Visita pastoral del Obispo Kopacz a la Misión de Saltillo

Por el Monseñor Michael Flannery

La frase “¿Qué pasa?” resume la visita pastoral que el Obispo Joseph Kopacz y yo hicimos a la Misión de Saltillo, México el 30 de marzo al 3 de abril. Podemos informar que el buen trabajo iniciado por el padre Patrick Quinn en 1969 está floreciendo. Los dos sacerdotes mexicanos que sirven en la misión, padres Davíd y Elevio, tienen espíritus misioneros profundos y están siguiendo los pasos del Padre Quinn.
El padre David, armado con un horario completo, nos saludó en Monterrey y nos llevó a la misión de Saltillo. Nuestra primera visita fue a la iglesia de Cristo Rey, una de las iglesias en la ciudad servida por San Miguel. Visitamos los otros, Los Santos Mártires y San Guillermo, al día siguiente.

El sábado, viajamos a Jalapa, donde los aldeanos se reunieron para saludar al obispo. Después de un servicio de oración con los rancheros y la distribución de bolsas de harina de maíz, fuimos al pueblo de Animas, donde compartimos otra comida con los aldeanos. Esa tarde, viajamos en coche durante cinco horas hasta el pueblo más lejano, El Tapón. Allí se le pidió al obispo Kopacz que bendijera las semillas de maíz y frijoles pintos que se utilizarían para la siembra. También se le pidió que brindara protección bendeciendo a dos rebaños de cabras. Después de la bendición, Obispo Kopacz se le ofreció un cabrito como un regalo. Le expliqué a la señora amable que hacía la oferta que estaríamos solamente en el país cinco días y es prohibido traer cabras a los Estados Unidos. En vez, ella ofreció al obispo un
paquete de tortillas que aceptó graciosamente.
A la mañana siguiente, con una maleta llena de camisetas del colegio de St. Anthony y 500 bolígrafos del obispo, visitamos el pueblo de Garambullo, donde fuimos recibidos con una presentación de danzas aztecas antes de la misa. El padre David nos mostró el nuevo techo que había puesto en la iglesia. Muchas iglesias en los pueblos están en necesidad de reparación y un techo cuesta unos $3,000.
Cuando llegamos a La Ventura, cerca de 500 aldeanos estaban completando el vio crucis. Por su herencia y cultura, el pueblo mexicano se relaciona muy bien con el Cristo sufriente. El Obispo Kopacz estaba de nuevo frente y centro celebrando la misa y administrando el sacramento de la Confirmación. Después, tuvimos un almuerzo delicioso con los aldeanos. El padre Davíd nos mostró un edificio que consta de dos habitaciones donde los catequistas se quendan para que puedan formar catequistas de la aldea y realizar misiones durante todo el año. Él planea agregar otro piso al edificio, ya que La Ventura es una ubicación central desde donde se sirven otras seis aldeas.
Volviendo a Saltillo, disfrutamos de una maravillosa cena con el obispo de Saltillo, Don Raúl Vera. El Obispo Kopacz compartió con él su plan y visión pastoral para la diócesis de Jackson.
A la mañana siguiente, compartimos un desayuno con el padre David y el padre Evelio, que son grandes visionarios y están atendiendo las necesidades del pueblo. Otro ejemplo de su plan es un proyecto, en su infancia. San Miguel se ha convertido en el hogar de cuatro estudiantes que no pueden pagar habitación mientras estudian en la universidad. A cambio de alojamiento y comida, los estudiantes acompañan a los sacerdotes durante sus ministerios los fines de semanas, un proyecto que cuesta aproximadamente $2,500 por estudiante. Sin embargo, este es un excelente ejemplo de la iglesia ofreciendo sus servicios a los necesitados y cambiando las vidas de la gente para mejor.
Otro programa digno en San Miguel es el programa catequístico. Los catequistas jóvenes son traídos de las aldeas remotas para permanecer en San Miguel por una semana o dos

durante el verano. Los rancheros están muy conmovidos por esta experiencia. Por primera vez en su vida tienen comida servida por otra persona. Además, tienen la experiencia de tomar una ducha. Es un mundo diferente en San Miguel.
Me gustaría terminar con una breve historia de una niña de cuatro años que recibió mi última camiseta de St. Anthony. Estaba tan emocionada con su tesoro, que no se la quitaba. La camisa de talla-12 era tan larga que le llegaba hasta los tobillos. Su madre me dijo más tarde que no se lo quitaría incluso para ir a dormir y lo usó como su pijama. También l

e di el sombrero de golf St. Anthony que llevaba puesto, que ella también llevó a la cama, ya que estaba tan llena de alegría con su regalo. Puedo asegurarles que la gente de Saltillo está muy agradecida de todo lo que la gente de Mississippi hace por ellos y nos pidieron que les expresemos su gratitud. (Monseñor Flannery está escribiendo un libro que detalla la historia de la misión de Saltillo.)

