuimos suaves entre vosotros, como una madre que amamanta cuida de sus hijos. Con tal afecto por ustedes, estábamos decididos a compartir con ustedes, no sólo el evangelio de Dios, sino a darnos a nosotros mismos, tan queridos han llegado a nosotros. Ustedes recuerdan, hermanos y hermanas, nuestros esfuerzos y fatigas. Trabajando día y noche para no ser una carga para nadie, les proclamamos el evangelio de Dios.” (1Tes 2, 7b-9)
El testimonio de san Pablo y San Martín, de la Madre Teresa, y de todos los santos, católicos y no católicos, canonizados o no, es la levadura del servicio amoroso en nuestra Iglesia y en nuestro mundo que superará el odio y la violencia, la codicia y la lujuria que continúan envenenando el alma de nuestra nación y el mundo. Con un mayor sentido de urgencia ante la invasión de la oscuridad, en la naturaleza y en las manos de aquellos impulsados por el mal, y junto con las innumerables oportunidades de generosidad y solidaridad que nos atraen en el tiempo futuro, que podamos escuchar la llamada del Señor a vivir el evangelio y a valorar las cosas que realmente son importantes.

El respeto por la vida incluye toda la comunidad

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Como muchos de ustedes saben, desde el inicio de mi ordenación e instalación como el 11ª obispo de Jackson, he visitado y presidido la celebración Eucarística en la gran mayoría de nuestras parroquias. Uno de los momentos más interesantes para mí durante la liturgia, y hay muchos, es la ofrenda de las Intercesiones Generales. Constantemente en nuestras parroquias estas peticiones perforan los cielos en el nombre de Jesucristo, en nombre de la dignidad de la vida humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, así como los problemas a lo largo de nuestras vidas que son un asalto a la dignidad humana. Hay un sinnúmero: la pobreza, el racismo, la trata de seres humanos, el odio al extranjero en nuestro medio, la pena capital, la pornografía, el terrorismo, en nuestro país en Las Vegas (la última) y en el extranjero, la guerra, la limpieza étnica y religiosa, para nombrar sólo unos pocos en contra de la imagen y semejanza de Dios.
Oramos para hacer una diferencia; vivimos para hacer una diferencia, y debemos estar agradecidos a todos nuestros fieles católicos, los de otras tradiciones religiosas, y aquellos que no tienen fe o creencia religiosa que trabajan en nombre de la dignidad humana, la solidaridad y la justicia. Para muchos, la fe impulsa el compromiso; para otros, es la luz de la razón que conlleva a la verdad y al propósito de la vida humana. San Juan Pablo II dirigió elocuentemente la interacción de estos dos dinamismos dentro de la persona humana. “La fe y la razón son como las dos alas en las que el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad, y Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad para que, conociendo y amando a Dios, los hombres y las mujeres también puedan llegar a la plenitud de la verdad sobre sí mismos”.
En la búsqueda de la verdad la fe y la razón son de importancia crítica cuando nos esforzamos por crear una cultura de la vida en nuestra nación, ya que abren la puerta a colaborar con otros creyentes y no creyentes, para crear un orden social más justo y compasivo. De lo contrario, nosotros como católicos, somos fácilmente rechazados al endosar nuestras creencias sobre los demás. Por ejemplo, la Iglesia se opone inequívocamente al suicidio médicamente asistido por cualquier nombre que se promueva. Podemos señalar la sabiduría de la Asociación Médica Americana en su declaración de 1998 en oposición al suicidio médicamente asistido.
“Creemos que las leyes que sancionan el suicidio médicamente asistido sirven para debilitar los cimientos de la relación médico-paciente que se fundamenta en la confianza del paciente de que el médico está trabajando con tesón por su salud y bienestar… Creemos que es posible que las personas tengan la misma concentración, atención y compasión al final de la vida tal como se exhibe al comienzo de la vida. También pensamos que este es el camino que nuestra profesión debe responder a sus pacientes, no tomando sus vidas.
Creemos que es mucho mejor que simplemente diciendo: “Tómese estas dos pastillas y no me llame en la mañana porque usted no estará aquí”. La compasión en nuestra opinión radica en cuidar no en matar. Es cierto que incluso las estrellas eventualmente mueren. Pero no es para nosotros tirar de ellas desde el cielo antes de su tiempo. Más bien, debemos centrar nuestros esfuerzos en guiar suavemente su ascendencia (cuidados paliativos) adhiriéndonos a los mismos principios y mostrando la misma compasión y la misma preocupación de que gozaban en sus días más brillantes.
Todos nosotros, al igual que las estrellas, eventualmente moriremos. Pero el valor del espíritu humano debe continuar siendo respetado y debe seguir viviendo.” ¡Qué preciosas son estas palabras! Surgen de la luz de la razón y el juramento hipocrático que es una promesa sagrada de “no hacer daño.” Esto no es la exhortación de los predicadores y maestros de la fe, pero es armoniosa con nuestra creencia en la dignidad de la persona humana, hecha a imagen y semejanza de Dios. Juntos hemos llegado a la plenitud de la verdad acerca de nosotros mismos, y empujamos en contra de la cultura de la muerte que proyecta su sombra sobre la tierra.
Asimismo, hacemos brillar la luz de la fe y de la razón sobre el comienzo de la vida en el seno materno. A medida que el tiempo avanza la ciencia moderna está revelando el desarrollo y elegancia de los pre-nacidos a la vida humana y la viabilidad de nuestros hermanos y hermanas fuera del útero al comienzo del tercer trimestre. Un número creciente de jóvenes está abrazando el mensaje pro-vida que la Iglesia ha enseñado sin vacilaciones, no necesariamente porque creen que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, sino porque la realidad los está mirando fijamente a la cara. La fe y la razón, la religión y la ciencia no están en contradicción entre sí, sino que están brazo a brazo promoviendo una cultura de vida.
Todas las personas de buena voluntad puede comprender que un inesperado, no deseado embarazo puede ser abrumador e incluso traumático, pero una cultura de vida puede redoblar sus esfuerzos para acompañar a las mujeres y a sus parejas, casadas y solteras, a escoger la vida, porque es una bella elección. Pero las fuerzas de la muerte nunca duermen. En los últimos tiempos, las mujeres que han tenido abortos están siendo alentadas a hablar de sus abortos como una insignia de honor mientras la gente aplaude, en lugar de hablar de él confidencialmente y con ajustes apropiados con un miembro de la familia o un amigo, un consejero o director espiritual, o en el sacramento de la reconciliación, la búsqueda de la paz y la vida nueva.
En Illinois, en este momento una propuesta de ley está siendo promovida para financiar abortos con el dinero de los contribuyentes hasta el momento de los dolores de parto. ¿Alguien dijo cultura de muerte?
La Iglesia y todas las personas de buena voluntad están de hecho en favor de la mujer y esto incluye a las mujeres en el útero. Mientras promovemos una cultura de vida, de justicia y de paz nos comprometemos nuevamente a superar todas las injusticias que atrapan a las personas en sus momentos de desesperación y aislamiento, al comienzo y al final de la vida, y en todas las etapas. En la Iglesia ponemos nuestras vidas y cuantiosos recursos al servicio de la dignidad humana. Con malicia hacia ninguno, damos testimonio de la belleza, del bien y de la verdad de la vida humana a imagen de Dios. Que la fe y la razón nos guíe a lo largo de este noble camino.