el Plan Diocesano y en el V Encuentro

La oficina del ministerio hispano, respondiendo a las necesidades de la comunidad hispana como expresaron el Plan Diocesano y en el V Encuentro, ofrecerá los siguientes cursos juntamente con el Instituto Pastoral del Sudeste:

REQUISITOS
El programa está abierto a cualquier persona interesada en su formación católica.
El estudiante debe comprometerse a participar en todos los cursos y a pagar el costo completo aunque falte por alguna razón.

EMPEZAMOS LOS CURSOS TAN PRONTO QUE TENEMOS UN MINIMO DE 35 ESTUDIANTES.
Formas de pago:
Plan A: Pago completo ($160) – enero 27, 2018
Plan B Primer pago ($100) – enero 27, 2018
Segundo pago ($60) – marzo 24, 2018

Al cumplir estas clases, cada estudiante recibirá un certificado de la oficina del ministerio hispano.

Para más información:
Hermano Ted Dausch ted.dausch@jacksondiocese.org Teléfono: 601-672-9897
Hermana María Elena maria.mendez@jacksondiocese.org Teléfono: 769-274-5699
Hermana Josefina garcia.alvarez@jacksondiocese.org Teléfono: 601-405-9602

Tome Nota

Febrero 17 y 18 Tupelo, St. James parroquia – Taller III del Libro de la Pascua Juvenil

Marzo 10 Winona, Sagrado Corazón parroquia – Programa de Formación de la PJH Bloque 1 “Servicio y Espiritualidad”

Abril 8 Winona, Sagrado Corazón parroquia – Programa de Formación de la PJH Bloque 2 “Liderazgo y Formación: la importancia de la comunicación en la diversidad cultural”

Abril 21 Greenwood, Locus Benedictus – Pascua Juvenil Vocacional

Mayo 6 Tupelo, Parque de Tombigbee – Retiro “Experiencia” Cristo para líderes de la PJH

Mayo 26 Jackson, Catedral de San Pedro – Conversación entre jóvenes adultos hispanos y el Obispo Kopacz, misa después

“Obispo llama la atención sobre la necesidad de reforma de la legislación de salud mental”

(Editor’s Note: El Obispo Joseph Kopacz hizo la siguiente declaración un día después de lo que debería haber sido el Día Católico en el Capitolio. Una tormenta de hielo obligó a los organizadores a cancelar la reunión anual. El Equipo de Fe en Acción de Caridades Católicas, que celebra el Día Católico, estaba destinado a educar a los católicos sobre la necesidad de una reforma de salud mental en Mississippi. Los defensores continuarán organizando oportunidades para que las personas conozcan su problema crítico más adelante en el año. El obispo ya había preparado una declaración para una conferencia de prensa ese día, por lo que la publicó como una declaración.)