Obispo, equipo implementan plan nuevo, estructura de implementación detallada

Por Maureen Smith
JACKSON – Todas las sesiones de lanzamiento para la nueva misión, visión y prioridades pastorales concluyeron el jueves 6 de abril. En total, el equipo del obispo Joseph Kopacz dirigió sesiones de implementación en nueve parroquias seleccionadas con la esperanza de que personas de todas las parroquias pudieran asistir. Durante las primeras siete sesiones, vinieron más de 500 personas que representaban más de la mitad de las parroquias.
El punto de las sesiones era doble. El obispo Kopacz quería que las personas que asistieron a las sesiones de escucha del año pasado oyeran los datos recopilados y aprendieran cómo se convirtió en la nueva misión, visión y prioridades. El otro objetivo era trabajar con los representantes de las parroquias que estarían integrando el material nuevo en su comunitaria parroquial. Los equipos recibieron una sesión de entrenamiento sobre cómo escribir metas SMART y se les dio tiempo para practicarlas.
Además de las presentaciones parroquiales, el obispo Kopcaz y el padre Kevin Slattery, vicario general de la diócesis, presentaron las prioridades a los administradores escolares durante su retiro. Catherine Cook, superintendente de escuelas católicas, dijo que cada comunidad escolar usará la misión, visión y prioridades mientras planean su próximo par de años académicos.
A partir de aquí, los pastores formarán equipos y comenzarán el proceso de escribir y trabajar sobre objetivos específicos de sus comunidades. El obispo Kopacz ha designado a una persona de recursos para cada parroquia que ya ha sido entrenada.
Los miembros del equipo de recursos están disponibles para presentar talleres a los equipos parroquiales, pero no están destinados a dirigir los planes de ninguna manera. Tambien ellos ofrecerán informes regulares al obispo.
Pam Minninger, una de las personas de recursos, dijo que ya está viendo los frutos de este trabajo. “Por supuesto, toma un poco de tiempo para digerir la idea de objetivos SMART y cómo formularlos, pero una vez que el trabajo comienza, los equipos parecen estar realmente energizados y listos para establecer algunos buenos objetivos para sus parroquias. En el mundo de hoy, parece que nos movemos a través de nuestros días, semanas, meses – simplemente hacer las cosas – y olvidarse de establecer metas y vivir nuestras vidas deliberadamente y con el pensamiento.Creo que los equipos están viendo la necesidad, la sabiduría y la potencial en tomar el tiempo de fijar metas y de dirigir deliberadamente la manera que las declaraciones de la visión se pueden vivir,” Minninger agregado.
Este plan está destinado a ser un proyecto de tres a cinco años. Las parroquias pueden decidir concentrar sus esfuerzos en una o dos prioridades. Algunas parroquias más grandes pueden hacer las tres a la vez. Cada equipo parroquial aprendió que deberían soñar en grande, pero concentrar sus esfuerzos en dos o tres objetivos SMART a la vez. Una vez que se encuentran con éstos, el pastor puede convocar a un nuevo equipo o mantener el existente para escribir nuevas metas para otra prioridad. A medida que el equipo de recursos informe al obispo, un nuevo equipo de visualización considerará cómo ajustar las prioridades para el futuro.
Los miembros de los equipos parroquiales recibieron folletos con la visión, misión y las prioridades esbozadas. Los libros incluyen los resultados deseados para la diócesis en su conjunto y páginas donde los miembros del equipo pueden escribir sus pensamientos o metas. Hay libros adicionales disponibles para cualquier parroquia que pueda necesitarlos.
El departamento diocesano de comunicaciones ha desarrollado una sección completa del sitio web donde puede leer la nueva visión, misión y prioridades y encontrar recursos para usarlos en grupos o reflexión individual. El nuevo sitio está disponible en la página principal de la diócesis, www.jacksondiocese.org. Busque Prioridades Pastorales en la esquina superior derecha.

Abogados, religiosos aprenden sobre la inmigración adolescente

Por Elsa Baughman
JACKSON – La División de Abogados Jóvenes (YLD) de Mississippi y la Comisión de Acceso a la Justicia de Mississippi se unieron recientemente para ofrecer un seminario enfocado en asuntos de la inmigración de niños. 73 participantes, la mayoría abogados y algunos religiosos, escucharon a varios panelistas discutir temas relativas a dos protecciones comunes de inmigración para los niños inmigrantes vulnerables: el estatus migratorio especial de menores y el asilo.
Tiffany Graves, abogada de la Comisión de Acceso a la Justicia de Mississippi, señaló que no hay muchos programas de asistencia legal en el estado que se enfocan en asuntos de inmigración y que tienen suerte de que las Caridades Católicas hagan este trabajo. Dijo que uno de los objetivos del seminario era educar abogados en cómo ayudar pro bono con casos de la inmigración. “Esperamos que se deje inspirado para ayudar en sus comunidades”, dijo, agregando que este tema es una de las mayores necesidades en términos de servicios legales en Mississippi y en el país.
Kaytie Pickett, abogada y miembro de la junta directiva de YLD, dijo que había estado pensando en las oportunidades de pro bono en Mississippi. “La inmigración es algo que quiero dirigir, pero no sé nada al respecto”, dijo. Quería encontrar modos de entrenar abogados en el trabajo de inmigración. Pickett conoció a Amelia McGowan a través de Patrick Fields que trabajó con McGowan en el Centro de Apoyo para Migrantes de Caridades Católicas. Luego se plantaron las semillas para la conferencia. “Los niños que buscan la seguridad: una introducción a los problemas de inmigración de los niños”, fue el tema elegido para el día.
Caridades Católicas y la Escuela de Derechos de la Universidad de Mississippi Clínica de Inmigración también fueron patrocinadores de este seminario. Como resultado de esta presentación, Caridades Católicas espera poner casos de niños necesitados con un consejo pro bono.
La presentación de McGowan sobre “El viaje: Antecedentes sobre la migración de niños y familias de Centroamérica” trató por qué tantos niños emigran a los Estados Unidos, qué tipo de problemas enfrentan en sus propios países y aquí cuando llegan. El setenta y cuatro por ciento de estos niños son de El Salvador, Guatemala y Honduras. Aproximadamente 300 niños llegan cada año a Mississippi. Por lo general son liberados a los miembros de la familia, y si no tienen un miembro de la familia, se colocan con padres de crianza temporal.
“A menudo, los niños representan los casos más graves, representando a los clientes más vulnerables en los tribunales de inmigración”, dijo, explicando que cuando un niño es detenido en la frontera, ese niño es colocado en un proceso de deportación y en la mayoría de los casos no Al consejo adecuado. “Ahí es donde tu participación es importante”, dijo.
El seminario incluyó siete presentaciones que trataron temas como el asilo y su proceso de solicitud. El discurso principal fue presentado por el juez Leslie Southwick del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos 5to Circuito.
Fields, estudiante de derecho en la Universidad de Mississippi, dijo que a menudo, las personas que están fuera de la práctica no entienden la gravedad de lo que muchos de estos niños han vivido y no comprenden la naturaleza profunda de la obstáculos que ya han superado. “Creo que informar a la gente de eso y mostrarles un rostro humano fue algo realmente bueno”. Fields dijo que la visión general que McGowen presentó sobre este proceso puede obligar a los abogados que asisten a buscar en sus corazones en relación de este tema y considerar involucrarse.
Courtney Hunt, abogada del Forman Watkins & Krutz en Jackson, dijo que la conferencia fue una apertura para ella. “He oído hablar de estos temas en las noticias, pero aprender un poco más sobre lo que está causando que los niños vienen aquí es muy importante para mí”, dijo. Su firma tiene una asociación pro bono con Caridades Católicas para hacer el trabajo de inmigración. “Estoy emocionada de poder estar involucrada en un área en la que puedo ayudar un poco.”
“Estoy encantado de vernos llamando la atención sobre los niños que están aquí en este país sufriendo debido a las leyes de inmigración”, dijo el padre Redentorista Michael McAndrew. Llamar la atención a estos niños esperanzadamente enseñará a la gente a mirar también a los muchos niños ciudadanos que tienen padres indocumentados. “Aquí en Mississippi tenemos una necesidad de ver las caras de estos niños y darnos cuenta de que somos un país de inmigrantes y tenemos que valorarlos”, dijo el padre McAndrew, señalando que cualquier oportunidad que ofrezcamos a estos niños, Dios bendecirá a nuestro país .