Por Obispo Joseph Kopacz
JACKSON – Desafortunadamente, debido al congelamiento profundo que descendió sobre Mississippi, no pudimos celebrar el Día Católico en el Capitolio. Este ha sido un clima de invierno indiscutible para cualquier región de nuestro país, aunque esta es una experiencia de solidaridad de la que podríamos prescindir.
Como sabrá, las necesidades críticas del sistema de salud mental de Mississippi habrían sido el centro de nuestro día en la estructura de la Enseñanza Social Católica. Estos siete principios fundamentales son el estímulo hacia un orden social más justo y compasivo para nuestras familias, comunidades, estado y nación. El fundamento de estos principios es la dignidad de la persona humana hecha a la imagen y semejanza de Dios. La enfermedad mental mal diagnosticada o mal tratada disminuye la dignidad de una persona dada por Dios y es una injusticia que debe ser confrontada. ¿Cómo?
Otro principio de la Enseñanza Social Católica que es críticamente importante para alguien que padece una enfermedad mental es el llamado a la familia, a la comunidad y a la participación. Incluso en la plenitud de nuestra fortaleza y salud, todos dependemos unos de otros para las necesidades y bendiciones básicas de la vida. Pero esto es especialmente cierto cuando la enfermedad abruma a una persona y a una familia, sobre todo cuando alguien padece una enfermedad mental que altera radicalmente el funcionamiento normal de una persona. Esto no es una ocurrencia rara. Uno de cada cinco estadounidenses sufrirá una enfermedad mental durante su vida. Esto se traduce en aproximadamente 70 millones de personas en nuestra nación, que nos afectan a casi todos directa o indirectamente. Las causas orgánicas pueden incitar la aparición de enfermedades mentales o los factores ambientales pueden destruir una vida estable, o ambas cosas.
Considere los problemas que las temperaturas heladas han causado en el sistema de agua de la ciudad de Jackson, no acostumbrados a un frío tan intenso. El impacto negativo en muchos residentes ha sido pronunciado. Como analogía, podemos apreciar lo que sucede cuando las realidades ásperas, no experimentadas previamente, rompen a una persona; como la pérdida de un empleo, la muerte de un ser querido, la falta de salud, la falta de oportunidades debido a la pobreza intratable, la adicción a los opiáceos, el abandono, la violencia doméstica o ser víctima de un crimen.
La vulnerabilidad es la condición humana y siempre acecha. Cualquiera sea la fuente, una persona afligida por una enfermedad mental necesita el apoyo de familiares y amigos; y la familia necesita el apoyo de servicios comunitarios que puedan mantener a una persona en casa y a la familia intacta. Pasar del modelo de institucionalización a una “nueva normalidad” de un sistema de servicios profesionales y compasivos en hogares y comunidades es la directiva, el desafío y el curso que todos debemos promover y desarrollar.
Esto me lleva al final de los tres principios de la Enseñanza Social Católica que es relevante en relación con la salud mental, la Solidaridad. La crisis de salud mental en nuestra nación y estado es enorme y requiere el compromiso, los recursos, la creatividad y la colaboración de todos los sectores de la sociedad. Podemos triunfar si hay un espíritu comprometido de Solidaridad entre todos los que pueden marcar la diferencia: nuestros oficinistas elegidos, nuestras agencias estatales, nuestros proveedores profesionales y agencias de servicios sociales, nuestras comunidades y nuestras familias.
Las personas superan las enfermedades mentales todos los días y pueden experimentar las bendiciones de la salud en la familia, sus amigos, en sus barrios familiares y en el trabajo. Estas son las características esenciales de una vida significativa. Llamamos a nuestros legisladores a servir mejor a la gente de nuestro estado al ser un catalizador para el cambio en nuestro sistema de salud mental. Agradezco a todos los que se comprometieron con el bienestar y la salud de nuestros hermanos de Mississippi.

“Nota de la Liturgia: Influenza y la distribuciónde la Sagrada Comunión”

Por Mary Woodward
JACKSON – En la Diócesis de Jackson, la norma y la directiva para la distribución de la Sagrada Comunión están bajo ambas especies, lo que significa que el cuerpo consagrado y la sangre de Cristo se ofrecen desde la patena y el cáliz para cada comulgante. El comulgante puede decidir si recibe de ambos y si recibe la hostia consagrada en las manos o en la lengua.
Actualmente, la intinción no es una opción para la distribución de la Sagrada Comunión en la diócesis. La autointinción nunca está permitida. Los ministros del cáliz deben rechazar educadamente cualquier intento de sumergir a la hostia consagrada en la sangre preciosa por un comulgante.

Foto cortesía de Bigstock

Durante la temporada de la influenza, el obispo le da al pastor la opción de dispensar de la distribución del cáliz si hay una epidemia en el área de esa parroquia. Si la diócesis se ve envuelta en una epidemia, el obispo puede pedir a todas las parroquias que dispensen la distribución del cáliz y puede pedir a los comulgantes que reciban en la mano hasta que la epidemia haya pasado. En este momento el obispo no ha hecho una declaración de toda la diócesis, por lo tanto, todas las parroquias deberían distribuir la Sagrada Comunión bajo ambas especies a menos que haya una epidemia de gripe a nivel local.
Todos los pastores, ministros eclesiales laicos y ministros pastorales deben tomar precauciones de sentido común cuando se trata de la liturgia y la gripe. La influenza a menudo se transmite de persona a persona a través del contacto con la tos y el estornudo de una persona infectada. La higiene simple como lavarse las manos y usar desinfectantes para manos a base de alcohol antes de la misa y la distribución de la Sagrada Comunión pueden prevenir la propagación de la influenza. Si un ministro extraordinario de la Sagrada Comunión o servidor de altar está enfermo ya sea por la influenza o el resfriado común o lo que sea, entonces él o ella no debe servir hasta que la enfermedad haya pasado.