Stations of Cross offer Lenten reflection in action

ABERDEEN St. Francis of Assisi, Wednesdays at 4:30 p.m. followed by Mass at 5.
AMORY St. Helen, Fridays at 5 p.m., followed by Word and Communion Service.
BATESVILLE St. Mary, Fridays at 5 p.m.
BOONEVILLE St. Francis, Fridays at 5 p.m.
Chatawa St. Teresa of Avila, Fridays at 4:30 p.m.
CLEVELAND Our Lady of Victories, Fridays at 6 p.m.
COLUMBUS Annunciation School, Wednesday, April 12, at 2 p.m. in the gym
CORINTH St. James, Fridays at 7 p.m. with meatless soup at 6 p.m.
GLUCKSTADT St. Joseph, Wednesdays at 6 p.m., followed by Mass. On April 5, there will be Sacrament of Reconciliation from 5-7 p.m. (no Stations of the Cross).
GREENVILLE St. Joseph, Fridays at 5:30 p.m., March 31, followed by fish fry by KC ($10 per plate) and April 7, followed by shrimp and corn bisque ($10 per plate).
GREENWOOD Immaculate Heart of Mary, Fridays at noon and St. Francis of Assisi, Fridays at 6 p.m. in English. Spanish Stations of the Cross at 6:30 p.m.
GRENADA St. Peter, Fridays at 6:15 p.m. followed by soup and salad supper by Knights of Columbus.
HERNANDO Holy Spirit, Fridays at 6:30 p.m. followed by a Lenten meal (March 31) or fish fry (April 7) Good Friday at 3 p.m.
HOLLY SPRINGS St. Joseph, Fridays at 3 p.m.
Iuka St. Mary, Wednesdays at 9:30 a.m. followed by liturgy and Bible study.
JACKSON Holy Family, Fridays at 6 p.m.
– St. Peter Cathedral, Adoration and Stations of the Cross Fridays 4:30 – 6 p.m.
– St. Richard, Fridays at 2: 15 p.m. and 5:30 p.m.
MADISON St. Francis of Assisi, Fridays, Parish Rosary at 6 p.m. followed by Stations of the Cross at 6:30 p.m. and Lenten meal at 7 p.m. Good Friday “Live” Way of the Cross at 2 p.m. (weather permitting)
McCOMB St. Alphonsus, Fridays at 6 p.m. followed by meal in Liguori Hall.
Magnolia St. James, Fridays at 5:30 p.m. followed by meal in James Hall.
MERIDIAN St. Patrick, Friday, April 7, at 6 p.m. followed by fish fry fundraiser for Relay for Life team. Good Friday “Live” Way of the Cross at 5 p.m.
MERIDIAN St. Joseph, Friday, March 31, at 6 p.m.
NATCHEZ St. Mary Basilica, Fridays at 12:05 p.m. and the 5:15 pm followed by a fish fry in O’Connor Family Life Center (except on Good Friday).
NATCHEZ, Assumption, Fridays at 5:30 p.m.
OLIVE BRANCH Queen of Peace, Fridays at 6:30 p.m. followed by a Lenten meal (March 31) or fish fry (April 7). Good Friday at 3:00 p.m.
RAYMOND Immaculate Conception, Fridays at 7 p.m.
ROBINSONVILLE Good Shepherd, Wednesday, March 29, at 6:30 p.m. and Wednesday, April 5, at 6:30 p.m. Both will be followed by a Lenten meal
SARDIS St. John, Wednesdays at 5:30 p.m. followed by a Word and Communion Service.
SENATOBIA St. Gregory, Fridays at 6:30 p.m. followed by a Lenten meal. Good Friday at 3 p.m.
SHAW St. Francis, Fridays after 6 p.m. Mass
SOUTHAVEN Christ the King, Fridays at 6:30 p.m. followed by either a Fish Fry (March 31) or Lenten Meal (April 7). Good Friday at 3 p.m.
TUPELO St. James, After 12:10 p.m. Mass; 6 p.m. with Benediction; 7 p.m. Spanish Stations of the Cross, Fish Fry on March 31 by KC
VICKSBURG St. Michael, Fridays at 5:30 p.m. followed by a fish fry by the Knights of Columbus.
VICKSBURG St. Paul, Fridays at 5:15 p.m. First Friday Mass and Anointing of the Sick on April 7, at noon followed by lunch in Farrell Hall
YAZOO CITY St. Mary, Tuesdays at 5:30 p.m. followed by Mass and soup supper in the parish hall.

Seminarian summer assignments announced

Every summer, seminarians studying for the priesthood for the Diocese of Jackson are assigned to ministry in a parish or service center as part of their formation. Bishop Joseph Kopacz has approved the following assignments for this summer:

Deacon Nick Adam– Jackson St. Richard Parish
Deacon Aaron Williams – Meridian St. Patrick and St. Joseph Parishes

Andrew Bowden – Our Lady of Victories, Cleveland
Juan Carlos Camacho – St. Therese, Jackson
Andrew Nguyen – Institute for Priestly Formation, Creighton University

Adolfo Suarez-Pasillas and Cesar Sanchez-Fermin – St. Dominic’s hospital, Jackson
Hayden Schmitt & Tristan Stovall – Catholic Camp in Pontotoc

 

IMG_3013

Bishop’s team roll out pastoral priorities

JACKSON – Father Kevin Slattery, far right, introduces resource team members (l-r) Joyce Hart, Pam Minninger, Patty Greene, Maureen Smith and Tom Walsh. (Photo by Elsa Baughman)

JACKSON – Father Kevin Slattery, far right, introduces resource team members (l-r) Joyce Hart, Pam Minninger, Patty Greene, Maureen Smith and Tom Walsh. (Photo by Elsa Baughman)

By Maureen Smith
JACKSON – A hundred people gathered at St. Dominic Centre in Jackson on Sunday, March 19, to begin the process of implementing the new diocesan vision, mission and pastoral priorities. The participants came from parishes across the Deanery one area with some visitors from Deanery two. Bishop Joseph Kopacz had hoped to lead all of the implementation sessions, but the death of his brother meant that he had to miss the first two.

JACKSON – Members of the Cathedral of St. Peter the Apostle discuss the new mission, vision and priorities with their pastor, Father Anthony Quyet, center. (Photo by Maureen Smith)

JACKSON – Members of the Cathedral of St. Peter the Apostle discuss the new mission, vision and priorities with their pastor, Father Anthony Quyet, center. (Photo by Maureen Smith)

Father Kevin Slattery, vicar general, led off the session by going over the data gathered during last year’s listening sessions. He then introduced the new vision, mission and priorities.
Maureen Smith, director of communications, presented how the process will move forward. Each parish will convene a team to prayerfully consider the priorities. They will be expected to write a new set of goals for their parish community based on the new priorities. Each parish will be provided with a diocesan resource person who can guide them through the process of writing and executing SMART goals to help them support the new mission, vision and priorities.
SMART is an acronym which stands for goals which are specific and measurable, motivating, attainable, relevant and time-bound. The groups got instruction in how to narrow down big concepts into goals, tasks and time-lines. They also met the resource people who will be working with them.
Then, the crowd broke into parish groups who tried their hands at a sample SMART goal. The parish groups will meet during the next three to five years to continue to work on the priorities. During the next two weeks, a team from the chancery will travel to each deanery to host the same workshop. While these meetings are open to the public, they are especially designed for the people who will be working on the parish teams to write and execute SMART goals. The meetings are not specific to the area so anyone can attend any meeting. The schedule is below.