Recordando a un profeta estadounidense

Obispo Joseph Kopacz

Por Obispo Joseph Kopacz
Este próximo fin de semana se extiende para muchos con la fiesta nacional en honor a Martin Luther King Jr., quien dio su vida por los derechos civiles, la igualdad racial y la dignidad humana de todas las personas. En menos de tres meses la nación conmemora el 50º aniversario de su asesinato el 4 de abril de 1968, y en la evolución de nuestra nación su voz profética y testimonio de libertad y justicia para todos aún enfrenta nuestra conciencia colectiva e individual. El 9 de diciembre de 2017, en el estado de Mississippi, hemos captado la atención de la nación con la apertura del Museo de Derechos Civiles cuya misión es documentar, exponer la historia, y educar al público sobre el movimiento de derechos civiles estadounidense en Mississippi, entre 1945 y 1970.
A nivel nacional, el nuevo museo Smithsonian, inaugurado el 24 de septiembre de 2016, cerca del Monumento a Washington, y ha recibido a más de 1 millones de visitantes hasta la fecha. Es el único museo nacional dedicado exclusivamente a la documentación de la vida Afro-Americana, su arte, historia y cultura. Se trata de comprender la historia americana a través de la experiencia afro-americana.
Martin Luther King Jr. singularmente encarna el movimiento por los derechos civiles como un discípulo de Jesucristo, una voz profética, un mártir y testigo del hambre insaciable del espíritu humano por la verdad, la libertad y la justicia.
Las palabras pronunciadas por Dios al profeta Isaías fueron grabadas en el alma de Martin Luther King. “Yo, el Señor, te han llamado para la victoria de la justicia. Te he tomado de la mano; te he formado para que seas señal de mi pacto con el pueblo, luz de las naciones, para abrir los ojos de los ciegos, para sacar a los presos de la cárcel, del calabozo donde viven en la oscuridad, quienes viven en la oscuridad”, (Isaías 42, 1ss). Podemos ver esta sabiduría profética y la fuerza que sólo puede venir de Dios en la capacidad de Martin Luther King de sufrir y en su filosofía de la resistencia no violenta frente a la injusticia.
En 1960 reflexionó sobre su experiencia de sufrimiento para la publicación Siglo Cristiano. “He conocido muy pocos días tranquilos en los últimos años. He sido arrestado cinco veces y puesto en cárceles de Alabama. Mi casa ha sido bombardeada dos veces. Raramente pasa un día que mi familia y yo no recibimos amenazas de muerte. He sido víctima de un casi fatal apuñalamiento. Así, en un sentido real he sido azotado por las tormentas de la persecución”.
Raramente habló de sus propias luchas porque él no tenía un complejo de mártir, y de todos modos, todo el mundo sabía de ellos, pero comprendió la realidad del Siervo doliente en la cara de la injusticia. “Hay algunos que todavía consideran la cruz como un escollo, y otros la consideran como una simpleza, pero estoy más convencido que nunca que es el poder de Dios para la salvación individual y social. Así como el apóstol Pablo, yo humildemente y orgullosamente puedo decir que “yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. Más que nunca, estoy convencido de la realidad de un Dios personal”.
Martin Luther King Jr. estaba comprometido a la no violencia y a la justicia racial como lo descubrió en la experiencia de Mahatma Gandhi en la era moderna, y a través de su relación personal con Jesucristo. Él sabía que los muros de la segregación, de la desigualdad racial y el racismo tenían que ser aplastados por el ariete de justicia, pero tenían que ser realizados en forma no violenta.
No todos estaban de acuerdo con él, entonces, y no todo el mundo está de acuerdo con él ahora, pero el tiempo revela dónde habitan la sabiduría y la verdad.
Al reflexionar sobre las implacables luchas en nuestra nación sobre nuestra división racial, la filosofía de Martin Luther King de la no violencia puede renovar la visión y el compromiso por el bien común. “En primer lugar, la no violencia no es un método para cobardes; es resistencia. No es agresiva, pero es dinámicamente agresiva espiritualmente. La resistencia no violenta no busca derrotar o humillar al oponente, sino ganar su amistad y comprensión. El objetivo es la redención y la reconciliación.
Las consecuencias de la no violencia es la creación de la amada comunidad, mientras que las secuelas de la violencia es trágica amargura. Está dirigida contra las fuerzas del mal, y no en contra de las personas que se encuentran atrapados en la telaraña de la maldad. Vamos a vencer la injusticia y no aquellos que son injustos. En el centro de la no violencia se encuentra el principio del amor. A lo largo del camino de la vida, alguien debe tener bastante sentido común y la moral suficiente para cortar la cadena de odio. Amamos, no porque nos gustan todos, pero porque Dios los ama.
Por último, el método de la no violencia se basa en la convicción de que el universo está en el lado de la justicia. Hay algo en el mismo centro de nuestra fe cristiana que nos recuerda que el Viernes Santo puede reinar durante un día, pero, en última instancia, debe dar paso al triunfante compás de los tambores de la Pascua”. En esta profunda filosofía, levantado por su vida, Martin Luther King termina con esta oración y sueño. “Dios concídenos que libremos la lucha con disciplina y dignidad. Mediante el uso sabio y con valentía de este método saldremos del sombrío y desolado de la medianoche de la inhumanidad del hombre para con el hombre en el luminoso amanecer de la libertad y la justicia.” (Siglo cristiano 1957).
La lucha por superar la división racial sistémica intratable que sigue afligiendo el bienestar de nuestra nación debe continuar. Tenemos un largo camino que recorrer por una mejor oportunidad económica y educativa, por la atención universal de la salud y la reforma penitenciaria. Mientras las paredes del racismo y la discriminación son derrumbadas, los puentes hacia la oportunidad y esperanza deben ser construidos y atravesados.
Al conmemorar la fiesta nacional en memoria del Dr. Martin Luther King Jr., podemos comprometernos con los principios de la no violencia y una insaciable hambre por una mayor justicia y paz en nuestra nación. En su visión y sueño la transformación social y la responsabilidad personal se abrazarán para que las bendiciones de libertad y justicia sea un sueño hecho realidad para todos.