Bible, like cellphone, should be carried always

By Junno Arocho Estaves
VATICAN CITY (CNS) – Christians should care about reading God’s messages in the Bible as much as they care about checking messages on their cellphones, Pope Francis said.
As Christ did in the desert when tempted by Satan, men and women can defend themselves from temptation with the word of God if they “read it often, meditate on it and assimilate it” into their lives, he said before praying the Angelus with those gathered in St. Peter’s Square March 5.
“What would happen if we turned back when we forget it, if we opened it more times a day, if we read the messages of God contained in the Bible the way we read messages on our cellphones?” the pope asked the crowd.
The pope’s reflection centered on the day’s Gospel reading (Mt. 4:1-11) in which Jesus is tempted by the devil while fasting in the desert for 40 days and nights before beginning his ministry.
Satan, he said, attempts to dissuade Jesus from fulfilling his message and to undermine his divinity by tempting him twice to perform miracles like “a magician” and lastly, by adoring “the devil in order to have dominion over the world.”
“Through this triple temptation, Satan wants to divert Jesus from the path of obedience and humiliation – because he knows that through that path evil will be defeated – and take him on the false shortcut of success and glory,” the pope said.
However, Jesus deflects “the poisonous arrows of the devil” not with his own words but “only with the Word of God.”
Christians, the pope continued, are called to follow Jesus’ footsteps and “confront the spiritual combat against the evil one” through the power of God’s word which has the “strength to defeat Satan.”
“The Bible contains the word of God, which is always relevant and effective. Someone once said: What would happen if we treated the Bible like we treated our cellphones? What would happen if we always brought it with us, or at least a small pocket-sized Gospel?” he asked.
While the comparison between the Bible and a cellphone is “paradoxical,” he added, it is something that all Christians are called to reflect on during the Lenten season.
“If we have the Word of God always in our hearts, no temptation could separate us from God and no obstacle would deviate us from the path of good,” the pope said.
After praying the Angelus prayer with the faithful in the square, Pope Francis asked for prayers before departing for a weeklong Lenten retreat with members of the Roman Curia.
Lent, he said, “is the path of the people of God toward Easter, a path of conversion, of fighting evil with the weapons of prayer, fasting and works of charity,” Pope Francis said. “I wish everyone a fruitful Lenten journey,” he said.
(Follow Arocho on Twitter: @arochoju.)

Nothing is Ever Really Ours

IN EXILE
By Father Ron Rolheiser, OMI

RonRolheiser_CMYK

Father Ron Rolheiser

Everything is gift. That’s a principle that ultimately undergirds all spirituality, all morality and every commandment. Everything is gift. Nothing can be ultimately claimed as our own. Genuine moral and religious sensitivity should make us aware of that. Nothing comes to us by right.
This isn’t something we automatically know. During a class some years ago, a monk shared with me how, for all the early years of his religious life, he had been resentful because he had to ask permission of his Abbott if he wanted anything: “I used to think it was silly, me, a grown man, supposedly an adult, having to ask a superior if I wanted something. If I wanted a new shirt, I would have to ask the Abbott for permission to buy it. I thought it was ridiculous that a grown man was reduced to being like a child.”
But there came a day when he felt differently. “I am not sure of all the reasons, but one day I came to realize that there was a purpose and wisdom in having to ask permission for everything. I came to realize that nothing is ours by right and nothing may be taken as owned. Everything’s a gift. Everything needs to be asked for. We need to be grateful to the universe and to God just for giving us a little space.
Now, when I ask permission from the Abbott because I need something, I no longer feel like a child. Rather, I feel like I’m properly in tune with the way things should be, in a gift-oriented universe within which none of us has a right to ultimately claim anything as one’s own.
This is moral and religious wisdom, but it’s a wisdom that goes against the dominant ethos within our culture and against some of our strongest inclinations. Both from without and from within, we hear voices telling us: If you cannot take what you desire then you’re weak, and weak in a double way. First, you’re a weak person, too timid to fully claim what’s yours. Second, you’ve been weakened by religious and moral scruples so as to be incapable of seizing the day. To not claim what is yours, to not claim ownership, is not a virtue but a fault.
It was those kinds of voices that this monk was hearing during his younger years and because of them he felt resentful and immature.
But Jesus wouldn’t echo these voices. The Gospels make it pretty clear that Jesus would not look on so much that is assertive, aggressive and accumulative within our society, despite the praise and envy it receives, and see this as admirable, as healthily seizing the day. I doubt too that Jesus would share our admiration of the rich and famous who claim, as by right, their excessive wealth and status.
When Jesus states that it is harder for a rich person to go to heaven than for a camel to pass through the eye of a needle, he might have mitigated this by adding: “Unless, of course, the rich person, childlike, asks permission from the universe, from the community, and from God, every time he buys a shirt!” When Jesus tells us that children and the poor go to heaven more easily he is not idolizing either their innocence or poverty. He’s idolizing the need to recognize and admit our dependence. Ultimately we don’t provide for ourselves and nothing is ours by right.
When I was in the Oblate novitiate, our novice master tried to impress upon us the meaning of religious poverty by making us write inside of every book that was given us the Latin words: Ad Usum. Latin for: For use. The idea was that, although this book was given to you for your personal use, you ultimately did not own it. It’s was just yours temporarily.
We were then told that this was true of everything else given us for our personal use, from our toothbrushes to the shirts on our backs. They were not really ours, but merely given us for our use.
One of the young men in that novitiate eventually left the order and became a medical doctor. He remains a close friend and he once shared with me how even today, as a doctor, he still writes those words, Ad Usum, inside all his books: “I don’t belong to a religious order and don’t have the vow of poverty, but that principle our novice master taught us is just as valid for me in the world as it is for any professed religious. Ultimately we don’t own anything. Those books aren’t mine, really. They’ve been given me, temporarily, for my use. Nothing belongs to anybody and it’s good never to forget that!”
It’s not a bad thing as an adult to have to ask permission to buy a new shirt. It reminds us that the universe belongs to everyone and that all of us should be deeply grateful that it gives us even a little space.
(Oblate Father Ron Rolheiser, theologian, teacher and award-winning author, is President of the Oblate School of Theology in San Antonio, TX.)

Bishop Kopacz mourns brother, Robert

Robert S. Kopacz, 69, of Dunmore, died Friday, March 17, at home. He was preceded in death by his wife, the former Catherine Laggan, who died Aug. 11, 2013. They had been married 43 years.
Born in Scranton, son of the late Stanley S. and Carmella M. Calomino Kopacz, he was a member of Immaculate Conception Church, Scranton. He was a graduate of Dunmore High School class of 1965 and was employed by RCA Corporation before retirement.
His family would like to thank the nursing staff and hospitalist program at Moses Taylor Hospital and Dr. Michael Sunday for their care.
Surviving are a daughter, Jennifer Coar and companion, Dan Berger, Dunmore; a son, attorney Robert J. Kopacz and wife, Kerri, Dunmore; grandchildren, Kathleen, Emma and Caroline Coar, and Abigail, Patrick and Aiden Kopacz; a sister, MaryEllen Negri, Moosic; a brother, Bishop Joseph R. Kopacz, Jackson, Miss.; nieces and nephews.
The Mass of Christian Burial was celebrated Tuesday, March 21 at Immaculate Conception Church, Scranton. Interment took place at Cathedral Cemetery, Scranton.

El servicio como diáconos hace mejores sacerdotes

Por Opisbo Joseph Kopacz
Las ordenaciones al diaconado transitorio de Nick Adams y Aaron Williams fueron celebraciones jubilosas para todos aquellos que han cultivado sus vocaciones a lo largo de sus vidas. Principalmente estamos agradecidos a sus familias de origen, y especialmente a sus padres, quienes sembraron la semilla de la fe en el bautismo y los criaron de una forma tan amorosa que estuvieron abiertos a la llamada de Jesús a seguirlo en la vocación del ministerio ordenado. Festejando junto a los recién ordenados diáconos y sus familias en la Iglesia San Patricio en Meridian y en la Catedral de San Pedro Apóstol en Jackson estaban muchos otros que los acompañaron a través de los años: seminaristas y profesores, sacerdotes y diáconos, feligreses de alrededor de la diócesis y amigos, todos parte del cuerpo de Cristo, el pueblo de Dios, quienes los abrazaron con una expresión de alegría de fe, de esperanza y de amor, en las dos liturgias Eucarísticas.
En el camino al sacerdocio el diaconado transitorio pasa rápidamente y los diáconos Nick y Aarón, subsecuentemente serán ordenados sacerdotes para la Diócesis de Jackson. Pero el carácter permanente del diaconado permanecerá como una marca distintiva del sacerdocio. Han sido configurados a Cristo el Siervo como diáconos y se esforzarán cada día por la gracia de Dios a seguir al Señor que vino, no para ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” (Mateo 20:28). Como yo lo he hecho, tú debes hacerlo, (Jn 13:15) son las inmortales palabras de Jesús en la Última Cena, después de lavarle los pies a sus discípulos. Ellos servirán al Señor de una triple manera: en su Palabra, como heraldos del Evangelio y predicadores, como ministros de los sagrados misterios en el altar y como dedicados discípulos de la caridad y de bondad de diversas maneras. Este ministerio de servicio profundizará su llamada a convertirse en sacerdotes que serán siervos-líderes con la mente y el corazón de Jesucristo.
Nicholas Adam fue ordenado diácono el día de la fiesta de San Patricio, 17 de marzo, y el nombre del gran apóstol misionero de Irlanda se agregó a la letanía de los santos. Además de la carne de vaca (corned beef) en un viernes de Cuaresma, el don de las inspiradoras palabras de San Patricio alimentaron la celebración eucarística de la ordenación. Al igual que el misionero irlandés que vino desde otros lugares a evangelizar y servir, así el diácono Nick ha abrazado a la gente de Mississippi, habiendo llegado desde otra tierra al este.