San Miguel celebra al Padre José Dyer

 

FOREST– Después de casi 10 años en la Parroquia de San Miguel, el padre José Dyer se retira. Toda la comunidad de St Michael le hizo una bella despedida. La misa fue trilingüe (inglés, español y vietnamés) y la presidió el obispo Joseph Kopacz quien le agradeció sus casi 40 anos de servicio en la diócesis. El padre José también le agradeció a la comunidad por su cariño. (Fotos por Hermana María Elena Méndez, MGSpS

El Movimiento Familiar ofrece retiro para parejas Católicas

PEARL – El 13 de enero, de 8:00 a 5:00 p.m. el Movimiento Familiar Cristiano Católico-Federación Jackson, organizó un retiro para reforzar el conocimiento y el aprendizaje de las parejas participantes del curso 2017-2018 en sus cuatro etapas. El retiro se llevó a cabo en Pearl San Judas con una participación de 46 parejas. Los que impartieron el retiro fueron Ricardo y Lucía Luzondo, una pareja que tiene un programa de radio en televisión en EWTN. La finalidad del retiro fue enfatizar en el perdón y la sanación en la pareja y en la familia, además, las diferencias entre ser hombre y mujer, la fidelidad y la lealtad, las cosas que afectan al matrimonio y lo que lo hace fuerte, la importancia de un padre para sus hijas y de una madre para sus hijos, entre otros temas.
Antes de dar por terminado el retiro, el padre Lincoln Dall, párroco de St Jude, expuso el Santísimo mientras Lucia y Ricardo dirigían una oración de sanación.
La mayoría de los participantes quedaron contentos y agradecidos con el retiro porque les hablaron de cosas prácticas y posibles para su vida. (Fotos por Hna. María Elena Méndez. MGSPS)