¿Quién soy yo, Señor, y cuál es mi vocación que trabajaste en mí con tal poder divino? Lo hiciste, para que lo que me pase a mí, yo pueda aceptar el bien y el mal igualmente, siempre dando gracias a Dios. Él respondió a mi oración de tal manera que podría ser lo suficientemente audaz como para tomar tan santo y tan maravillosa tarea e imitar en cierto grado a aquellos a quienes el Señor había predicho hace mucho tiempo como heraldos del Evangelio, dando testimonio a todas las naciones.
Mensajeros de buenas noticias en verdad. Al diácono ordenado se le da el Evangelio de Cristo en la culminación de la ceremonia de ordenación para dar testimonio a las naciones en el siglo 21. Recibe el Evangelio de Cristo cuyo mensajero has llegado a ser. Cree lo que lees; enseña lo que crees; practica lo que enseñas.
Al día siguiente el diácono Aaron fue ordenado en la liturgia del sábado por la tarde del tercer domingo de Cuaresma. Como narra el Evangelio de Juan, Jesús se sentó a descansar en el poso de Jacob al mismo tiempo que la mujer samaritana llegó con su balde para el agua. Como sabemos el encuentro transformó la vida complicada de esta mujer. Llegó arrastrando su balde en el calor del mediodía día del cual sabemos un poco en nuestros veranos de Mississippi y partió con pies alados en su nueva vida como discípulo misionero. Ella entendió que el Mesías no necesitaba un balde para sumergirla en el manantial de agua que mana a la vida eterna. Ella es nuestro paradigma durante la Cuaresma mientras anhelamos que el Señor agite las aguas de nuestro propio bautismo, sabiendo que ya está esperando antes de que lleguemos.
Otro Santo excepcional invocado durante la letanía de los Santos en la liturgia de la ordenación es San Efrén, diácono de la Iglesia oriental que vivió en el siglo cuarto. Amaba la liturgia y compuso una enorme recopilación de himnos y poesía que están repletos de sabiduría bíblica y teología. Él es un intercesor apropiado para Aaron que ama la liturgia y también ha escrito piezas litúrgicas. El siguiente es de las obras de San Efrén y reconocemos la armonía con el encuentro de Jesús y la samaritana.
El aliento que emana de alguien venido del paraíso da dulzura a la amargura de esta región, templa la maldición en esta tierra nuestra. Ese jardín es el aliento de vida de este mundo enfermo que ha estado tanto tiempo en enfermedad; ese aliento proclama que un remedio salvador ha sido enviado a sanar nuestra mortalidad.
De esta manera es con otra primavera, llena de perfumes, que sale de Eden y penetra en la atmósfera como una brisa benéfica por la cual nuestras almas se revuelven; nuestra inhalación es sanada por este aliento curativo del paraíso;
las primaveras reciben una bendición de esa bendita primavera que emite a partir de ahí.
Si supieras el don de Dios son las palabras que Jesús habló a la samaritana revelando su profunda sed por su fe y su salvación. Celebramos el regalo de Dios mediante la fe y la esperanza que no defrauda porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. (Romanos 5:5) Qué el Señor renueve nuestra fe durante este tiempo de Cuaresma mientras seguimos a la samaritana de la oscuridad a la luz de un nuevo día.