Obispo Kopacz, recuerda a MLK, pide reforma migratoria justa y el fin de los prejuicios

Por Obispo Kopacz
JACKSON – Cuando decenas de miles de vietnamitas y camboyanos fueron obligados a abandonar sus hogares en la década de 1970, las Caridades Católicas de todo el país, incluida la de aquí, en Jackson, Mississippi, les dieron la bienvenida.
Cuando miles de niños en Sudán enfrentaron la opción de ser forzados a formar parte de una milicia asesina o huir por sus vidas, nuevamente, Caridades Católicas les abrió la puerta, ofreciéndoles un nuevo hogar, asesoramiento para aliviar la carga de lo que habían presenciado y familias a caminar con ellos en su nuevo viaje.
A medida que las guerras de drogas y las luchas civiles destruyeron la estructura de las simples culturas agrarias en América Central, llevando a las familias hacia el norte, las Caridades Católicas suavizaron su transición a nuevas comunidades. A medida que el mal de la guerra, los prejuicios y la violencia se extienden de una región global a otra, estamos listos para recibir al extranjero.
En nuestra propia nación, los católicos, principalmente mujeres religiosas, respondieron al llamado a educar y empoderar a la comunidad afroamericana en un momento en que se les negaba el derecho al voto, a aprender y tener acceso a la igualdad de derechos como ciudadanos de los Estados Unidos. A medida que el Movimiento por los Derechos Civiles tomó forma, el clero y los laicos católicos se intensificaron. Marcharon, hablaron y en algunos casos protegieron las vidas mismas de los iconos de los Derechos Civiles en sus hogares, conventos y rectorías. El Dr. Martin Luther King, Jr. se refugió en Holy Child Jesus en Canton. Las hermanas franciscanas en Meridian protegieron a otro líder de los Derechos Civiles de una multitud con la esperanza de lincharlo. En Natchez, Greenwood y más allá, encontramos historias de aquellos que trabajaron para avanzar en el movimiento.
El tema central de este trabajo: todas las personas están hechas a la imagen y semejanza de Dios. Informes esta semana de comentarios despectivos realizados por el presidente Donald Trump con respecto a las personas de naciones atormentadas por la pobreza, los desastres naturales y los disturbios civiles justifican una respuesta contundente. Nadie pide nacer en la pobreza, entrar en la guerra o ver destruida su patria.
Al conmemorar el día del Dr. Martin Luther King, Jr., es apropiado recordar y renovar nuestro compromiso con los pobres y vulnerables. Llamo nuevamente a nuestros legisladores a forjar una solución justa y equitativa para los Soñadores, aquellos traídos a esta nación como niños que ahora son parte de la estructura misma de nuestra nación. Les pido que elaboren políticas de inmigración con metas de justicia y misericordia globales. Los insto a dejar de lado la política y a ser líderes con integridad práctica.
Mientras tanto, en colaboración con el Departamento de Estado, Seguridad Nacional, el Estado de Mississippi, agencias estatales y una gran cantidad de individuos dedicados, Caridades Católicas en Jackson continuará su trabajo con menores refugiados no acompañados, ministrando a aquellos expulsados de sus hogares como José y María fueron expulsados de Belén. Nuestro Centro de Recursos para Migrantes continuará asistiendo a aquellos que están aquí legalmente y que desean llamarse a sí mismos estadounidenses; así como a aquellos que no están documentados, para defender sus derechos humanos básicos. Nuestras parroquias y escuelas continuarán esforzándose por cumplir nuestra misión de proteger la diversidad, servir a los demás e inspirar a los discípulos.

Semana Nacional de la Migración cuenta la historia de muchos caminos, una familia

Por Maureen Smith
VARDAMAN – ¿Cómo puede la iglesia ministrar y ser fortalecida por una nueva ola de inmigrantes de América del Sur y Central? Según el Dr. Hossfman Ospino, profesor asociado de ministerio hispano y educación religiosa en el Boston College, tanto la nación como la iglesia lo han hecho antes y podrán hacerlo nuevamente. Ospino llegó a la Diócesis de Jackson para dirigir y participar en una serie de talleres y encuentros en el decanato cinco como parte de la Semana Nacional de Migración, del 7 al 13 de enero.
“El tema de la Semana Nacional de Migración 2018 fue ‘Muchos caminos, una familia.’ En este contexto, el Dr. Ospino dio una conferencia a pastores, ministros eclesiales laicos, líderes de diferentes parroquias y oficinas diocesanas sobre la historia de la migración y cómo este fenómeno está redefiniendo el catolicismo en el siglo XXI,” explicó Danna Johnson, coordinadora del ministerio hispano de Pontotoc St. Christopher y directora de la oficina de Caridades Católicas en Vardaman. “Esta fue una experiencia de aprendizaje y una oportunidad para reafirmar nuestro espíritu misionero como una iglesia aquí en esta diócesis,” agregó.
En un artículo reciente en America Magazine, Ospino comparó la afluencia actual de inmigrantes a cuando los católicos europeos llegaron a los Estados Unidos. El padre Tim Murphy, párroco de Tupelo St. James, dijo que estaba animado por lo que escuchó. “Es un reto, pero es posible. Hemos hecho esto antes, hemos cumplido con las necesidades de otros grupos de inmigrantes y podemos hacerlo de nuevo ahora,” dijo. Tanto para los inmigrantes europeos como para los inmigrantes hispanos, la iglesia está en el centro de su experiencia cultural, por lo que su presencia es una oportunidad para fortalecer a la iglesia en general.
El padre Murphy dijo que las estadísticas y sugerencias de Ospino “realmente afirman mucho de lo que hemos estado haciendo en esta diócesis de misión.”
El padre Murphy dijo que más allá de la sencilla investigación, Ospino le da un ojo práctico a sus presentaciones. “Él viene de un fondo práctico. Ha estado haciendo trabajo misionero y pastoral desde que tenía 16 años.”
Amelia McGowan, quien dirige los Servicios de Apoyo a Migrantes de Caridades Católicas, presentó un video llamado “El costo de la deportación.” El video está destinado a crear conciencia sobre lo que está sucediendo en las comunidades aquí y ayudar a las personas a comprender la importancia de conocer sus derechos. También ofreció una clínica legal gratuita a las familias que podrían tener preguntas sobre su estado migratorio particular.
“Muchas familias hispanas del decanato cinco asistieron a esta presentación única del padre Octavio Escobar y Dr. Ospino. Ambos presentadores pudieron desafiar nuestros roles como bautizados, como cristianos y como católicos inmigrantes en nuestras comunidades,” dijo Johnson. “El padre Octavio basó su presentación en el artículo que el Dr. Ospino escribió en America Magazine,” agregó.
El viernes, a pesar de las bajas temperaturas y el hielo y aguanieve amenazando el área, Ospino visitó Vardaman. Mientras estuvo allí, recorrió una planta empacadora de batata y aprovechó la oportunidad de escuchar a un grupo diverso de ciudadanos locales y al consejo asesor de la oficina del Caridades Católicas del noreste. El grupo pudo compartir los desafíos y las oportunidades que enfrentan atendiendo las diferentes necesidades en esta área rural de Mississippi. “Me dijo más tarde que esta experiencia rural era nueva para él, por lo que la visita a Vardaman fue mutuamente beneficiosa,” dijo el padre Murphy.
“El resultado de esta semana fue tener la oportunidad de unirnos, como una sola familia, para compartir, aprender y celebrar la Cultura del Encuentro,” dijo Johnson. “Creemos que Amelia, el padre Octavio y Dr. Ospino lo hicieron posible. Todos somos bendecidos sin medida con su presencia entre nosotros,” agregó.
“Lo que escuchamos realmente se relaciona con el Plan Pastoral (Diocesano) para abrazar la diversidad e inspirar a los discípulos,” dijo el Padre Murphy.

The group eats lunch.